Deudocracia.

Si no conocemos nuestros derechos es imposible reivindicarlos. Esa es una de las conclusiones que se extraen del documental griego titulado “Deudocracia”, una obra copyleft de Katerina Kitidi y Ari Hatzistefanou. ¿Debemos pagar las deudas contraídas por los políticos? Es innegable que el pueblo debe saber que hay algo que se llama “deuda ilegítima”, que hay un concepto en derecho internacional llamado “deuda odiosa” y que quizás esas olimpiadas o esas obras faraónicas no deberían ser pagadas por la clase trabajadora, ya que, quizás y para eso está una auditoría de deuda, no se haya informado a la gente de los costes reales de las mismas. Si te dieran a elegir entre los rescortes en enseñanza y sanidad o unas olimpiadas y rescatar a la banca, ¿qué eligirías? ¿Alguien te preguntó? Y el voto no cuenta porque las deudas públicas suelen exceder el período electoral de cuatro años. Los que no votamos, eso sí, estamos todavía más enfadados con este robo que privatiza las ganancias y socializa las pérdidas.

Y relacionado con esto, no puedo dejar de recomendar este Salvados, de Jordi Évole, con un título muy desafortunado: “Cuando éramos ricos”. Ese “nosotros” es un “ellos” y son los mismos ayer, hoy y, si no lo impedimos, mañana. Yo no me he enriquecido con los aeropuertos vacíos ni con las infraestructuras infladas, desde luego.

http://www.lasexta.com/sextatv/salvados/completos/salvados__domingo__9_de_octubre/508553/1