Experiencias enseñando a usar el orinal a un niño de 21 meses.

¡Nos vamos acercando a los dos años!

¿Cuándo llegarán los días secos? No tengo la menor idea. Lo cierto es que si le pregunto si quiere hacer pis siempre dice que no, aunque no sea verdad. Pero, claro, esto mismo lo dice con todas las preguntas que le hago. Por eso, si sé que tiene ganas, no pregunto, le llevo o le distraigo con algo y, efectivamente, compruebo que sí tenía ganas. Todos los días solemos mojar 2 pañales de tela pero hay que tener en cuenta que tres días a la semana se queda en casa de mis suegros y esos días utiliza más.

Alguna vez se pone a hacer caca y me llama preocupado y agobiado. Le digo que no pasa nada y le llevo corriendo al reductor en el w.c. donde termina.

Este mes voy a ser muy esquemática para no repetirme demasiado:

Por las noches: pañal de usar y tirar.
Por el día en casa: pañales de tela, calzoncillos o directamente nada debajo de los pantalones.
Cuando se queda con mis suegros: sus propios pañales de usar y tirar.
En la calle: pañales de tela.

¿Señala o hay que ponerle? A veces lo pide pero la mayor parte de las veces hay que ponerle sin que lo pida y, además, entretenerle con algo para que juegue con las manos o lea.

¿Cada cuanto tiempo? Hora y media aproximadamente, como siempre más a menudo durante las primeras horas después de levantarse.

Como novedad de los últimos meses, hace tiempo que ya no quiere usar el orinal y siempre prefiere el reductor en el w.c.

Este mes tengo la sensación de que el que sigamos utilizando pañales por “seguridad” hace que tanto él como yo nos confiemos en que no pasa nada si se mojan y sigamos prácticamente igual desde los últimos meses.