Pañales de tela para comunicarnos con nuestros bebés (2ª parte)

Se puede practicar “comunicación de la evacuación” (C.E.) con pañales de usar y tirar, de hecho, nosotros empezamos así hasta que a los dos meses empezamos a introducir los de tela, poco a poco. Yo tenía la intención desde el embarazo de utilizar pañales lavables por motivos medioambientales pero no logramos independizarnos de los desechables hasta un mes más tarde, ya que no teníamos suficientes para el día completo. Primero empezamos por el día con los pañales Estrella de Tucuxí con cobertor y después nos animamos a utilizar los pañales Manta Todo en Uno para las noches.

¿Por qué es mejor utilizar pañales de tela si practicas C.E.? Porque el bebé nota que cuando se hace pis, se moja. Ya sé que se supone, según nos han hecho creer las marcas comerciales de desechables, que el bebé debe sentirse seco aunque se mee 10 veces en el mismo pañal, pero es que de esa forma el bebé pierde la conciencia corporal. Es importante que tenga esas dos sensaciones, hacer pis o caca y mojarse, y las sienta como una relación de causa-efecto. Por supuesto, en cuanto sepamos que el pañal está mojado hay que cambiarlo inmediatamente, ya no sólo para que no se irrite, sino para que no se acostumbre y crea que eso es lo normal.

Cómo nos introducimos en la higiene natural del bebé.

Félix tenía 7 semanas y pocos días antes había leído este artículo en un blog de El País: http://blogs.elpais.com/mamas-papas/2012/05/bebes-sin-panial.html

Se lo mandé a Guille y a la mañana siguiente, un sábado, decidimos probar. Nos acabábamos de despertar, bueno, más bien Félix nos había despertado. Guille fue a por una palangana de plástico y la puso sobre la cama. Cogió a Félix por las piernecitas, apoyándo su espalda contra su cuerpo. Y entonces ocurrió: el bebé hizo pis. ¡Nos quedamos alucinados! ¡No podía ser tan fácil!

Guille estuvo después con él sin pantalones en el sofá con sólo una toalla. De vez en cuando se acercaba a la taza del baño y le ponía y volvía a hacer pis. Pero en una de esas veces, pasó más tiempo y el niño se hizo caca en la toalla. Así comenzaba una aventura, una experiencia que os iremos contando en este blog. Desde aquí, me gustaría agradecer a Cecilia Jan por su artículo que además nos sirvió, por los comentarios de los lectores, para encontrar a Ecomaternal y el grupo de facebook que creó allí. Espero algún día poder entrevistarlas para nuestro nuevo podcast. ¡Hasta pronto!

Pañales de tela para comunicarnos con nuestros bebés.

El complemento ideal de los pañales de tela es la “comunicación de la evacuación”* o la higiene natural del bebé. Esta práctica no es un método ni un entrenamiento para dejar el pañal, es simplemente ayudar al bebé a que haga sus necesidades en un lugar que le permita quedarse limpio y seco, tal y como lo hacemos los adultos. Este lugar no es un pañal, en el pañal se hará pis o caca cuando no estemos lo suficientemente pendientes para ponerle en el w.c, o en el orinal, en la palangana o en el recipiente que escojamos. Así se hace, con algunas diferencias, en muchos lugares del mundo, como en China o India, pero, tal y como descubrí el otro día hablando con una mamá que nos vió ponerle a hacer pis en un arbolillo (jejeje), también se hace algo similar en República Dominicana y supongo que en muchos otros lugares. Para explicarlo de una forma sencilla, se trata de (según la autora Ingrid Bauer):

– leer las señales del bebé cuando tiene ganas (lloriquear, soltar y coger la teta cuando están mamando, quejarse, arquearse o otras señales que ireis detectando). Para esto, se recomienda dejar al niño sin pañal durante unas horas y observar cuándo y qué hace antes de hacer pis o caca.

– ser consciente de sus rutinas de evacuación: al despertarse, después, antes o mientras mama, cada “x” minutos (sin obsesionarse), al salir del fular…

– comunicarte con el bebé emitiendo alguna señal: un sonido como “psshhhhh” o simplemente la posición de cogerle por las piernecitas y ponerle encima de la palangana. La primera vez que lo hicimos, cuando tenía 7 semanas, fue así, no hicimos ningún ruido y la simple postura le invitó a evacuar.

– ¡Guiarte por tu intuición! Al igual que sabes que quiere mamar, que está aburrido, que quiere que le cojas en brazos, que tiene sueño y necesita que le duermas, sentirás o pensarás en determinados momentos que necesita que le pongas a hacer pis/caca. Sigue tu intuición y verás que a veces aciertas y otras veces era hambre o sueño u otra necesidad básica.

Pero sobre todo, y esto es cosecha propia, no te agobies ni te obsesiones con pillar absolutamente todo. ¡Es imposible! Y puede ser frustrante cuando son muy pequeños y hacen pis 15-20 veces al día.

Además, verás que vuestra comunicación es progresiva y cíclica, cada vez irá a mejor pero habrá etapas en las que parezca que ya no os entendéis.

Para terminar, os animo a intentarlo. Es adictivo y cuando sabes que tiene ganas, ya no podrás dejar que se lo haga en el pañal. El papel de éste es evitar que se manche la ropa si no puedes estar pendiente. Como veis, es un uso muy diferente del que se supone que tienen los pañales: el de ponérselo y olvidarte. Este es un camino diferente, es el de tomar conciencia para que él, poco a poco, vaya siendo también consciente de su cuerpo y sus necesidades.

Otro efecto colateral de practicar C.E. es que en poco tiempo se lavan muy pocos o ningún paña de caca, ya que es lo más fácil de anticipar (en mi caso suele ser justo antes de acabar de mamar). Pero ni que decir tiene que el GRAN efecto colaterar es que, si se utilizan pañales de tela, no se ensucia el medio ambiente con los desechables, que tardan siglos en desaparecer. Paulatinamente, con la práctica, cada vez se usan menos pañales de tela, hasta que al final su uso es similar al de la ropa interior.

No es un método para dejar el pañal porque no es ese el objetivo principal, como tampoco lo es que coman solos cuando tienen hambre y les damos de mamar, o como tampoco pretendemos que se duerman solos cuando les acunamos porque tienen sueño.

No hay prisa, el niño tardará lo que tarde en ir solo al w.c. (normalmente se empieza con la C.E. desde el nacimiento o con pocos meses, cuando ni siquiera hablan o andan). Tampoco hay premios ni castigos por hacer pis en el orinal o en el pañal. ¡Si es una necesidad natural!

Creo que después de todo lo dicho, vuelvo al principio y tengo que afirmar que, no es que la C.E. sea el complemento ideal de los pañales de tela sino que es al revés, son los pañales de tela los que ayudan o complementan la comunicación con nuestros bebés. Ahora sólo os toca probarlo una vez, por ejemplo, por la mañana en cuanto se despierte. ¡Ánimo!
________________________________________________

Hay un grupo en facebook, creado por Ecomaternal, en el que podéis compartir dudas con otras personas con más experiencia: https://www.facebook.com/groups/211370305560673/?ref=ts&fref=ts

También hay otro grupo de yahoo creado por la asociación Diaper Free Baby: http://espanol.groups.yahoo.com/group/Bebes_Sin_Panales/?prop=eupdate

*Hablo de “Comunicación de la evacuación”, ya que pienso que es una traducción al castellano más exacta que la de “Comunicación de la eliminación”.

Tania
lacasitadealgodonales.com/blog/