La Junta de Damas como precursora del feminismo español

El otro día llegó a mis manos de casualidad la memoria 2009-2012 del consejo territorial de Tetuán. En él hay una parte dedicada a Josefa Amar y Borbón, ya que le pusieron su nombre al Centro Social Comunitario del barrio en el año 2010. Las actividades de este centro las desconozco, pero sí había leído algo sobre este personaje histórico de la Ilustración cuando escribí un artículo sobre la Inclusa de Madrid y la Junta de Damas de Honor y Mérito.

Me ha llamado especial atención este fragmento del texto, que ha sido capaz de arrancarme una sonrisa con su peculiar forma de contar las cosas:

La labor de la Junta de Damas consistía, fundamentalmente, en la lucha a favor de las mujeres, los niños y las niñas más desfavorecidos. Con la creación de la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara, la Real Fábrica de Cristal de La Granja y la Real Fábrica de Porcelana del Buen Retiro, promovidas todas ellas por Carlos III, la Junta de Damas aprovechó la ocasión para crear las llamadas “Escuelas Patrióticas”, donde se enseñaba a las jóvenes a leer y escribir y un oficio, de cara a conseguir un trabajo en estas fábricas. Así como a la creación del “Montepío de Hilada”, que dotaba de ayuda económica a estas jóvenes y daba trabajo en las fábricas a las alumnas de estas escuelas.
La idea esencial, era que las jóvenes pudieran acceder al mundo laboral e intelectual, así como al aumento de la producción de estas fábricas, demostrando que el papel de la mujer era muy importante de cara a la productividad del país.
(…)
La Junta de Damas es, a día de hoy, catalogada como la precursora de todo el movimiento social y feminista que, con posterioridad, protagonizaron mujeres de la talla de Concepción Arenal o Victoria Kent.

Lo que podemos leer aquí es básicamente que la Junta de Damas, la sección femenina de la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País, tuvo como objetivo explotar a las mujeres para aumentar la productividad del Estado y sus recién creadas empresas. Pero leamos otro texto, esta vez de la historiadora Victoria López Barahona:

“(…) estrechamente vinculado con el proyecto de abolición de los gremios.
En segundo lugar,  las escuelas – taller arrojan luz sobre los factores extraeconómicos que entran en juego en las relaciones  de  producción,  concretamente,  el  papel  de  los  patrones  normativos  de  género  en  la  organización  social  del  trabajo.  No  en  vano,  uno  de  los  principales  objetivos  del  programa  reformista  consiste  en  reorganizar  la  producción  según  unos  criterios estrictos de división sexual.
En tercer lugar, el empleo en las escuelas – taller de  niñas y adultas, sector excluido de los canales formales de aprendizaje que monopoliza  el sistema gremial, introduce el debate de la cualificación de la mano de obra femenina. Con la ley de 1779, que legaliza el aprendizaje de las mujeres en los oficios textiles, las  escuelas – taller  de  promoción  estatal  se  presentan  como  un  canal  de  aprendizaje  formal  alternativo al gremial con un doble objetivo: la enseñanza moral de las niñas, definiendo  un modelo concreto de mujer, y su especialización laboral sólo en aquellas “maniobras  propias  de  su  sexo”,  modo  de  asegurar  que  dicha  especialización  no  conllevara  aumentos salariales, ni que la posible cualificación derivada del aprendizaje les abriera  las  puertas  de  la  maestría  en  igualdad  de  condiciones  con  los  varones”.
“Sobre  las  escuelas – taller  que  funcionaron  en  los  ámbitos  rural  y  urbano  de  Madrid,  la  bibliografía es muy escasa y uniforme,  ya que se centra en las  escuelas patrióticas que  estuvieron   al   cargo   de   la   Real   Sociedad   Económica   Matritense,   se   basa   en   la  documentación   de   la   propia   institución   y   se   apega   al   discurso   de   los   grupos  pr ivilegiados que en ella se daban cita. De ahí que estos autores coincidan en que estas  escuelas – taller  atajaban  “la  tradicional  ociosidad  femenina”,  fueron  pioneras  en  la  formación profesional  y la “incorporación de las mujeres de las clases humildes al  trabajo productivo”, y con ellas se dio “reconocimiento y valoración social al trabajo de  la mujer”. 4 Estas  conclusiones,  al  no  haber  sido  contrastadas  con  otros  datos  sobre  el  mundo del trabajo en ese período, desfiguran e incluso alteran la realidad de éste, hasta  el punto de ocultar el hecho demostrado de que las mujeres, especialmente las humildes,  llevaban siglos incorporadas al trabajo dentro  y fuera del mercado. Cuando recorremos  la distancia crítica que separa el discurso de la realidad, la “ociosidad ” femenina desvela  su carácter de artificio retórico al servicio de unos intereses de clase  y de género, 5 y el  fenómeno  de  las  escuelas – taller  se  nos  presenta  mucho  más  complejo  de  lo  que  se  desprende de estos estudios”.  http://www.historiasocial.org/wp-content/uploads/2013/11/escuelas_taller_introduccion.pdf

educandas

Imagen tomada de unos premios de las Escuelas Patrióticas de 1782, otorgado por la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Madrid.

Es decir, mediante las escuelas patrióticas se estaba creando un nuevo tipo de mujer, a través de la enseñanza moral, que tuviera determinadas actitudes de género mientras se insultaba su pasado y presente, hablando de su “tradicional ociosidad”. Para ello hacía falta que actuara su sección femenina, organización específica de mujeres ilustradas de las élites. ¿Es ese el precedente del feminismo, según explica la revista institucional de mi barrio? Bien podría ser.

Para profundizar:

– “Discurso sobre la educación física y moral de las mujeres”  (tiene algunos consejos muy buenos sobre lactancia y crianza y otros que se ha demostrado que no son adecuados).

– Sobre su “Discurso sobre la educación física y moral de las mujeres”

Discurso en defensa del talento de las mujeres y otros cargos en que se emplean los hombres

Un pensamiento en “La Junta de Damas como precursora del feminismo español

  1. Pingback: Las cigarreras iban al trabajo con sus bebés. | Las Interferencias

Los comentarios están cerrados.