George Soros y sus inversiones ideológicas

Fragmento de una entrevista a Heleno Saña (Periódico CNT):

“P.- Hoy, ¿los oprimidos saben quiénes son los opresores?
R.- El estado de autoalienación en que se encuentra el individuo medio le impide ver con claridad los hilos de la trama. Lo que por inercia mental seguimos denominado democracia se ha convertido en realidad en un sistema minado y manejado cada vez por los lobbies que el gran capital ha introducido en todos los puntos neurálgicos del organismo social, también en los ministerios y organismos oficiales encargados de servir al bien común. Por supuesto, el ciudadano de a pie ignora la identidad de los protagonistas de esta función, uno de cuyos principios básicos es el de actuar en la sombra y al margen de toda mirada y control públicos. Detrás de las leyes y decisiones que de puertas afuera aparecen como emanadas de los poderes públicos, están casi siempre, los intereses de los grupos de presión.
Lo que desde Raymund R. Popper viene denominándose open society es en realidad dominada por los manejos urdidos a puerta cerrada por los lobbies que operan en todos los confines del planeta. Su tarea consiste precisamente en lograr a escondidas lo que a plena luz del día difícilmente podrían conseguir. El oscurantismo que reinaba en la Edad Media en el plano de la ciencia, la cultura y el conocimiento en general, ha sido sustituido en la Edad Moderna por el oscurantismo económico, al  que pertenecen también los paraísos fiscales, las fugas de capital, las especulaciones bursátiles, las tramas bancarias y los acuerdos secretos de los oligopolios para manipular los precios y burlar las leyes de la competencia. ”

Todavía sigo preguntándome por qué el multimillonario George Soros, accionista de Monsanto (transgénicos y pesticidas) con 312.6 millones de dólares, Carlyle Group (undécima contratista de defensa más importante del mundo) con más de 100 millones de dólares y ahora con el 3% de las acciones de FCC (burbuja inmobiliaria, subcontratas de basura y limpieza urbana…) valoradas en 72,5 millones de euros, financia estudios o campañas relacionadas con los derechos humanos. ¿Por qué alguien que se preocupa por los DD.HH. aceptaría su dinero en lugar de denunciar los crímenes contra la humanidad y la Naturaleza que llevan a cabo estas empresas en todo el mundo?

http://globalresearch.ca/articles/TAL307A.html

Creo que debería ser motivo de reflexión el preguntarse qué está pasando para que el activismo (el que tenga cada uno) coincida con los planteamientos que promueven y subvencionan este tipo de personajes y su fundación “Open Society”. Yo me preocuparía. Al menos hay tres explicaciones posibles: 

a) Es un lavado de imagen, como el resto de la llamada “Responsabilidad Social Corporativa”. 

b) (Mucho más retorcida, por lo tanto, más adaptada a la forma de pensar de esta gente) Ideológicamente lo que subvencionan les interesa apoyarlo por alguna razón más allá de lo estético. Es decir, facilita su penetración en el mercado de un país después del shock producido por la crisis económica que ellos mismos han producido o, al menos, prepara el terreno a la compra de activos de un país (¿no lo llama “la doctrina del schock” Naomi Klein?). En este sentido, es interesante entender los pasos anteriores que se han producido en otros países, como en Yugoslavia. Hay que tener en cuenta que el gran capital a veces actúa “a lo Bush”, enseñando su monstruosidad más o menos a cara descubierta, y a veces actúa “a lo Soros”, con dobles y triples intenciones, de tapadillo o actuando en el plano ideologico (criticando o subvencionando la lucha contra lo que ellos mismos promueven y provocan y, a la vez, controlando la disidencia). Y luego acaban los Bush y los Soros invirtiendo juntitos en empresas como Carlyle. Entiendo que todos tenemos que comer y algunos vendemos nuestros principios todos los días, yo la primera (de hecho si no lo hiciéramos acabaríamos viviendo bajo un puente), pero lo realmente peligroso es creernos nuestras propias mentiras o fusionarnos acríticamente con quien nos paga. 

La opción c) Todavía está por descubrir y a mí se me escapa.

 Traducción del artículo de Karen Talbot:

George Soros: Profeta de una “Sociedad Abierta”. Karen Talbot  www.globalresearch.ca 04 de julio 2003 

La URL de este artículo es: http://globalresearch.ca/articles/TAL307A.html

    George Soros: “El comerciante multimillonario se ha convertido en el rey sin corona de la Europa del este y el profeta de la “sociedad abierta”. Pero, ¿abierta a qué? Neil Clark, New Statesman, 02 de junio 2003

    Una revisión realizada por Karen Talbot:

    George Soros, es conocido como un filántropo emigrante húngaro, un defensor de los derechos humanos y de la “sociedad abierta”, y, por cierto, un financiero – uno de los hombres más ricos del mundo. Soros criticó recientemente a George W. Bush diciendo en un artículo del Financial Times de Londres que las políticas de Irak de su gobierno eran “fundamentalmente equivocadas” y que se basaban en la “falsa ideología de que EE.UU tiene el derecho de imponer su voluntad sobre la del mundo”. Muchos de nosotros en el movimiento por la paz diríamos: “¡Tiene razón!” y podríamos estar inclinados a alabarlo y a creer que esto confirma que en realidad es un “bienhechor” – una imagen, que por cierto él cultiva con cuidado, especialmente a través de diversas organizaciones no gubernamentales. De hecho numerosas organizaciones sin ánimo de lucro han recibido fondos de su fundación porque han tenido esa percepción.

    Pero echemos un vistazo más de cerca para ver lo que está motivando a Soros. Neil Clark, que escribe un artículo incisivo en el New Statesman (2 de junio de 2003) señala que Soros “ganó miles de millones en la caída de las monedas del Este en 1997”, y que fue multado el año pasado “por tráfico de influencias por un tribunal de Francia”. De hecho la especulación monetaria es su modus operandi y si esto contradice así sus declaraciones contra el “fundamentalismo de mercado” y a favor de la “sociedad civil”, que así sea. De hecho, Clark informó que cuando se le preguntó acerca de la crisis que su especulación causó a las economías del Lejano Oriente en 1997, Soros respondió: “Como participante en el mercado, no necesito preocuparme por las consecuencias de mis acciones”.

    Pero todo esto es sólo la punta del iceberg. ¿Qué pasa con las ONG que Soros establece y financia? ¿Quiénes son los otros líderes de estos grupos? Clark nos informa de que en Human Rights Watch, por ejemplo, está Morton Abramowitz, EE.UU, Secretario de Estado adjunto para la inteligencia y de investigación de 1985-1989  y miembro actual del Consejo de Relaciones Exteriores; Warren Zimmerman ex embajador “cuyo hechizo en Yugoslavia coincidió con la ruptura de ese país”, y Paul Goble, director de comunicaciones de la radio creada por la CIA, Radio Free Europe / Radio Liberty (que Soros también financia).

    Según Clark, el “Grupo Internacional de Crisis” de Soros, cuenta con tales “lumbreras independientes como los ex consejeros de seguridad nacionales Zbigniew Brzezinki y Richard Allen, así como el general Wesley Clark, una vez comandante supremo aliado de la OTAN para Europa. El Vicepresidente del grupo es el ex congresista Stephen Solarz, una vez descrito como “jefe estratega del lobby legislativo de Israel len el Capitolio” y signatario, junto a personas de la talla de Richard Perle y Paul Wolfowitz, y el firmante de una famosa carta al presidente Clinton en 1998 que llamaba a una “estrategia política y militar global para echar abajo a Saddam y su régimen””.

    Esto en cuanto a la oposición de Soros a las políticas de Bush en Irak.

    ¡Hay más! ¿Quiénes son los socios de negocios de Soros en el Grupo Carlyle – uno de los fondos de capital privado más grandes del mundo, que obtiene su mayor parte de los beneficios de los contratos de defensa? Incluyen al ex secretario de Estado James Baker y Frank Carlucci, ex secretario de Defensa, George Bush, Sr., y ” hasta hace poco tiempo, a los familiares de Osama Bin Laden distanciados.” Soros ha invertido más de 100 millones de dólares en Carlyle, afirma Clark.

    También señala que “Soros no puede, como a veces se sugiere, ser un agente a sueldo de la CIA. Pero que sus corporaciones y ONGs están estrechamente envueltas en el expansionismo de EE.UU no puede ponerse en duda seriamente”.

    Esto nos lleva de nuevo a la pregunta, “¿por qué ha criticado Soros a Bush”. La respuesta está en el entendimiento de que, más que nunca, dentro de la élite del poder de Wall Street puede haber diferencias en la táctica, pero rara vez hay diferencias significativas en el objetivo final – abrir el camino hacia la maximización de los beneficios corporativos en todo el mundo. Hoy en día, hay básicamente unidad en el propósito de la promoción de la dominación imperial de los EE.UU, y en el proceso, un intento de resolver una profunda crisis económica mundial controlando los menguantes recursos de petróleo y energía.

    ¿De qué manera esta obra se lleva a cabo en lo que respecta Soros? Como Clark señala “Soros está enfadado no con los objetivos de Bush – de expansión de la Pax Americana y hacer que el mundo sea seguro para capitalistas globales como él -, sino con la forma burda y torpe de Bush de llegar a ello. Al mostrar las ambiciones de Estados Unidos tan claras, la pandilla de Bush ha cometido el pecado capital de revelar la estrategia. Durante años, Soros y sus ONG han hecho su trabajo de ampliar los límites del “mundo libre” con tanta habilidad que casi nadie se ha dado cuenta. Ahora un paleto de Texas y una banda de neoconservadores con exceso de celo lo han echado a perder”.

    El estilo de Soros es usar un par de millones de dólares, algunas ONG y un “guiño del departamento de Estado de EE.UU” para derrocar gobiernos extranjeros que son “malos para los negocios” para apoderarse de los bienes de una nación, e incluso obtener las gracias por su benevolencia'”, según Clark. Este método ha funcionado para Soros y sus secuaces.

    Tome el colapso de la Unión Soviética, por ejemplo. Clark señala que “el papel de Soros fue crucial: “A partir de 1979, se distribuyeron 3 millones de dólares al año a los disidentes, incluidos los movimientos de solidaridad de Polonia, la Carta 77 en Checoslovaquia y Andrei Sajarov en la Unión Soviética. En 1984, fundó el primer Instituto de la Open Society en Hungría y bombeó millones de dólares a los movimientos de oposición y medios de comunicación independientes. Aparentemente destinadas a la construcción de una “sociedad civil”, estas iniciativas fueron diseñadas para debilitar las estructuras políticas existentes y preparar el camino para la eventual explotación de Europa oriental por el capital global. Soros afirma ahora con su falta de modestia característica, que fue responsable de la “americanización” de Europa del Este “.

    Más reciente es el caso de Yugoslavia. Como Clark afirma:

    Los yugoslavos permanecieron tercamente resistentes y repetidamente devolvieron al Partido Socialista reformado de Slobodan Milosevic al gobierno. Soros estuvo a la altura del desafío. Desde 1991, su Open Society Institute canalizó más de 100 millones de dólares a las arcas de la oposición anti-Milosevic, la financiación de los partidos políticos, editoriales y medios de comunicación “independientes” como Radio B92, la pequeña y valiente estación de radio estudiantil de la mitología occidental, que era en realidad financiada por uno de los hombres más ricos del mundo en nombre de la nación más poderosa del mundo. Con Slobo finalmente derrocado en 2000 en un golpe de estado financiado, planeado y ejecutado en Washington lo único que quedaba era llevar al ex líder yugoslavo al tribunal de La Haya, co-financiado por Soros, junto con otros custodios de los derechos humanos, como Time Warner Corporation y Disney. Se enfrentó a acusaciones de crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra y genocidio, basados ​​en la evidencia principal en gran parte anecdótica de (lo has adivinado) Human Rights Watch “.

    Clark señala que “desde la caída de Milosevic, Serbia, bajo los auspicios de los reformadores apoyados por Soros”, se ha vuelto menos, no más, libre. El recientemente levantado estado de emergencia vio a más de 4.000 personas detenidas, muchos de ellos sin cargos, los partidos políticos amenazados con prohibiciones y periódicos críticos cerraron”. Esto ha sido tan evidente que fue condenado por la Comisión de Derechos Humanos y de el británico Grupo de Helsinki.

    “Soros ha hecho dinero en todos los países que ha ayudado a “abrir”. En Kosovo, por ejemplo, ha invertido 50 millones de dólares en un intento de hacerse con el control del complejo minero de Trepca, donde existen grandes reservas de oro, plata, plomo y otros minerales con un valor estimado en la región de 5 mil millones de dólares. Él, por lo tanto, copia el patrón que ha desplegado con gran efecto sobre el conjunto de Europa del Este de defender la “terapia de choque’ y ‘reformas económicas’, y luego precipitarse con sus socios para comprar activos estatales valiosos a precios de saldo”, según Clark . *

    En Hungría , Soros es el benefactor del partido Demócratas Libres “, que ha seguido la agenda clásica de Soros de privatización y liberalización económica – que conduce a una brecha cada vez mayor entre ricos y pobres “, dice Clark.

    “La estrategia de Soros para extender la Pax Americana difiere del modelo de Bush, sobre todo en su sutileza. Pero es igual de ambicioso y mortal”, concluye Clark .

    Por supuesto, en el caso de Yugoslavia, en última instancia, el enfoque de Soros no fue suficiente para que el abrumador poder de los militares de EE.UU se pusiera en juego.*

    Para obtener información de fondo sobre la antigua Yugoslavia , vea ” las verdaderas razones de la guerra en Yugoslavia : Copia de seguridad de la Globalización con el poder militar “, de Karen Talbot, http://icpj.org/military_build.html

El artículo de Neil Clark que se cita es este: http://www.newstatesman.com/node/145568

Relacionada: – El poder es retorcido. ¿Intentamos comprenderlo? Algunos apuntes para empezar: http://lasinterferencias.blogspot.com.es/2013/12/el-poder-es-retorcido-intentamos.html

Un pensamiento en “George Soros y sus inversiones ideológicas

  1. Pingback: Y tú, ¿has sido alguna vez parte de la disidencia controlada? | Las Interferencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *