Día 36: la obediencia

Miércoles, 15 de abril de 2020

Esta mañana he intentado mandar el burofax que he preparado al Presidente del Gobierno de España pero como correos solamente abre de 9.30 a 12.30 había una cola que daba la vuelta a la manzana. Así que he conseguido hacerlo por la tarde por internet por 32 euros. Creo que voy a preparar otro texto dirigido a la Comunidad de Madrid, cuando tenga algo de tiempo porque los politiqueos y los bandos no son lo mío.

Como esto de la alarma por el COVID-19 va por fases (he pasado por negación, pánico, resignación, hipocondria, hacer como que no va conmigo…) hoy vuelvo a lo que más me aterra. Este virus, sea lo que sea y tenga la letalidad que tenga, ha sacado todas las verguenzas de nuestra sociedad. Estoy sorprendida con la facilidad con la que toda una población asume con obediencia los mandatos del poder, tengan o no un sustento real. O eso, no nos llegan las noticias sobre los conatos de rebelión. Y no me refiero a no salir de casa sino a cosas más graves, como que la gente ha asumido ¿sin oposición? que los pacientes de COVID-19 en los hospitales no podían tener ninguna visita y que hayan muerto solos en un hospital. ¿Ningún familiar ha montado un número para entrar a despedirse, tomándose todas las precauciones habidas y por haber?

Tampoco alcanzo a comprender, como sociedad, como se ha dejado morir a los ancianos en las residencias. No se me va de la cabeza. ¿Aceptaron los familiares sin más que ya no podrían visitarles? ¿No solicitaron llevárselos a casa en cuanto todo esto comenzó? ¿No podían?  Y, si no podían, ¿por qué la ayuda pública no se enfocó en que sí pudieran? Desde el estado se podía hasta haberles dado un permiso retribuido, como el del permiso por maternidad, pero en este caso por cuidado de familiares dependientes. ¿No nos vamos a endeudar con millones de euros por esta crisis? Pues que se hubiesen empleado en darles todo el apoyo a estas personas. O con voluntarios. ¿No se puede hacer un llamamiento para ayudar? En teoría, la CAM creó un registro de voluntarios pero si haces click te lleva a una web que dice:

PERSONAS VOLUNTARIAS PARA SITUACIÓN EMERGENCIA COVID-19
A partir de ahora debido a que tenemos más de 7.000 voluntarios se cierran las inscripciones. Desde la Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad queremos dar las gracias a todas las personas por vuestra rápida respuesta y solidaridad.

Me aterra el grado de sumisión a los protocolos deshumanizadores que se han adoptado. Hay personas que preguntan al enterrador si realmente en ese ataud está su familiar porque tampoco tienen derecho a verlo una vez muerto. Tampoco se recomienda hacer autopsias… ¿Estamos locos? ¿La sociedad realmente ha enloquecido?

Al final todo sigue el mismo patrón, desde la gestapo de los balcones (o gente del “comité vecinal” al estilo de Wuhan) al funcionario que “solamente sigue órdenes”, pasando por el familiar que acepta con resignación o indefensión aprendida la situación porque todo se hace en el fondo “por su bien”.

Es significativo lo que aparece en un artículo de El País:

“Lo peor que llevan las familias es que no pueden despedirse de sus familiares. Nos llegan a pedir incluso que les abramos la caja para comprobarlo porque no se fían. Lógicamente, no podemos hacerlo y les explicamos que sí es su familiar. Así lo dice la documentación que viene con él”, detalla Santos.

Este virus viene a disciplinarnos.

Relacionado:

El futuro que viene (I) – Juan Manuel de Prada (XL semanal)

Sanidad publica el protocolo para fallecidos por coronavirus en España

Documento técnico Procedimiento para el manejo de cadáveres de casos de COVID-19

El doctor Cabrera sobre el COVID-19: “No entiendo que no se hayan practicado aún autopsias”

– 3-4-2020: La Comunidad de Madrid invita a las familias a llevarse a casa a sus mayores de las residencias.

Aunque no exista una prohibición como tal, sí existen las mismas limitaciones que aplican a todos por el estado de alarma. “Sería el mismo caso que la gente que trata de escapar de los hospitales aún estando ingresados y al final los detienen fuera. Por ser habitante de una residencia no se pierden derechos, pero en esta situación sí, porque la cuarentena es para todos y saliendo a la calle se puede atentar contra la salud pública”, continúa la abogada.

Coincide con esta opinión el geriatra y colaborador de Uppers Jose Antonio López Trigo: “En condiciones de dependencia no conviene porque no tiene la familia capacidad de atender las necesidades propias de muchos residentes. Tendría que ser el tutor legal quien decidiera. Solo en caso de no patologías, no afecciones respiratorias, no deterioro cognitivo y buena movilidad, sería recomendable que la persona saliera de la residencia para evitar otros contagios”. https://www.uppers.es/salud-bienestar/noticias-salud/residencia-mayores-coronavirus-sacar-familiar_18_2920320048.html

– 9-4-2020: Los familiares de las residencias piden que sus mayores puedan volver a casa

Urgen personal y voluntarios para atender a los ancianos en las residencias

Falta personal. «Siempre hemos andado justos, pero ahora, además, hay bastantes bajas y las compañeras están a tope. Muchos puestos se han cubierto pero aunque quieren realizar más contrataciones, muchos no quieren venir porque les da miedo». A su juicio, las mascarillas hubieran sido necesarias desde el principio. «Nos las comenzaron a dar hace poco». Cree que con ellas habrían aguantado el ‘golpe’. «Se trata de protegernos a nosotros y a ellos, porque son una barrera. Si nosotras nos ponemos malas, entonces a los residentes sí que se les cae el mundo» https://www.elcorreo.com/sociedad/salud/miedo-fallaremos-mayores-20200329200009-nt.html

– Los trabajadores abandonan sus puestos por miedo a contagiarse, los hospitales rechazan pedidos de ambulancia y los ancianos mueren solos, porque los familiares no pueden entrar a visitarlos debido a las cuarentenas. Algunos cuidadores de mayores han tenido que llevar sus propios guantes de cocina a la residencia para protegerse. “El virus ya está en la residencia y nos lo están ocultando”, denuncia una trabajadora de la residencia Francisco de Vitoria en Alcalá de Henares, uno de los muchos centros donde ha entrado la epidemia. “Mis padres tienen 70 años, mi esposo es asmático. Yo no pienso llevarme el bicho a casa”. https://elpais.com/espana/madrid/2020-03-18/las-residencias-se-convierten-en-morgues-no-querian-que-viera-los-cadaveres-en-las-bolsas-color-crema.html

Don Rafael huyó para que no le llegara su hora. Un hombre de 89 años abandona una residencia de ancianos al saber que muchos compañeros habían muerto

El abandono de las residencias, el foco del coronavirus

Las residencias podrán contratar trabajadores sin título para hacer frente al coronavirus

Las residencias de la tercera edad, el flanco más débil en la guerra contra el virus, se están quedando sin trabajadores por los positivos y aislamientos y por la marcha de empleados a la sanidad pública

En la última comunicación que tuvo con la residencia, este viernes, le dieron la posibilidad de sacar a su madre de allí. “Pero, ¿qué hago yo con ella aquí sola? No puedo, ojalá pudiera, pero estoy sola”, responde Laura. https://www.eldiario.es/sociedad/angustia-familiares-residencias-Vi-television_0_1007900252.html

– Directrices de la residencia Amavir:

En la Comunidad de Madrid (actualización 15 de marzo):

  • Habiéndose aprobado el Real Decreto 463/2020, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, en el que se contemplan medidas muy estrictas en cuanto a la libertad de circulación de personas, ante la situación grave y excepcional en que nos encontramos, les recordamos que en las residencias de mayores no se permitirán las visitas de familiares durante el periodo en que dure el estado de alarma.
  • Los mayores no deben salir de los centros.