Prostíbulos sexuales, prostíbulos reproductivos

Leo el artículo de El Mundo titulado “Pagar por sexo, normal entre los jóvenes” donde se dice:

España, ya se sabe, es el tercer país del mundo con mayor demanda de sexo de pago y el primero de Europa, como ya recogía en 2008 un informe de la ONU.”

Luego este otro artículo en el que se habla del baby boom de mujeres que se inseminan sin pareja comprando esperma en un catálogo por internet. Es más complicado de ver pero estas mujeres también están recurriendo a trabajadores sexuales cuyo principal servicio ha sido masturbarse y eyacular en un recipiente. Al igual que los hombres que van al prostíbulo del que habla el primer artículo, ellas también están eligiendo la mercancía por sus rasgos físicos. ¿La diferencia? Unos buscan orgasmos y otras buscan un bebé sin practicar el coito. Pero, ¿acaso introducirse semen de un desconocido no puede también ser considerado un acto sexual? Lo mismo podemos decir de las inseminaciones que se producen en las clínicas y ver estas últimas como prostíbulos reproductivos en los que el acto sexual se produce introduciendo semen en vaginas y úteros a través de la mediación de expertos, médicos o técnicos.

Muy elocuente es también esta frase que encontramos en la web de Cuatro: “Ha llegado a ganar unos 500 euros al mes donando esperma”. Es todo un trabajador sexual, animado por su madre, además. Por supuesto, la conciencia de que esto también es prostitución brilla por su ausencia, pero lo es. Igual que la otra. Se está pagando por servicios sexuales, aunque parezcan más “asépticos”. También deben considerarse trabajadores sexuales y proxenetas los empleados y empresarios de los centros de fertilidad “asistida” (es decir, “artificial”, sin eufemismos).

Por supuesto, muchas de las personas que recurren a los servicios de prostitutos reproductivos no son conscientes de que lo están haciendo. Prefieren mirar hacia otro lado. Dice el artículo sobre el auge de la prostitución entre los jóvenes:

La pregunta es: ¿Por qué va a recurrir un joven a una prostituta en una sociedad hipersexualizada en la que existen aplicaciones que te ponen en contacto con personas cercanas que buscan mantener relaciones íntimas? “Los chavales que recurren a prostitutas suelen tener un déficit de habilidad emocional, que no social. Si pagan 20 euros se ahorran todos los prolegómenos. Muchos tienen problemas para contactar con el otro y pagar les permite ir al grano. Además pagar te hace sentir valorado, hace crecer tu autoestima y tu sentimiento de valía, porque al pagar tienes a una mujer que se pone a tu servicio”, resume Fernando Botana.

Barahona comparte esa opinión: “Los chavales no lo hacen tanto por gratificación sexual como psicológica. Ellas les sonríen, les halagan, les hacen sentirse estupendos… Y a ellos les gusta eso y saber que tienen las riendas del poder en esa relación, porque el que paga exige, y luego alardean ante el grupo. Por no hablar de que además así se evitan el cortejo, el tener que salir a cenar con una chica, ir al cine…” “Con las putas ahorras tiempo y dinero”, reconocen muchos jóvenes entrevistados para este reportaje.

Si lo extrapolamos a la inseminación artificial tendríamos que plantearnos por qué mujeres a las que les atraen sexualmente los hombres están recurriendo a los servicios sexuales de jóvenes como el chico danés del video de Cuatro. ¿Alguien se imagina lo políticamente incorrecto que sería plantear que estas mujeres tienen un déficit de habilidad emocional o social? No, bien al contrario, muchas veces se intenta maquillarlo todo como un ejercicio de libertad personal y empoderamiento femenino. Una gran oda al individualismo. Muerte a la interdependencia, al piel con piel, a la oxitocina, al erotismo, al amor…

Algo muy gordo está ocurriendo en esta sociedad en colapso y nadie quiere detenerse a analizar el gran desencuentro entre los hombres y las mujeres. Mucho menos el de los hijos con sus madres y padres. ¿Será que todo está relacionado?

Comentario al artículo “La donación de óvulos… la decisión más difícil”

Cuando un congreso feminista se opuso a la ingeniería reproductiva y genética en 1985…

Cosificaciones

Fragmento de “La represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente”

Fragmento del libro “The Mother Machine” de Gena Corea (1985)

La domesticación humana en curso

El sueño de la razón produce monstruos

srazo_a

Una de las señas de la actualidad es la falta de profundidad, la capacidad de salirse de la literalidad, la imposibilidad de pensar la metáfora, los dobles sentidos, los matices, lo poliédrico…

El sueño de la razón produce monstruos. Una frase con varias interpretaciones. ¿Qué es lo que produce monstruos? ¿La irracionalidad simbolizada por el mundo natural salvaje que surge cuando duerme La Razón? ¿O es La Razón misma, su domesticación masiva y sus sueños de progreso ilustrado que nos han llevado a los monstruos actuales?

Las Lavanderas y los Decretos Leyes

Goya y su supuesto “gusto patriarcal estético”

Goya y su supuesto “gusto patriarcal estético”

Prado_-_Los_Desastres_de_la_Guerra_-_No._09_-_No_quieren

Hace tiempo leí este artículo en Diagonal, cuando todavía tenía facebook, titulado “¡Oh no, otra vez Warhol!”. Recuerdo que la parte que más me sorpendió (e indignó) fue esta:

En el mundo del arte, si seguimos la estela de la jerarquía eclesiástica nos encontramos con la posibilidad de encarnar a la Virgen María o de ser unas putas como María Magdalena. En el primer caso, como vírgenes, las mujeres siempre son representadas de manera esbelta, bellas y jóvenes. Sus cuerpos, suntuosos, simbolizan la fertilidad, la maternidad.

Sin embargo, como explica Ba­lles­ter, “cuando entramos en años, el gusto patriarcal estético nos retira porque ya no somos productivas, nuestro cuerpo no es apetecible, tampoco es fértil. Un ejemplo es Goya, que nos presenta entradas en años como brujas y secuestradoras de niños y niñas”. A ellos, la edad, las canas y las arrugas les hacen parecer santos y más sabios.

¿El Goya del que hablaba era el Goya de los “Desastres de la Guerra”? ¿Aquel que, bien al contrario, había dejado constancia del valor y valentía de las mujeres? ¿Aquel que había denunciado las violaciones de los patriarcales soldados franceses? ¿Aquel que había retratado a mujeres viejas defendiendo a las jóvenes con valentía y heroicidad? Pues sí, se supone que era el mismo… No, si al final, si seguimos inventándonos la Historia del Arte, terminará siendo conocido como Goya, “el machirulo”…

Goya-Guerra_(13) Goya-Guerra_(05) Goya-Guerra_(07)

Irene Ballester Buigues es autora de un libro titulado “El cuerpo abierto. Representaciones extremas de la mujer en el arte contemporáneo”, publicado en la editorial TREA con una subvención del Instituto de la Mujer de 6.406,40 euros (“fomento de la edición de publicaciones relacionadas con la mujer”).

Yo no he leído el libro de esta autora, tampoco sé si Goya era machista o no, pero desde luego, el gusto estético patriarcal no lo veo por ningún lado. Además, el tema de las brujas creo que tiene un calado simbólico bastante más profundo que el que se atisba en el comentario de Ballester. En cuanto a Goya, para ser un hombre tan patriarcal como se le quiere pintar ahora, habría que reconocer que algunos de sus actos concretos en su consideración hacia las mujeres fueron en una dirección bastante diferente a lo esperado.

La ahijada de Goya

rosario_weiss_zorrilla_-self_portrait

Rosario Weiss Zorrilla era la hija del ama de llaves de Goya y estudió con él en Burdeos. Goya la tenía en tan alta estima y, sobre todo, creía tanto en ella como artista que escribió esto para conseguir que un banquero le diera dinero para que completara su formación en París:

Esta célebre criatura quiere aprender a pintar de miniatura, y yo también quiero, por ser el fenómeno tal vez mayor que habrá en el mundo de su edad hacer lo que hace; la acompañan cualidades muy apreciables como usted verá si me favorece en contribuir a ello; quisiera yo enviarla a París por algún tiempo, pero quisiera que usted la tuviera como si fuera hija mía ofreciéndole a usted la recompensa ya con mis obras o con mis haberes; le envío a Usted una pequeña señal de las cosas que hace…

Si tenía un gusto estético tan patriarcal, como afirma Ballester, en su vida diaria no dudó en formar y apoyar a una mujer artista como su ahijada. No la dijo “te limitarás a quedarte en casa, buscar un marido, limpiar y tener hijos” sino bien al contrario le enseñó todo lo que sabía de pintura, lo que le sirvió a Rosario para ser profesora de Isabel II y trabajar en la Academia de San Fernando.

Goya era lo que era. No es mi intención, ni mucho menos, idolatrarle. Fue un hombre que trabajó para las más altas esferas del Estado y se codeaba con esas grandes figuras de la Ilustración, aristócratas y demás, pero  la vez tuvo una personalidad multifacética donde cada arista del poliedro nos lleva en una dirección de lo humano. Desde un punto de vista personal, el Goya que más me interesa es el más oculto, el más privado, el que pinta en las paredes de su casa, el que dibuja los Desastres de la Guerra, que quedan sin publicar hasta bien pasada su muerte. ¿Acaso no muchos de nosotros llevamos dobles y triples vidas intelectuales? ¿No trabajamos para el Estado durante el día y escribimos blogs por la noche? ¿No somos escribas del poder y a la vez revolucionarios de pacotilla?

Las Lavanderas y los Decretos Leyes

La escultora emancipada “La Roldana” sin anteojeras ideológicas

Relacionado:

  • Otro texto, también subvencionado por una institución feminista, con el que no estoy de acuerdo es “La maternidad: lucha y supervivencia en los desastres de la guerra de Francisco de Goya” [2002], artículo de Álvaro Molina publicado en Instituto Universitario de Estudios de la Mujer (Universidad Autónoma de Madrid). En él, el autor atribuye determinadas intenciones a Goya sin pruebas, solamente porque a él le parece que es así. Por ejemplo, afirma que Goya no heroificaba a las mujeres en la lucha y que hace una crítica sobre su participación en la misma. No hay más que ver los títulos que puso para demostrar lo contrario: “y son fieras”, “las mugeres dan valor”, “¡Qué valor!”, “no quieren” (en referencia a la violación).
  • Podríeu donar-nos un exemple de dona com a objecte i com a subjecte de seducció?
    Com a objecte, “La Venus de l’espill” de Velázquez i “La maja desnuda” de Goya. Formen part de l’imaginari masculí col·lectiu del que han de ser les dones.
    Com a subjecte, !La columna rota” de Frida Kahlo, que apareix nua perquè vol mostrar-nos el seu dolor.

    //www.elpuntavui.cat/ma/article/2-societat/5-societat/727900-malauradament-ens-estan-fent-tornar-a-loblit-i-la-misoginia-ens-invisibilitza.html No entiendo esta respuesta tampoco. “La maja desnuda” era un cuadro erótico secreto de Godoy y la modelo era presumiblemente su amante y luego esposa Pepita Tudó. ¿Está negando Ballester a esta mujer la capacidad de ser a la vez objeto y sujeto de seducción? Seducir, en este caso concreto, es una acción activa, y posar para un cuadro desnuda también implica una voluntad de sentirse deseada.

Momentos de lactancia del siglo III a.C.

alcoymuseo02

Una de las piezas más emblemáticas de la Serreta  es  la  conocida  terracota  comúnmente  conocida como el grupo de la Diosa Madre (Fig. 13). Aunque tradicionalmente  se  asocia  al  santuario,  se  encontró en la habitación que nos ocupa. Se trata de una plaqueta de arcilla rojiza modelada a mano de 18’2 cm de anchura y 16’7 de altura que muestra un grupo de personajes  en  tamaños  y  actitudes  diversas  y  que están realizados a partir de un modelado manual de la arcilla de forma esquemática. Preside la escena una gran figura femenina central incompleta, pues carece de la cabeza, y que acoge en su seno a dos niños pequeños a los que amamanta. Dentro del esquematismo de la representación es posible apreciar un gran manto o velo que cae de la cabeza y que acogería a las figuras lactantes, aunque es difícil distinguir los brazos del pliegue del vestido. Sin embargo, numerosos paralelos apoyan esta función del mostrarse y simultáneamente  acoger,  que  es  protección  bajo  el manto  divino.  Por  ejemplo,  el  mismo  motivo  y  esquema  de  representación,  la  acogida  bajo  el  manto a  dos  lactantes  aparece  en  la  escultura  de  la  diosa nutricia  de  Megara  Hyblaea  (Fig.  14) 36 .  Está sentada en un trono que constituye la parte trasera de la pieza. Esta figura central se acompaña de sendas parejas de mujeres e infantes de proporciones menores a las de la señora sentada, en sus laterales. Los rostros se realizan con un simple pellizco de arcilla en el que individualizan algunos rasgos, como los bucles del cabello que penden de ambos lados de la cabeza. La figura de la derecha acoge a la figura infantil con el brazo derecho posado sobre el hombro –un gesto familiar— mientras que con el izquierdo toca el regazo de la figura central o el mismo trono, como también aproxima su brazo a la figura sedente la figura infantil. Por su parte, las figuras de la izquierda tocan el diaulós  que dan sentido singular a una escena envuelta en el entorno de la música 37 . Entre estas figuras y el personaje central aparece una paloma. Una segunda paloma se situaría probablemente en el espacio simé- trico del trono, a la izquierda. La  pieza  tiene  una  base  plana  y  un  reverso  liso con un agujero central debido a las necesidades técnicas  de  fabricación.  Presenta,  por  tanto,  una  única cara decorada, para ser mostrada de frente 38  sobre una pequeña  peana  o  bien  en  una  hornacina.

Tomado de “LA HABITACIÓN SAGRADA DE LA CIUDAD IBÉRICA DE LA SERRETA” de Ignacio Grau, Ricardo Olmos y Alicia Perea: http://aespa.revistas.csic.es/index.php/aespa/article/viewFile/38/38

La domesticación humana en curso

Hoy me quedo reflexionando con fragmentos de este texto de Tomislav Markus, una reseña sobre la obra de Paul Sheperd:

captura-de-pantalla-2016-09-12-16-37-03captura-de-pantalla-2016-09-12-16-34-59

“Shepard ha criticado afirmaciones comunes sobre la domesticación humana, porque los seres humanos no han sido sujetos a la selección sexual, como los animales domésticos. Los humanos son tan salvajes como sus ancestros del pleistoceno, hace 10.000 años.”

Y yo pienso: “Mmm… ¿Seguro?” Hoy en día la reproducción artificial (perdón, “asistida”…) en humanos está en alza y, con ella, la selección genética de los vendedores de gametos (perdón, “donantes”) que se pueden encontrar en catálogos humanos como los llamados bancos de semen y de óvulos. Además, los sumos sacerdotes-médicos son los que crean muchos más embriones de los que realmente se necesitan para seleccionar, según sus criterios, a los más aptos y desechar a los demás. Los “sobrantes” (¡Qué clase de vocabulario es ese!) permanecerán congelados o vitrificados hasta nuevo aviso. Es decir, la domesticación humana ya está en esa fase, que no será por supuesto la última. Los niños no son fruto del azar sino que, dependiendo de cada técnica de reproducción artificial, hay un mayor control externo y experto.

“Shepard tenía una visión muy negativa de los animales domésticos. Son degenerados, monstruos lisiados, porque su genoma salvaje fue cambiado bajo control humano, algo no visto durante billones de años de evolución. Son caricaturas miserables y no pueden ser verdaderos substitutos de las especies salvajes. Como los seres humanos civilizados, los animales domésticos pierden la conexión con su hábitat natural y la posibilidad de una maduración normal. Los animales aislados de su contexto natural están muertos ecológicamente. Los animales domésticos tienen muchos defectos en comparación con sus primos salvajes: cerebro más pequeño, desviación en muchos órganos, un olfato, visión y oído más débil, una maduración más larga, etcétera. Los animales domésticos son esclavos humanos que distraen nuestra atención de las especies salvajes. Los Zoos y las mascotas pueden dar satisfacción a los humanos civilizados por la pauperidad de sus vidas. Los Zoos, como las prisiones, se convierten en refugios para los animales cuyos hábitats han sido devastados. Los humanos no quieren admitir que los animales domésticos son sus esclavos y que están degenerados porque les recuerdan su antigua vida salvaje. Los humanos son más insanos que sus mascotas porque no están alterados geneticamente a través de un proceso de domesticación. Los extremos en las actitudes de los humanos modernos hacia los animales domésticos – del amor profundo al abuso cruel – son síntomas de nuestra decepción profunda con su incapacidad para reconectarnos con nuestro pasado genético salvaje”.

Relacionado:

“La salud del bulldog no mejorará: su genética ha llegado a un punto de no retorno”: http://es.gizmodo.com/la-salud-del-bulldog-no-mejorara-su-genetica-ha-llegad-1784510808

La vida no domesticada tiene riesgos

Fragmento del libro “La procreación artificial” de Jacques Testart

Fragmento del libro “The Mother Machine” de Gena Corea (1985)

Cuando un congreso feminista se opuso a la ingeniería reproductiva y genética en 1985…

Fragmentos del libro “El útero artificial” de Henri Atlan

John Zerzan, sobre modernidad y la tecnoesfera (2008)

No tengo tiempo para traducirlo, lo escucho mientras hago otras cosas, pero si alguien sabe inglés, es un video muy recomendable:

Sobre el minuto 24 del video he tomado estas notas no literales:

“Es el giro hacia el control, es el giro a colonizar y diseñar la naturaleza, lo que Jared Diamond llamó “el peor error de la especie humana” y va hasta la nanotecnología y la clonación. Es la misma lógica. Paul Shepard dijo que el primer paso hacia la agricultura te lleva a la ingeniería genética. Lo veía como una lógica interna.
(…) En “El Malestar de la Cultura”, Freud habla también de la domesticación del ser humano por la civilización y la consiguiente neurosis, pero que, según él, ese era el precio que había que pagar, que también gracias a eso tenías el Arte, etcétera… Pero también dijo que la domesticación, al igual que cuando domesticas un caballo, deja una herida que no cura, con la que tienes que vivir…”

Reflexión mía: creo que muchas de las características y cosmovisión que Zerzan y Shepard atribuyen al hombre antes de las grandes domesticaciones son válidas hasta la revolución industrial. ¿Por qué? Porque al menos en la península la gente conservó muchos elementos de esa vida de cazadores y recolectores a pesar de cultivar y tener animales domesticados.

Relacionado:

No estamos adaptados para vivir en este ambiente

“Lactancia materna y fertilidad”, un texto de Katherine A. Dettwyler

Gracias a que la autora me ha dado permiso para publicarlo en el blog, os presento este texto de 1995 de la antropóloga Katherine A. Dettwyler, la coordinadora del libro “Lactancia Materna: Perspectivas Bioculturales”. Lo que me ha impulsado a traducir este texto ha sido su sencillez y la capacidad de síntesis al resumir las ideas del capítulo de Peter Ellison dedicado a la (in)fertilidad durante la lactancia en el libro antes citado y relacionarlo con su experiencia personal. Encontré el texto fuera de la fuente original (http://www.kathydettwyler.org/detfert.html), ya que la autora cambió la dirección de su blog y todavía no veo que haya subido los artículos antiguos allí (http://kathydettwyler.weebly.com). Aún así, por la forma de escribir y por lo que cuenta, podría ser un comentario en un foro o la respuesta a la dudas de una madre lactante. Si averiguo algo más os lo comunicaré por aquí. Allá va la traducción:

Hay un capítulo en “Lactancia Materna: Perspectivas Bioculturales” sobre “La lactancia materna, la fertilidad y la condición materna” de Peter Ellison. Él es antropólogo y director del departamento de antropología de la Universidad de Harvard. En este capítulo se hace una revisión histórica de la investigación que se ha hecho para comprender los vínculos entre la lactancia materna y la fertilidad, desde los más antiguos hasta 1993, cuando terminó su capítulo (se necesita mucho tiempo para que un manuscrito atraviese todas las etapas hasta su impresión).

Aquí está mi breve sinopsis de su capítulo completo. La succión del bebé hace que la pituitaria de la madre libere prolactina. Antes se pensaba que la prolactina afectaba directamente a la ovulación y la fertilidad, pero una nueva investigación sugiere que existe otra hormona intermediaria entre la prolactina y los ovarios. Por lo que los altos niveles de prolactina llevan a altos o bajos niveles de este otro factor, que a su vez afecta a la fertilidad. La fertilidad no es un fenómeno del tipo “o esto / o lo otro”. En el posparto, una mujer no ovula durante un tiempo, incluso si no está amamantando. Si está amamantando con la suficiente frecuencia para mantener sus niveles de prolactina por encima de su umbral crítico individual para la fertilidad (y las mujeres varían en este umbral), entonces su fertilidad se suprime.

El mayor nivel de supresión es no estar ovulando, pero a medida que tus niveles de prolactina aumentan (¡OJO! ERROR EN EL ORIGINAL,  LO LÓGICO SERÍA “DESCIENDEN”), tu fertilidad regresará gradualmente. En primer lugar ovularás, pero no tendrás los niveles hormonales adecuados para llevar a cabo la fertilización; después, ovularás y la fertilización ocurrirá, pero es posible que aún no tengas los niveles hormonales adecuados para la implantación; por último, puede que ovules, haya fertilización e implantación, pero no tengas los niveles hormonales adecuados para continuar con el embarazo, por lo que tendrías un aborto involuntario muy temprano, probablemente a lo largo de minutos u horas después de la implantación, por lo que no sabrías si has estado embarazada. También es posible ovular sin tener los niveles hormonales adecuados en las combinaciones correctas para que el útero haya podido prepararse para la implantación, por lo que sí, es posible ovular sin menstruar. A lo largo de todas estas etapas, parece haber una increíble variación individual entre las mujeres. Algunas mujeres se quedan embarazadas de nuevo la primera vez que ovulan, sin que intervengan períodos menstruales. ¡Conocí a una mujer en Indiana hace años que tuvo tres niños en seis años sin períodos menstruales de por medio! Su médico no pudo averiguar cuándo predecir su fecha probable de parto. 🙂

Además, ¿puedes creer que todavía no hay ninguna investigación por ahí, ninguna en absoluto, sobre si es posible que la trayectoria de la fertilidad vuelva gradualmente a invertirse como consecuencia del aumento del amamantamiento? Yo pedí específicamente a Peter Ellison que incluyera esa investigación en su capítulo, y él me aseguró que no había ninguna, aunque como él dice “Lógicamente, tiene sentido.” Es decir, si el bebé se alimenta de nuevo con más frecuencia, después de que los períodos de la madre hayan regresado, se elevarían los niveles circulantes de la madre de prolactina, presumiblemente lo suficientemente altos como para afectar a la fertilidad de nuevo.

Estoy segura de que esto es así, tanto desde la experiencia personal y de los informes anecdóticos de otras madres lactantes. Para dar un ejemplo concreto, con mi tercer hijo, Alexander, trabajé principalmente desde casa durante su primer año de vida, y pasé muchas horas en el ordenador escribiendo con él enganchado al pecho! El verano de 1992, cuando tenía un año de edad, estuve en casa durante el verano (sin impartir clases) y mamó muchísimo. Cuando tenía 13 meses de edad, y el semestre de otoño estaba empezando, lo metí en la guardería 6 horas al día, para tener más tiempo en la oficina, y mis períodos regresaron rápidamente al siguiente mes. Tuve un período en octubre, y otro en noviembre, después terminamos el semestre a mediados de diciembre y volví a estar en casa con él todo el día durante 5 semanas (¡Qué trabajo! 🙂 ). No tuve el período en diciembre ni en enero, y después volvieron de nuevo para bien en febrero. Suspiro. Me gustaría que alguien desarrollara una píldora que imitara la acción de la amenorrea de la lactancia, de tal forma que no tuviera que tener períodos para los próximos quién sabe cuántos años. Y no tengo SPM ni calambres menstruales ni nada, así que sé que no debería quejarme. Volviendo al tema que nos ocupa – mi opinión es que una mujer nace con miles de óvulos, y la menopausia no tiene nada que ver con haber usado todos tus óvulos.

Me imagino que podría haber alguna relación entre la lactancia materna continua y el fracaso para mantener un embarazo, especialmente en una mujer que libera grandes cantidades de prolactina en respuesta al amamantamiento, o cuyos ovarios fueran especialmente susceptibles a cualquier nivel de prolactina (u otra hormona) que ella produjera. Deberías consultar a un endocrinólogo reproductivo para ver si este es el caso. No creo que los niveles de oxitocina que causan contracciones uterinas podrían llevar a abortos tanto tiempo después del nacimiento del primer hijo, pero los niveles de prolactina podrían estar interfiriendo con la implantación o la continuidad del embarazo.

Puedes encontrar gran parte de la información de Peter Ellison en sus obras ya publicadas. Si tienes acceso a una biblioteca universitaria, búscale en el ordenador y mira lo que tienen de él. Espero que esto te ayude.

Fuentes:

http://www.medhelp.org/posts/Breastfeeding/BREASTFEEDING-AND-FERTILITY/show/1415044

http://www.mumsnet.com/Talk/breast_and_bottle_feeding/122429-torn-between-wanting-to-continue-bf-and-trying-to-conceive

Relacionado:

entierrafertil

La menstruación biocultural

Yo, a diferencia de la autora, no creo que la industria farmaceútica deba crear una píldora que imite la amenorrea de la lactancia. Ya existe la experiencia real para rechazar imitaciones y sustitutos. Quizás no sean nuestros cuerpos los que haya que cambiar sino el entorno, el sistema social:

La industria farmaceútica nos salvará de nuevo

Artículo de Alan S. McNeilly: “Breastfeeding and the suppression of fertility” http://www.nzdl.org/gsdlmod?e=d-00000-00—off-0fnl2.2–00-0—-0-10-0—0—0direct-10—4——-0-0l–11-en-50—20-about—00-0-1-00—4-4—0-0-11-11-0utfZz-8-00-00&cl=CL3.66&d=HASHc900341280ec04fe735b3e.5.5&gt=1

La guerra del discurso (segunda parte): la noble mentira y la estratagema

“Mi mujer debe estar por encima de toda sospecha”. Julio César.

“Aunque la mona se vista de seda, mona se queda”. Refrán popular.

viaje-a-la-luna

Hoy en día internet es una fuente de información y desinformación inagotable donde se mezcla la verdad con la mentira, los hechos con la propaganda y se convierte, no olvidemos su origen militar, en un campo de pruebas de la guerra del discurso, un tema en el que convergen varias disciplinas, desde la estrategia militar a la política, el derecho, la estética o incluso el arte dramático.

Por ejemplo, podríamos analizar el viaje a la Luna de la NASA en los años 60 del siglo pasado. La cuestión importante de fondo no es si realmente el proyecto Apolo logró pisar la Luna y retransmitirlo en directo, lo importante es que mucha gente cree que sí fueron. Si pensamos en estos términos lo estúpido y caro es haber ido de verdad a la Luna cuando lo verdaderamente importante no era el viaje en sí sino la escenificación de poderío militar de EEUU que se lograba con la hazaña. Esta función es la misma que cumplen los desfiles militares en todos los países. No importa si esas armas son de cartón piedra o son de verdad y funcionan. Lo importante es que parezca que ese determinado Estado es capaz de machacar al contrincante. Es una exhibición y un ritual de poder. Así que, si realmente fueron a la Luna es que fueron estúpidos. Sale mucho más barato, y el resultado final es el mismo, fabricar un montaje audiovisual del evento. Desde un punto de vista de economía de los medios y efectividad, lo lógico sería no haber ido y haber simulado que sí se fue. Como digo, es indiferente si fueron o no, lo importante es el resultado a nivel propagandístico.

En otro tipo de asuntos podemos ver de fondo la misma cuestión. Por ejempo, alguien puede cometer un crimen y no reclamar su autoría. A la vez, una persona puede no haber cometido un determinado crimen y, sin embargo, como hace el engendro del “Daesh” , puede reivindicarlo como propio. Lo curioso del asunto comienza cuando desde los medios de comunicación capitalistas occidentales se le hace el juego al pretendido “autor inspirador” y se da por válida la reivindicación, que sustituye o antecede a toda investigación previa o juicio en los tribunales. Algún día estaría bien que un analista militar nos explicara las consecuencias de semejante regalo en publicidad gratuita a nivel mundial que reciben al dar veracidad a cualquier tipo de reivindicación de autoría ideológica, porque la realidad es que el discurso y la propaganda también crean acción real, crean realidades, no solamente son palabras en un manifiesto. Si se toman en serio todas las reivindicaciones, al final, terminan convirtiéndose en verdad y los determinados casos aislados de gente desequilibrada terminan formando un grupo “desorganizado organizado”.

Imaginemos que un criminal o un grupo de psicópatas comenzara a reivindicar con el mismo paraguas ideológico todos los asesinatos masivos que ha habido en EEUU desde los años setenta hasta ahora del tipo de la masacre de la Escuela Secundaria de Colombine. Finalmente, ese grupo terminaría por existir en la realidad, no solamente en la invención o en las cabezas de un grupo de tarados original sino que encontraría su reflejo y expansión en otras muchas personas que seguirían el efecto llamada y se sumarían a la organización, ya sí de verdad.

Hoy hay muchos bulos dentro de la actualidad “conspirativa” cibernética con los que pasa un poco lo mismo. No creo que todas esas invenciones tecnológicas o estrategias de subyugación total de la población existan, pongamos por caso las armas climáticas, pero lo importante no es tanto si existen o no, si no lo que grandes masas de población puedan creer. Es el eterno debate entre la realidad y la ficción en la guerra de los discursos y la propaganda. Quizás lo que sí existe es el deseo de que existan como meta y sueño de los estrategas mundiales, pero de ahí a que lo hayan conseguido va un trecho.

De esta forma sí puedo creer que desde los diferentes Estados y los diferentes ejércitos de las principales potencias mundiales se esté investigando en todo tipo de armas o de campos de batalla que ni podemos imaginar, cosas que sonarían a verdadera ciencia ficción y que pueden ser perfectamente reales, como ha sucedido con otras tantas operaciones del tipo “Operación Mk Ultra”, por ejemplo, dignas de ser argumento de libros de Philip K. Dick u otros autores visionarios. Pero a la vez, dar credibilidad a todo significa fomentar una imagen de ejército/Estado que todo lo sabe, todo lo puede, todo lo ve, que en realidad es más una imagen proyectada a base de propaganda que otra cosa. Lo que sería interesante dilucidar es si esta propaganda es más ventajosa para una determinada potencia militar o para su supuesta adversaria en el tablero mundial. ¿Qué es mejor? Que te teman por ser malo malísimo puede ser utilizado por tu contrincante, que de esta forma recluta simpatías y solidaridades para hacer frente común ideológico contra ti. Pero, a la vez, tu “enemigo” te está fortaleciendo, ya que está creando una imagen pública tuya de omnipotencia total. No hay forma de derrotarte, eres invencible. Esto es devastador en la psique colectiva, ya que ante un enemigo así es imposible luchar. No se puede luchar contra lo divino, contra Dios. Tú no eres nadie.

Pero la realidad es bien diferente. Los Estados y los ejércitos los dirige gente corriente, no superhombres o dioses, al menos a nivel intelectual y emocional. Se equivocan. Sueñan con controlar y dominar muchas cosas: el mundo, los recursos, poblaciones… Pero son humanos y los humanos cometen errores. Las máquinas también se estropean. Así que es cierto que los ejércitos puede que sueñen con controlar el clima como arma de guerra y hasta aparezca en manuales militares o tesis doctorales, pero otra cosa es que realmente lo hayan conseguido, y otra tercera cosa es que la gente crea que lo han conseguido. No hace falta que controles el clima pero sí puedes reinterpretar un cambio metereológico a tu favor y decir que ese cambio lo has provocado tú, como un hipotético chamán que no es capaz de hacer llover pero que el día que llueve grita: ¡Lo veis! ¡Mis plegarias y danzas de la lluvia han funcionado! ¡Tengo poderes sobrenaturales!

No solamente los ejércitos oficiales y los Estados se han servido del discurso y la pantomima como estrategia. Hay un libro de Mary Nash y otras autoras, “Las mujeres y las guerras: el papel de las mujeres en las guerras de la Edad Antigua a la Contemporánea”, en el que hay otro ejemplo perfecto de estratagema, esta vez defensiva y ejercida por el pueblo, en concreto por mujeres, que juegan con la apariencia pero con resultados de efectividad real y total en el plano militar. No olvidemos que las armas puedes ser simuladas o falsas pero la retirada del enemigo en este caso no es una representación, es auténtica:

Hay un grupo importante de mujeres que llevaron a cabo una actuación bélica en circunstancias especiales para defender su ciudad, villa o aldea. Son muy numerosos los ejemplos de mujeres que ante un ataque por sorpresa del enemigo, cierran las murallas de su ciudad e impiden la entrada del atacante que pasa por sitiar la plaza. Estos episodios acaban con éxito y dan lugar a grandes alabanzas para estas mujeres a pesar de que han tomado un rol que no les corresponde. Voy a analizar cuatro ejemplos. El primero de ellos son las mujeres de Orihuela que, a principios del siglo VIII, estando solas, pues los hombres habían ido a luchar con las tropas de Muza y Tariq, vieron venir al ejército de Abdalaziz. Idearon una estratagema, que se volverá a repetir en otros casos. Estas mujeres se vistieron con las armas de los hombres y se pusieron en las murallas. La impresión que se llevaron los atacantes al ver una defensa tan cerrada era que el sitio de Orihuela iba a ser largo y difícil, pues daba la impresión de estar defendido por un fuerte ejército, por lo que los atacantes optaron por la retirada. Orihuela era salvada por sus mujeres.

En cuanto al secreto, la mentira y el abuso de poder del Estado me viene a la mente otro evento, el de aquel concurso de disertaciones filosóficas organizado por el monarca prusiano Federico II en 1778, en el que se presentaron diversos textos que intentaban contestar a la pregunta de si era últil para el pueblo ser engañado, por activa o por pasiva, es decir, bien induciéndole a nuevos errores o manteniéndolo en los que ya estaba. Supongo que la pregunta clave era otra, si era útil para el Estado engañar al pueblo. Como sabemos, pregunta de rabiosa actualidad, aún hoy en el año 2016.

Dicen que la mujer de Julio César fue acusada de adulterio y el emperador romano dijo, aun sabiendo que no le había sido infiel, aquella famosa frase que ha llegado transformada hasta nosotros como “a la mujer del César no le basta con ser honrada, debe parecerlo”. De esta forma vemos como por un lado está el hecho y por otro la apariencia. Para Julio César era más importante la proyección social que la verdad o falsedad del hecho en sí. Quizás por ello fue uno de los grandes estrategas del paradigma de la dominación y conquista del mundo. A las personas que creemos en un mundo basado en el apoyo mutuo y la convivencialidad quizás nos falte encontrar el paradigma en el que movernos más allá del discurso y la simulación, en los hechos y la vida diaria. Para nosotros no valen los dichos y los refranes de los dominadores. Tenemos que ser honrados, más allá de parecerlo o no, y he ahí el mayor de nuestros problemas.

Relacionado:

  • La guerra del discurso (primera parte):

La guerra del discurso

El colegio, escuela de sumisión también para los padres

Se acaba de terminar el curso escolar. Buscas en internet el nombre de los libros que vienen escritos en la nota que te dio la profesora del colegio estatal al que llevas a tu hijo de 4 años. Cual es tu sorpresa cuando descubres que uno de los libros en cuestión cuesta 85 euros. ¿85 euros? ¡85 euros! ¡Pero si a esa edad los niños no saben ni leer ni escribir! Busco en la web de la editorial y me entero de que el proyecto se compone de cuadernos, láminas, pegatinas y una mochila. Vaya, el detalle de la mochila es muy bonito para encarecer un poco más el “producto”*.

Y, ahora, ¿qué se supone que debes hacer? ¿Boicotear la decisión y que tu hijo sea el único de clase que no tiene libro? ¿Comprarlo en un gran almacén, fotocopiarlo y devolverlo? ¿Hacer desobediencia civil? ¿Desescolarizar? ¿Organizar una revuelta? ¿Una manifestación a las puertas de la editorial? Bueno, en esto último ellos siempre pueden decir que ponen el precio que quieren a sus libros y que no obligan a nadie a comprarlos… Pero, entonces, ¿a quién dirijes tu queja? ¿A la profesora? ¿Al Director del colegio? ¿Al Ministro de Educación?

Se trata claramente de un abuso de poder, un robo a mano armada. Lo mismo que la ley, que obliga a cambiar los libros cada cuatro años (el Real Decreto 1744/1998). De esta forma los libros no pueden pasar de unos niños a otros ni tampoco entre hermanos. No podría encontrar una demostración más clara de que el Estado sirve a los intereses del oligopolio editorial de este país. Somos un público cautivo muy jugoso para ellos.

*Del contenido del “proyecto” hablaremos cuando lo tengamos en nuestras manos, ya que la crítica me temo que no se quedará en el precio.

Relacionado:

 

Fragmento de “Los anarquistas españoles” de Murray Bookchin

 

La vida no domesticada tiene riesgos

La vida en libertad, salvaje, no domesticada tiene riesgos. El principal riesgo es el de morir en la infancia, no llegar a adulto, lo que le ocurría casi a la mitad de los niños. Esto, nos guste o no, ha sucedido en casi todas las culturas hasta hace muy poco. Yo solamente puedo aportar las pruebas de algunos libros que he leído:

Pero aún hay más. También en el mundo primate en libertad hay una mortalidad infantil muy alta, mucho mayor que la humana, ya que solamente el 27% de los machos nacidos y el 41% de las hembras llegarán a superar los 15 años, o lo que es lo mismo, morirán el 73% de los machos y el 59% de las hembras antes de llegar a ser adultos.

Como vemos, todos los mitos en torno a paradigmas originales o continuums de lo humano tienen que tener en cuenta también el lado oscuro, el lado feo y trágico de la existencia: la muerte. Yo desde luego reniego del despotismo ilustrado y del ansia de control total y abusivo sobre la vida, pero tampoco quiero ver morir a la mitad de mis hijos, así como tampoco quiero abusar de los antibióticos, de las técnicas que contaminan nuestras aguas o de la rapiña de los recursos por las que se pelea en las guerras actuales. En mi humilde opinión, estas son las arenas movedizas sobre las que se mueven los problemas filosóficos más acuciantes del momento, dentro de esa eterna polaridad entre la libertad y la seguridad.

Sobre la mortalidad en sociedades de cazadores-recolectores he traducido algunos fragmentos de este artículo de los antropólogos Michael Gurven y Hillard Kaplan, que contiene tanto datos objetivos como interpretaciones ideológicas:

Pg. 6: “En la Tabla 2, vemos que de media el 57%, el 64% y el 67% de los niños que nacen sobreviven a la edad de 15 años entre los cazadores-recolectores, forrajeros-horticulturalistas, y cazadores-recolectores aculturizados.”

Pg. 11: “Es interesante remarcar cómo el ambiente protegido de la cautividad afecta a los perfiles de la mortalidad de los chimpancés (Dyke et al.1995). La cautividad aumenta la supervivencia infantil y juvenil enormemente, del 37% que sobrevive a la edad de 15 años al 64% que lo hace en cautividad, siendo esta última cifra similar a las medias humanas. Sin embargo, mientras la proporción de supervivientes a la edad de 45 años aumenta siete veces, del 3% en la vida salvaje al 20% en la cautividad, sigue siendo solamente la mitad de alta que para los humanos que viven en condiciones premodernas. La diferencia entre los chimpancés y los humanos después de la edad de 45 es incluso mayor, con una esperanza de vida adicional para los chimpancés en cautividad de solamente 7 años, como un tercio de la esperanza humana. Parece que los chimpancés envejecen mucho más rápido que los humanos y mueren antes, incluso en ambientes protegidos.”

Pg. 22: “La violencia y la guerra son variables entre los grupos. Los Agta, Ache, Yanomamo y Hiwi tienen altos niveles de homicidio, que afectan a varones adultos desproporcionadamente. El homicidio es bajo entre los Hadza, Tsimane y los aborígenes del Territorio Norte. Los Aché muestran un alto nivel de homicidio, aunque mucho de él es infanticidio, asesinato de niños y resultado de escaramuzas con los Paraguayos rurales. El infanticidio es bastante alto entre los Ache y los Yanomamo, ocasional entre los !Kung y Tsimane y raro entre los Hadza. Los niños más susceptibles de ser víctimas de infanticidio incluyen los nacidos con defectos obvios, que son percibidos como débiles, gemelos, y aquellos de dudosa paternidad. Parece probable que las muertes violentas decrecen con el aumento de la intervención del Estado y la influencia misionera en muchos grupos de pequeña escala a lo largo del mundo (e.g., Agta, Ache, Aborígenes, !Kung, Yanomamo). La composición de las muertes accidentales varía entre los grupos, incluyendo caídas, ahogamientos en los ríos, depredación animal, envenenamientos accidentales, quemaduras y perderse en el ambiente.”

Bibliografía:

Mortalidad en sociedades de cazadores-recolectores: http://www.anth.ucsb.edu/faculty/gurven/papers/GurvenKaplan2007pdr.pdf

Mortalidad primate: http://www.eva.mpg.de/primat/staff/boesch/pdf/jour_hum_evo_mort_rate.pdf

http://www.eva.mpg.de/documents/Elsevier/Hill_Mortality_JHumEvo_2001_1556100.pdf