Fragmento de “Operación Paperclip. El programa secreto de inteligencia que trajo científicos nazis a América” de Annie Jacobsen

51XKdk-ld6L._SY344_BO1,204,203,200_

Pg. 371 (la traducción y la negrita es mía):

“Si el filósofo griego Heráclito está en lo cierto y la guerra es el padre de todas las cosas, entonces el programa americano de científicos nazis fue un hijo nefasto de la Segunda Guerra Mundial. La Operación Paperclip a su vez creó una gran cantidad de crías monstruosas, incluyendo Operación Bluebird, Artichoke y MKUltra. Antes de que Frank Olson se viera involucrado en los programas de la CIA de envenenamiento e interrogatorios, realizó investigación y desarrollo de diseminación en el aire de armas biológicas.

Olson había estado trabajando en el campo de investigación de armas biológicas desde 1943. Fue recrutado por el primer director de Detrick, Ira Baldwin, durante la guerra. Después de la guerra, Dr. Olson se convirtió en un científico civil en Detrick. Se unió a la División de Operaciones Especiales en 1950 y fue parte del equipo que testaba de forma encubierta cómo los agentes biológicos convertidos en armas podrían dispersarse y ser usados contra los americanos.

A finales de los años cuarenta y primeros cincuenta, Olson había viajado a través de EEUU supervisando pruebas de campo que dispersaban agentes biológicos desde aviones y fumigadoras en San Francisco, el medio oeste, y Alaska. Algunas pruebas de campo involucraban simuladores que no hacían daño alguno  y otros involucraban a peligrosos patógenos, como las sesiones del Senado más tarde revelaron. Uno de esos peligrosos experimentos fue conducido por Olson y su colega de Detrick, Norman Cournoyer. Los dos hombres fueron a Alaska y supervisaron las pulverizaciones de bacterias desde aviones para ver cómo los patógenos se dispersaban en un ambiente similar al del duro invierno ruso. “Usamos una espora,” explicó Cournoyer, “que es muy similar al anthrax, así que hasta ese punto hicimos algo que no era kosher*. Porque lo recogimos por todo Estados Unidos meses después de que hicimos los tests”. Un tercer hombre involucrado en en los tests con Cournoyer y Olson fue el Dr. Harold Batchelor, el bacteriólogo que aprendió técnicas de pulverizado desde avión del Dr. Kurt Blome, que Batchelor había consultado en Heidelberg. Olson y Batchelor también condujeron pruebas de campo encubiertas en espacios cerrados por América, incluyendo el metro y el Pentágono. Para estas pruebas, la División de Operaciones Especiales usaron un patógeno relativamente no dañino que simulaba cómo podría dispersarse un patógeno mortal. Una investigación del congreso sobre estas pruebas encubiertas las encontró “atroces” en su engaño.

Formando parte de un equipo de envenenadores encubiertos, ya sea en la tundra de Alaska o dentro de una casa de seguridad en Camp King en Alemania, el Dr. Frank Olson y sus colegas violaron el código de Nuremberg, que requiere el consentimiento informado. la gran tragedia de la vida y muerte de Frank Olson fue que su propio derecho inalienable a ser protegido del daño por su propio gobierno y su doctor fue violado por órdenes de la misma gente a la que había dedicado el trabajo de toda su vida.

Esta nueva guerra, la Guerra Fría, era ahora el padre de sus propios eventos oscuros”.

Enlaces externos:

http://www.frankolsonproject.org/Articulations/Script-CodeNameArtichoke.html