Más allá del parque – #5 – El Museo Geominero

Otra mañana nos levantamos y pensé… ¿dónde podemos ir que esté cerca de casa? Y me acordé de que cerca del metro de Ríos Rosas había un museo que siempre me había llamado la atención pero al que nunca había ido: el Museo Geominero.

Después de equivocarnos y entrar en la facultad de Ingeniería de Minas que está al lado caminamos un poquito más abajo hasta el museo. Allí pasamos el control de seguridad y después de pitar por todo (monedero, llaves, móvil) pasamos a una sala enoooooorme e impresionante. Si miras arriba alucinas con la gran vidriera del techo (mi foto es bastante mala pero podéis ver las de su propia web aquí):

IMG_0520

Y debajo hay una gran sala diáfana llena de minerales de las diferentes épocas terrestres distribuidas en muchas plantas. Nosotros no subimos a ninguna y nos quedamos abajo porque mi hijo se volvió loco corriendo por los pasillos hasta que me le subí a hombros y pudimos ver algo y comentar la jugada.

IMG_0521

En definitiva, no es un museo apto para bebés mayores que corren tan rápido que casi ni les pillas. Nos lo pasamos muy bien, eso sí, ver la exposición muy, muy poco. Como siempre, a mi hijo lo que más le gusta es el viaje en metro, más que el destino, y subir y bajar en muchos ascensores. Si tu hijo es mayor y le flipan los fósiles, seguro que le encantará visitarlo. Yo me he quedado con ganas de volver, pero quizás a la hora de la siesta…

museogeominero.jpg

“¡Huesos gigantes! ¿A que me salto la valla?”

 

Más allá del parque – #4 – El Museo del Romanticismo

IMG_0508

Isabel II niña.

En esta ocasión, como el parque muchas veces se nos queda pequeño, nos acercamos al Museo del Romanticismo. Fuimos andando hasta el metro con el meitai en la mochila para cuando se cansara (o me cansara yo…).

Nos bajamos en el metro de Tribunal y fuimos hasta el museo, en la calle San Mateo. Allí me ofrecieron un carrito para hacer la visita (tienen varios) y lo acepté con gusto. Es un museo muy pequeño y se ve rápido, pero más rápido lo vimos nosotros porque a mitad de la visita Félix comenzó a aburrirse y a subirse en la silla…

El palacete está decorado como el hogar de una familia adinerada del siglo XIX. Es una reconstrucción ideal de cómo podrían haber sido ese tipo de viviendas madrileñas. Como me interesan los temas de crianza y todo lo relacionado con la infancia, visité el museo desde esa óptica. Os dejo a lo largo del post varias fotos con estas temáticas.

IMG_0513

Cuna “romántica”…

Aquí vemos un dormitorio con su cunita. ¿Estarían realmente así las cunas? ¿Dormirían los señores de la casa con sus padres? ¿No dormirían más bien con sus nodrizas, que eran quien les alimentaban y cuidaban? Yo creo que sí, y más teniendo en cuenta que la lactancia externalizada era la norma entre la clase alta. Sobre este tema, ya lo he recomendado más veces, está muy bien leer este libro.

La existencia de cunas nos muestra que los niños de las clases altas dormían habitualmente allí, como ya sabía por el libro de Cira Crespo, Maternalias, pero me llamó mucho la atención verlo así, al lado de la cama matrimonial.

IMG_0511

Isabel II adulta a caballo en una imagen clásica de demostración de poder.

¿Y qué decir de esta imagen? Aquí esta la reina, haciendo ostentación de su poder subida en un caballo. Poder militar, poder estatal, poder sobre sus súbditos, hombres y mujeres y niños. Hay que tener en cuenta que durante el s. XIX el sufragio era masculino y restringido a un cierto nivel de riqueza, lo que se traduce en que el porcentaje de votantes era ínfimo (0,15%, 2,2%, 3,9%, 4,32%, 0,6% durante todo el siglo). Además, las elecciones se manipulaban y amañaban constantemente, y hubo múltiples golpes militares. No quiero relativizar pero hoy en día hay sufragio universal para hombres y mujeres y no significa mucho más. El poder lo siguen teniendo los de siempre y nos dejan votar en las nimiedades, nunca podemos elegir en lo fundamental ni en el ámbito económico ni laboral donde la democracia está muuuuuy lejos…

IMG_0512

Este es el cuadro titulado “La nodriza pasiega” de Valeriano Domínguez Bécquer:

“En este lienzo aparece descrito con escrupuloso detallismo la indumentaria de la nodriza pasiega. El traje en esta obra juega una importantísima misión, ya que, tradicionalmente era condición indispensable para amamantar a los hijos de la familia real, ser oriunda del Valle del Pas (Cantabria). Durante el siglo XIX, las mujeres de la región cantábrica fueron prestigiosas amas de cría entre las familias de alcurnia; éstas fueron elegidas, para tal fin, debido a sus excelentes condiciones físicas y sanas costumbres.”

Como “anécdota” de la visita y a tener en cuenta si se va con niños o bebés tengo que decir que para entretener a mi hijo y poder seguir visitando la exposición se me ocurrió darle la caja de la cámara de fotos, con tan mala suerte que le dio a una de las mesas que había por ahí. Le dije que no lo volviera a hacer y estaba segura de que me haría caso. Aún así vino una guarda de seguridad a regañarnos (a regañarme, más bien) por no quitárselo de las manos por si lo volvía a hacer. Dije que ya no lo iba a hacer, que me hacía caso y que ya me encargaría yo de quitárselo si veía que lo iba a hacer.

La verdad es que me sentó fatal porque no me parecía para tanto. La mesa no sufrío ni un rasguño, y no debía ser tan delicada cuando la tenían ahí en medio sin proteger, como sí tenían otros cuadros u objeto del museo y, por favor, es un bebé y no tiene fuerza… No sé, me pareció una reacción muy exagerada, la verdad, pero no fue nada comparado con otras historias que me han pasado en nuestras últimas excursiones y que contaré en próximos “más allá del parque”. Vivimos en una sociedad “niñofóbica” total, ¿qué le vamos a hacer? Pues intentar abrir las mentes y llevarnos a nuestros hijos a todos los ámbitos de la vida para que se acostumbren ellos y los demás a lo que es vivir realmente en sociedad y no segregados en régimen del discreto “apartheid” de las “cosas de niños”, en “los asuntos de madres” o “los temas de mujeres”.

En su favor tengo que decir que el resto de trabajadoras del Museo y de la tienda de abajo fueron un amor y nos trataron con mucho cariño. No vamos a empañar el trato de la mayoría por la excepción que confirma la regla…

¡Hasta el siguiente “Más allá del parque”!

Todo o nada.

A gustito en un fular.

Fulardeando…

O tienes portabebé o carrito…

O usas pañales de tela o desechables…

Creo que hay muchos padres que les gustaría utilizar pañales de tela pero piensan que es algo de “todo o nada”. Nada más lejos de la realidad. Se puede probar con unos pocos pañales y si no gustan en un primer momento siempre se pueden usar en la etapa de enseñar a usar el orinal como transición a la ropa interior. También se pueden utilizar 3 pañales lavables al día y cuando ya se han mojado todos continuar con desechables hasta el día siguiente. Otra opción es utilizar de tela en casa o de día y de usar y tirar para salir y para las noches. Hay miles de combinaciones posibles. Y, de hecho, no sería raro que después de probar unos pocos y una introducción gradual, las familias se lanzaran a usar más y más hasta independizarse de los desechables. Pero si piensan que es algo de “todo o nada” nunca lo probarán…

Con el porteo pasa un poco lo mismo. A pesar de que hay gente que usa solamente portabebés y no ha usado carrito nunca, también hay muchas familias que ven útiles ambas formas de llevar a su bebé en diferentes momentos y edades del bebé. Es mi caso, siempre me ha encantado portear pero también le he visto muchísima utilidad a los carritos. Por ejemplo, cuando voy a comer por ahí y sé que se va a echar la siesta, o ahora que voy a clases de danza africana y se queda dormido ahí durante casi toda la clase, cuando he ido al médico a que me hicieran una prueba o al dentista y él se ha quedado ahí sentado mirando…

Desde un punto de vista práctico y sin hablar de las sensaciones agradables intrínsecas a portear (mmmmm…), el porteo tiene la ventaja de que evita y sortea las barreras arquitectónicas propias de las ciudades, no es nada aparatoso y permite tener las manos libres. Pero ni tienes por qué portear todo el tiempo ni tienes por qué usar carrito durante los primeros años de tu bebé. Y, desde luego, un bebé no es el mismo con tres meses que con dos años. Con tres meses su necesidad de brazos es infinitamente mayor a la que tiene un niño como mi hijo (19 meses), un terremoto andante, corredor y danzante allá donde va.

El porteo y los pañales de tela no excluyen otras posibilidades. A pesar de que hay gente que vive muy bien sin carrito, ni cuna ni han usado un pañal de usar y tirar durante toda la infancia de sus hijos, creo que hay situaciones y momentos para todo en este mundo urbano en el que nos ha tocado vivir. Cada familia tiene que encontrar lo que le venga bien cada día, cada momento, cada etapa.

Lo mismo pasa con las cunas o los purés. El colecho no es una imposición, es algo que viene de forma natural para dormir todos mejor. El que un bebé coma a trocitos en las comidas no excluye que también coma purés. O al revés.

Respiremos, relajémonos, disfrutemos, probemos, equivoquémonos. Fuera etiquetas, fuera ataduras, fuera límites. La crianza es una forma de amor y el amor no tiene adjetivos, es amor a secas.

inclusasol.jpg

Carrito heredado…  🙂

Las ideas se combaten con ideas.

Ha pasado mucho tiempo y creo que ya va siendo hora de volver a este blog. Gané el juicio a la UNED, que pretendía sancionarme en principio con 5 años de empleo y sueldo que después quedaron en mucho menos y, al final, en nada. Y todo por un asunto relacionado con una entrevista a un directivo de Telefónica y la mención en la pieza de un piquete de CNT que se estaba realizando a las puertas del acto que me había tocado cubrir.

Vuelvo con un texto que he escribí ayer en mi facebook y que creo que puede estar bien, como reflexión, para comenzar esta nueva etapa:

Hay muchos libros que no me gustan, contenidos que me repugnan, libros que promueven lo peor del ser humano, libros que mienten, libros que buscan la sumisión. Sin embargo, nunca pediré la retirada, la prohibición o la quema de ninguno de ellos. Algunos incluso están en mis estanterías, como los libros de gangsters económicos que me gusta leer solamente por conocer al enemigo y su forma de pensar.

Las ideas se combaten con ideas. Y el mejor combate es la reflexión y la crítica acertada. Hoy hay muchas sumisiones de las que no se hablará mañana en los grandes medios: sumisión al jefe o la jefa, sumisión a la empresa, sumisión al gobierno, sumisión al fanatismo político, sumisión al poder y al dinero, sumisión a la autoridad médica, sumisión al profesor o profesora… Sin embargo, pocos libros lo defienden explícitamente, lo que es una verdadera hipocresía (menos los reglamentos disciplinarios de todas las instituciones).

Por ejemplo, cuando firmas un contrato de trabajo, estás firmando una sumisión y, lo peor de todo no es la explotación, es el dedicar (en la mayor parte de los casos), un tiempo valioso a tareas inútiles, superficiales, destructivas, que sirven a intereses de unos pocos mientras, además, te roban la creatividad y el pensamiento. ¿Quién se atreve a pedir el fin de la sumisión al trabajo asalariado y al poder? ¿Quién se atreve a ser insumiso en su puesto de trabajo cuando las tareas que se realizan en la empresa sirven para construir un mundo peor? ¿Quién se atreve a ser insumiso ante la propaganda, ante las órdenes injustas o las separaciones forzosas de los seres a los que amas, por ejemplo, de tus hiijos al terminar el permiso de maternidad/paternidad?

Ahora se pide la retirada de un libro que hubiese pasado sin pena ni gloria sin la publicidad gratuita que se le ha hecho… y el poder político de todos los colores lo apoya, incluso lo exije. Se abre la veda a que se presione para que se retiren otros libros, otros que quizás nos gusten algo más… Ten cuidado con lo que deseas, quizás se convierta en realidad.

Mi experiencia con la copa menstrual Naturcup

natur

Desde que volvió la regla. a los 11-12 meses después de que naciera mi hijo, estoy usando cada mes la Naturcup. Antes de estar embarazada había usado otra marca pero entre que no entendí muy bien cómo se usaba y que en las instrucciones decía que había que recortar “el pitorrito” que sobresalía y nunca me apañé bien al final la dejé guardada y no la volví a usar. Pero esta otra copa menstrual ya viene redondeada, lo que la hace bastante más cómoda. Y yo, soy otra, con más conciencia de mi cuerpo, de lo que le hace daño a él y al medio ambiente. No se puede seguir mirando hacia otro lado sobre el enorme daño que están haciendo los productos mal llamados de “higiene femenina”: las compresas y los tampones de usar y tirar. Hay alternativas.

La primera vez que se usa una copa menstrual se nota algo raro, la misma sensación que se tiene de adolescente al usar un tampón, pero con algunos años más de autoconocimiento y experiencia.

6 78

Primero se dobla y coloca (como viene en las instrucciones) para introducirla dentro de la vagina y que después se “expanda” de nuevo a su forma circular dentro de ella. Al principio no sabes cuánto tiempo tendrás que vaciarla pero con el uso vas conociendo cómo menstruas y qué cantidad de sangre sueles expulsar cada día de regla. Los fabricantes dicen que puedes usarla hasta 12 horas pero yo nunca he llegado a tanto, creo que lo máximo que he estado con ella han sido 8 horas o así y dependiendo del día.

Lo mejor es usarla la primera vez en casa así vas viendo cómo se pone y cómo se quita en la confianza de tu hogar. Una vez que lo tienes controlado, ya no se te resistirá ningún ambiente.

Bien. Llevas unas cuantas horas con la Naturcup dentro del cuerpo y crees que ya va siendo hora de vaciarla y volverla a introducir. Si la experiencia de introducirla la primera vez es extraña, la de extraerla no lo es menos. Y es que tiene truco… Hay que conseguir tirar, en lugar de por la bolita, de un poquito más arriba. Para eso, si la copa menstrual está muy dentro, hay que usar los músculos del suelo pélvico. ¡Sí! ¡Aquí está lo interesante! Hay que “parirla”. Con “pujar” un poquito baja sola y ahí ya agarras bien de la base de la copa, la pliegas un poco con los dedos (ese es mi toque personal, no sé si otras mujeres lo harán de otra forma) y vas tirando con cuidado de que no se caiga el contenido.

Una vez que la tienes fuera, se tira el contenido al w.c. y se lava con agua. Si estás en un baño público puedes llevarte una botellita de agua. Alguna vez me he visto en la situación de no tener agua y lo que he hecho ha sido limpiar el exterior con papel y volverla a introducir. Siempre que voy a vaciar la Naturcup me lavo las manos antes de entrar al baño y después, ya sea en casa, en el trabajo o donde me pille. Antes de usarla y después de cada ciclo la hiervo 5 minutos.

Una de las cosas que más me gusta de usar copa menstrual es que me olvido de las odiosas compresas y tampones que siempre me han dado picores, irritaciones e incluso han favorecido que apareciera en mi vida una y otra vez la pesada candidiasis recurrente. Además, puedes usarla sin tener que estar pendiende todo el tiempo de “desbordar” la compresa, lo que relaja bastante los días de mucho flujo.

Lo que menos me ha gustado es la sensación de sacarla las primeras veces hasta que le pillé el truco. Y es que esto de la copa menstrual va mucho por ahí, con cada uso vas aprendiendo a usarla de forma más cómoda y con dos o tres usos ya tienes dominado el tema. Yo ahora me siento muy a gusto con ella.

Pero lo que más curioso me ha parecido es que creo que es una buena forma de conocer tu cuerpo y de tocarlo sin tabúes. Es más, me parece hasta una buena preparación al parto porque sientes de forma cotidiana las capacidades de los músculos del suelo pelvico, capaces de hacer subir o bajar la copa para ayudarte, o bien a introducirla hasta que no la notes, o bien para extraerla facilmente. Quizás parezca exagerado pero es mi experiencia personal. He usado muchos tampones con aplicador en mi vida y jamás conocí mi cuerpo de esta manera.

Puedes encontrar la Naturcup en sus tres tallas (1 para adolescentes, 2 para menores de 30 años y la 3 para mayores de 30 años o mujeres que hayan tenido partos vaginales) en la tienda online de La Casita de Algodones: http://lacasitadealgodonales.com/product.php?id_product=33

De lactancia mercenaria, nodrizas y amas de cría.

Sigo con fascinación investigando la historia de las amas de cría y aunque sigo sin poder contestar a la pregunta que guiaba hoy mi búsqueda (¿en que año se ilegalizó o cayó en desuso esta práctica en España?) he encontrado varios videos interesantes:

Si vais a Cantabria (Selaya) este parece un museo muy interesante:

En todas partes leo que durante el siglo XIX hubo hambrunas y penalidades en los pueblos pasiegos que empujaron a las mujeres ha irse lejos a criar a niños ajenos y se separaban de los suyos propios. ¿Qué hay de cierto y de falso en estas afirmaciones? ¿Cuál era la causa de estas hambrunas?

Porque lo más duro de asimilar, desde nuestra óptica actual, es eso mismo: sus hijos eran criados con leche de vaca mientras ellas ofrecían su leche a bebés de madres adineradas de la capital. ¿Puede haber algo parecido hoy en día? Muchas veces pienso en las emigrantes que vienen a cuidar niños españoles mientras sus propios hijos son criados por abuelas o familiares en sus países. No sería extraño que quizás dentro de muy poco comiencen a salir madres españolas a cuidar niños alemanes, por ejemplo, debido a la crisis económica. Así es el sistema económico, político y sobre todo ideológico en el que vivimos desde hace tantos años… Porque hace falta recordarlo: detrás de estas historias siempre detrás está la palabra “crisis”, “hambruna”, “pobreza”. En teoría, nadie se separa de su familia por placer y por conocer mundo. Para eso están los viajes por placer, pero esto es otra cosa.

Por eso, es importante tanto concocer la historia de las amas de cría como las razones por las que abandonaron sus bellos paisajes por la inhumana ciudad, con la Plaza de Santa Cruz en Madrid como primera parada en el siglo XIX. Continuaremos investigando…

Termino con este video de una charla de la Universidad de Cantabria titulada “Lactancia y maternidad: las amas de crías pasiegas”, conferencia perteneciente al ciclo “Reflexiones sobre las maternidades” organizado por el Aula Interdisciplinar “Isabel Torres” de Estudios de las Mujeres y del Género el 15 de diciembre de 2011. Por cierto, discrepo totalmente con el enfoque de la introducción de la charla:

Más allá del parque – #3 – La plaza de las nodrizas de Madrid

Cita histórica encontrada en el libro “Criados, nodrizas y amos: El servicio doméstico en la formación del mercado de trabajo madrileño, 1758-1868”de Carmen Sarasúa:“Hay en la Plaza de Santa Cruz, de Madrid, un mercado diario de carne humana, cuya influencia en las costumbres no se ha pesado todavía. Los que pasan miran, ven un grupo de pasiegas sentadas en el suelo, o en las piedras que forman el borde de un portal, las unas con un niño de pecho, las otras sin él, y sin fijar más ni su atención, ni su pensamiento prosiguen su camino (…).
¿Qué hacen aquí estas pobres y robustas montañesas, las unas comiendo un mendrugo de pan y las otras indicando en su semblante que no les desagradaría comerle? ¿Qué hacen? Esperar pacientemente a que una madre pobre y desventurada, o que alguno en nombre de una madre rica y regalona se acerquen a contratarlas para que, por tanto más cuanto, den a su hijo el alimento que llevan en sus pechos. Mercancía singular, no comprendida en ningún código de comercio, y la única que salió a salvo del sistema tributario del Sr. Mon, que es todo lo que se puede decir. Consideramos a las pasiegas en tres distintos periodos, a saber: antes de Sta. Cruz, en Sta. Cruz y después de Sta. Cruz, aunque para ellas las tres épocas son tres cruces y ninguna santa.” Teatro Social del siglo XIX, tomo II, 1846.
Me parece un tema apasionante el de las nodrizas… Creo que no se puede pensar en la historia de la lactancia sin ellas, cuál era su papel, por qué las mujeres de las clases altas no amamantaban, de dónde procedían las nodrizas y qué razones les impulsaban a vender sus servicios… Me pregunto por qué se ha mercantilizado el cuerpo femenino a lo largo de la historia, ya sea en el alquiler de sus pechos, vagina o útero o la venta de sus óvulos. También me interesa la otra parte, la altruista como la lactancia solidaria o comunitaria, por ejemplo. Quién sabe hacia dónde me llevará esta investigación.
CONTINUARÁ…

Más allá del parque – #2 – La Inclusa de Madrid

Después de convertinos en viajeros por nuestra propia ciudad en otro post, en nuestra siguiente ruta he querido buscar lo que pudo dejar a su paso la Inclusa de Madrid. ¿Quedaban algo de los distintos edificios donde tantos niños abandonados vivieron y murieron? Como la historia de la Inclusa es tan extensa que la ruta la hemos tenido que hacer en varios días y de diferentes formas: caminando, en portabebé, en carrito, en brazos, en bandolera, en metro y en autobús. Para buscar la información, el principal documento en el que me he apoyado ha sido este, de la Asociación Española de Pediatría, pero si os interesa el tema, hay más bibliografía al final.

Lo primero que habría que explicar es el extraño nombre de “la Inclusa”. Pues bien, es una adaptación a la madrileña de una localidad holandesa que en algunas fuentes es Enckuissen y en otros es la isla de Esclusa (L’Écluse). Según cuenta el Dr. José Ignacio de Arana, “Al conquistarla los españoles, un soldado encontró en una iglesia profanada un cuadro de la Virgen de la Paz rodeada de ángeles y con un niño a sus pies y decidió unirla a su escueto equipaje militar.” Y con un cuadro se trajo el nombre del orfanato madrileño.

La Inclusa de Madrid estuvo en los siguiente lugares a través de los siglos:

– 1579-1801: Desde su creación por la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y las Angustias la Inclusa estaría en la Puerta del Sol, entre la calle de Preciados y la del Carmen.

– 1801-1804: Edificio de la “Galera Vieja”: calle del Soldado, hoy calle de Barbieri. He intentado investigar si existe el edificio todavía o en qué número estaba pero no lo he conseguido por internet. Quizás lo mejor sea ir un día y preguntar a los vecinos más viejos de la calle, a ver si saben algo.

– 1804-1807: Se mudan a otro edificio en la Calle Libertad, en el mismo barrio.

– 1807-1929: La Inclusa se instala en el ya existente Colegio La Paz en la Calle Embajadores dedicado a recoger “mujeres y niñas menesterosas”. Otras fuentes dicen que se traslada a Mesón de Paredes pero que estaba pared con pared y conectada con el Colegio La Paz de Embajadores. Según se puede leer en “Madrid, villa y corte: calles y plazas Volumen 2” ahí estudiaban las huérfanas que salían de la Inclusa. El colegio había sido fundado por la Duquesa de Feria, Ana Fernández de Córdoba, en 1679.

En el número 66 de Mesón de Paredes, hoy la plaza que hay al lado del Mercado y Las Escuelas Pías, estaba la Inclusa y el Hospital de Maternidad.

 

1910. Calle de Embajadores. La Inclusa y el Colegio de la Paz

Foto tomada del flickr de nicolas1056

El mismo lugar de la calle Embajadores donde estaba el Colegio La Paz hoy en día. Travesía de los Cabestreros. A la misma altura pero en Mesón de Paredes estaba la Inclusa (los dos edificios estaban comunicados).

1900. Niñas del Colegio de la Paz

1900. Niñas del Colegio de la Paz. Tomada del flickr de nicolas1056.

1905. Amas de cria de la Inclusa

1905. Amas de cria de la Inclusa

– O’Donnell. “En el año 1929 la Diputación Provincial de Madrid, de la que dependen los organismos de Beneficencia, dispone la construcción de un edificio totalmente nuevo para alojar la Inclusa. La elección del sitio no es aleatoria. Se trata de un amplio terreno en la entonces alejada calle de O’Donnell, propiedad de la Junta de Damas que regía la institución y donde muy poco después se construiría la Maternidad Provincial”:

La Inclusa en su parte opuesta a la calle O’Donnell.

www.bibliotecavirtualmadrid.org

 

Nosotros frente al edificio que albergó la Inclusa en O’Donnell, lo que se llamó Instituto Provincial de Puericultura.

“Se trata de dos relieves, de preciosa cerámica, representando a dos recién nacidos fajados, imitación exacta de los que adornan la fachada del Hospital de los Inocentes de Florencia y que en el siglo XV modeló el artista del Renacimiento Andrea della Robia. La Inclusa perdió ese nombre para pasar a llamarse Instituto Provincial de Puericultura aunque siguió manteniendo sus funciones”.

Niño enfajado en la entrada principal del Instituto Provincial de Puericultura

El original en el que se inspiraron los arquitectos constructores de la Inclusa de O’Donnell: El Spedale degli Innocenti de Florencia, un orfanato del siglo XV.

Logo de la Asociación Americana de Pediatría y Brasileña: http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0370-41062008000200010&script=sci_arttext

Intenté entrar con mi hijo en el edificio de la calle O’Donnell pero los guardias civiles de la entrada principal me lo prohibieron. De nada sirvió que explicara que era una visita breve de carácter histórico y que no pretendía molestar a los funcionarios que allí trabajaban. Al final conseguí que me dejaran hacer una única foto de una parte de las instalaciones abierta al público para trámites burocráticos. Creo que es un ejemplo más de cómo se nos margina a la gente de a pie de las instituciones supuestamente públicas, mucho más si vas con un “peligroso” niño. Todo está prohibido por no se sabe qué o por no se sabe quién, algún superior en la escala jerárquica, quizás… Pero diciendo esto no quiero hacerme la víctima. Nosotros tenemos un rato de libertad para estar juntos, aprender y viajar por la ciudad. ¡Y eso ellos se lo pierden y ni siquiera saben lo que es!

Interior del edificio hoy en día.

Las fotos de la Inclusa de O’Donnell me provocan una profunda tristeza. Cientos de bebés aislados en cunitas durante horas, días, meses, años… en los momentos de su vida cuando más necesitan el cariño, el contacto físico y el amor. Me imagino que mi hijo fuera uno de ellos y me muero de pena, con la necesidad de brazos y abrazos que tenía cuando nació… Pero, claro, si no estuvieran en esas cunas frías, ¿dónde estarían? ¿Cuál hubiese sido su destino?

www.bibliotecavirtualmadrid.org

www.bibliotecavirtualmadrid.org

Esta imagen es enigmática. ¿Qué quiere decir “dormitorio de destetes”? ¿Cómo les destetaban? ¿Lo llamaban así porque era una fase delimitada concreta o era una forma de referirse a la edad? Otra habitación triste.

La Junta de Damas de Honor y Mérito y la Inclusa:

El papel de esta organización merece un análisis separado. Se trata de una institución creada por Carlos III de caridad y beneficiencia formada por mujeres aristocráticas. Su andadura comienza en 1787 y dura hasta la actualidad. La historia de su creación no deja de ser curiosa: dos mujeres fueron admitidas en la a Real Sociedad Económica Matritense y se creó tanto revuelo que las crearon una Junta a la medida, una Junta de Damas.

¿Por qué unas mujeres privilegiadas por el orden social se ocupaban de los niños abandonados de las clases pobres urbanas? Y es que la caridad, al contrario de la solidaridad y el apoyo mutuo, siempre es ejercida desde arriba, desde el poder, desde los palacios lujosos y el derroche. La pregunta quizás debería ser otra: ¿Por qué las mujeres pobres abandonaban a sus hijos? ¿Por qué no los críaban ellas mismas? ¿Existían las circunstancias que lo hacían posible? ¿Era mejor la situación en el pueblo que en la ciudad?

María Josefa Pimentel y Téllez, Duquesa de Osuna, pintada por Goya. Fue Presidenta de la Junta de Damas.

Del blog Retratos de la Historia: “También intervino en el asunto de la Real Inclusa de Madrid, cuya situación era por lo menos trágica: la inexistencia de higiene y el desbordamiento de las nodrizas al encontrarse al cargo de muchos bebés, causaban mucha mortandad infantil. Carlos IV se resistió al principio pero, al cabo de casi 7 años, acabó entregando la dirección de la inclusa a la Junta de Damas (13 de septiembre de 1799). Ese mismo año, el índice de mortandad infantil era de un 96%… En 1800 y tras doce meses de hacerse cargo la Junta de la Real Inclusa, la mortalidad se había reducido hasta un 46% y, en 1801, al 36% lo que probaba holgadamente la eficacia e inteligencia de esas damas al frente de la institución cuando asumieron su gerencia y dirección a finales de 1799.”

Si esto es cierto es sin duda una noticia positiva pero, claro, hay que contextualizarla. Estas damas tan filantrópicas vivían de lo trabajado por otros, los jornaleros que trabajaban sus tierras. La Duquesa de Osuna, por ejemplo, se construyó, siguiendo el ejemplo de María Antonieta, la Casa de la Vieja en El Capricho para poder jugar a las campesinas. Dentro de esa realidad hay que contextualizar su caridad: primero os exploto y después os soluciono los problemas que el mismo orden social ha creado.

La nobleza ilustrada española necesitaba mano de obra para la manufactura que comenzaba a desarrollarse. Los déspotas apoyaban políticas poblacionistas con incentivos a las familias numerosas, acogiendo inmigrantes extranjeros católicos y “haciendo de la salud y la enfermedad problemas políticos que demandaban una gestión pública”. Es decir detrás de la caridad estaba el interés en enriquecerse con el trabajo ajeno y acumular todavía más poder.

La creación de hospicios es parte de este proceso y de la política poblacionista del Estado, es decir, hacía faltan trabajadores y había que eliminar la pobreza para evitar la “delincuencia” política y social.

www.bibliotecavirtualmadrid.org

Ahora el Colegio La Paz de O’Donnell es una residencia de ancianos.

El Colegio La Paz se mudó también de Embajadores a O’Donnell y ahora es una residencia de ancianos a la que tampoco nos dejaron entrar. Supongo que todo el mundo sabe lo peligrosos que pueden ser una mamá y un bebé en un edificio lleno de abueletes. Cualquier contacto intergeneracional puede ser hasta subversivo…

– Años 70: traslado del Instituto, a su actual ubicación del Colegio de San Fernando, en la carretera de Colmenar Viejo, y volvió a cambiar de nombre, ahora por el de Casa de los Niños.

Las nodrizas.

Uno de los temas más interesantes cuando uno lee sobre la Inclusa es el de las nodrizas o amas de cría. Se les pedían los siguientes requisitos: “salud contrastada, que fueran robustas, jóvenes, madres de más de un hijo y de menos de seis para garantizar la riqueza de la leche, que no hubiesen abortado, que sus senos fueran anchos y de pezones prominentes, que no tuvieran mal olor de aliento y hasta que sus propios hijos hubiesen sido concebidos dentro de un matrimonio legítimo y cristiano”. Sin embargo, la realidad es que contrataban a casi cualquier mujer que estuviera dispuesta a ello, incluso aunque estuviera enferma.

En la Inclusa la lactancia duraba hasta los 18 meses y la crianza era hasta los 7 años. Las nodrizas medievales de las que habla Cira Crespo en Maternalias amamantaban hasta los 2 años o 2 años y medio.

Había niños que eran amamantados en la Inclusa y otros que se iban a vivir al campo con su nodriza. Según el Dr. Arana Amurrio: “La lactancia, si faltaba la leche humana se hacía a base de leche de burra, la más parecida a la humana en sus cualidades alimenticias, o de cabra”. Como vemos, todavía no se utilizaba leche de vaca. Es terrible decirlo pero no había nodrizas para todos los niños. Cuando un bebé llegaba se le asignaba o nodriza o iba al Dpto. de Biberón. Si no tenía la suerte de ser amamantado tenía todas las papeletas para morir, era pues casi una condena de muerte en esa época. Este tema está muy desarrollado en la tesis doctoral sobre la Inclusa.

Si nos atenemos al estudio publicado por la AEPED, las nodrizas del campo no quedan muy bien paradas: que si les daban adormidera para que estuvieran tranquilitos, que si no les alimentaban bien, que si se les moría el niño ocultaban la muerte para seguir cobrando… ¿Sería esto de verdad así? No sé por qué pero no puedo evitar pensar que la historia de estas mujeres viene filtrada por los expertos, los doctores y los Ilustrados, siempre tan dados a denostar todas las tareas de las mujeres del pueblo. Supongo que habría casos así, pero no me parece justo generalizar. De hecho, muchas de estas mujeres terminaban adoptando a los niños, supongo que gracias al vínculo profundo de la convivencia con los bebés y de la lactancia.

Después, al cumplir 7 años y hasta los 14 años, se les mandaba a aprender un oficio. Las niñas iban al Colegio La Paz (Embajadores y después O’Donnell) y los niños iban o al Hospital de los Desamparados (hoy el Museo Cervantino de la Calle Atocha, 87) o al Hospicio (hoy Museo Municipal en la calle de Fuencarral cerca del metro de Tribunal):

Museo Cervantino

En el Museo Municipal de Madrid, cerca del Metro de Tribunal.

Una subversiva señora subió a mi hijo a su “andador” en nuestra visita al Museo Municipal de Madrid.

En el resumen histórico del Dr. Arana falta algo y es una ausencia muy gorda: los niños robados. Ahora sabemos que muchas adopciones desde la guerra hasta los años 90 fueron irregulares o ilegales, con tintes políticos, religiosos o directamente mafiosos. Por ejemplo, está el caso de Agustina, madre soltera que vivió y trabajó en la Inclusa, fue hospitalizada porque se le abrió la cesárea y al volver la dijeron que su hija había muerto. Historias tan terroríficas como esta están hoy en día en los tribunales:

Presentación Anadir from Anadir.es on Vimeo.

Y así se acaba nuestro “Más allá del parque #2”. Ha costado terminarlo pero aquí está el post, dedicado a todos los niños madrileños abandonados, tanto los que sobrevivieron como los que murieron. También está dedicado a los niños robados que luchan hoy por encontrar a sus padres biológicos.

Después de todas estas excursiones y viajes en el tiempo volvemos a casa:

¡A casa!

Si queréis profundizar os dejo documentación:

http://eprints.ucm.es/13772/1/T33310.pdf

http://descargas.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/01593296435693984122257/022401.pdf

http://www.bibliotecavirtualmadrid.org/bvmadrid_publicacion/i18n/catalogo_imagenes/imagen.cmd?path=1026440&posicion=3

http://www.bibliotecavirtualmadrid.org/bvmadrid_publicacion/i18n/catalogo_imagenes/imagen.cmd?path=1057579&posicion=4

http://lamemoriaviva.files.wordpress.com/2008/11/inclusas6.pdf

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1983/02/21/022.html

http://www.flickr.com/photos/nicolas1056/5918497523/

http://yomisma-nikyta-wwwnikyta-rosi.blogspot.com.es/search/label/Video%20HISTORIA%20DE%20CIUDAD%20ESCOLAR

“Maternalias” de Cira Crespo. De la historia de la maternidad.

Hace tiempo que me leí este libro de Cira Crespo pero hasta ahora no había encontrado el momento para escribir mis reflexiones sobre el mismo:

Lo primero que me gustaría decir es que se lee muy bien, es fácil seguir el hilo conductor que marca la autora y engancha rápido. Esto es un punto positivo porque divulga conocimientos históricos que en otros libros históricos sobre estos temas son mucho más difíciles de leer, sobre todo si se es madre y se lee “a ratitos”. Un buen libro para seguir profundizando es el que me recomendó Cira después: La infancia a la sombra de las catedrales.

Como a muchas de nosotras el encuentro personal la autora con su propia maternidad disparó nuevas direcciones a su vida, renovó sus inquietudes y muestra cómo esta etapa de nuestra vida puede ser profundamente fértil en todos los sentidos.

El libro comienza explicando el origen del concepto mismo de maternidad y toca el punto clave de la crianza y el que más de cabeza nos trae a todos los padres que criamos en la sociedad actual: “la nueva sociedad que prefiguraba la economía capitalista empezaba a enfatizar valores, como el individualismo, que chocaban frontalmente con otros que requerían la crianza: colectividad, colaboración, ayuda mutua y experiencia”.

Y esa es una de las grandes virtudes del libro: pone en contexto la crianza con el sistema político y económico en el que se vive en cada época. Yo al tema de las “dos esferas” del mundo capitalista (la mujer en casa y el hombre en la fábrica) añadiría algo más. No sólo fue el capitalismo el que trajo este nuevo sistema destruyendo el mundo rural tradicional sino que fue el Estado el que tomó la iniciativa forzando y promoviendo el éxodo rural a las ciudades. Es interesante recordar que las mujeres siempre habíamos trabajado junto a los hombres en el mundo pre-industrial pero es el binomio capitalismo-estado el que nos segrega, divide y, añadiría yo, enfrenta.

El embarazo.

Sobre el capítulo del embarazo me ha parecido muy interesante cómo rescata y relaciona con precaución y un “tal vez” la figura de María con el culto a la maternidad.  Las vírgenes embarazadas fueron muy populares, sin embargo, después del Concilio de Trento fueron desapareciendo. El embarazo representado de forma visual siguió oculto hasta prácticamente el siglo XX.

El parto.

De este capítulo me quedo con la traducción de la Biblia de Erri de Luca y su “parirás con esfuerzo” en lugar del famoso “dolor”. Esto me llega profundamente ya que de mi parto (sin epidural) no recuerdo el dolor sino el cansancio. ¿Y qué decir del esfuerzo? Pues que hay que reivindicarlo. La vida no es para sufrir pero todo lo bueno requiere un esfuerzo, huir es siempre una batalla perdida. Quizás se pueda esquivar el esfuerzo en algún momento, pero volverá con otras mil caras a buscarte. La única salida es afrontarlo de frente y a por todas. No sé, es mi forma de vivir y de ver las cosas, aunque muchas veces sea la más perezosa y vaga del mundo. Esto lo tengo claro.

Cuando la autora nos cuenta cuál era la situación de la parturienta en la patriarcal Roma no se puede evitar pensar en situaciones como las de Afganistán en el siglo XXI. Sin embargo, no puedo dejar de preguntarme: ¿Por qué la legalidad romana tenía esa obsesión por asegurarse de que los hijos pertenecieran al padre? ¿Era por garantizar que realmente seguían el linaje de la sangre? ¿O había algo más?

De nuevo se vuelve a ver el empeoramiento de la situación de la mujer con la creación del estado-nación burocratizado: las comadronas debían ser examinadas ante un tribunal masculino universitario. Daba igual que su conocimiento práctico fuera muy superior al de los médicos. El parto sale de la casa y se institucionaliza en los hospitales, con sus forceps y sus cesáreas.

No puedo estar de acuerdo con Cira en que “las madres, y en general las mujeres, fuimos arrimadas a un lado, apeadas en el andén de la modernidad”, más bien fuimos víctimas y a la vez responsables del proceso, ya que las mujeres también son parte activa del mantenimiento del patriarcado: criamos a los hombres y, además, tenemos capacidad para cambiar o no las cosas, no somos solamente víctimas.

El alimento.

Muy interesante es todo el concepto de “Ostentatio Mammarum” (Ostentación del seno) que he conocido gracias a este libro. Parece ser que a lo largo de la historia, incluso en otras culturas, en los momentos difíciles había madres que enseñaban los pechos a sus hijos para hacerles recapacitar. Algo así como “estos son los pechos con los que te has alimentado, hijo mío”. ¡Qué diferencia del desprestigio actual del pecho femenino! Ahora solamente es visto como objeto cuyo erotismo es medido en tamaño, ni siquiera en belleza. La publicidad nos bombardea desde pequeñas para que nos pongamos wonder-bras o nos operemos, sin ni siquiera plantearnos que quizás más adelante en nuestra vida, nuestros pechos normales y bellos, quizás sirvan para producir el alimento de nuestros hijos y que lo demás nos parecerá secundario.

En esta parte del libro se habla de un tema que me apasiona desde que soy madre lactante: las nodrizas. En el texto que ha encontrado Cira de 1495 sobre las características de estas, hay varias que me han llamado la atención: “hay que enseñarle las costumbres del niño, hacer lo posible para que no llore”, lo que me indica que Estivill tenía poco que hacer en la Edad Media. Pero también hay otra un poco más rara “no se debe dar el pecho al niño continuamente, sobre todo por la noche”. ¿Y qué se supone que tenía que hacer si lloraba entonces? ¿Existían los chupetes? Gracias al libro me he enterado de que la lactancia en esa época duraba 2 años o 2 años y medio. ¡Para que ahora nos digan que hacemos lactancias “prolongadas”!

Sobre el papel paterno en la crianza rescato este texto: “si nos fijamos en algunas miniaturas medievales, los padres trabajan, es cierto, pero las madres también. Y las madres cuidan de sus hijos, cómo no, pero los padres también”. Es decir, todo lo que ahora nos venden como de familias “modernas” que reparten las tareas entre hombres y mujeres ya existía en la época pre-capitalista industrial. Los prejuicios sobre el mundo rural tradicional se van derrumbando… ¡Ya era hora!

Acarrear a los niños

Aquí conocemos la historia del carrito moderno pero también del porteo tradicional. Para mi gusto, un poquito escaso este capítulo. Me hubiese gustado que lo hubiera desarrollado más y conocer si hubo porteo o no en Occidente más allá de las cestas para llevar bebés que he visto en alguna ocasión. Y ya si nos ponemos, si fue ergonómico o no, jejeje… Hace poco leí que el porteo del altiplano boliviano puede favorecer la displasia de cadera, ya que los bebés ni van con la espalda en C, ni en postura ranita, ni con las rodillas por encima del culete. Van envueltos y después son cargados a la espalda.

Higiene infantil

Me gusta como la autora rompe con los estereotipos que tenemos del mundo medieval que nos han llegado a través del filtro de los ilustrados. ¡En esa época se bañaban mucho! Y a los bebés dos o tres veces al día. Es llamativo como tantos autores “higienistas”, hombres “expertos” sobre todo, culpabilizaban a las madres y sabían mejor que éstas cómo tenían que criar a sus hijos. ¿Nos suena de algo?

Mención aparte, dada la temática de mi blog, merece la sección destinada al pañal desechable. Y es interesante el contraste que presenta la autora entre la vida pre-industrial rural con sus niños desnudos sin pañales, a la vida urbana, con el consiguiente uso de pañales.

Sin embargo, cabe preguntarse, ¿iban también los bebés desnudos o sin pantalones en el frío invierno? ¿Utilizaban pantalones con agujero como los Kaidangku chinos? ¿Se les ponía a hacer pis y caca desde los pocos meses, como se hace en China, India o muchos lugares de África? Según el libro de Laurie Boucke “Infant potty training” entre los siglos VII y XVII los bebés solían ir enfajados o envueltos la mayor parte del día. Durante esos siglos no hay referencias sobre el aprendizaje de control de esfínteres y no hay mucha información al respecto. Dentro del libro que estoy terminando de escribir habrá un breve capítulo relativo a este tema y, por supuesto, la información que aporta Cira es parte de la documentación que he utilizado y que citaré allí. Más información próximamente…

Sueño

En esta época de tanto colecho y no colecho me ha llamado la atención ver tantas cunas en las miniaturas de la Edad Media. ¿Pero no era algo tan tradicional lo del colecho? Ahora va a resultar que lo de toda la vida es la cuna, jajaja. Eso sí, en la misma habitación que los padres, e incluso encima de la propia cama (¡¡¡). Cuando la autora afirma que en la primera etapa cristiana (pg.107) “el recién nacido compartió lecho con los dos progenitores” me pregunto en qué se basa para decir esto. ¿Hay imágenes o cuadros? Me pica mucho la curiosidad en este asunto, la verdad.

Palabras

“Ahora parece que lo hemos olvidado, pero antes la música era un acompañamiento cotidiano”. Esa frase y lo que viene después me recuerda tanto a lo que dice Prado Esteban y Félix Rodrigo Mora en sus charlas y libros. Aprovecho para recomendarle a Cira y a los lectores del blog los libros de estos autores sobre el mundo rural y el de “Feminicidio o auto-construcción de la mujer”.

Me encanta como recoge y habla de la cuna más antigua documentada: “Es emocionante recitar estas palabras y de golpe sin persanrlo trasladarte a una habitación donde una madre romana canta a su hijo pequeño una canción”

Duelo

No se olvida Cira de la muerte y de cómo se lloraba y se sufría por los niños muertos, en base a los epitafios funerarios. Leyendo tanto las nanas como los textos dedicados a la vida que ha ido nos damos cuenta de que los sentimientos son los mismos ahora y hace miles de años. Lo único que cambia es el contexto, pero el dolor o el amor es igual de inmenso.

Lo que más me ha gustado del libro: está escrito desde el corazón y desde la experiencia propia de ser madre, y eso se nota. No es un libro de fría historia, sino escrito con sentimientos, opiniones y la propia visión de la autora. Y lo más honrado es no esconderlo. Me siento identificada con ese ansia de saber y de creatividad que brota en las madres. Lejos de apocarnos o recluirnos, a muchas mujeres la maternidad nos impulsa a desarrollarnos e intentar superarnos como personas. Este libro es una muestra de ello.

Lo que menos: Mi afán curioso y detectivesco echa de menos algunas referencias bibliográficas concretas para saber de dónde proviene esta u otra afirmación y diferenciarla de suposiciones personales. Supongo que ha primado el afán divulgador, pero es sólo una sugerencia, una crítica constructiva.

Podéis encontrar el libro de Cira Crespo en La Casita de Algodonales.
Y este es el blog de Cira: Maternalias.