Prostíbulos sexuales, prostíbulos reproductivos

Leo el artículo de El Mundo titulado “Pagar por sexo, normal entre los jóvenes” donde se dice:

España, ya se sabe, es el tercer país del mundo con mayor demanda de sexo de pago y el primero de Europa, como ya recogía en 2008 un informe de la ONU.”

Luego leo este otro artículo en el que se habla del baby boom de mujeres que se inseminan sin pareja comprando esperma en un catálogo por internet. Es más complicado de ver pero estas mujeres también están recurriendo a trabajadores sexuales cuyo principal servicio ha sido masturbarse y eyacular en un recipiente. Al igual que los hombres que van al prostíbulo del que habla el primer artículo, ellas también están eligiendo la mercancía por sus rasgos físicos. ¿La diferencia? Unos buscan orgasmos y otras buscan un bebé sin practicar el coito. Pero, ¿acaso introducirse semen de un desconocido no puede también ser considerado un acto sexual? Lo mismo podemos decir de las inseminaciones que se producen en las clínicas y ver estas últimas como prostíbulos reproductivos en los que el acto sexual se produce introduciendo semen en vaginas y úteros a través de la mediación de expertos, médicos o técnicos.

Muy elocuente es también esta frase que encontramos en la web de Cuatro: “Ha llegado a ganar unos 500 euros al mes donando esperma”. Es todo un trabajador sexual, animado por su madre, además. Por supuesto, la conciencia de que esto también es prostitución brilla por su ausencia, pero lo es. Igual que la otra. Se está pagando por servicios sexuales, aunque parezcan más “asépticos”. También deben considerarse trabajadores sexuales y proxenetas los empleados y empresarios de los centros de fertilidad “asistida” (es decir, “artificial”, sin eufemismos).

Por supuesto, muchas de las personas que recurren a los servicios de prostitutos reproductivos no son conscientes de que lo están haciendo. Prefieren mirar hacia otro lado. Dice el artículo sobre el auge de la prostitución entre los jóvenes:

La pregunta es: ¿Por qué va a recurrir un joven a una prostituta en una sociedad hipersexualizada en la que existen aplicaciones que te ponen en contacto con personas cercanas que buscan mantener relaciones íntimas? “Los chavales que recurren a prostitutas suelen tener un déficit de habilidad emocional, que no social. Si pagan 20 euros se ahorran todos los prolegómenos. Muchos tienen problemas para contactar con el otro y pagar les permite ir al grano. Además pagar te hace sentir valorado, hace crecer tu autoestima y tu sentimiento de valía, porque al pagar tienes a una mujer que se pone a tu servicio”, resume Fernando Botana.

Barahona comparte esa opinión: “Los chavales no lo hacen tanto por gratificación sexual como psicológica. Ellas les sonríen, les halagan, les hacen sentirse estupendos… Y a ellos les gusta eso y saber que tienen las riendas del poder en esa relación, porque el que paga exige, y luego alardean ante el grupo. Por no hablar de que además así se evitan el cortejo, el tener que salir a cenar con una chica, ir al cine…” “Con las putas ahorras tiempo y dinero”, reconocen muchos jóvenes entrevistados para este reportaje.

Si lo extrapolamos a la inseminación artificial tendríamos que plantearnos por qué mujeres a las que les atraen sexualmente los hombres están recurriendo a los servicios sexuales de jóvenes como el chico danés del video de Cuatro. ¿Alguien se imagina lo políticamente incorrecto que sería plantear que estas mujeres tienen un déficit de habilidad emocional o social? No, bien al contrario, muchas veces se intenta maquillarlo todo como un ejercicio de libertad personal y empoderamiento femenino. Una gran oda al individualismo. Muerte a la interdependencia, al piel con piel, a la oxitocina, al erotismo, al amor…

Algo muy gordo está ocurriendo en esta sociedad en colapso y nadie quiere detenerse a analizar el gran desencuentro entre los hombres y las mujeres. Mucho menos el de los hijos con sus madres y padres. ¿Será que todo está relacionado?

Comentario al artículo “La donación de óvulos… la decisión más difícil”

Cuando un congreso feminista se opuso a la ingeniería reproductiva y genética en 1985…

Cosificaciones

Fragmento de “La represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente”

Fragmento del libro “The Mother Machine” de Gena Corea (1985)

La domesticación humana en curso

6 pensamientos en “Prostíbulos sexuales, prostíbulos reproductivos

  1. Yo lo que me pregunto es, si según nos dicen, sobre todo desde el feminismo, no hay diferencias entre la sexualidad masculina y femenina, ¿por qué casi todas las personas que pagan por sexo son hombres? Y aquí incluyo los hombres homosexuales que consumen prostitución masculina.

  2. Por cierto Tania, si te interesa la opinión de los “demandantes” te aconsejo esta encuesta que creo que es mejor que esos “análisis” de los “expertos de género”.

    http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2016-07-07/hombres-prostitucion-estudio-desmiente-todo_1220583/

    Estas son las principales razones por las que los hombres recurren a la prostitución:
    Disfruto haciendo el amor con gente diferente (47%)
    Me ha permitido explotar mi sexualidad (40%)
    Me permite probar cosas que no había probado antes (41%)
    Me gusta que no haya lazos emocionales (38%)
    Me permite hacer cosas que no podría hacer con mi pareja (28%)
    Es la única manera en que puedo hacer el amor (25%)
    El secretismo me excita (21%)
    Me hace sentir mayor confianza sobre mi cuerpo y sobre mí mismo (21%)
    Es bueno para mi autoestima (19%)
    Lo hice por curiosidad (16%)
    Es rápido y fácil: no tengo tiempo para otras relaciones sexuales (16%)
    Es la única manera en que puedo obtener satisfacción sexual (9%)
    No me siento preparado para otras relaciones sexuales (8%)
    Nada de lo anterior (<1%)

    Cuando se les preguntó por qué razón dejarían de hacerlo, el 35% aseguró que en caso de tener de pareja y el 27% si pudiesen tener relaciones sin pagar

    Estas son las cosas que a los encuestados no les gusta de la prostitución:
    Me siento como si tuviese que esconderme (41%)
    Me preocupa que mis amigos y familia se enteren (39%)
    Me preocupa el bienestar de la trabajadora sexual / prostituta (36%)
    Me siento como si tuviese que mentir sobre lo que hago (31%)
    Me preocupan los riesgos para la salud (25%)
    Me gasto demasiado dinero (25%)
    Echo de menos la conexión emocional (21%)
    No creo que sea dinero bien gastado (12%)
    No me gustan los lugares donde se lleva a cabo (10%)
    Me hace sentirme avergonzado (10%)
    Esperaba que me daría más que sexo (5%)
    Daña mi confianza (3%)

  3. Yo estoy comprobando el problema que hay hoy entre los sexos,de forma separada y conjunta.Los hombres ya se habían degradado bastante,pero las mujeres no les van a la zaga.Sigo pensando lo mismo,la fortaleza no se cultiva(no la de los musculitos,esta sí que es cultivada,sino la espiritual)no se cultiva ni se quiere saber de moral ni de ética,no se quiere saber de fortalecer la voluntad,ni prepararse en la vida para aguantar y resolver problemas.Solo para vivir en un parque de atracciones total,donde los problemas no aparezcan, y por fuerza nos tiene que sobrevenir lo peor.La cuestión es si ya se ha creado el ser humano del siglo XXI y se ha llegado al estadio final o seguirán habiendo mutaciones hacia un mayor envilecimiento.
    Hay que decir que a los chicos que consumen prostitucion no les importa una cosa,y es que la prostituta les dice lo mismo a todos los clientes y solo espera el dinero.Por eso a mí nunca me gustó este tipo de “servicios”.¿Cómo puedes estar con alguien que no te quiere,que no siente atraccion sexual verdadera por ti?¿Se puede llamar sexo a una persona que quiere estar con otra para humillarla,para sentir que la puede pagar y la puede exigir?Es el sexo de la antigua Roma.

  4. Pingback: Recomendación: “Vientres de alquiler: violación del derecho a la salud materna y primal”, por Ana Trejo Pulido | Las Interferencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *