Día 22: las matemáticas

Miércoles, 1 de abril de 2020

Descansen en paz los fallecidos. Todo mi ánimo y respeto a los profesionales que siguen trabajando en cualquier sector. Me indigna que se esté dejando morir de forma tan inhumana a la gente, sin apoyo familiar. No entiendo cómo las personas que tienen un familiar en una residencia no salen corriendo a buscarle para cuidarle en casa durante la cuarentena y el estado de alarma impuesto. No entiendo tantas y tantas cosas que están pasando… Pero hay cosas que se ven más claras con números así que vamos a ver cómo está la cuestión con unos cuantas búsquedas en la web del Instituto Nacional de Estadística. Si hay algún lector del blog que haya perdido a un ser querido por culpa del COVID-19 quizás prefiera no leer este post en estos momentos.

El artículo del día para mí ha sido este del ABC: Más muertos al día por coronavirus en cinco comunidades autónomas que por el resto de causas juntas”

La media de muertes en España en un marzo cualquiera al día es de 1.189 personas. Y se muestra un gráfico en el que se ve el número de víctimas mortales del COVID-19 a nivel estatal (cuyo máximo por ahora ha sido ayer con 864)  y por comunidades autónomas. Se observa que, sobre todo en Madrid, Cataluña y Castilla la Mancha, los muertos por este virus superan la media para todos los tipos de causa de fallecimiento habitual.

Para contextualizar esta información, me he puesto a buscar en la web del INE los datos para hacerme una idea y poder comparar el número de fallecimientos de este marzo de 2020 con los de otros años. Y lo he hecho a través de los siguiente enlaces:

https://www.ine.es/jaxi/Tabla.htm?path=/t20/e301/provi/l0/&file=02005.px&L=0

https://ine.es/jaxiT3/Datos.htm?path=/t20/e301/provi//l0/&file=02003.px

https://www.ine.es/jaxiT3/Tabla.htm?t=6561&L=0

La cosa se complica para conseguir los datos de fallecimientos de enero, febrero y marzo de 2020 porque todavía es un período muy reciente, pero podemos tomar los del año pasado o del anterior para tomarlos de referencia y orientarnos:

  • Enero 2019: 4.979 (media día = 160,6)
  • Febrero 2019: 4.256 (media día = 152)
  • Marzo 2019: 4.125 (media día = 133)
  • Enero 2018: 4.958 (media día = 159,9)
  • Febrero 2018: 4.100 (media día = 146,4)
  • Marzo 2018: 4.311 (media día = 139)

Y si queremos compararlo con el mes en el que hubo más muertes en Madrid de la última década:

  • Enero 2015: 5.311 (media día = 171,3)

Tabla de fallecidos en Madrid por meses (elaboración propia). Datos: INE

En la Comunidad de Madrid ha habido en marzo 3.603 fallecidos por COVID-19. Teniendo en cuenta que el confinamiento oficial con el estado de alarma comenzó el domingo 15 de marzo no sabemos si hemos superado las cifras de muertos de otros meses, ni del año pasado ni del 2018, porque faltaría contabilizar a los fallecidos por otras causas. Me pregunto si, como no se están haciendo test generalizados, habrá gente que haya muerto de gripe normal y puede haber sido contabilizada como muerte por COVID-19 o no. También hay que tener en cuenta que al estar todos en casa se han reducido las muertes por accidentes de coche, in itinere al trabajo, accidentes mientras se hace deporte, durante el tiempo de ocio, etcétera. Creo que ahora mismo sería necesario conocer el dato total de fallecidos en marzo de 2020 en Madrid del INE pero supongo que tardará meses en aportarlo.

En este artículo del país, Raquel Blanco, responsable de marketing de la empresa funeraria pública y municipal de Madrid aporta unas cifras esclarecedoras. En la Comunidad de Madrid hay 21 crematorios que pueden hacer entre 7-8 crematorios al día. Esto supone unas 147 cremaciones diarias. En el día máximo de fallecidos tuvimos 345 muertos, lo que es más del doble:

Marzo es un mes que registra de media unas 70 defunciones al día en la capital, según la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef). Ahora, durante el coronavirus, la cifra se multiplica por dos y por tres. “Es como si el accidente de Barajas de 2008 con 152 muertos se produjese todos los días”, explica López.

Y en este otro artículo, Juan Rodríguez, consejero delegado de Albia afirma:

Rodríguez ha señalado que lamentablemente todos los día se vive “un ejemplo muy gráfico de la dureza de la realidad como la jornada como si un avión Boing 747 se estrellara y fallecieran todos sus ocupantes”. “Y así llevamos 8 días. Ningún país, ninguna ciudad está preparada para esto”, ha reconocido.

En otro orden de cosas me gustaría reseñar la manipulación informativa sobre el informe del Imperial College, tal como informa la web Infolibre:

De no haberse hecho, este lunes 30 de marzo, fecha de publicación del estudio titulado Estimando el número de afectados e impacto de medidas no farmacéuticas contra el COVID-19 en once países europeos, España ya tendría que haber lamentado la muerte de 16.000 personas. Ese día, en cambio, la cifra de fallecidos según Sanidad era de 7.340, 8.660 menos.

En ningún momento el Imperial College de Londres compara las medidas de mitigación que se podían haber realizado con las de supresión en España, mucho más agresivas. Es decir, no se compara qué habría pasado si se hubiesen tomado medidas selectivas de confinamiento mucho antes hacia grupos de riesgo, contagiados y enfermos o sus familias solamente y compararlo con el confinamiento generalizado de todo un país, sanos y enfermos por igual, que es lo que estamos sufriendo. Ellos comparan un modelo “con intervenciones” con otro “sin intervenciones” (no hacer nada), lo que me parece bastante engañoso, ya que los matices y los grises en esta cuestión son claves. Es decir, puede que se hayan matado moscas a cañonazos, con los consiguientes daños colaterales en salud pública y economía.

Para empezar, aunque aparece el 9 de marzo en España que se tomaron medidas de “distancia social” ese mismo día todavía estábamos muchas madres del cole en el parque con nuestros niños jugando, eso sí, hablando del coronavirus. Cuando sentí de lleno en mi vida cotidiana un gran cambio fue cuando cerraron los colegios el miércoles 11 de marzo. El 15 de marzo por la noche ya comenzó el estado de alarma y el confinamiento generalizado de toda la población salvo determinados servicios (supermercados, policía, médicos, distribución de alimentos…).

El informe del Imperial College dice (en inglés) en su página 11 que comparando las muertes que supone el modelo “sin intervenciones” y las muertes que pronostican su “modelo con intervenciones” se habrían evitado unas 16.000 muertes en España:

By comparing the deaths predicted under the model with no interventions to the deaths predicted in our intervention model, we calculated the total deaths averted up to the end of March. We find that, across 11 countries, since the beginning of the epidemic, 59,000 [21,000-120,000] deaths have been averted due to interventions. In Italy and Spain, where the epidemic is advanced, 38,000 [13,000-84,000] and 16,000 [5,400-35,000] deaths have been averted, respectively. Even in the UK, which is much earlier in its epidemic, we predict 370 [73-1,000] deaths have been averted.

Lo vuelvo a decir. Esto es engañoso. Lo que queremos es un informe que compare si se hubiese conseguido lo mismo con medidas menos radicales, agresivas, destructoras de la salud mental y física de los confinados y de la economía como las que se han llevado a cabo en España. La realidad es que no hay informes en este sentido y pienso que es porque les da miedo que puedan dar como resultado que se podía haber conseguido lo mismo con muchísimo menos impacto y sufrimiento para todos. Especialmente, se podrían haber evitado muchas muertes de ancianos si se les hubiese puesto en un lugar seguro mucho antes y se nos hubiese dicho la verdad sobre este virus. Doy gracias que mis seres queridos de riesgo están sanos y salvos, aunque confinados y separados de mí. Podían haberlo estado mucho antes si se nos hubiese avisado. Sin embargo, ahora ya hemos pasado todos los 14 días de incubación del virus y seguimos encerrados en casa y sin poder vernos ni abrazarnos. Especialmente me preocupa la situación de esos ancianos que no tienen pareja y están viviendo este encierro completamente solos en un apartamento, con la única compañía de un chat por Skype de vez en cuando. Sin caminar, sin reirse, sin bailar, sin abrazar a sus nietos y bisnietos…

En fin, el Imperial College de Londres tendrá mucho prestigio pero para mí, este informe se lo puede meter donde le quepa. Me parece que llega a conclusiones que son de sentido común y de cajón. Obviamente si encierras a la gente en su casa, se reducirá en parte la tasa de contagio, pero a lo mejor puedes conseguir lo mismo si se quedan en su casa determinados colectivos clave (enfermos, de riesgo, contagiados…) y no imponérselo a todo el mundo por igual (sanos, enfermos, que viven en una aldea de 20 personas, en la capital…).

Es más, creo que una prueba de que los gobernantes están dando palos de ciego (esto si queremos pensar bien, claro) es que en Italia, ya se había alcanzado una meseta en el número de muertos cuando decidieron ser todavía más agresivos con las medidas de confinamiento. ¿Por qué? Si apenas estaban empezando a ver los resultados, ¿por qué daban un paso más? ¿No sería más bien una medida populista para agradar a la población y a la gente que pedía más y más en las redes sociales?

Llama la atención lo que dice en la página 6: “The close spacing of interventions in time made it statistically impossible to determine which had the greatest effect(Figure 1, Figure 4).” Es decir, que como las medidas se tomaron tan cerca unas de otras es imposible estadísticamente determinar cuál tuvo el mayor efecto…

Después, nos remiten a un anexo en la página 31 en la que hacen una especie de cronología de las medidas que se tomaron en España. En ningún momento veo yo, ni siquiera el 9 de marzo, que se les dijera a las personas mayores y de riesgo que se quedaran en sus casas y, si vivían en residencias, que sus familiares les sacaran inmediatamente de allí para prevenir contagios que podían ser fatales (obviamente, con test o cuarentenas preventivas en el domicilio).

En definitiva, me parece un informe más político que científico, que parece que quiere dorarle la píldora al gobierno de este país por alguna razón que todavía no alcanzo a entender. Ni siquiera intenta plantear preguntas científicas algo más incómodas como estudiar qué hubiese pasado si las medidas se hubiesen tomado una semana antes, por ejemplo. ¿Cuántas muertes se podrían haber evitado? Si se mira detenidamente la cronología de las intervenciones son realmente de vergüenza ajena, no se hizo lo que había que hacer antes y después se hizo demasiado sin ninguna explicación científica. ¿Por qué esas medidas? ¿Por qué en ese orden? ¿Saldremos alguna vez de este confinamiento?
Releo lo que acabo de escribir y me dan escalofríos. ¿Cómo puedo estar hablando de muertos de una forma tan fría? La estadística en determinados contextos es terrible y lo siento muchísimo. Detrás de cada número hay un ser humano, con una vida, una familia, una experiencia vital, un alma. Me duele mucho escribir todo esto pero creo que es necesario buscar la verdad y entender qué está pasando.
Relacionado:
La diplomacia española sugiere, además, que el recuento de fallecimientos que realiza España magnifica el problema respecto a otros países. “España es particularmente transparente en la contabilización. Se consideran muertos por coronavirus todos aquellos que han dado positivo en el test, aunque finalmente hayan fallecido por otras patologías. En cambio, hay países que solo computan a los muertos directamente por el virus, no por otras complicaciones”, explican en Exteriores. https://elpais.com/espana/2020-03-27/las-criticas-de-holanda-a-espana-avivan-el-riesgo-a-una-nueva-crisis-de-reputacion.html