El deber de atreverse a hablar.

He rescatado mi intervención de hace unos años en el debate posterior a la charla de Antonio Turiel sobre el “Oil Crash” en la UNED. Hoy en día cambiaría bastante mi discurso, ya que el sistema no se basa solamente en el capitalismo sino en el Estado como modelo de jerarquía de poder. También pondría más énfasis en todo lo relativo a la ética y los valores. Aunque siempre que hablo en público me pongo nerviosa, pienso que aunque nos dé mucha vergüenza hay que esforzarse por vencer los propios temores. En esta ocasión me serví de un truco, por si os sirve, que es apuntar las cosas importantes que tienes que decir, a veces con una palabra o un concepto en un papel es suficiente para no perder el hilo. Hablar y debatir en público es algo que creo que todos deberíamos hacer, primero, porque todo el mundo tiene algo que aportar y, segundo, porque nos fuerza a tomar postura y reflexionar sobre las cosas. ¡Ánimo! ¿Qué os parece el contenido de la charla, mi intervención y la respuesta de Antonio Turiel?

Intervención en el debate de la charla “El Oil Crash” from tgalvez on Vimeo.

Conferencia de Antonio Turiel: El Oil Crash.

Os recomiendo esta charla sobre un tema del que casi no se habla en los medios de comunicación: el pico del petróleo.

Intervine en el debate en el minuto 01:09:48 para decir que el problema fundamental es el sistema capitalista, ya que antes del petróleo y después del petróleo, existían y existirán privilegios, clases sociales, autoridad, jerarquías, elites, reparto injusto y desigual de las materias primas y su consumo si no hacemos algo para cambiarlo. En un sistema económico justo y libre, es decir, en el comunismo libertario, los trabajadores autoorganizados tendríamos que gestionar la economía para que todo el mundo pudiera vivir en condiciones óptimas. Sin embargo, ahora sólo hay derroche y acumulación de la propiedad y la riqueza en muy poquitas manos. La idea es cooperar y no competir, apoyarnos mutuamente y no luchar aplastando a los demás.

Sin un planteamiento de clase, para mí no tiene sentido hablar del pico del petróleo ya que deriva en seguida en una pelea en la que “el hombre es un lobo para el hombre”. Si realmente se está acabando el petróleo habría que dejar de derrocharlo para gestionar lo que quede de una forma justa, no unos consumiendo 10 veces más petróleo que otros, no matando por petróleo. Pero esta rapiña sucede con muchas otras materias ya que no sólo hay “petróleo de sangre”, hay “diamantes de sangre”, “coltán de sangre”, “cocaína de sangre”, “iphones de sangre”…

Además, si todos los trabajadores pusiéramos nuestra energía y tiempo en la mejora de la calidad de vida de la humanidad y no al servicio de intereses ajenos, al servicio del Capital y el Estado, seguramente la investigación se dirigiría en otras direcciones a las actuales. El capitalismo corrompe cualquier avance y lo que podría ser casi gratis lo hace caro, donde no hay una necesidad, la crea. Mientras, la criminal industria de la guerra se lleva todas las inversiones endeudando a las poblaciones con su reguero de muerte y destrucción.

Por otro lado y cómo recientes filtraciones demuestran, hay una total falta de transparencia en todos los ámbitos, tanto en el estatal como en el privado. Si ellos filtran la información que podemos conocer deberíamos tomar con la máxima cautela los comunicados oficiales del oligopolio petrolero.

Un ejemplo histórico de conciencia y autoorganización lo mostraron los trabajadores en la revolución de 1936:

http://colectivizaciones.blogspot.com/