No somos vasijas, tampoco somos pajuelas

En referencia a la indignación feminista, y con razón, sobre la llamada “gestación subrogada” que, básicamente, es la mayor prostitución y explotación del cuerpo de otra persona de la que ha sido capaz el ser humano en 10.000 años de domesticación de la Naturaleza, creo que hay que repetir, una vez más, que todo el feminismo ha callado o ha apoyado activamente la inseminación artificial comercial y anónima*. Por supuesto que no es comparable una masturbación delante de una peli porno en una clínica aséptica con una estimulación hormonal, un embarazo, un parto o una cesárea, pero es que una práctica justifica la otra y la imita en nombre de la “igualdad” y “los derechos”. La deshumanización en la procreación y la cosificación de los bebés como producto u objeto ya lleva tiempo existiendo y el silencio y apoyo de una práctica ha dado pie a todas las demás en una especie de efecto dominó imparable.

Veamos unas cuantas imágenes de un banco de semen que te envía pajuelas con esperma congelado a domicilio:

El producto no es el semen… Es el bebé que tendrás gracias a ellos. Y, por eso, ponen fotos de bebés, no de espermatozoides.

 

Esto es un catálogo de bebés a la carta. ¿Te gustaría que el prostituto reproductivo tuviera los ojos azules? ¿Que fuera negro? ¿Caucásico? ¿Alto y rubio? En las clínicas esta decisión la toma el profesional y elije al vendedor de semen en función de tus características físicas. ¿Acaso en el mundo real los padres se parecen físicamente a las madres? Esto es cosificación masculina y también de los bebés.

 

He enlazado el html del pdf que aparece en el catálogo humano de esta tienda online de semen cuando le das al icono de la fotografía porque no quiero tener alojado ese material en mi blog. ¿Se supone que las mujeres y las parejas elijen al vendedor de esperma en función de la foto de él de pequeñito? Es escalofriante pensar que una foto que le hicieron sus padres o sus abuelos pueda acabar en este tipo de webs. Efectivamente, un niño producto de estas clínicas o tiendas no solamente no tiene padre sino que no se le permite tener familia paterna (primas, tías, abuelos…). Y todo esto se hace de forma deliberada, es el mal por elección, no el mal por azar o por las circunstancias de la vida o el mal realizado por otras personas que no podemos controlar y que no está en nuestras manos. Es el mal elegido de forma fría y consciente, tanto para el que vende como para el que compra. ¿Consciente? Creo que no somos muy conscientes de todo esto, yo tampoco lo era hace años, supongo que por puro desconocimiento.

Por último, me gustaría resaltar que este tipo de webs existen también para vendedoras de óvulos y para madres de alquiler, solamente que son privadas y tienes que crearte un perfil autentificado para acceder a ellas.

Nota: he eliminado los comentarios del blog porque no creo en la comunicación cibernética impersonal y deshumanizada. Jamás he tenido que borrar un comentario y los he considerado hasta ahora como aportaciones enriquecedoras y agradables. Gracias por todos vuestros comentarios. Simplemente, no creo en ello y como este blog, creo que las conversaciones por aquí no llevan a ningún lado mas que a una acumulación de datos, datos, datos y retórica, retórica, retórica…

*No solamente el feminismo, desgraciadamente. En las redes sociales maternales y su correspondiente blogosfera también se apoya la inseminación artificial anónima como forma de empoderamiento femenino. A esto hay que añadir que, como en toda red comercial, oponerse a esto de forma pública puede hacer perder audiencia, alumnado, clientela, pacientes o lectores, a diferencia de oponerse al alquiler de úteros que no provoca tanta (o ninguna) disonancia entre emisoras y público objetivo de los productos o vidas que se venden en estas redes sociales. Sobre este tema y relacionado con la autoexplotación en las redes sociales recomiendo leer al filósofo Byung Chul-Han.

Comentario al artículo “La donación de óvulos… la decisión más difícil”

Me ha parecido vergonzoso este artículo de Toñi González que he leído a través del grupo de facebook “Menstruación”. El respeto a los niños y niñas nacidas a través de estas técnicas comerciales y el respeto a las mujeres que estén pensando en vender o comprar me mueve a hablar y posicionarme contra el capitalismo reproductivo y contra su “normalización”.

La venta de óvulos tiene riesgos para la salud de las mujeres que los venden (por aprox. 1200 euros). No voy a entrar a analizar en esta ocasión si son asumibles o no, si son grandes o pequeños. Aunque fueran mínimos estadísticamente hablando no lo vería ético porque solamente puedo decidir sobre los riesgos que me afectan a mí personalmente, no a terceras personas. No sé cómo una mujer puede beneficiarse de los riesgos que sufre otra mujer, aunque lo haga voluntariamente, y vivir tranquila con su conciencia.

En ningún momento la autora del artículo habla de ello, de la posición en la que queda la persona que vende: cosificada, ninguneada y, además, irresponsable frente al niño/niños que nacerán con sus genes y que jamás podrán contactar con ella ni con sus medio hermanos repartidos por ahí. En este sentido, la ley está hecha a medida de la industria de la reproducción artificial adultocéntrica. Los genes importan para los padres pero no se les permite a los hijos que sientan que esos genes son importantes.

Ya existen webs como esta de inseminación artificial (http://dk-es.cryosinternational.com/b%C3%BAsqueda-de-donantes/?donor-search-race=0&donor-search-haircolor=0&donor-search-eyecolor=0) en la que la gente puede elegir por categorías la apariencia de la persona que le venderá sus gametos. Aquí esa elección la hace la industria a través de la clínica en lugar de ser el propio comprador/a, pero eso no quita que se estén encargando bebés a la carta.

Ojalá mis futuras hijas no tengan que vender nunca sus óvulos para pagarse la matrícula de la universidad y termine viendo su foto de pequeña en una web como la que he enlazado, el mayor banco de esperma del mundo (el icono foto es para ver la foto del donante). Por supuesto, tampoco me gusta ver a los hombres cosificados en ese tipo de catálogos o tiendas online.

Como muestra, aquí se pueden leer algunos comentarios de afectadas: https://www.facebook.com/ClinicasEVA/posts/890818884333242

ventajas? hablar tambien de los posibles inconvenientes no? cuando vas a una clinica a donar ovulos nadie en la clinica te dice que puedes quedarte esteril o incluso llegar a morir por una mala puncion, eso casi le cuesta la vida a mi hermana y lo mas triste es que no puedes hacer nada contra ellos porque tu firmas un contrato asumiendo los riesgos sin casi conocerlos, animo chicas, jugaros la vida donando ovulos”

CONSEJO: YO DONÉ Y ME SENTIA MUY BIEN CONMIGO MISMA…HASTA Q ME DIAGNOSTICARON OVARIOS POLIQUÍSTICOS Y ME DIJERON QUE MUY POSIBLEMNETE SERIA POR LA SOBREHORMONACIÓN A LA Q ME SOMETI PARA DONAR…AHI LO DEJO.SOLO MIRAD LOS SINTOMAS Y LAS CONSECUENCIAS DE ESTO….

“A mi no me dejan donar por bajita… no entiendo nada la verdad… quien no pueda tener hijos de manera natural no creo que tenga problemas en que logrando tener un hijo este no mida metro ochenta…”

Captura de pantalla 2015-12-15 11.06.19

Relacionado:

– Cuando un congreso feminista se opuso a la ingeniería reproductiva y genética en 1985…

Cuando un congreso feminista se opuso a la ingeniería reproductiva y genética en 1985…