Reflexiones en torno al documental Citizenfour

 “El terrorismo siempre ha sido, como llamamos en el mundo de la inteligencia, una cobertura para la acción. El terrorismo es algo que provoca una respuesta emocional que permite a las personas racionalizar y autorizar poderes y programas que no tendrían de otra manera”. Edward Snowden en el minuto 22 de esta charla TED

Este fin de semana vi el documental Citizenfour, en el que se cuenta la historia del informático de la CIA Edward Snowden y su forma de contactar con la documentalista Laura Poitras y el periodista Glen Greenwald para soltar la noticia-bombazo de que el gobierno de EEUU, con la complicidad de varias empresas de telecomunicaciones e internet, estaba (está) espiando a toda la población. Además el documental filma la construcción de las instalaciones en Utah en las que se está acumulando toda la información, en el llamado Intelligence Community Comprehensive National Cybersecurity Initiative Data Center.

Me ha gustado mucho el documental y los planteamientos éticos de Snowden, a pesar de que creo que parte de un utopismo legalista sobre el “Estado de Derecho” y las libertades primigenias garantizadas por el poder que creo que son irreales y nunca han existido.

El sueño del control total sobre la población, sobre la vida, sobre las conciencias, sobre los cuerpos, sobre las semillas, sobre las comunicaciones va poco a poco haciéndose realidad y es una golosina demasiado apetitosa incluso para los que ganaron las elecciones desde el empoderante “yes, we can” o el miedo a las políticas criminales de Bush. Ojalá este documental sirviera para desenmascarar a todos los Obama (y a todos los Podemos) del mundo que llegan al poder y no sólo no terminan con los guantánamos sino que se sirven de las nuevas tecnologías para tratar de crear una ilusión de mayor democracia y participación (voto electrónico, propuestas votadas por internet…).

El feminismo no se queda tampoco atrás. Hace unos años, cuando el enemigo público número 1 era ETA, creo que nadie hubiese imaginado que el mayor empuje hacia el estado policial lo fuera a dar ahora el feminismo institucional con el concepto de “terrorismo machista” y su petición de más recursos (dinero), “cuestiones de Estado” (Ada Colau va a la vanguardia en este sentido) y represión policial para evitar las violencias contra las mujeres (ver manifiesto 7N).  Por supuesto, no estoy diciendo que no haya que denunciar los actos de violencia o los crímenes a la policía, sino que el Estado no debería ser presentado como el ÚNICO salvador, su implicación la ÚNICA reivindicación posible para solucionar un problema o que el cambio de valores tenga que suceden ÚNICAMENTE a base de adoctrinamiento en las escuelas y cursos de formación dirigidos a funcionarios o asociaciones culturales subvencionadas.

Añado: He vivido violencias ejercidas por hombres pero eso no me impide darme cuenta de que prevenirlas o evitarlas está muy relacionado con el sistema en el que vivimos de una forma global y holística. Y que parte del problema jamás podrá ser la solución (Estado capitalista).

Tomado de: http://violenciadgenerada.blogspot.com.es/2013/10/el-terrorismo-de-genero-mata-y-ha.html

Cuando el PP y la extrema derecha agitaban el tema del terrorismo de ETA a muchos nos parecía totalitario, electoralista y parcial en su visión de la violencia. Nos parecía que se manipulaba y jugaba con el dolor para polarizar los debates y ocultar otras violencias, todas execrables, unas y otras. ¿Y ahora qué? Ahora tenemos a Hollande en Francia reviviendo el espíritu Bush y su Patriot Act después de unos sangrientos ataques terroristas en los que habría mucho que aclarar, con millones de franceses dispuestos a abandonar sus libertades en nombre de la seguridad y protección del patriarca Estado.

Al leer “El Reino de las Mujeres”, un libro sobre las Mosuo (una sociedad matrilineal) y su ausencia de violencia de género tal y como la conocemos aquí, solamente podía pensar que tendríamos mucho que aprender sobre esa clase de sociedades tradicionales, sin idealizarlas. Crear una sociedad con mucha menos violencia es posible sin dinero ni adoctrinamiento escolar o institucional. No es una cuestión monetaria ni dirigida de arriba a abajo sino convivencial, horizontal, social, cultural, de valores.

Nuevas tecnologías y tecnolatría

Para el feminismo institucional las nuevas tecnologías y el Estado son los encargados de liberar a las mujeres de la lacra de la violencia de género (ya sea vía aplicaciones telefónicas como la de “Libres”, el recurso a los brazaletes-chip y las denuncias). Creo que mucha gente no se da cuenta de que, a la vez, están cayendo en brazos del patriarca Estado, el que espía sus comunicaciones con fines comerciales y, peor aún, políticos y represivos.

 

Ojo al detalle de este anuncio. Lo normal sería que ante la situación descrita por la adolescente con su novio la chica pudiera resolverla por ella misma y con apoyo de su entorno: amiga, madre, padre, familiares… En el anuncio, sin embargo, su amiga le cuenta un caso similar en el que habló con su madre y juntas, en lugar de resolverlo de forma directa, ¡llamaron al 016! Este anuncio es un insulto a las mujeres y su capacidad para autogestionar sus relaciones.

¿Acaso no se dice en este anuncio que espiar el móvil es maltrato? Entonces, cuando no son nuestros novios celosos los que espían nuestros teléfonos sino el Estado el que controla cada uno de nuestros movimientos, nuestras búsquedas en internet, nos graban con cámaras de videovigilancia, sabe a qué manifestaciones vamos y a cuál no vamos… ¿Cómo llamamos a eso? ¿Una institución que nos espía y controla puede tener la cara de decirnos que recurramos a él cuando una pareja sentimental nos espía el móvil para controlarnos? Reflexionemos sobre este punto porque es clave.

Relacionadas:

– Paralelismos entre terrorismo y violencia machista: estudio. “Miguel Lorente constató, ya en 2001, que hay elementos comunes entre terrorismo político y de género, y los caracteres fundamentales de la definición de terrorismo del FBI son aplicables a la violencia de género, aunque existan matices diferenciadores, como los hay entre distintos grupos terroristas.”
Recordemos que Miguel Lorente fue “Becado por el Comité Científico de la OTAN para desarrollar un estudio sobre los aspectos bioéticos del uso de la información genética y las bases de datos genéticas.” y se formó en el “Centro de Investigación y Formación Forense (FSRTC) de la Academia del FBI. Quantico, Virgina.EE.UU. Desde 1992 un total aproximado de unos 2 años.” según http://www.nuevaeconomiaforum.org/ponentes/miguel-lorente . La OTAN tiene una triste tradición de violencias contra las mujeres: http://elpais.com/diario/2004/05/07/internacional/1083880811_850215.html

– Rajoy dice que la lucha contra la violencia de género es “cuestión de Estado”:
http://www.20minutos.es/noticia/2425850/0/rajoy-dice-que-lucha-contra-violencia-genero-es-cuestion-estado-dice-victimas-que-no-estan-solas/ 

“Precisamente este test elaborado por la Directora del Máster en Malos Tratos y Violencia de Género de la UNED ha sido incluido en la campaña “Libres” del Ministerio Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. “Libres” es la primera aplicación para teléfonos móviles diseñada expresamente para ayudar a prevenir la violencia de género“. http://portal.uned.es/portal/page?_pageid=93,31330273&_dad=portal&_schema=PORTAL 

“En la presentación que ha tenido lugar hoy en la sede madrileña de Telefónica España, colaboradora principal de esta iniciativa, su presidente, Luis Miguel Gilpérez, ha destacado que está aplicación “nos pone a la vanguardia en materia de prevención”. http://www.elmundo.es/elmundo/2013/07/24/espana/1374670549.html

– El terrorismo de género mata y ha matado más que E.T.A. en España: http://violenciadgenerada.blogspot.com.es/2013/10/el-terrorismo-de-genero-mata-y-ha.html

– Proponen brazaletes para alejar a hombres violentos: “La directora ejecutiva del Centro de Investigación para la Acción Femenina (CIPAF) propuso ayer el uso generalizado de brazaletes electrónicos para incluir a hombres que tienen orden de alejamiento expedida por reclamo de sus parejas, una medida que evitaría los feminicidios”. http://diariode3.com/proponen-brazaletes-para-alejar-a-hombres-violentos/

– Lidia Falcón sobre Rosa Díez (marzo 2013): “Esa  señora  que  lleva  clamando  contra  la  política  de  los  sucesivos  gobier nos  de  España, en alguno de los cuales participó y que fue cabeza de lista en las elecciones  al  Parlamento  Europeo  por  el  Partido  Socialista  en  el  año  1999,  respecto  a  las  medidas que han tomado ante el terrorismo de ETA, considera que el maltrato a las  mujeres no es tema suficientemente importante para que desde su altura de miras y  preocupaciones deba pronunciarse. 
Teniendo  en  cuenta  que  en  los  últimos  treinta  años  contamos  con  2.400  mujeres  asesinadas,  lo  que  triplica  las  víctimas  de  ETA  en  cincuenta  años;  que  con  un  cálculo   prudente  son   2.500.000   las   maltratadas   habitualmente,   que  alcanzan  15.000  las  violadas  cada  año,  y  que  en  esta  sangrienta  saga  hemos  de  incluir  los  menores  apaleados,  abusados,  asesinados  y  desparecidos,  de  los  que  ni  siquiera  tenemo s cifras, el desdén que muestra la Sra. Díez por esta masacre es inadmisible”. http://blogs.publico.es/dominiopublico/6624/terrorismo-machista/

– Lidia Falcón (noviembre 2015): “Porque la violencia machista es tan terrorismo como el etarra o el islámico, pero no se considera un asunto de Estado ya que las víctimas solo son mujeres.” http://blogs.publico.es/lidia-falcon/2015/11/05/la-violencia-machista-es-terrorismo/

– “No hay que olvidar que el maltratador no tiene porque ser siempre una persona con convicciones machistas”. http://www.teinteresa.es/espana/agresor-victima-autoestima-violencia-genero_0_554346539.html

Relacionadas (dentro de este blog):

– Richard Stallman y el voto electrónico: http://www.lasinterferencias.com/2011/11/15/richard-stallman-en-madrid-y-el-voto-electronico/ 

– Historia del 25 de noviembre (ver la parte relativa a Magaly Pineda y las nuevas tecnologías): http://www.lasinterferencias.com/2015/11/15/historia-del-25-de-noviembre-de-un-acto-de-terrorismo-de-estado-a-simbolo-de-la-violencia-contra-la-mujer/ 

ACTUALIZACIÓN 11-12-2015:

Acabo de ver esta entrevista de Al Jazeera a Snowden y me ha llamado la atención el momento en el que el periodista le muestra unas declaraciones de alabanza a Rusia, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador, que tendrían su “gratitud y respeto”. Entiendo que lo diga de Rusia ya que, por la cuenta que le trae, es el país que le ha acogido, pero él sabe perfectamente que esos otros países también están usando o les gustaría usar estas tecnologías de control sobre la población. Como muestra un botón:

“También se ha sabido hace poco que agentes cubanos estaban en China junto a venezolanos, estudiando las bondades de la tecnología RFID para triangular y localizar a personas. Por supuesto, la aplicación de dicha tecnología que se busca es aberrante: para incluirla en los carnet de identidad de las personas. Y llegados a este puntos nos preguntamos, donde se libra realmente la “Guerra Cibernética Cubana????” https://www.taringa.net/posts/noticias/15675662/Cuba-invierte-millones-para-vigilar-a-todos-los-ciudadanos.html

¿Cuándo nos daremos cuenta de que todos los bandos de esta guerra son malos? No es una cuestión de ideologías o naciones, lo que está en juego es un paradigma, una forma de ver el mundo, una forma de vivir, un intento de controlar e imitar todo lo vivo, de dominar la Naturaleza y sus recursos. Los Estados están librando una guerra contra los súbditos, los llamados ciudadanos y los no ciudadanos. Está fomentando la guerra de todos contra todos.

ACTUALIZACIÓN 21/12/2015:

CIBERFEMINISMO (2)

http://mujeressinfonterasysinbozal.blogspot.com.es/2015/12/apptivismo-tecnologia-feminista-para.html

La irresponsabilidad de votantes y votados

Eduardo Leira fue el director del PGOUM de 1985. Imagen tomada de:
 https://arquites.wordpress.com/2013/01/01/plan-general-de-madrid-de-1985/

Votar* es un acto irresponsable. Introducir un papel en una urna de forma anónima no compromete a nada, no hay que dar explicaciones a nadie, no hay que ser coherente ni ante uno mismo ni ante los demás. No hay riesgo de ningún tipo ni vinculación alguna con la consecución de las propuestas de los programas electorales.

Presentarse a las elecciones otro tanto. Uno puede decir aquello de “puedo prometer y prometo” y después no cumplir, como viene siendo habitual, nada de lo prometido en las campañas electorales. O, peor aún, cumplirlo. En cualquier caso, no hay nada vinculante ni ningún político de turno arriesga su propio patrimonio personal cuando se solicitan créditos para endeudar al Ayuntamiento durante décadas o para realizar macroproyectos urbanísticos. Es más, los préstamos bancarios pueden tener  que ser devueltos a 30 años vista y las elecciones son cada 4 años, con lo que este desfase crea el absurdo de que partidos políticos nuevos tengan que pagar o incumplir las deudas de otros al llegar al poder. En este sentido, sería casi más coherente que el mismo partido que ha endeudado a un Ayuntamiento tuviera que resolver los problemas que ha contribuido a crear y no pasase la pelota a otro partido cuando las cosas se ponen feas. Sorprendentemente, todos parecen querer ganar cuando quizás ganar pueda ser una verdadera losa y cúmulo de problemas para los que hereden los problemas de otros.

Votar es un acto irresponsable porque votar es pedir a otros que solucionen tus problemas, lo que viene a significar que los partidos políticos cada vez van tomando más parcelas de la vida cotidiana e incluso sienten que tienen la responsabilidad de construir identidades, formar o adoctrinar a sus súbditos-ciudadanos hasta en lo más íntimo de su personalidad. Los votantes a su vez demandan esas políticas de adoctrinamiento y ordenan sus reivindicaciones en torno a derechos que alguien les tiene que otorgar o respetar. Este tema creo que está más desarrollado y explicado en el libro de Brewster Kneen titulado “La tiranía de los derechos”.

El panorama es desolador. Los partidos políticos tienen el mismo grado de corrupción que el de sus votantes, ni más ni menos. Si no fuera así, desde el interior de los partidos, desde los propios militantes, se pedirían cambios o se exigirían responsabilidades. En lugar de eso, estas personas se dedican a sacan pecho o callar ante las actitudes caraduras de sus representantes.

En este sentido lo lógico sería que los votantes del PP o del PSOE, por ejemplo, fueran los primeros en luchar contra la corrupción de sus respectivos partidos. Lejos de suceder esto los votantes se comportan como hinchas de un equipo de fútbol o fanáticos de un grupo musical. Prefieren defender la chulería, negar lo evidente, cerrar los ojos o pensar que los adversarios políticos mienten o, quizás vale de consuelo, que sus tropelías son peores. “Y tú más”.

La entrada de Podemos como frente de izquierdas en el panorama político no ha sido una excepción. Cuando han salido a la luz los tejemanejes laborales y los impagos de la empresa ruinosa de Eduardo Leira, el marido de Manuela Carmena, quizás la próxima alcaldesa de Madrid, Ahora Madrid ha sacado un bochornoso comunicado como este en el que se afirma que “Una vez cerrado el proceso, los trabajadores cobrarán los primeros y lo harán del Fondo de Garantía Salarial.”

Además, Ahora Madrid ha colgado las tres sentencias relativas al caso al final del comunicado sin borrar los apellidos de los trabajadores denunciantes, lo que podría vulnerar el derecho a la intimidad de estos y la Ley de Protección de Datos. En cualquier caso, legal o ilegal, no parece muy ético exponer sus nombres de forma pública cuando ellos mismos no lo han hecho en los medios de comunicación con los que han colaborado. En cualquier caso, las sentencias, aunque de redacción totalmente confusa (sobretodo en lo referente al crédito de Bankia y al otro del “Banco de Bilbao”), permiten que cada cual se forme su propia opinión sobre el asunto. 

El comunicado también es bochornoso por todo lo demás: pasa de puntillas por lo feo del asunto y es que los trabajadores de la empresa del marido de Carmena, cuando con la burbuja inmobiliaria venían bien dadas, eran falsos autónomos y, después, estuvieron contratados por una categoría laboral inferior a la que les correspondía. Todo ello ahora en su neolengua se llama “replantear”:

“Alrededor de 2010, se replanteó la situación laboral de la plantilla y se les hizo un contrato indefinido. En cualquier caso, lo que la empresa hizo en ese momento fue ajustarse a la legislación vigente, como ha hecho siempre.”

Irresponsabilidad, mucho morro y balones fuera: “Lo sucedido es un ejemplo más de lo que ha significado la crisis para muchísimas personas, trabajadoras y empresarias. Un modelo económico fallido cuyo mayor arquitecto es, por cierto, el señor Rodrigo Rato, exministro de Economía y responsable de la estafa de Bankia. Esperanza Aguirre tampoco es ajena a este modelo.”

Esta es la mentalidad precisamente que nos ha llevado a la situación actual. Nadie es responsable. La culpa es de Rodrigo Rato y de Esperanza Aguirre, no de un empresario “excomunista” que ganó todo lo que pudo y más con la burbuja inmobiliaria e incluso promovió el desarrollismo turístico sin freno en China. Tampoco como trabajadores aceptamos nuestra responsabilidad, como trabajadores que tragan con todo, que están desunidos y que sueñan algún día con trepar y poder dar el mismo pelotazo que su empresario y explotar a otros. Cada uno tenemos que aceptar la parte de este embrollo que nos toca. Con esa mentalidad del victimismo y el corporativismo no vamos a ningún lado ni hay “cambio” posible.

En este video en el que Manuela Carmena explica, a su manera, el desaguisado hace exáctamente lo mismo. Es especialmente emotiva la parte en la que una persona que fue abogada laboralista habla con eufemismos varios del concepto de “falso autónomo”:

Si alguien no conoce todavía la historia y quiere leer la versión de los trabajadores y no la de Carmena, ni Libertad Digital ni Ahora Madrid aquí puede leer su propio comunicado y cronología:

http://s.libertaddigital.com/doc/comunicado-de-los-extrabajadores-de-i3-consultores-41913330.pdf

– Último día de julio de 2010: “se nos comunicó que el pago de nuestros salarios se iba a retrasar unos días. No volvimos a cobrar.”
– 23 de noviembre de 2010: “descubrimos” (…)”cuando ya se nos debían 5 mensualidades, había ejecutado una separación de bienes en su matrimonio con Manuela Carmena mediante la cual le había traspasado todo su patrimonio a su esposa”.
– Ya estamos en 2015 y siguen sin ver un duro. Y sin embargo ahí siguen las propiedades de Segovia y la tienda de ropa hecha por reclusas en Malasaña.

Un juez ha determinado que no ha habido un “alzamiento de bienes” pero eso no evita toda la falta de ética sistémica, marca de la casa del capitalismo, del Estado y de todos los individuos que los conforman y que implica:

– Que sea inaceptable que los desaguisados de los empresarios de la burbuja inmobiliaria, de los que Leira es un ejemplo paradigmático, tengan que ser pagados ahora por el Fogasa, siguiendo el esquema clásico de privatizar los beneficios y socializar las pérdidas.

– Que las leyes permitan esto solamente demuestran de qué lado están, cuando no debería ser posible que un matrimonio que tiene propiedades siga manteniéndolas y no las venda y tampoco sea posible embargarlas para pagar los salarios (¡que son suyos!) a unos trabajadores.

– Que tras una campaña de marketing popular moderna y cool (una mala copia pero igual de vacía e insustancial que la de Obama en 2008) se esconde el silencio cómplice de los votantes de Ahora Madrid ante estos hechos. Este partido ha perdido la oportunidad de oro de demostrar que realmente iba a haber un cambio en su forma de hacer política. Evidentemente, no se puede esconder que sus candidatos son de la casta ni de las elites pero sí podrían haber demostrado que saben rectificar, que reconocen sus equivocaciones y las subsanan a la mayor brevedad posible. Esto incluso les podría haber aportado más votos, aunque fuera una mera estrategia de estética política. De cara a sus votantes, tampoco entiendo que haya ninguna incompatibilidad entre votar el domingo a Manuela Carmena y haber presionado, por justicia, para que este matrimonio se comprometiera a pagar lo que deben. Nada de esto ha ocurrido.

Con todo este espectáculo podemos hacer una reflexión: uno de los mayores problemas sociales a los que nos enfrentamos en la actualidad no es saber a quién votar o que gane tal o cual partido. Eso, pese a la ansiedad que muestran algunas personas con su grito desesperado de “¿¿¿A quién vamos a votar ahora???” es totalmente secundario, dado que el nivel de degradación moral de los partidos políticos y, aún más importante, del propio sistema y las personas que lo conformamos es muy similar. No hay prisa (aunque en realidad sí debería haberla), nos va a tomar años mejorarnos a nosotros mismos si queremos detener el colapso social.

La ejemplaridad personal, sobre todo de los súbditos-ciudadanos convertidos en censo electoral, es penosa y reina un peligroso corporativismo en todas las esferas de la existencia combinado con un individualismo y una inmadurez extrema. No podemos ser ingenuos, en estos temas políticos hay quien se mueve por autoengaño y quien se mueve porque sabe que si ganan los “suyos” podrán mantener y florecer sus diversos chiringuitos ideológicos o empresariales. Por eso, mucho más importante que meter una papeleta o no el próximo domingo la tarea que tenemos por delante debería ser esa, ganar la batalla de las ideas y la superación moral, lo que implica en primer lugar reconocer los propios errores. No existen los santos ni la perfección, existe gente que intenta superarse a sí misma y que no tiene miedo a equivocarse por el camino.

¿De qué cambio habla Ahora Madrid y sus votantes si no hay cambio ni dentro de ellos mismos y están actuando igual que cualquier votante del PP o del PSOE que no denuncia la corrupción de su propio partido? Claro que esto puede beneficiar al PP y que los medios de la derecha tienen interés en sacar esto. Pero, eso, ¿en qué debería importarnos si lo que buscamos es un mínimo de justicia ante los hechos presentados? Carlos, Muriel y Antonio, ¡NO ESTÁIS SOLOS! 

*Empleo la palabra “votar” para referirme al contexto electoral, no al de democracia directa o voto en una asamblea que sí me parece legítimo y responsable, aunque también con determinados fallos en lo que a vinculación entre voto-acción-responsabilidad se refiere que tendrían que ser más estudiados.

“Podemos hacerlo”

Hoy voy a hablar de uno de los emblemas o símbolos utilizados para recrear la imagen de mujer “empoderada”, la ilustración de J. Howard Miller que podemos titular “We can do it!” (¡Nosotros/as podemos hacerlo!):

Lo primero que llama la atención es la mirada fuerte y penetrante de una trabajadora segura de sí misma que nos enseña su musculoso brazo. El texto de abajo dice: “War Production Co-ordinating Committee” (Comité Coordinador de la Producción de Guerra). ¿Y qué comité era ese? Pues el comité que creó la empresa Westinghouse durante la Segunda Guerra Mundial.

El poster no fue diseñado para su exhibición o para animar la contratación de más mujeres sino para su uso interno dentro de la empresa. La ilustración de Miller, encargada a través de una agencia de publicidad, pertenecía a una serie más amplia en la que la mayor parte de los representados eran hombres. Se trataba de propaganda interna para animar y motivar a los trabajadores a esforzarse más en sus tareas laborales. El mensaje era en realidad “Podéis trabajar más y mejor para nosotros” y el objetivo era “subir la moral, reducir el absentismo, hacer que las preguntas de los trabajadores se dirigieran a los jefes y reducir la probabilidad de insatisfacción laboral que pudiera conducir a una huelga en la fábrica“.

Geraldine Hoff Doyle fue la mujer real, trabajadora de Westinghouse, que inspiró el poster y que, por cierto, se fue de la empresa una semana después de que le hicieran la foto en la que se basó Miller, tras el accidente laboral de una compañera. Estas mujeres estaban fabricando forros plastificados para cascos impregnados de “Micarta”, una resina fenólica inventada por Westinghouse. Se produjeron unos 13 millones de forros para cascos en el transcurso de la guerra. Todo ese tipo de material bélico se usaría contra Hitler, algo muy loable sino fuera porque las grandes firmas estadounidenses apoyaron el crecimiento del nazismo e incluso negociaron con la Alemania Nazi: General Motors, Texaco, Ford… Los negocios son los negocios.

Las relaciones laborales dentro de Westinghouse Electric habían sido muy tensas durante los años anteriores. En 1941, esta empresa finalmente se vio forzada a firmar un acuerdo laboral con los trabajadores del sindicato “United Electrical, Radio and Machine Workers of America”, ya que estaba obligado por la Ley Nacional de Relaciones Laborales. El Gran Capital norteamericano necesitaba acabar con la lucha de clases sustituyéndola por el “todos a una”, juntitos empresarios y trabajadores por el bien de la empresa y del Estado sin tocar ninguno de los “privilegios” (si es que a ser opresor se le puede llamar privilegio) existentes ni, por supuesto, todo lo que conlleva el trabajo asalariado. ¿Nos suena de algo este mensaje? Sí, se llama fascismo corporativo.

 Vemos, por tanto, que no es una imagen que luche o refleje la emancipación de la mujer o del hombre, sino la fusión cuerpo-mente con la causa empresarial y con el aumento en el número de dígitos de la cuenta bancaria del empresario de turno. Es un emblema del capitalismo (aunque perfectamente podría tener un equivalente soviético o nazi, ¡o incluso de fábrica colectivizada!) que trata de aplacar todo conflicto entre dominantes y dominados que pueda hacer que la productividad descienda.
 
Esta ilustración es la viva imagen de que el concepto de “empoderamiento” (empowerment) es totalmente ajeno y diferente al de “emancipación”. ¿De qué nos sirve creernos poderosos si seguimos siendo esclavos con una pequeña ilusión de poder? ¿De qué sirve el poder sin la ética, el sentido crítico y la capacidad de reflexionar?

En algún momento histórico esta imagen se puso de moda en los medios como icono del empoderamiento femenino. Es deplorable. Una mujer jamás se emancipará por ser una asalariada de Westinghouse que fabrica armas mientras el gran capital de su país está alimentando a la fiera que después, supuestamente, querrá abatir.

¿Cuántos de los símbolos de empoderamiento actuales no tendrán la misma función esclavizante que este anuncio propagandístico? Para empezar quizás tendríamos que salir del autoengaño y definir qué es lo que realmente “podemos” y no “podemos” hacer en las circunstancias actuales.