“Lactancia materna y fertilidad”, un texto de Katherine A. Dettwyler

Gracias a que la autora me ha dado permiso para publicarlo en el blog, os presento este texto de 1995 de la antropóloga Katherine A. Dettwyler, la coordinadora del libro “Lactancia Materna: Perspectivas Bioculturales”. Lo que me ha impulsado a traducir este texto ha sido su sencillez y la capacidad de síntesis al resumir las ideas del capítulo de Peter Ellison dedicado a la (in)fertilidad durante la lactancia en el libro antes citado y relacionarlo con su experiencia personal. Encontré el texto fuera de la fuente original (http://www.kathydettwyler.org/detfert.html), ya que la autora cambió la dirección de su blog y todavía no veo que haya subido los artículos antiguos allí (http://kathydettwyler.weebly.com). Aún así, por la forma de escribir y por lo que cuenta, podría ser un comentario en un foro o la respuesta a la dudas de una madre lactante. Si averiguo algo más os lo comunicaré por aquí. Allá va la traducción:

Hay un capítulo en “Lactancia Materna: Perspectivas Bioculturales” sobre “La lactancia materna, la fertilidad y la condición materna” de Peter Ellison. Él es antropólogo y director del departamento de antropología de la Universidad de Harvard. En este capítulo se hace una revisión histórica de la investigación que se ha hecho para comprender los vínculos entre la lactancia materna y la fertilidad, desde los más antiguos hasta 1993, cuando terminó su capítulo (se necesita mucho tiempo para que un manuscrito atraviese todas las etapas hasta su impresión).

Aquí está mi breve sinopsis de su capítulo completo. La succión del bebé hace que la pituitaria de la madre libere prolactina. Antes se pensaba que la prolactina afectaba directamente a la ovulación y la fertilidad, pero una nueva investigación sugiere que existe otra hormona intermediaria entre la prolactina y los ovarios. Por lo que los altos niveles de prolactina llevan a altos o bajos niveles de este otro factor, que a su vez afecta a la fertilidad. La fertilidad no es un fenómeno del tipo “o esto / o lo otro”. En el posparto, una mujer no ovula durante un tiempo, incluso si no está amamantando. Si está amamantando con la suficiente frecuencia para mantener sus niveles de prolactina por encima de su umbral crítico individual para la fertilidad (y las mujeres varían en este umbral), entonces su fertilidad se suprime.

El mayor nivel de supresión es no estar ovulando, pero a medida que tus niveles de prolactina aumentan (¡OJO! ERROR EN EL ORIGINAL,  LO LÓGICO SERÍA “DESCIENDEN”), tu fertilidad regresará gradualmente. En primer lugar ovularás, pero no tendrás los niveles hormonales adecuados para llevar a cabo la fertilización; después, ovularás y la fertilización ocurrirá, pero es posible que aún no tengas los niveles hormonales adecuados para la implantación; por último, puede que ovules, haya fertilización e implantación, pero no tengas los niveles hormonales adecuados para continuar con el embarazo, por lo que tendrías un aborto involuntario muy temprano, probablemente a lo largo de minutos u horas después de la implantación, por lo que no sabrías si has estado embarazada. También es posible ovular sin tener los niveles hormonales adecuados en las combinaciones correctas para que el útero haya podido prepararse para la implantación, por lo que sí, es posible ovular sin menstruar. A lo largo de todas estas etapas, parece haber una increíble variación individual entre las mujeres. Algunas mujeres se quedan embarazadas de nuevo la primera vez que ovulan, sin que intervengan períodos menstruales. ¡Conocí a una mujer en Indiana hace años que tuvo tres niños en seis años sin períodos menstruales de por medio! Su médico no pudo averiguar cuándo predecir su fecha probable de parto. 🙂

Además, ¿puedes creer que todavía no hay ninguna investigación por ahí, ninguna en absoluto, sobre si es posible que la trayectoria de la fertilidad vuelva gradualmente a invertirse como consecuencia del aumento del amamantamiento? Yo pedí específicamente a Peter Ellison que incluyera esa investigación en su capítulo, y él me aseguró que no había ninguna, aunque como él dice “Lógicamente, tiene sentido.” Es decir, si el bebé se alimenta de nuevo con más frecuencia, después de que los períodos de la madre hayan regresado, se elevarían los niveles circulantes de la madre de prolactina, presumiblemente lo suficientemente altos como para afectar a la fertilidad de nuevo.

Estoy segura de que esto es así, tanto desde la experiencia personal y de los informes anecdóticos de otras madres lactantes. Para dar un ejemplo concreto, con mi tercer hijo, Alexander, trabajé principalmente desde casa durante su primer año de vida, y pasé muchas horas en el ordenador escribiendo con él enganchado al pecho! El verano de 1992, cuando tenía un año de edad, estuve en casa durante el verano (sin impartir clases) y mamó muchísimo. Cuando tenía 13 meses de edad, y el semestre de otoño estaba empezando, lo metí en la guardería 6 horas al día, para tener más tiempo en la oficina, y mis períodos regresaron rápidamente al siguiente mes. Tuve un período en octubre, y otro en noviembre, después terminamos el semestre a mediados de diciembre y volví a estar en casa con él todo el día durante 5 semanas (¡Qué trabajo! 🙂 ). No tuve el período en diciembre ni en enero, y después volvieron de nuevo para bien en febrero. Suspiro. Me gustaría que alguien desarrollara una píldora que imitara la acción de la amenorrea de la lactancia, de tal forma que no tuviera que tener períodos para los próximos quién sabe cuántos años. Y no tengo SPM ni calambres menstruales ni nada, así que sé que no debería quejarme. Volviendo al tema que nos ocupa – mi opinión es que una mujer nace con miles de óvulos, y la menopausia no tiene nada que ver con haber usado todos tus óvulos.

Me imagino que podría haber alguna relación entre la lactancia materna continua y el fracaso para mantener un embarazo, especialmente en una mujer que libera grandes cantidades de prolactina en respuesta al amamantamiento, o cuyos ovarios fueran especialmente susceptibles a cualquier nivel de prolactina (u otra hormona) que ella produjera. Deberías consultar a un endocrinólogo reproductivo para ver si este es el caso. No creo que los niveles de oxitocina que causan contracciones uterinas podrían llevar a abortos tanto tiempo después del nacimiento del primer hijo, pero los niveles de prolactina podrían estar interfiriendo con la implantación o la continuidad del embarazo.

Puedes encontrar gran parte de la información de Peter Ellison en sus obras ya publicadas. Si tienes acceso a una biblioteca universitaria, búscale en el ordenador y mira lo que tienen de él. Espero que esto te ayude.

Fuentes:

http://www.medhelp.org/posts/Breastfeeding/BREASTFEEDING-AND-FERTILITY/show/1415044

http://www.mumsnet.com/Talk/breast_and_bottle_feeding/122429-torn-between-wanting-to-continue-bf-and-trying-to-conceive

Relacionado:

entierrafertil

La menstruación biocultural

Yo, a diferencia de la autora, no creo que la industria farmaceútica deba crear una píldora que imite la amenorrea de la lactancia. Ya existe la experiencia real para rechazar imitaciones y sustitutos. Quizás no sean nuestros cuerpos los que haya que cambiar sino el entorno, el sistema social:

La industria farmaceútica nos salvará de nuevo

Artículo de Alan S. McNeilly: “Breastfeeding and the suppression of fertility” http://www.nzdl.org/gsdlmod?e=d-00000-00—off-0fnl2.2–00-0—-0-10-0—0—0direct-10—4——-0-0l–11-en-50—20-about—00-0-1-00—4-4—0-0-11-11-0utfZz-8-00-00&cl=CL3.66&d=HASHc900341280ec04fe735b3e.5.5&gt=1