El Orgullo de reivindicar los vientres de alquiler y la prostitución reproductiva

Anuncio de Surrofair en la revista Shangay: https://shangay.com/2017/03/17/deseando-ser-papas-esta-puede-ser-vuestra-gran-oportunidad/

Nada puede ocultar ya la verdadera cara del Orgullo LGTB una vez que se constata que aproximadamente la mitad de las entidades federadas en la FELGTB están a favor de legalizar los vientres de alquiler. En este programa de radio que enlazo (Wisteria Lane de Radio 5) se explica también que la falta de consenso unánime se debe a que el resto de colectivos esgrime argumentos feministas para oponerse a esta práctica. Supongo que, como el resto del feminismo actual, no tienen problema en legitimar la prostitución reproductiva de la inseminación artificial con “donante” de esperma anónimo. Además, en cuanto se invente el “útero artificial” este tema dejará de tener interés para el feminismo, ya que no habrá mujeres explotadas por las que preocuparse.

Se puede ver, por ejemplo, el manifiesto “POR UN ORGULLO SIN OPRESIÓN #NoEnNuestroNombre”, que nada dice de la cosificación y mercantilización de la venta de óvulos y esperma o de la discriminación que supone para los niños, que no pueden acceder a conocer a sus familias biológicas, pasar tiempo con ellas y, por qué no decirlo, ser también mantenidos económicamente por esos padres y madres genéticos de los que se les separa de forma planificada. Sí, la ley de reproducción artificial puede que vaya en contra de los deberes de la patria potestad (se exime de forma legal del deber natural de hacerse responsable por los propios hijos). ¿Nos imaginamos qué ocurriría si además de estar prohibido el anonimato también se obligara a los vendedores de semen y óvulos, a las madres de los vientres de alquiler, a tener que colaborar en la manutención y cuidados del niño que están contribuyendo a gestar del mismo modo que se hace en los procesos de divorcio? Claro, muy poca gente participaría de este negocio. Pero esa es la realidad, no es que te deban pagar 1000 euros por tus óvulos, es que a lo mejor deberías pagar tú y asistir en todo orden a ese niño que va a nacer, porque tú has colaborado conscientemente en su gestación. Por no decir que en el libro de familia debería aparecer la identidad de los vendedores de gametos y madres gestantes como un derecho de los niños a saber su identidad (ver art.8 y 9 de la Convención de los Derechos del Niño). Los adultos pueden pactar lo que quieran entre ellos siempre que no se pisotee los derechos de los principales implicados. ¿O es que es normal que sepa más una clínica de fertilidad que uno mismo sobre la identidad de tu familia biológica?

Esto es vergonzoso y parece que nadie quiere afrontarlo. A día de hoy una serie de asociaciones LGTB han firmado un manifesto a favor de la legalización de los vientres de alquiler. ¿De qué se enorgullecen? Los homosexuales no subvencionados y fuera de estas asociaciones deben posicionarse y decir que estas reivindicaciones no les representan. Añado además que en el caso concreto del partido político Mas Madrid se defiende la creación de un banco público de semen y óvulos, es decir, que el Estado participe en la creación mercantilizada de seres humanos y en la ocultación de los vínculos genéticos a los propios interesados. No es broma.

La bandera del arco iris de los colectivos subvencionados está manchada de prostitución reproductiva, defensa de la medicalización de los cuerpos de niños sanos (como en el caso de los inhibidores de la pubertad) y, por si fuera poco, leyes mordaza que pretenden acallar toda crítica.

Recuerdo que mi primer acto de rebeldía con 11 o 12 años fue responder a la profesora de religión, cuando afirmó algo así como que la homosexualidad era una enfermedad o una conducta desviada (ya no recuerdo…). Contesté bien alto que no lo era, lo que me supuso irme castigada al fondo de la clase, mientras el resto de alumnos callaba. Después, con los años, hasta yo misma tuve mis propias experiencias y coqueteos con mujeres, a pesar de que siempre me gustaron los hombres y no pueda decir que sea lesbiana ni bisexual. Hoy, sin embargo, veo muy clara la instrumentalización de las asociaciones LGTB subvencionadas para sumar fuerzas hacia una sociedad distópica en la que la natalidad natural sea dificultada y se fomente la reproducción artificial controlada por el poder. Sí, como en el libro de Huxley, “Un mundo feliz”.

La realidad es que todos, independientemente de nuestra orientación e identidad, estamos aquí porque un hombre y una mujer se amaron, ya sea durante una sola noche de pasión o toda una vida. Y si a eso se le quiere llamar “heteronorma”, bendita “heteronorma” que a lo largo de miles de años nos ha llevado hasta aquí como especie. Negar esto es entregar la creación de la vida al mercado, a la prostitución, a la ganadería humana y al ocultamiento de los vínculos.

Este es el listado de colectivos de la plataforma por la “regulación” de la gestación subrogada:

http://www.cogam.es/presentacion-rueda-prensa-la-plataforma-la-regulacion-la-gestacion-subrogada/

Entidades miembro:

Adriano Antino (Sevilla)
Gaytafe
(Getafe)
Disex
(Asturias)
Transexualia
(Estatal)
Galehi
(Estatal)
ATA 
(Andalucía)
Fundación Daniela
(Estatal)
FLG Families LGTB (Catalunya)

Bolo Bolo (Castilla-La Mancha)
Son Nuestros Hijos
(Estatal)
Lesgavila
(Ávila)
COGAM
(Madrid)
Galesh
(Comunitat Valenciana)
De Frente
(Sevilla)
Chrysalis Estatal
(Estatal)
Chrysalis Madrid
(Madrid)
GAMA
(Gran Canaria)
Abaco
(Benidorm)
Respeta
(Madrid)
Legaynes
(Leganés)
Ben Amics
(Isles Balears)
ALAS
(Galicia)
Arelas
(Galicia)
Gehitu
(Euskadi)
Fundación Triángulo (Estatal)

 

Relacionado:

– Tweet de “Son nuestros hijos”: https://twitter.com/sonuestroshijos/status/985856582750744577

Arrimadas compara la gestación subrogada con la fecundación in vitro para criticar a Podemos: “Las cosas nuevas os dan miedo”

El Gobierno recupera el derecho a la reproducción asistida para lesbianas y mujeres solas

https://www.dosmanzanas.com/2010/09/conflicto-judicial-entre-una-madre-lesbiana-y-su-conocido-gay-que-le-dono-el-esperma.html