Pensando sobre eso que llaman “estrategia”

 El poder, el mal y la dominación no tienen un rostro fijo. Tienen la capacidad de mutar, absorber o crear su propia disidencia. Pu e d en seguir una corriente ideológica en un momento y su aparente contraria de forma conse cu t iva o simultánea. Pueden vestirse con el disfraz que convenga en cada ocasión. Pueden financiar a los dos ba n dos de una disputa. Pueden crear la disputa misma. Se alimentan y expanden de nuestr o peor lado, de nuestras carencias emocional es y vicios, como el de aquel viejo “pecado capital”, el de la pereza. Por eso, es imposible vencer por ahora al “capitalismo”, al “Estado”, a cualquier régimen dictatorial, que la guerra termine, acabar con todos los “…cidios”, con la explotación laboral o la esclavitud moderna sin que vuelvan a resurgir con formas más refinadas o más crueles . Y a la vez, los verdugos son víctimas . Quizás por ahí se encuentre un flanco de vulnerabilidad . Es posible que no pueda inventarse una estrategia militar al uso cuando el campo de batalla es el propio ser humano .