Experiencias enseñando a usar el orinal a un niño de 19 meses.

Ayer mi hijo cumplió los 20 meses y yo sin haber hecho la crónica de los 19… Bueno, ahí vamos:

La novedad principal de este mes ha sido que mantenerle seco ha sido muy fácil y casi todas las veces se ha esperado a que le ponga a hacer pis. Quizás habremos mojado uno o dos pantalones cada día como mucho, lo que muestra que cada vez controla más su cuerpo. Hubo un día que se hizo caca en el pañal, el resto lo hace en el w.c.

Por otro lado, en lugar de avisarme cada vez más, he notado que este mes nos lo ha pedido menos que el anterior, a pesar de que yo de vez en cuando se lo digo: “Si sientes las ganas, avisa a mamá, avisa a papá” o “ahora que vas a estar con abu, díselo a ella”. Como nota curiosa, suele coincidir que las veces que nos avisa, vamos en coche o transporte público. Siempre buscamos un sitio para parar o salimos del autobús pero también le decimos que intente “cerrar la colita” hasta llegar a un sitio donde poder ponerle. Y parece que lo entiende y puede hacerlo. Creo que como las cosas las asimila y afloran un par de semanas más tarde, no sería raro que durante el próximo mes volviera a avisar más y en todo tipo de contextos.

Como sus señales verbales han sido un poco excasas he seguido poniéndole según sus tiempos habituales. Por la mañana nada más despertarse, después del desayuno o una hora después de haberse despertado y después más o menos hora y media. La verdad es que no miro el reloj.

Por las noches este mes hemos usado pañales de usar y tirar porque hemos priorizando el sueño y no tener que cambiarle durante la noche. Algunas noches le he puesto antes de acostarnos nosotros, ha hecho pis dormido, y después le he puesto en el despertar de las 6h de la mañana y ha pasado toda la noche con el pañal seco. Pero la mayor parte de las noches prefiero dormir y no le ponemos. Aunque duerme más tiempo seguido ha habido un par de noches en las que se ha desvelado y no se quería volver a dormir en mitad de la noche. ¡Horror! Creo que ha podido ser por la salida de los colmillos pero cualquiera sabe…

Por el día solamente lleva pañales en casa de mi suegra tres tardes a la semana y solamente le ponen si él explícitamente lo pide. Su padre, que come con ellos los días que yo trabajo, le pone con un reductor en el w.c. después de comer y si tienes ganas hace y si no, lo dice. Para él, ir al baño no es un trance insoportable, de hecho, suele ser un momento de relax y juego. Pide cosas para entretenerse con las manos: gomas del pelo, jabones empaquetados, trocitos de papel del water…

En casa, siempre le digo “vamos a hacer pis con mamá” cuando veo que es el momento y viene corriendo. Yo me siento en la taza, él en el orinal, sacamos un bolso pequeño lleno de muestras de jabón y champús, tarjetas y empezamos a dárnoslas el uno al otro, a guardarlas, a sacarlas de nuevo… Es un momento divertido.

Algunos días le pongo pañales de tela si vamos a hacer un viaje largo en metro y no quiero salirme en mitad del trayecto, o si me agobia ir con miedo de que se haga pis por el camino, o si voy a casa de alguien en la que no quiero que haya ninguna posibilidad de “charquitos” inesperados. Ante todo, muuuuuucha calma. Por eso, la mayor parte de los pañales de tela se van quedando abandonados en la estantería sin usar, quizás a la espera de que algún día llegue otro bebé y los use de nuevo.

Releo los libros de Ingrid Bauer y Laurie Boucke y creo que, sobre todo el primero, me crearon falsas expectativas en cuanto a poder independizarme de los pañales de forma total. No ha sido tan sencillo porque no vivimos ni en China ni en India ni en África y no tengo abuelas o abuelos que lo practiquen y sepan enseñarme cómo leer las señales de los bebés. He tenido que navegar un poco en solitario e ir aprendiendo sobre la marcha, como muchas otras madres occidentales que lo intentan.

Ya llevamos 19 meses y mi hijo no avisa ni el 100% de las veces ni es independiente para ir al orinal. Depende de mi para recordárselo y si no le ofrezco el orinal se lo hace encima sin problema. Sin embargo, puedo mantenerle seco casi sin pañales y sé que los dejará definitivamente cuando él esté preparado.