Dioses y diosas patriarcales…

tin7

El Origen de La Vía Láctea (1575) es una obra de Tintoretto expuesta en la National Gallery. “La fuente probable de este tema fue probablemente un libro de texto de botánica bizantina, “Geoponica”, en el que se narra cómo Júpiter, queriendo inmortalizar al niño Hércules (cuya madre era la mortal Alcmene), le aupó al pecho de la durmiente Juno. La leche que salió disparada formó la Vía Láctea, mientras que otra parte cayó hacia abajo dando lugar a unos lirios”. Tomado de: http://www.nationalgallery.org.uk/…/jacopo-tintoretto-the-o…
A ver, diosecillos, hay que pedir permiso para poner a un bebé desconocido en el pecho de quien sea. ¿Y qué es eso de robarle el niño a una mortal? ¿Y qué es eso de separar al bebé Hércules de su mamá Alcmene? ¿Y qué es eso de que Juno intentara evitar que naciera Hércules atando las piernas de Alcmena cuando estaba embarazada? ¿Y qué es eso de que Júpiter (Zeus) abusara sexualmente de Alcmene haciéndose pasar por su marido para dejarla preñada? Dichosos dioses y diosas patriarcales…

Los portabebés más antiguos y sencillos del mundo: las bandoleras

mother3

Una mujer, sujetando a un niño con su mano izquierda, coge un higo. De un relieve de la Dinastía 25 de la tumba de Montemhet en Luxor. Tomado de: http://www.touregypt.net/featurestories/mothers.htm#ixzz3k65RTVjb

“Es costumbre ver en pinturas y relieves de tumbas a niños desnudos colgados de las espaldas de las madres o de sus pechos, envueltos en cortas capas de lino que a modo de bandoleras los mantienen unidos al cuerpo materno, o a alguna parte de su anatomía como los brazos, hombros, o caderas. En ocasiones, el crío que empieza a dar los primeros pasos, va detrás de una mujer pugnando para que ella le acoja.

Cuando la madre está reposando de la lactancia, realizando las labores de la casa o trabajando a la intemperie, acostumbraba a desplazarse con la criatura con independencia y comodidad; un ejemplo se observa en un grupo de madre e hijo que está en Munich y que data de finales de la dinastía XVIII (ÄS 2955). En un óstrakon pintado (O.DM 2447) se ve a un lactante amamantado por una mujer que lo envuelve entre los pliegues de su vestido”.

(…)

“En la tumba de Neferhotep (TT49), se remarca el contraste étnico de las mujeres egipcias, por sus peinados lacios y su porte más esbelto y longilíneo. Los niños van amarrados al cuerpo femenino con lienzos en forma de bandolera que les servían a modo de cuna portátil; uno de ellos busca a su madre insistiendo en ser cogido en brazos. Las palmas de las mujeres vueltas hacia al rostro, muestran un gesto de sumisión y reconocimiento a la autoridad que ostentó en vida el dueño de la tumba”.

Tomado del libro “La lactancia en el Antiguo Egipto” de Manuel Juaneda-Magdalena

“Ha ofrecido su pecho a tu boca durante tres años, con paciencia…”

Sigo leyendo este libro a ratitos…

9788495414441
“Duplica los panes que debes dar a tu madre.
Llévala como te ha llevado.
Ha cargado muchas veces contigo,
Y no te ha dejado en el suelo.
Luego que te dio a luz tras tus meses,
Ha ofrecido su pecho a tu boca durante tres años, con paciencia
Te ha llevado a la escuela,
Y mientras te enseñaban a escribir,
Ella se sostenía durante tu ausencia, cada día, con el pan y la cerveza de su casa.
Ahora que estás en la flor de la edad, que has tomado mujer y que estás bien establecido en tu casa, dirige los ojos a cómo se te dio a luz, a cómo fuiste amamantado, como a obra de tu madre.
¡Que no tenga que vituperarte,
ni levantar las manos a Dios!
¡Y que Dios no tenga que oír su queja!
(Máximas de Ani. Reino Nuevo).

Lactancia en Egipto

“Cuando naciste después de tus meses, ella todavía estaba unida a ti, con su pecho en tu boca durante tres años”.  Enseñanzas de Ani. Egipto, s.XII-XIII a. C., aprox.

10415621_945408272139191_7486657138573368939_n

Fuente: Gentes del Valle del Nilo.

Se puede leer todo el texto en inglés aquí, es muy bonito. En él, el escriba Ani, habla de diferentes aspectos de la ética y la moralidad, dirigiéndose no a las elites sino al hombre corriente de la sociedad egipcia. De hecho, cuando habla de la lactancia de tres años, se refiere a la propia madre y no a una nodriza pagada. Nos recuerda como debemos cuidar en la ancianidad a las que nos brindaron todos los cuidados de pequeños.

Me quedo con ganas de leer más sobre este tema en el libro “Lactancia en Egipto” de Manuel Juaneda-Magdalena Gabelas.

Canciones ancestrales y viejunas…

Hace casi diez años que murió mi abuelo, un hombre oriundo de Fuenterrebollo, y le quiero recordar con este juego-canción que me enseñó. Se ponen todos los puñetes de los participantes unos encima de otros y el que empieza pregunta de quién son. El último puñete es la “arqueta”:

A: ¿Qué es esto?

B: Un puñete

A: Pues quítale quete.¿Qué es esto?

B: Una arqueta.

A: ¿Y qué hay en ella?

B: Pan y manteca.

A: ¿Y quién la metió?

B: El rey que pasó.

A: ¿Y dónde está el rey que pasó?

B: A matar palomitas en un palomar.

A: ¿Y con qué las mata?

B: Con una escopetita de plata.

A: ¿Y con qué las guisa?

B: Con una sartén de risa.

A: ¿Y dónde hecha los huesos?

B: Al rincón.

A: ¿Y la ternilla?

B: A la orilla.

A. Pues quien se ría un bofetón. Mmmmmmmmmm (todos hacen ese ruido con los labios mientras dan vueltas a los puños sobre un eje imaginario entre los dos codos y quien se ría, ¡bofetón! Flojito, ¿eh? 🙂

————————

Esta otra canción me la enseñó la mujer de mi tío, creo que su familia es de Tomares:

A la tatara Tusa

Jarrita mear

Amagar, amagar pero no dar

Dar sin duelo,

que se ha muerto el abuelo.

Dar sin reir,

que se ha muerto el tío Valentín.

Que toquen las esquilillas,

con agallas y agallillas

Que toquen los epilones,

con agallas y agallones.

Te mando de penitencia que… “le des un besito a mamá” (la penitencia que sea).

—————–

Recotín, recotán

de la vera, vera, van

del palacio a la cocina

¿Cuántos dedos tienes encima?

Respuesta: si lo adivina, no se dice nada. Si no lo adivina: “Si hubieras dicho ____ te ahorrarías de penar (y se repite toda la canción).

——————-

Aserrín, aserrán (esta es muy conocida pero con una frase más que yo no conocía)

Maderitos de San Juan

Los del rey asierran bien

Los de la reina también

¿Y los del Duque? Truque, truque (cosquillas)

Los de adelante corren mucho.

Lo de atrás se quedarán

El cuadro “Las cigarreras” de Gonzalo Bilbao (1915)

cigarreras

Sobre los derechos de lactancia y el cuadro de “Las cigarreras”, texto tomado de www1.museo.depo.es/pdfarticulos/Cigarreras.pdf‎:

“Las cigarreras solían comenzar en el trabajo en torno a los 13 años y no existía un límite de edad para la jubilación. A principios del siglo XX cobraban un salario de 2 pesetas diarias, lo que suponía menos de la mitad de un jornal masculino, pero que permitía a estas mujeres ser independientes y mantener o colaborar al mantenimiento de sus familias. Además, las que eran madres, y muchas de ellas lo eran y solteras, estaban autorizadas a llevar con ellas a sus bebés para darles el pecho y podían tener a su lado en el taller a los niños en cunas que la propia fábrica les facilitaba, lo que permitía que sin dejar de liar los cigarros pudiesen mecer con el pie las camitas, con lo que las sufridas operarias compartían su trabajo con las obligaciones maternas.
Son tiempos en los que los trabajadores no tienen más derecho que el salario que cobran, no existe ningún tipo de atención social por parte del Estado, no hay seguro de enfermedad, alumbramiento, viudedad, orfandad o incapacidad y tampoco pensiones de jubilación. En este difícil ambiente las cigarreras, sin embargo, logran constituir como colectivo una asociación de tipo benéfico, una hermandad de socorro, aún sin carácter sindical, en la que a través de un fondo común se pagaban los subsidios por enfermedad, los días de baja por maternidad y la asistencia a las ancianas que ya no podían realizar su labor. Estas mujeres, estimadas y admiradas por su duro trabajo, adquieren fuerza y, conscientes de su cualificación, serán reivindicativas, documentándose entre 1905-1916, aunque con escasos resultados, varios conflictos en los que las trabajadoras reclaman derechos elementales como la equiparación del salario con los varones, la jornada laboral de ocho horas o la regulación de los despidos, reivindicaciones que llevarán incluso a la convocatoria de grandes huelgas en el período comprendido entre 1918 y 1921″.

(…)

“Refleja aquí su preocupación por el tema de la lactancia, un asunto que el pintor conocía bien a través de su hermana menor, Flora Bilbao de Rebolledo, quien formaba parte de la junta de damas protectoras del consultorio de niños de pecho de Sevilla, una institución reivindicativa con los derechos de las trabajadoras, cuyo director, ya en 1909, pedía a los responsables de la fábrica que les concediesen una jornada dividida en dos tiempos para amamantar a los niños. Hay que tener en cuenta que hasta 1923 el derecho laboral español no establecerá con carácter general la suspensión del contrato de la mujer, con reserva del puesto de trabajo, durante un plazo de seis semanas después del parto y la norma por la que, durante el período de lactancia, las mujeres tendrán derecho dentro de la jornada laboral a una hora diaria, dividida en dos períodos de treinta minutos, para atender a la alimentación de sus pequeños.”

Y tomado de “Feminismos y antifeminismos: Culturas políticas e identidades de género en la España del siglo XX”:

La relación de las mujeres trabajadoras y la maternidad adquiría especial relieve en el caso de las cigarreras, teniendo en cuenta que en algunas de las fábricas estaba muy arraigada la costumbre de que acudieran al trabajo con sus hijos, depositados en cajones cuando eran muy pequeños mientras las madres los mecían y realizaban sus labores. Se consideraba que la nocividad del ambiente fabril no sólo les afectaba a ellas, sino que eran los propios niños y niñas quienes sufrían. Para paliar los efectos de estas prácticas se fundaron varios asilos que tenían por objeto recoger a estas criaturas “cuidarlas y prestarles con mucho cariño y esmero una caritativa asistencia durante las horas en que sus madres estén en sus trabajos”. Evidentemente en una sociedad que estigmatizaba el trabajo femenino el asilo no se concibe como un servicio para la mujer trabajadora. En sus reglamentos destaca la rigidez y la culpabilización de las madres porque no son capaces de desempeñar sus funciones correctamente. En la admisión de los niños y niñas tenían preferencia los de “legítimo matrimonio” sobre los naturales y especialmente sobre los ilegítimos. Las uniones ilegítimas eran consideradas como un atentado directo al orden social, por tanto se asociaban automáticamente con ambientes marginales e incluso con la prostitución”. Además estos reglamentos estipulaban un horario de lactancia que obligaba a las madres a “dar el pecho a sus hijos a las horas que se les marquen” sin “pasar de la antesala, donde les serán entregados” y procurando “detenerse el menor tiempo posible”.”

La verdad es que después de leer el libro de Asunción Díez sobre la familia campesina asturiana es llamativo el retroceso, ya que en la realidad que describe ese libro no había moral victoriana alguna sobre la ilegitimidad o la legitimidad de los hijos. Es llamativo también el primer texto en el que la alta sociedad es la que por un lado explota a las madres y, por otro, reivindica los derechos de lactancia.

Esta es otra visión de las cigarreras, la que hace Edmundo D’Amicis de la fábrica de tabacos de Sevilla (La España, 1875):

“Se les paga en razón del trabajo que hacen: las más hábiles ganan tres pesetas al día (…) Las madres trabajan, columpiando con una cuerda la cuna de sus hijos. De la sala de los puros se pasa a la de los pitillos; de la de los pitillos a la de picadura, y por todas partes se ven sayas de colores vivos, trenzas negras y ojazos inmensos.¡Cuántas historias de amor, de celos, de abandonos y miserias encierra cualquiera de aquellas salas!””

Y Emilia Pardo Bazán describe en uno de sus libros, La Tribuna, la manufactura de cigarrillos de Marineda (nombre literario de A Coruña en las novelas de esta autora). Lo que describe aquí poco tiene que ver con el cuadro de Gonzalo Bilbao:

“Preponderaban en el taller de pitillos las muchachas de Marineda; apenas se veían aldeanas; así es que abundaban los lindos palmitos, los rostros juveniles. Abajo, la mayor parte de las operarias eran madres de familia, que acuden a ganar el pan de sus hijos, agobiadas de trabajo, arrebujadas en un mantón, indiferentes a la compostura, pensando en las criaturitas que quedan confiadas al cuidado de una vecina; en el recién nacido, que llorará por mamar, mientras a la madre le revientan los pechos de leche… Arriba florecen todavía las ilusiones de los primeros años y las inocentes coqueterías que cuestan poco dinero y revelan la sangre moza y la natural pretensión de hermosearse.”

Con esa tremenda frase en negrita me despido, con el corazón encogido por una descripción tan gráfica de la simbiosis que se establece entre una madre lactante y su bebé, y las interferencias de un trabajo y un sistema que ponía y pone todo tan difícil…