Aquella temible peste de los conventos…

Ramazzini

Esto escribió Bernardino Ramazzini en su capítulo dedicado a las enfermedades de las nodrizas. Corría el año 1700…

“Ahora bien, si no hay placenta, como en las vírgenes, en las cuales hay veces en las que fluye leche en los pechos, obligatoriamente admitiremos la relación que se da entre los pechos y el útero, como lo testimonia suficientemente la experiencia que nos muestra, debido a trastornos del útero, como aparecen tumores cancerosos en los pechos femeninos, observándolo más en las monjas que en otras mujeres, y no precisamente por falta de menstruación, sino, más bien, según creo, debido a su celibato, con mucha frecuencia he visto religiosas de buen aspecto y con unas menstruaciones normales, pero dotadas de naturaleza lasciva, cómo morían miserablemente víctimas del horrendo cáncer de pecho. Ya que en Italia, en cualquier ciudad, cuentan con conventos de religiosas, es rarísimo no encontrar alguno que no albergue peste tan temible. ¿Por qué el delirio uterino es la causa de que sean castigados los pechos y no lo sean, en la misma medida, ni con tanta frecuencia, otros miembros? Ciertamente, debido a esa mutua relación, desconocida y oculta a la investigación de los autores, pero que algún día quedará al descubierto, cuando la verdad se de sin tapujos”

 

ramazzini

Relacionado:

Decisiones informadas: Los riesgos de no ser una madre joven (y no amamantar)