La “igualdad” era esto

 “La mujer es un ser libre e inteligente, y, como tal, responsable de sus actos, lo mismo que el hombre”. Dictamen del II Congreso de la Federación Regional de la I Internacional, Zaragoza, 1872. Reproducido por Anselmo Lorenzo en su libro “El proletariado militante”.
http://www.pikaramagazine.com/2013/12/yo-aborte-y-no-soy-victima/

Pikara Magazine es esa revista que basa su éxito en el sensacionalismo, la frivolidad y la inmadurez como marca de la casa. Es esa revista en la que vale todo (en realidad en materia de “género” en cualquier medio vale todo), en la que cualquier artículo es publicable aunque esté mal escrito o su nivel de análisis sea mínimo*,  todo en base a una estrategia de marketing de bastante éxito, por cierto. ¡La autoexigencia de calidad y esfuerzo debe ser algo muy machista y misógino! ¿Acaso no se había asociado a las mujeres desde siempre con la frivolidad y la subjetividad extrema? Todo aquello que mujeres como Mary Wollstoncraft (que a pesar de la historiografía feminista NO era feminista) denunciaron en sus libros se nos presenta como lo más subversivo del mundo en el año 2015.

Creo que unas cuantas imágenes valen para ilustrar el juego a la ambigüedad del que ya he hablado en otras ocasiones en este blog. Las definiciones de conceptos como “feminismo”, “igualdad” o “violencia de género” son equívocos y resbaladizos. Esto viene muy bien para crear una distorsión de la realidad que divide a la población mundial entre “feministas” y “machistas” (o estás con nosotras o contra nosotras). Es obligatorio definirse como “feminista” para no ser tachada de “machista”, como un nuevo dogma al estilo de los del marxismo-leninismo obligatorio en los países del Este. Todo el mundo estaba obligado a observar la realidad con las anteojeras políticas de esas doctrinas como ahora hay que asumir que “la revolución será feminista o no será” o demás lemas parecidos. Pues no, señoras y señores, siempre ha habido mujeres revolucionarias que no fueron feministas y que no necesitaron definirse de esa forma para hacer la revolución junto a sus compañeros de luchas, los hombres del pueblo.

Para este tipo de feminismo no existen las reflexiones profundas. La Ética es inexistente en el debate feminista actual. Todo es considerado moralismo y debe ser reducido a términos de “libertad individual” o de legalidad/ilegalidad. Curiosamente, estos paradigmas que han sido la esencia misma del capitalismo desde sus comienzos son presentados ahora por personas que se autodenominan “anticapitalistas”.

Veamos esta secuencia de enlaces e imágenes:

1. Dice Coral Herrera Gómez: “(El feminismo) No quiere traficar con cuerpos masculinos para el disfrute de los femeninos”.

2. https://www.facebook.com/pikaramagazine/posts/144735138945131
10 de agosto de 2011: “Mari Kazetari: “A las mujeres nos ha tocado ser las putas y a los hombres los puteros. ¿Y si cambiamos de rol?” @marikazetari”
Respuesta de la autora Coral Herrera Gómez: “me encanta este artículo!! es bestial! gracias pr compartirlo, lo comparto!!”

3. Portada de www.pikaramagazine.com a día de hoy: publicidad de la revista del Instituto Vasco de la Mujer (Emakunde) al lado de varios sex shops y el Tantra Secret Spa, una sala de masajes masturbatorios para hombres y mujeres.

nuestro proyecto contribuye al empoderamiento, la participación y la visibilidad de las mujeres, además de documentar y difundir la historia de las mujeres y del pensamiento feminista. – See more at: http://www.pikaramagazine.com/%C2%BFde-que-vivimos/#sthash.EX3jau3A.dpuf
por entender que nuestro proyecto contribuye al empoderamiento, la participación y la visibilidad de las mujeres, además de documentar y difundir la historia de las mujeres y del pensamiento feminista. – See more at: http://www.pikaramagazine.com/%C2%BFde-que-vivimos/#sthash.FU2N7E8T.dpuf

 
4. http://www.tantrasecretmadrid.com/maestros/
“SAMUEL. 28 AÑOS, MADRILEÑO.
Madrileño encantador que fusiona la VIRILIDAD con nobleza en un espíritu fresco y joven.
Moreno, ojos marrones y mirada sincera.”

5. http://www.spalumi.com/f14/tantra-secret-llega-madrid-75825.html
“Todos los masajes incluyen la estimulación Lingam, una técnica perfeccionada de masaje en las zonas genitales, con el fin de activar la energía sexual. Hay masajes con un climax, y con dos, depende de lo que busqueis.” 

6. Artículo de Coral Herrera Gómez en Pikara sobre el amor romántico con el anuncio de la sala de masajes al lado: http://www.pikaramagazine.com/2015/02/menos-guerras-romanticas-y-mas-amor-por-favor/

7. Otras voces que inciden en el consumo de prostitución por parte de las mujeres como algo positivo:  http://aliciamurillo.com/2011/08/07/cuernos-que-no-deberian-serlo/

8. 

Quiero continuar aclarando que yo también abogo por la legalización de la prostitución y de las drogas, lo que no significa que abogue por su consumo ni que me parezca ético como potencial clienta de esos nichos de mercado. Es más, estoy en contra de su consumo. Como siempre, hablamos de la diferencia entre Derecho, Ética y libertad personal. 

Después de leer esto se ven de forma clara las confusiones en torno a las definiciones de feminismo, cada cuál tiene la suya y se usa como convenga en cada momento. A veces es “igualdad de derechos legales”, otras veces es copiar el rol asociado al hombre consumidor de prostitución, otras veces es exigir privilegios legales, otras veces es luchar contra la violencia de género pero a la vez silenciar la que ejercen algunas mujeres sobre otras mujeres y hombres, otras veces es meterse en la vida privada de la gente con la excusa de que lo “personal es político”… Si hablamos del aborto es “mi cuerpo, mi decisión”, si hablamos de permisos de maternidad/paternidad obligatorios e intransferibles es “tu cuerpo no es tuyo, ni tu decisión”… Y en este totum revolutum nos movemos, eludiendo toda responsabilidad que, como sabemos, es condición indispensable de la emancipación. Me llama especialmente la atención este aspecto, que el debate siempre sea legislativo y nunca ético, que realmente es el debate más profundo. 

Una vez que se dejan de lado los planteamientos éticos vale todo, todo por la pasta: la provocación gratuita, el sensacionalismo, la falta de rigor en los artículos, los niños como objeto de consumo narcisista y campo de batalla, el corporativismo cegador… Ese es el sistema económico en el que vivimos, ya sea capitalismo de “libre mercado” o dirigido por el Estado.

Sobre lo de “28 años. Madrileño encantador que fusiona la VIRILIDAD con nobleza en un espíritu fresco y joven. Moreno, ojos marrones y mirada sincera” es bastante tragicómico que puedas leer un artículo de Pikara sobre “qué hacer” con la masculinidad para después irte a la casa de masajes masturbatorios que anuncian a pasar un rato agradable con el hombre-objeto que más te guste y llevarte un buen masaje de cuerpo, alma y Yoni**, que queda más guay que decir “coño”. Es todo tan victoriano, represivo e infantiloide en el fondo… No me gusta usar la palabra “infantil” para describirlo pero me recuerda a cuando yo fumaba con 13 o 14 años para parecer “mayor”, para entrar en lo que yo pensaba que era el mundo de los adultos. Cambiad “adultos” por “lo que yo pensaba que era el mundo de los hombres” y aquí tenemos la ecuación. Ya hace tiempo que no se considera feminista fumar “como los hombres”, ¿no? 

“Por lo pronto, a mí me parece tentador pagar por abandonarnos al placer, permitirnos recibir más de lo que damos, aparcar la presión de dar la talla, de ser la amante ideal que describe la Cosmopolitan, y limitarnos a disfrutar. Mujeres: ¿Os apetece? ¿Os atreveríais?” (tomado del artículo de la editora de Pikara http://gentedigital.es/comunidad/june/2011/08/10/puteras/

Así que en lugar de luchar contra un régimen opresivo que mata al Eros y que reduce el sexo a una cuestión de “dar la talla”, a un intercambio en el que se mide lo que se ofrece y lo que se recibe, a unas técnicas mecánicas o gimnastas, nos vamos de putos y todo solucionado. Ahí sí podemos relajarnos y disfrutar… Esto es feminismo victoriano y represivo que nos condena a la soledad y, de rebote, a un viaje de ida y vuelta a las empresas de reproducción artificial cuando suena el reloj biológico y hay que cumplir los “deseos” y “derechos”. No nos dejemos engañar, es deber de las mujeres desenmascarar toda esta mojigatería y autodestrucción encubierta de subversión (todo ello subvencionado y apoyado por el Instituto Vasco de la Mujer, dirigido en la actualidad por la ex alcaldesa de Ugao-Miraballes perteneciente al PNV).

La prostitución ha florecido en los momentos históricos y lugares de máxima represión erótica. En un mundo en el que la sexualidad fuese libre no habría que pagar para tener sexo. Si hay que pagar es porque hay gente que tiene necesidades vitales que no pueden ser colmadas desde la reciprocidad o el mundo de los vínculos no mercantilizados. Porque cada día es mayor la brecha entre los seres humanos, la incomunicación y la ausencia de lugares de encuentro y seducción. Para paliar toda esa carencia de vínculos primales maternales/paternales, vínculos con la familia extensa, vínculos de amistad, vecindad y convivencialidad se crean todos estos papeles en su versión mercantilizada de lactancia mercenaria, prostitución, venta de óvulos, semen y gestaciones. Las relaciones sexuales como servicios de consumo inciden en la brecha mente/cuerpo y crean sujetos fragmentados y solitarios. ¿Cómo pueden presentarse como algo liberador para las mujeres?

*Con mal escrito me refiero a escrito sin esfuerzo alguno ni un mínimo de autoexigencia en forma y contenido (por supuesto, mucho más grave en cuanto al contenido). Escribir bien es algo muy subjetivo y realmente si esperásemos escribir el texto perfecto nadie escribiría nada. Siempre será mejor lanzarse que no escribir algo por miedo a no hacerlo bien. Sin embargo, escribir sin esforzarse por hacerlo mejor, publicar lo primero que se te pasa por la cabeza o repetir como loros dogmas de las cátedras universitarias y el pensamiento institucional es otra cosa, es menospreciar a las personas que van a leer tu texto.

**Según Casilda Rodrigáñez en Pariremos con Placer (pg. 35) Yoni querría decir “útero” en realidad: “en los tratados de sexualidad tántrica, el  yoni  se  suele traducir por vagina, aunque en sánscrito quiere  decir literalmente útero. No pudiendo, o no queriendo  entender qué pinta el útero en la sexualidad femenina,  se inventan la traducción de  yoni  por vagina y nos pre- sentan los dos órganos sexuales, el masculino, el  lin- gam  (el pene) y el femenino, el  yoni , la vagina, No cabe  mejor representación de la castración patriarcal de la  mujer que la traducción de  yoni  por vagina”. 

ACTUALIZACIÓN 28/10/2015: La publicidad del Tantra Spa ha desaparecido de la revista Pikara. Del mismo modo, ya no hay fotos de hombres en el catálogo de ese centro, solamente de mujeres

Como han cambiado la publicidad ya no sirven los enlaces que había escrito. Sin embargo, aquí se puede ver un pantallazo en un perfil de facebook.

La agresividad intragrupo en “El Vacío de la Maternidad” de Victoria Sau

La psicóloga feminista Victoria Sau repite a lo largo de su libro, financiado por el Instituto de la Mujer y publicado en 1995, que la Madre ha sido fagocitada por el Padre, que es una pmadre (madre-función del Padre). Uno de los grandes aciertos de la autora es constatar un hecho indiscutible: todo ser humano es hijo o hija, aunque no todo el mundo sea madre o padre o quiera serlo. Por tanto, la maternidad y todo lo que la rodea son algo que nos toca de lleno a todos en lo más íntimo.

Al final del texto, en el capítulo titulado “reconciliación”, llama a las hijas a reconciliarse con “la madre” típica del patriarcado moderno, a perdonarla, a comprender que ella también sufrió mucho, que no pudo hacer las cosas de otro modo: “Poder amar a la madre es tener libertad para poder amar a todas las mujeres”. Cuando habla de esta “madre”, hay que entender que se está refiriendo a las madres de su generación, muy diferentes a las de la mía, por ejemplo. Ella, se entiende, se está refiriendo a las madres dedicadas de forma íntegra a las funciones domésticas y dependientes, monetariamente hablando, de los maridos. Sin embargo, es curioso que la propia madre de la autora tampoco se ajustara a este rol: cuando murió el padre ella mantuvo a toda la familia cosiendo.

Según ella, es el Padre el que dice aquello de “La peor enemiga de la mujer es la mujer misma” mientras el resto de mujeres a coro lo repiten. Dice también:

Pg 111: “En todo grupo oprimido, cuando no se le ve salida a la opresión, la agresividad intragrupo aumenta porque la mayoría se identifican con el opresor y buscan en cambio en sus iguales los defectos que aquel les atribuye. Un grupo oprimido, si no ve escapatoria a su situación, cae en estado de indefensión y ve reducida su capacidad de razonamiento. Culpar a la persona más inmediata y acusarla además de presentar los rasgos que el opresor ha previamente atribuido y más tarde reforzado en los oprimidos, hasta moldearlos como él quiere, es poco inteligente y es carencia de amor. Es quedarse en la pura inmediatez de las cosas. Porque inteligencia y amor se refuerzan mutuamente y no al contrario, como quiere engañosamente hacer creer el discurso patriarcal. Son la agresividad y el odio las que bloquean las facultades intelectuales. 
“Qui té amigues té fatigues” dice un refrán catalán, uno más de los que todos los refraneros tienen para educar a las jóvenes en la desconfianza hacia su propio sexo
Es por esto que, como dice F. Collin (1977) “la resurrección de la mujer es la derrota de la pmère”… Dicho de otra manera, liberarse la mujer, en sentido retroactivo, liberar a la madre, el mayor acto de amor que pueda darse. Porque la propia liberación indica que la madre-función-del-Padre no ganó la partida, de modo que quien la ganó en parte alícuota fue la huérfana que había en ella, la mujer sin más. Es como si la hija feminista – toda liberación humana pasa por el feminismo lo reconozca algunos/as o no – hubiese pagado la fianza para sacar a su madre de la cárcel, independientemente de que algunas madres no lo entiendan así y prefieran seguir en ella. 
(…)
Entre tanto las mujeres se hacen de madres de sí mismas, pero no como víctimas sino porque ese es el punto de partida hacia la nueva Maternidad”. 

El discurso de Sau es muy contradictorio. Si hay que liberar a la Madre… ¿Por qué no habría también que perdonar y liberar al Padre? ¿Acaso él no es también vícima a su vez de una “madre función del Padre” y de otro Padre? ¿Por qué esa doble vara de medir? O perdonamos a todos o no perdonamos a ninguno. Por otro lado, si responsabilizamos al Padre también tendríamos que hacer lo propio con la Madre y dejar de considerarla una víctima sin más. Lo mismo sería aplicable para todas las violencias ejercidas por mujeres hacia otras mujeres y hombres.

La hija feminista no puede liberar a su madre, más que nada porque la emancipación es tarea individual y requiere un trabajo propio. La hija feminista no solo no liberó a la abuela sino que para “liberarse” ella “encarceló” a las hijas y los hijos al intentar copiar el patrón de éxito social destinado a los hombres del Patriarcado moderno. Sería algo parecido al sueño americano en versión de género, tan falso uno como el otro: el sueño patriarcal al alcance de toda mujer. Los niños y niñas siguieron sin Madre. La Madre siguió teniendo que elegir entre falsas dicotomías, fragmentándose y aislada entre las cuatro paredes de la oficina y del hogar, cada vez más solitaria. En realidad, el error de Sau es considerar a la madre del patriarcado moderno como el modelo de madre aplicable a toda la historia de la humanidad cuando en realidad es un tipo de mujer muy limitado en el tiempo y acotado a determinadas clases sociales.

Creo que esta clase de análisis corporativistas deberían ser superados y, para ello, es requisito primordial que huyamos de las subvenciones del Instituto de la Mujer que, como su propio nombre indica, tiene sus propias expectativas sobre lo que se debe o no se debe subvencionar. Yo misma solicité una vez una subvención para un proyecto artístico a otra entidad administrativa y sabía perfectamente lo que querían oír y lo escribí para conseguir la subvención. Esta prostitución mental creo que me ha enseñado bastantes cosas de forma indirecta sobre el mundo de los premios y castigos institucionales. En cualquier caso, no creo que Victoria Sau escribiera su libro en función de la línea editorial subvencionable por el Instituto de la Mujer, seguramente su perspectiva fuera coincidente de partida, a priori, con la de esta institución incluso sin que mediara el tema de su financiación.  

El estudio de las violencias ejercidas por las mujeres es tarea pendiente si queremos entender los ciclos de abusos. Quizás incluso nos dé respuestas para luchar contra la violencia que algunos hombres ejercen contra algunas mujeres. Hasta ahora todas las políticas institucionales han sido un fracaso porque han sido parciales y han respondido a su propia agenda oculta de intereses.

Relacionado:

– Fragmento de “Violencia deliberada: las raíces de la violencia patriarcal” de María Dolors Molas Font: http://lasinterferencias.blogspot.com.es/2015/03/fragmento-de-violencia-deliberada-las.html

– Fragmento de “Madre, virgen, puta” de Estella V. Welldon: http://lasinterferencias.blogspot.com.es/2015/03/fragmento-de-madre-virgen-puta-de.html

ACTUALIZACIÓN 05/10/2015

De este libro de Victoria Sau, financiado con “ayuda del Instituto de la Mujer”, siempre me sorprendió e indignó esta clasificación tan “rigurosa” (¿basada en…?), especialmente la de “el hijo que venera a su madre” en la que podemos encontrar, según ella, “algunos sacerdotes, algunos homosexuales, algunos solterones, y un buen número de hombres sin especial calificación”…
En el mundo hay tres tipos de hombres: los que aborrecen a la madre, los que la veneran y los ambiguos… Y en este último grupo mete Sau a Freud y su complejo de Edipo, que es una invención de este último y que no tiene en cuenta que fue amamantado dos años por su nodriza, Resi Wittek. No lo tuvo en cuenta Freud y tampoco le interesó a Sau. En realidad da igual, una puede ponerse a escribir libros y teorías basándose en mitología y topicazos culturales sobre los hombres sacerdotes y los hombres homosexuales sin ninguna correspondencia con el mundo real y encima ser subvencionada por el Instituto de la Mujer, un organismo del mismo Estado que vende armas a los peores patriarcados del mundo y que se nutre económicamente (ahí sí no hay discriminación) de los impuestos de todos y todas, “sacerdotes”, “homosexuales” y “solterones” por igual…