Experiencias de Higiene Natural del Bebé con un niño de un año.

Hace tres semanas que mi hijo cumplió un año y no he encontrado el momento de escribir esto. ¡No paramos! Félix sigue gateando pero ya se pone de pie y se mantiene así bastante tiempo hasta que se cansa y se deja caer. También va diciendo más palabras o repitiendo la última que acabo de decir yo. Por ejemplo, si digo: “¡Vamos a la calle!”, a él le entiendo repetir “calle”, a su manera. Otras palabras que dice son “parque”, “teta” o “pelota”. Por supuesto, muchas de esas palabras sólo las entiendo yo, porque son balbuceos, pero me quedo alucinada y feliz de poder tener conversaciones con él.

¡Ah! También repite “caca” cuando le pregunto si quiere hacer, pero todavía estamos muy lejos de que lo pida con palabras. Normalmente lo expresa con irritabilidad que no se calma con nada, y yo muchas veces pienso que quiere comer o dormirse hasta que caigo y digo, “vamos a dejar de comer para ver si quieres hacer caca”. Y si era eso, lo hace y después come más tranquilo.

En cuanto a horarios va cambiando según las semanas o las rachas. Ha habido épocas en las que aprovechaba para hacer caca cuando le ponía a hacer pis después de la teta del desayuno. Últimamente, sin embargo, lo hace después de cenar o durante la cena, de ahí mi confusión con el hambre o el cansancio.

Es fácil saber cuándo lo necesita en función de la hora a la que lo hizo el día anterior. En cualquier caso, si no tiene ganas protesta y le quitamos. También ha habido algún día que no ha querido hacer nada y al día siguiente lo ha hecho dos veces. La verdad es que no ha tenido hasta ahora problemas de estreñimiento porque pide agua y teta cuando quiere líquidos y hace caca cuando lo necesita en una posición cómoda. ¡Un beneficio más de no hacerlo en el pañal!

Hablando de pañales, este mes también ha habido un día que se lo ha hecho encima y fue porque yo estaba enferma y no le puse a la hora que lo solía hacer. En esos días creo recordar que le entraban las ganas después de comer, sobre las 15h, y aunque él estaba irritable y tirando las cosas de la trona y aplastando la comida como loco, yo estaba a otra cosa, débil y distraida… Lo limpiamos facilmente pero me alegré de no tener que hacer esto todos los días. Ya no concibo el uso de pañales de tela sino es poniéndole en el orinal.

Por las noches seguimos poniéndole según nuestro nivel de cansancio y él sigue mamando un montón, con lo cual las noches secas todavía brillan por su ausencia…

En Madrid, después de muchas lluvias, ha comenzado el calorcito lo que significa que llega la etapa dorada del porteo, sin abrigos ni múltiples capas, pero también la época ideal para volver a poner a hacer pis a Félix en los arbolitos que tengamos cerca cuando lo necesite. ¡Qué comodidad no tener que entrar en bares o dejarle mojado!

Como todos los meses, ha habido altibajos en el número de pañales húmedos y el número de veces que el pis va al w.c. o a la palangana. No sé por qué pero hay días en los que nos sincronizamos los ritmos y no mojamos casi ningún pañal y otros, sin embargo, mojamos un montón, tanto de día como de noche. Siempre parece más fácil fuera de casa porque aquí yo siempre tengo que hacer cosas y me olvido o no puedo ponerle. Muchos días parece que un pis va al pañal y el siguiente al orinal, el siguiente al pañal y así sucesivamente…

Aunque no me gusta compararme con otras familias, leo en otras webs en inglés que parece que hay otras personas que se apañan mejor que yo en este tema. Como en todos los aspectos de la crianza es mejor guiarse por el niño y seguir sus ritmos. Sé que esto de los ritmos es entendido de forma muy diferente por los métodos para dejar el pañal que se guían por el “quítale el pañal cuando esté preparado”. Yo entiendo este concepto de forma muy diferente: los niños no necesitan pañales y están preparados para no llevarlos desde el minuto cero, como el resto de mamíferos. Los que los necesitamos somos los padres, que no queremos tener que lavar tanta ropa. Los niños son conscientes de que van a evacuar desde pequeños y tienen una mezcla de instinto y voluntad de evacuar cuando les desnudamos, les ponemos en posición y nos comunicamos con ellos.

Siempre lo digo pero lo vuelvo a repetir: en los lugares en los que se pone a hacer pis y caca a los bebés desde muy pequeños hay muchos familiares ayudando, desde abuelos a hermanos mayores. La crianza de madres solitarias que conocemos aquí creo que es una rareza histórica y cultural. Ya sé que todo tiene sus pros y sus contras pero a mí no me parece nada positiva, ni para la madre ni para el bebé. Una cosa es estar vinculados, unidos y seguros, y otra es estar SOLOS casi todo el día el uno con el otro, sin familiares ni amigos cerca.

Es cierto que soy una persona muy independiente y que me gustan muchos aspectos de la soledad bien entendida, pero también es cierto que mil veces al día me encantaría poder tener familiares o amigos en casa para que jugaran y cuidaran a Félix mientras yo hago otra cosa. Incluso aunque tengamos pareja, si esta trabaja y tiene horarios interminables (o a mi me lo parecen), podemos llegar a sentirnos madres solteras, ya que la mayor parte del día el cuidado recae sobre nosotras. ¡Hay que tejer redes de apoyo mutuo de padres y madres! En esas estamos, ¿verdad? Yo intento día a día salir y juntarme con otras mamás, otros bebés, otros papás. ¡Cualquier excusa es buena!

Me gustaría, si tengo tiempo durante este mes, hacer un video o escribir una especie de “un día entero practicando HNB” para poner ejemplos prácticos de situaciones cotidianas. Os animo a probarlo con vuestro bebé si todavía no ha cumplido los 5-6 meses, ya que después se suelen acostumbrar al pañal y es bastante más complicado. Quizás ya no os dé tiempo a probarlo con vuestro primer hijo pero sí con los siguientes.

Los balbuceos, la comunicación sin palabras, las miradas, los gestos, el cuerpo… Ver cómo dos seres humanos podemos entendernos, aunque sea en pequeños hábitos cotidianos como comer, dormir o evacuar, forma parte de esas pequeñas grandes cosas de la crianza que nos hacen sentir que somos testigos de algo importante, algo que quizás no saldrá reflejado ni en los periódicos ni en los libros de historia pero que forja día a día una relación de amor y respeto entre nosotros. Muchos padres esperamos que perdure y se extienda fuera de la familia. Quizás sea pedir demasiado, quizás sea suficiente haberlo vivido e intentar seguir el camino con coherencia en nuestros principios.

Bueno, y con estas reflexiones me despido… Un abrazo.