El mito de la prostitución romántica

Copio y pego un comentario que escribí en el facebook de otra persona en referencia a este artículo de la revista VICE titulado “Cada vez más mujeres elegimos libremente ser putas” y al debate que había suscitado:

“Claro que cada vez hay más mujeres que libremente escogen ser putas, también hay más mujeres que venden sus óvulos o se hacen gestadoras de alquiler por elección. También había nodrizas que elegían esa profesión en el siglo XIX (putas, nodrizas, esposas, gestadoras, nannys son todas parte de la fragmentación de la mujer en cachitos).

Respecto a la honestidad de la entrevista está claro que en ningún publireportaje se puede hablar de los propios traumas o simplemente de la parte no tan bonita de la vida. ¡El mal rollo no pone nada y resta clientes!

Me ha parecido muy interesante la entrevista y, sobre todo, la especialidad dentro del sector a la que ella se dedica, la “Girlfriend experience”, es decir, una prostitución que se aleja de la frialdad para intentar imitar las relaciones sexuales con una novia, una novia de alquiler que da besos, morreos, etcétera. Esto nos da algunas pistas del nicho de mercado que se va abriendo paso entre el sector masculino. Cada vez habrá que pagar más para tener experiencias que imiten lo humano y antes eran no mercantilizadas, lo próximo es la prostitución en el sector de la amistad (ya hay páginas web).

Antes los hombres casados se iban de putas para hacer lo que la sociedad represiva no les dejaba hacer con sus esposas, a las que el sistema se había encargado bien de domesticar también. Ahora algunos hombres reprimidos se van de putas y pagan para tener con ellas una “experiencia novia” o “experiencia esposa”. ¡Es la leche cómo cambian las biopolíticas represivas! http://es.wikipedia.org/wiki/Girlfriend_experience “.