“Salmo”, un poema de Anne Clark

Creo que puede haber un punto de entendimiento entre los creyentes que creen que la idea de la divinidad es el amor y los ateos que también creemos en el amor como uno de los valores supremos. Tanto ateos como creyentes han sido capaces de las mayores barbaridades desde las religiones institucionalizadas para ejercer el poder o desde las religiones políticas: la religión de la Tecnología, o del Progreso, o la religión del Estado Supremo o la de la Maximización de los Beneficios. Este poema de Anne Clark me ha encantado por este motivo, aunque no hable de las religiones ateas. Esta misma autora también trata de los peligros de esas otras religiones en muchas de sus canciones.

(Recomiendo leer la letra escuchando su canción):
“No necesito vuestro dios. No necesito vuestro eterno, paterno dios. No necesito vuestro tranquilizadoramente protector dios con perspectiva sobre el bien y el mal. No necesito que ningún importado, deformado, hipertrofiado, actualizado santo soberano salve vuestra alma. Ningún anestesiante dios opiáceo. No necesito al dios de todas las criaturas que en la Tierra moran seréis buenas o iréis al infierno. No necesito al dios de hare krishna, hare krishna, ave maría, ave maría. Ningún yen para el zen, Baghavad-Gita o gurús, ningún dios de mormones, metodistas, adventistas del séptimo día, ningún absoluto más allá de refutación, ningún reverente preferente dios judeo-mesiánico. Ni biblias, ni mahayanas, ni dioses de instantáneo dharma. No necesito ningún suicidio espiritual o dios de la lobotomía pre-frontal. Ningún estoico, asexuado, antiséptico dios. Ningún crucifijo de neón. Ni cruzadas ni burkas ni cábalas. Ni camellos, ni agujas, ni decretos papales, ni iconos de venta por correo del Corán o de Mandala, o Meha Baba. Ni imanes ni ayatolás. Ni sharia. Ni opus dei. Ni dianética. Ni tarot ni rosario. Ni devadasi. Ni inmortales invisibles dioses de única sabiduría. No necesito ningún televisado circuncidado incesante incandescente dios. No necesito vuestro dios. Necesito seres humanos. El latido de los campos. La tierra y las estrellas. Necesito algún tipo de amor. Te necesito.”
Anne Clark, “Psalm” (The Smallest Acts of Kindness, 2008). Traducción tomada del blog: http://uncuerpoextrano.blogspot.com.es/2009/03/song.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *