Carta a Alice Miller: “Feminismo”

Carta tomada de la web de Alice Miller, una de las psicoanalistas que más estudió el maltrato infantil. Durante su vida terminó apostatando del propio psicoanálisis, prefirió ser denominada “investigadora de la infancia” y reconociendo que ella misma había sufrido maltrato. Años más tarde, su hijo, Martin Miller confesó en un libro que subrió abusos paternos y que su madre hizo con él todo lo contrario de lo que decía en sus libros pero que, paradójicamente, sus teorías eran válidas y a él le ayudaron a sobrevivir. Las diferencias entre lo que decían autores como Rousseau, Miller o Montessori sobre los niños y lo que hicieron con sus hijos es abismal. Prometo un breve artículo en este blog sobre el tema, pero por ahora me quedo con las reflexiones de una mujer maltratada en la niñez y a la vez madre abusadora, según su hijo.

Recojo y traduzco una de las cartas que le enviaron y que se puede leer en su página web porque me parece que plantea una hipótesis interesante sobre los ciclos de los abusos y una crítica al silencio que existe sobre las violencias ejercidas por las madres.

http://www.alice-miller.com/readersmail_en.php?lang=en&nid=2531&grp=0309
(los subrayados en negrita son míos)

Feminismo – Sábado 14 de marzo de 2009

 Querida Alice Miller, en los últimos 3 años he comenzado a poner en marcha la recuperación de mi vida gracias a tu trabajo, tus libros y tu página web. He sido emocional, física y sexualmente abusada por mis padres en la infancia, y cuando llegué a la edad adulta era una persona rota. Mi proceso de curación es una tortura y muy doloroso, y a veces parece que nunca llegará a su fin, porque los horrores de mi infancia eran infinitos, pero a la vez ya he empezado a degustar el fruto del éxito. En estos años he perdido más de 15 Kg sin ningún esfuerzo, conseguí completamente librarme del dolor de espalda crónico que padecía desde que tenía 19 años, y la depresión que sufría durante toda mi vida se convirtió en una tormenta emocional, que me hace sentir mucho más viva. Además, puedo identificar mucho mejor lo que REALMENTE quiero, lo que es adecuado para mí. Esta es una sensación totalmente nueva y todavía me resulta difícil confiar en ella.  

Recientemente he empezado a buscar un terapeuta, de acuerdo con tus recomendaciones reveladoras. Le pregunté a los candidatos muchas preguntas, y no podía creer la cantidad de resistencia que despertaron mis preguntas directas. Ni siquiera uno de los terapeutas que he conocido ha querido discutir conmigo mis preguntas pertinentes. La mayoría de ellos las evaden y me hicieron sentir que era maleducada y estaba “cruzando la línea”. Es una experiencia muy desesperante. 

 Un amigo me sugirió que fuera a una terapia feminista, que no tenía ni idea de lo que significaba, así que leí algunos artículos actualizados acerca de la terapia feminista, y hablé con algunas terapeutas que se identificaban como feministas, y decepcionada me doy cuenta de que no están familiarizadas con tu trabajo. Por otra parte: están atrapadas tan profundamente en su agenda de género, que ven el incesto como delito contra las mujeres en lugar de un crimen contra los niños. A sus ojos, la perspectiva feminista es la única explicación para el silenciamiento del incesto y del abuso sexual en la sociedad. Son totalmente ciegas a la gran injusticia y el mal hacia los NIÑOS, como la población más indefensa y desprotegida. Lo toman todo como una cuestión de género, de crímenes que los varones cometen contra las mujeres y, por tanto, silenciados. ¡Esto es tan indignante y frustrante! Me hace estar muy enojada. ¿Cómo alguien puede coger la revolución más importante del siglo XX y utilizarla de manera tan manipuladora para escapar de la verdad? Escribí sobre ello a una de las escritoras feministas conocidas en mi país, pero no me respondió. Gracias por tu valentía y honestidad. Gracias por salvarme la vida, G. 
Pd: puede publicar esta carta en su página web si le resulta útil para los demás.


AM: gracias por tu carta, me alegro mucho por ti por tener los ojos muy abiertos y tener el coraje de revisar la valentía de los terapeutas con los que estás hablando para que no te conviertas en una víctima de las ilusiones. Puedes comprobar a 20 de ellos, probablemente obtendrás las mismas respuestas, llenas de evasión pero tal vez encontrarás finalmente alguien que responderá a tus preguntas con honestidad. Si no, habrás aprendido mucho, y te puedes beneficiar de esta experiencia. En cuanto a las terapeutas feministas estoy de acuerdo contigo completamente. Ya escribí hace 30 años que las mujeres pueden abusar de sus bebés, infantes y niños pequeños con total impunidad, nadie las controla. Pueden volcar en sus hijos todas las humillaciones que sufrieron de los hombres en nuestra sociedad. Más tarde, sus hijos (masculino, en inglés) que “aman” a sus madres pueden transferir su rabia hacia sus hijas u otras mujeres o hacer la guerra y violar mujeres, pero a la vez adorar, defender y respetar a sus madres, porque lo que sufrieron como niños pequeños se queda inconsciente, totalmente reprimido. Y muchos de nosotros parecemos necesitar durante mucho tiempo la ilusión de haber tenido una madre maravillosa. Tiene usted razón, la tragedia comienza con la madre que está protegida por todas las sociedades y honrada en la mayoría de las religiones como la santa inocente. En alemán existen ya algunos libros que rompieron con este tabú pero para las publicaciones en inglés debes buscar en Google. El libro de Bass y Davis es muy útil para las víctimas de abuso sexual infantil, pero lamentablemente las autoras que son feministas escriben que son muy pocas las mujeres que abusan de los niños. Esto es absolutamente falso. Al parecer, hay también mujeres pederastas que viven con niños de 10 a 12 años y dicen que esto es (¡¡¡para ellas!!!) una hermosa “relación”. No ser conscientes de la utilización de los niños para vengar los propios traumas y arruinar su vida es no sólo la actitud de los hombres, sino de ambos géneros, mientras el maltrato infantil siga siendo un tema evitado por toda la sociedad ignorante.

————————————

Una amiga muy lúcida de facebook ha hecho una importante matización con la que estoy totalmente de acuerdo. Comenta que se puede hacer una conexión mucho más justa y equilibrada si se establece un vínculo entre esta carta y esta entrevista a la antropóloga y primatóloga Sarah Blaffer Hrdy.  Y yo añado: “Estoy totalmente de acuerdo contigo. No solamente complementarlo con esa entrevista a Hrdy, sino también conectarlo con el maltrato institucional, político, del propio contexto histórico y cultural de cada momento. Por ejemplo, el hijo de Alice Miller habla de los traumas de su madre respecto a los nazis, un incidente violento-sexual con un hombre de la gestapo… Y, por supuesto, luego está el tema de la responsabilidad personal y la construcción del propio camino“.