Jordi Vaquer y la defensa de los vientres de alquiler

En una de mis derivas por internet busqué algo sobre documentales y vientres de alquiler. No sé cómo llegué a una noticia en la que se hablaba de la empresa Subrogalia y de su jovencísimo director, que ha pasado de tener una infancia complicada en un centro de menores a dirigir una empresa de gestaciones “subrogadas”. De ahí salté a un video de Youtube de Tv3 del año 2014 en el que aparecía uno de los abogados de Subrogalia y al lado un hombre que me sonaba mucho, un tal Jordi Vaquer, hablando de su experiencia como padre por vientre de alquiler. Pero, un momento… ¿Jordi Vaquer? ¿El actual hombre de Soros en Europa? ¿El director de la “Open Society Initiative for Europe”? ¿El que dirige los destinos de unos 55 millones de euros en subvenciones dirigidas a la ingeniería social a través de cientos de ONGs dispuestas a ser compradas por el gran capital? Sí, efectivamente, el mismo, el mismo que dirigió el CIDOB, el “Centro de Información y Documentación Internacionales de Barcelona” (cuyo Presidente de Honor es Javier Solana, ex secretario general de la OTAN). Vale, empezamos bien. Me pongo a ver el video y sigo alucinando:

La entrevistadora le pide que explique qué es la subrogación y él dice que es algo “bastante sencillo”. Claro, sencillo para la persona que solamente pone el dinero, no tan sencillo para la mujer que se embaraza y pare. Y es que resulta que he parido hace poco y un embarazo no es cualquier cosa, aunque sea también algo maravilloso. No se pone el útero solamente. Se pone el cuerpo, se pone el alma, se pone la sangre, la montaña rusa emocional, el subidón de hormonas, los vómitos, la sensación de estar enferma durante el primer trimestre y el dolor de las contracciones de parto… Después viene el puerperio, el subidón de leche y la ingurgitación, a veces unas grietas y una mastitis de regalo. Incluso en ocasiones nos llevamos unos kilos de más y unas simpáticas estrías. Todo eso en un embarazo más o menos normal, sin hablar de los complicados, que pueden tener otras secuelas como puntos en la vagina, una cicatriz de por vida en el útero en las cesáreas, anemia, depresión…

A veces comparamos estas cosas con la prostitución sexual, pero es que en la prostitución reproductiva hay un niño o niños de por medio. Todo lo que acabo de enumerar, que no dejan de ser cosas pequeñas una vez que tienes a tu bebé en brazos y el mundo desaparece, se hace grande y doloroso cuando se trata de una mera transacción económica y no hay un bebé al que cuidar. Cuando la “gestación subrogada” se hace sin dinero de por medio es directamente un abuso hacia la gestante y hacia el bebé. Un embarazo en estas circunstancias no se debería poder comprar pero tampoco debería ser regalado como algo “altruista”. No se puede cosificar ni domesticar, ni con dinero ni sin él.

Sigamos con el video. Jordi Vaquer comienza diciendo que la subrogación es una forma “asistida” de tener hijos. En mi opinión, es curioso ver cómo se usa la palabra “asistida” como eufemismo de “artificial”. Como no les gusta como suena la segunda usan la primera. De esta forma, todavía no sé por qué el lenguaje políticamente correcto no empieza a hablar de lactancia “asistida” en lugar de llamarla “lactancia artificial”. Está claro que suena mucho mejor pero allá ellos y sus farsas lingüísticas.

Después usa la frase “para parejas que por alguna razón no pueden tener una gestación”. En mi opinión, si no puedes tener una gestación pues no la tienes. Estamos de nuevo en una forma eufemística de decir otra cosa. Hay personas que siendo perfectamente fértiles no quieren tener un hijo con una mujer y eso es totalmente respetable, pero eso no es una “razón” para cosificar a un bebé como un producto. Es una auténtica frivolidad propia de estos tiempos. En la vida hay que tomar decisiones, ya dijo algo parecido Domenico Dolce, uno de los diseñadores de Dolce e Gabbana, y le cayeron lluvias de críticas (después se arrepintió, tras el boicot a la marca, y dijo lo contrario). Una gestación se puede tener o no se puede tener, pero lo que no se puede es comprar la fabricación de un bebé a partir de tu materia prima (gametos) y otra adquirida, la de una tercera persona. Además, la “donante” anónima no debería poder legalmente rechazar el compromiso vitalicio que se establece entre la genética y la gestación cuando esta ha sido planificada de antemano. Todo esto no tiene nada que ver con la adopción, que jamás debería ser planeada.

Después, Jordi Vaquer nos explica el proceso de la fecundación in vitro y demás, sin hablar por supuesto de los riesgos para la vendedora de óvulos ni para la gestante ni de lo poco ético que es la “donación” de gametos anónima y que va en contra del derecho a la identidad de los niños.

Más tarde la presentadora le recuerda que como aquí no es legal tuvieron que buscarse la vida para iniciar el proceso en otro lugar. Jordi Vaquer afirma que ellos se fueron a Estados Unidos por una serie de razones, entre otras poder mantener contacto con la gestante antes, durante y después de la gestación. Ni una palabra sobre la identidad de la vendedora de óvulos…

Después pasa a explicar cuáles son las características que debe tener la madre de alquiler: que tenga un soporte familiar, que tenga una conciencia de lo que está haciendo. En su caso la conocieron por videoconferencia después la visitaron, con su familia y sus hijos. Dice: “Las gestantes normalmente ya han sido madres y eso es importante desde un punto de vista médico pero también es importante desde un punto de vista psicológico. Son mujeres que deciden que su familia ya está completa. En su caso ella no quería más de tres hijos pero le parecía que podía todavía pasar por un embarazo y un parto…”

También hablan de la normalidad de estos temas en Estados Unidos. “Habíamos hablado que en el parto estaría ella, su marido y nosotros. Era un quirófano porque fue una cesarea”. Traducción y aunque me repita: esa mujer tendrá una cicatriz de por vida en su útero a golpe de bisturí porque unos señores querían tener un bebé y le ofrecieron dinero por ello.

Le preguntan si no se te pasa por la cabeza que en el momento de nacer la gestante tenga el sentimiento de que es su hijo al cogerlo. Jordi Vaquer viene a decir que lo piensas pero que francamente como la situación a nivel cultural está tan aceptada, “si tus amigos y tu familia ya saben que estás embarazada de un bebé que no es tuyo desde el primer momento, esta persona lo vive con mucha más normalidad que aquí”. Tremendo. De ahí que la normalización cultural de esta salvajada y esta barbaridad sean el objetivo número uno. Tenemos que ver esto normal y si no lo vemos es que seguramente tengamos “subrofobia” o algún termino que no tardarán en inventar. O quizás nos multarán por criticarlo o lo convertirán en “delito de odio”, cuando aquí los que odian y menosprecian la maternidad, la procreación y la crianza son otros. Yo les acuso de maternofobia y de odio a la procreación natural y de pensar que todo es lo mismo y todo es igual cuando no lo es. Millones de años de evolución así lo avalan.

Como ejemplo del cambio cultural comenta Jordi Vaquer: “En el caso de ella, el día que se fue hacer la ecografía para saber si era niño o niña y colgó en facebook una foto y los amigos bromeaban y la decían lo bien que estaba haciendo y demás”. Y dice “es una reacción de una sociedad…” y continúa la presentadora “Abierta”. Tan abierta como la cicatriz que deja una cesárea, tan abierta como nuestras piernas al parir a nuestros bebés… En fin, si esta es la sociedad abierta (Open Society) de su jefe, el multimillonario George Soros, que normaliza lo que nunca debería haber sido normalizado, el egoismo y el mal hecho a posta y con alevosía, vamos por muy mal camino como sociedad.

Y sigue la cosa: “y, por tanto, la idea es que esta amiga mía o mi hermana está ayudando a una nueva familia y yo estoy orgulloso y la refuerzo”. “Ayudando”, de nuevo otro eufemismo para no decir que está cobrando por fabricar un bebé al que después va a abandonar.

La presentadora pregunta que que pasa a nivel contractual y legal si la madre siente que el bebé es suyo. Entonces aparece el abogado que explica que esta mujer no tiene ningún derecho porque genéticamente no es la madre. ¡Acabáramos! Entonces, por esa regla de tres, ¿la vendedora del óvulo, una “donante anónima” sí tendría derecho a decir que ese hijo es suyo porque genéticamente sí es la madre? De hecho, los hijos frutos de estas transacciones y acuerdos entre adultos espero que algún día inicien procesos legales de reconocimiento de filiación, custodias y también que se obligue a pagar gastos de crianza a estas personas que se irresponsabilizan de los frutos de sus gametos, sus hijos. Peor aún, separan a estos niños de sus medio hermanos genéticos, de sus tíos, de sus primos…

En el caso de esta entrevista el tema del catálogo de vendedoras de óvulos ha sido obviado completamente. No olvidemos que todo hijo nacido fruto de la reproducción artificial es un bebé a la carta, incluso entre parejas heterosexuales, con o sin donantes de por medio. Siempre hay un profesional que elije qué embrión será implantado y, por tanto, quién nacerá y quién no nacerá. Esto solamente había sucedido hasta la fecha en las especies animales domesticadas que, como sabemos, tienden a la disfuncionalidad biológica y el mejor ejemplo es el del bulldog. No soy ninguna experta en la materia pero deduzco que debe ser debido a que se seleccionan determinados aspectos “estéticos” que no son los que habrían sido transmitidos de generación en generación a través de la evolución natural y la adaptación al medio. Esto puede parecer una tontería a día de hoy pero desconocemos las consecuencias que tendrá en el largo plazo, cuando toda la reproducción natural esté prohibida o ya sea imposible desde un punto de vista físico, cuando todos los bebés sean seleccionados a la carta, como en el libro de Aldous Huxley “Un mundo feliz”.

Pero sigamos con el video. En el minuto 7.44 nos enteramos por el abogado que durante el embarazo se puede optar por el aborto (entiendo que optan los contratantes) y hay que indemnizar a la “gestante” porque no podrá ser nunca más “madre subrogada” y también por las “molestias”.

Después Jordi Vaquer afirma con seriedad: “un embarazo y un parto no son procesos anodinos”. Vaya, me lo vas a decir a mí. Dice “Tienen riesgos para la madre y para la criatura, como cualquier embarazo”. Esto es falso, ya que los embarazos por FIV, sobre todo en los que se implantan varios embriones tienen más riesgos para ambos. Además, suelen acabar en cesárea programada, con la consiguiente privación para el niño de estar en el lugar donde debería estar hasta el día del nacimiento y para la madre que, repito de nuevo para recalcarlo bien en las conciencias, se queda con una cicatriz en el útero de por vida, solamente porque a alguien le pareció bien comprar sus servicios reproductivos. Le han rajado el vientre por capricho de otros, por dinero. En fin…

Después hablan de los países: EEUU, India, México, Ucrania, Rusia (para que luego digan de los valores tradicionales de Putin), Georgia… En Estados Unidos expiden una resolución judicial, se puede inscribir a los padres sin ningún problema y sobre el precio Vaquer nos tranquiliza: “no es cosa de millonarios”.

Al hablar del vínculo durante la entrevista se frivoliza de nuevo, ya que un vínculo es imposible construirlo sobre una base económica, o a base de mostrar fotos o realizar videoconferencias por internet. Y, por supuesto, en ningún momento hablan del otro vínculo que falta, el de la vendedora de óvulos que ni está ni se la espera en este debate.

Después la entrevistadora le pregunta por qué lo hacen las madres de alquiler, si por dinero o por qué. Se ríe el abogado y dice que mejor se lo pregunten a ellas. Y la otra entrevistadora le pregunta que por qué aquí no es legal. Él responde entre otras cosas que porque no se quiere que se mercantilice, por explotación de la mujer… Y vuelve a la carga la entrevistadora: “porque los donantes de esperma y de óvulos también se podría decir que también es mercantil”. El abogado de Subrogalia está totalmente de acuerdo, las donantes de óvulos cobran más o menos mil euros.

Después de ver la entrevista entera considero que es un ejemplo de mal periodismo, totalmente apologético del tema tratado, nada incisivo, nada crítico, en el que no se plantean preguntas incómodas y si se dan, no se profundiza más allá de la primera contestación del entrevistado. Me llama la atención además el hecho de que las dos entrevistadoras sean mujeres, a las que todo esto parece que les resulta totalmente normal y hasta parecen sorprenderse con que sea ilegal en nuestro país. Considero que toda esta entrevista es, además, profundamente machista, ya que muestra cómo un hombre considera que puede comprar el cuerpo y los riesgos y secuelas físicas y emocionales en el cuerpo de una mujer con dinero. Y, además de machista, es una entrevista niñofóbica y adultocéntrica, ya que pisotea los derechos fundamentales de todo niño, el derecho a tener una madre que le cuide y el derecho a conocer su identidad genética, medio hermanos y familiares.

La Open Society, esa organización tan feminista… Estaría muy bien que las personas que trabajan en Ongs que reciben dinero de George Soros se plantearan quién les financia y también que explicaran cuál es su postura frente a los vientres de alquiler (me vienen a la cabeza algunas como Fundación Aspacia o Women’s Link). Pero, claro, nadie muerde la mano que le da de comer. Por esto y por tantas otras cosas el movimiento contra los úteros de alquiler no va a ningún sitio. Esta muerto desde el momento de partida por sus propias contradicciones internas*. Estas solo se resolverían con un rechazo en bloque a toda la reproducción artificial. Como esto no va a suceder, pasito a pasito, suave suavecito, nos lo van colando. Primero como algofrívolo, propio del capitalismo total. Si esto nos funciona nos hablarán de lo terapeútico y altruista que podría llegar a ser. Por último, podemos especular con que, después, la libertad de mercado sin ataduras morales podría dar el paso a algo todavía más tenebroso como, por ejemplo, que los estados decidan quién puede reproducirse o más bien quien no y cómo.

Termino con unas frases que nos deberíamos tatuar la mente y es que los conceptos de sacralidad y de tabú tienen una dimensión espiritual, son algo que va más allá de la genética o de la ciencia, de la pérdida de la biodiversidad o del peligro de incesto, de la ruptura de los vínculos más primarios. Es que si estamos hoy aquí, todos, independientemente de nuestra orientación sexual, color de piel, cultura, edad… Si la humanidad ha llegado al año 2018 es porque un hombre y una mujer, un macho y una hembra de Homo Sapiens Sapiens, tuvieron un vínculo erótico, practicaron el coito determinado día, la mujer se embarazó y crió a un bebé junto a un hombre (o su pareja o su hermano, en el caso de sociedades matrilineales y avunculados) y una familia extensa. Necesitamos agradecer y venerar esos pilares universales bioculturales porque son los que nos sostienen. El resto es experimentar y jugar con fuego y no tiene nada que ver con la libertad individual que debemos mantener cada uno en nuestras vidas, ya sea en materia sexual o erótica. Si algún día esta sociedad industrial colapsa, y lo lógico es que lo haga dadas sus dinámicas internas autodestructivas, recordaremos esta sacralidad que se hará evidente por sí misma. Ninguna expresión políticamente correcta servirá ya en ese contexto.

La maternidad es sagrada.

La paternidad es sagrada.

La procreación natural es sagrada.

La crianza es sagrada.

 

NOTA:

Como nota tragicómica, seguí viendo otros videos sobre Subrogalia y su creador y recalé en unos videos del programa “Amigas y conocidas”, emitido en la televisión pública. Cuál fue mi sorpresa al no encontrar ningún tipo de comentario crítico, ni siquiera por parte de Cristina Almeida, conocida abogada feminista, cuando se comentó que también se dedicaba a este tipo de negocios reproductivos. ¿No tienen nada que decir sobre los riesgos de la venta de óvulos para las mujeres? ¿Ni sobre los úteros de alquiler? Un rotundo silencio y de nuevo admiración por el empresario.

https://www.youtube-nocookie.com/watch?v=289nJ9CxhUI

Sin embargo, parece que en otra ocasión posterior, Cristina Almeida sí se pronunció sobre el tema ya que en el debate era la única que se posicionó de forma clara contra los vientres de alquiler:

*Contradicciones internas que llevan a unir a, por ejemplo, católicos y a feministas contra los vientres de alquiler y dividen al movimiento LGTBI donde un sector está en contra (feminista) y otro a favor. El caso es que el sistema sabe que el útero artificial (ectogénesis), ya investigado con la excusa oficial de salvar a grandes prematuros, sería la solución perfecta y aceptable porque si lo único que te parece rechazable es la explotación de la mujer, que los bebés fueran gestados por aparatos tecnológicos y no por personas sería perfecto. Otro problema son los derechos de los bebés humanos a ser gestados por sus madres, pero esa es otra historia. Esa postura sería apoyada seguramente por feministas maternalistas o pro crianza y parto respetuoso pero este sector, salvo excepciones, encuentra totalmente aceptable la inseminación artificial, la maternidad planificada sin padre, la ovoventa, la compra de embriones “sobrantes”, etcétera.

 

ACTUALIZACIÓN 23/03/2018

He encontrado este fragmento de un artículo muy interesante que nos habla de las vinculaciones entre la Open Society de Soros y la legalización de la prostitución sexual (no reproductiva, por ahora):

Veamos algunas instituciones y personajes. Quizás el más conocido sea el financista George Soros. A través de la Open Society Foundation, Soros ha aportado 11 billones de dólares en los últimos 30 años para la despenalización de la prostitución y las drogas8. Obviamente, también tiene aliados en influyentes medios de prensa como The Economist, donde suelen aparecer, regularmente, artículos cuya intencionalidad es explícita, como aquel cuyo título reza: “Prostitution: a personal choice”9. La OSF sostiene muchas organizaciones en todo el mundo dedicadas a la promoción de estas ideas, como el Comité Internacional para los Derechos de los TS en Europa y la Sex Workers’ Rights Advocacy Network. Incluso, en el 2015 llevó adelante una campaña en Irlanda para sostener la batalla que estaba dando la Alianza de Trabajadoras Sexuales Irlandesas contra las nuevas leyes en marcha, un episodio bastante parecido al que protagoniza AMMAR aquí.10  Otro millonario que pone fondos en organizaciones que, “sin fines de lucro”, dan la batalla por la legalización, es Bill Gates quien dona algunos dineros a la Robert Carr Fund (http://www.robertcarrfund.org/), con sede en Holanda. De nuevo, detrás de los derechos civiles, los DDHH, la salud, la lucha contra el SIDA y el derecho al TS, van los dineros del lobby proxeneta internacional

El lobby proxeneta ha tenido éxito en copar el campo de los DDHH. Así, vemos defender la legalización de la prostitución, directa o indirectamente, a organizaciones como Amnistía Internacional11, HRW (Human Rights Watch)12 y ACLU (American Civil Liberties Union Foundation). Lo mismo ha sucedido con el campo de la salud. Con la excusa de combatir al SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual, organizaciones internacionales representativas de la problemática, como la UNAIDS (United Nations Against AIDS), la  UNDP (United Nations Development Program) y la WHO (World Health Organization), empujan en el sentido de la legalización. En todos estos lados, gente como Soros o Gates ponen “desinteresadamente” sus recursos “caritativos”.

Una institución resume ambos temas y los alinea hacia la legalización. La Global Network of Sex Work Projects (NSWP) cuyo lema es Promoviendo la salud y los DDHH,

“existe para posicionar las voces de las personas que ejercen trabajo sexual a nivel global, y para conectar a redes regionales que abogan por los derechos de las mujeres, hombres y personas trans que ejercen trabajo sexual. La NSWP es una organización basada en membresías. Nuestros miembros son organizaciones y redes lideradas por personas que ejercen el trabajo sexual a nivel local, nacional o regional, y a lo largo y ancho de cinco regiones: ÁfricaAsia y el PacíficoEuropaAmérica Latina y Norteamérica y el Caribe.”13

Relacionado:

– En este texto no me he detenido a pormenorizar los efectos en los niños, más allá de la cosificación y la mercantilización, porque ya ha sido desarrollado en otras ocasiones. Recomiendo este otro texto de Ibone Olza: https://iboneolza.wordpress.com/2018/04/17/si-quieres-ser-padre-o-madre-por-gestacion-subrogada-necesitas-esta-informacion/

Del Congreso por la Libertad Cultural a la European Cultural Foundation

La teoría de la elite que sostiene el documento doctrinal del PSB seguía exactamente el mismo modelo que el que empleaba la CIA para justificar su apoyo a la izquierda no comunista y su apoyo al Congreso por la Libertad Cultural. Comentando la utilización de la clase dirigente intelectual para que desarrollaran “la filosofía de los planificadores”, el agente de la CIA Donald Jameson decía sin ninguna intención irónica: “En lo que respecta a las actitudes que la Agencia quería inspirar por medio de estas actividades, evidentemente, lo que les hubiera gustado crear era gente que por propio razonamiento y convicción, estuviese convencida de que todo lo que hacía el gobierno de los Estados Unidos era lo correcto”. (…) Fragmento del libro de Frances Stonor Saunders “La CIA y la Guerra Fría Cultural”

Denis de Rougemont. Fuente de la imagen: Le Temps

La European Cultural Foundation ya fue mencionada en un anterior post, pero hoy me gustaría dar un salto en el tiempo ya que me ha sorprendido encontrar un nexo de unión entre el famoso “Congreso por la Libertad Cultural”, vinculado a la CIA durante la Guerra Fría en Europa, y la European Cultural Foundation (ECF), organización que subvenciona a muchos intelectuales y activistas ¿de izquierdas? en nuestro país. El vínculo más claro es que el fundador de la ECF, Dennis de Rougement, aunque no lo mencione su biografía de la Wikipedia, fue Presidente del Comité Ejecutivo del Congreso por la Libertad Cultural. Como bien señala la web Filosofia.org:

“Denis de Rougemont (1906-1985). Filósofo y escritor suizo francófono, uno de los ideólogos del federalismo* europeísta antisoviético de postguerra y de la Europa de las regiones. Personalista no marxista, locutor de La Voz de América, trabajó con Bondy en la Union européenne des fédéralistes. Asistió a Berlín 1950 y, cuatro meses después, con dineros de la CIA (vía American Committee on United Europe), fundó en Ginebra (7 octubre 1950) el Centre Européen de la Culture. Fue nombrado Presidente del Comité Ejecutivo del CLC (recibía su salario en dólares, a través de American Express); con Lasky, Josselson y Nabokov controlaba la línea editorial de sus revistas. Autor de El amor y occidente (París 1939).”

Y en el libro “La CIA y la guerra fría cultural” de Frances Stonor Saunders se muestran algunos ejemplos de cómo se canalizaba el dinero a través de fundaciones tapadera:

O sea, que la European Cultural Foundation fue fundada por un tipo que recibía dinero de la CIA para crear y presidir organizaciones que promovieran “ciertos valores afines a los objetivos de EEUU” (en realidad, afines a la oligarquía estadounidense). Curiosamente, aunque la Wikipedia no habla de esto, en la biografía de Rougement sí que tiene algo interesante que aportar cuando buscamos “European Cultural Foundation” (en su versión inglesa) y leemos:

“Sin embargo, desde el principio la Fundación fue principalmente un foro para industriales y banqueros y su Junta de Gobernadores en la década de 1950 estuvo dominada por miembros del Comité Directivo del grupo Bilderberg”.

No sabemos si esta frase es fiable ya que Wikipedia no aporta ninguna fuente que lo sustente, lo que sí es cierto es que a día de hoy, en la web de la ECF se puede leer que el “Board” está compuesto por, entre otros:

  • La Princesa Laurentien de Holanda. Para contextualizar, su marido, Constantijn, el hijo de la Reina, trabaja para la estadounidense RAND Corporation, una organización de análisis militares y de ingeniería social vinculada a las fuerzas armadas de EEUU. El abuelo de Constantijn era el príncipe Bernardo, el promotor de la ong pseudoecologista al servicio del gran capital llamada WWF. La conexión entre la European Cultural Foundation con el grupo Bilderberg es también obvia, ya que fue el Príncipe Bernardo, el mismo organizador de esas reuniones entre líderes del gran capital, política y medios de comunicación, el que se llevó la sede del ECF desde Ginebra hasta Holanda en 1960. Como afirma la web de la monarquía holandesa: “Desde 1956 a 1977, el Príncipe Bernardo fue presidente de la European Cultural Foundation, que fue fundada por el filósofo suizo Denis de Rougemont en Ginebra en 1954”.
  • Rien van Gendt, del Rockefeller Philanthropy Advisors. Podemos mencionar que la primera reunión Bilderberg, en 1954, fue financiada por David Rockefeller.
  • Rob Defares, de la empresa tecnológica de trading IMC.

El objetivo del Congreso para la Libertad Cultural durante la Guerra Fría era infiltrar y cooptar a la izquierda para que fuera anticomunista pero, sobre todo, que no fuera anticapitalista. De esta forma creaban y financiaban a la disidencia controlada de la época, una izquierda domesticada y domada que no pudiera plantar jamás cara al capitalismo y a las élites. La pregunta clave y moral es, ¿por qué hacerlo de forma escondida? Si los valores que defiendes son buenos, no necesitas ocultar la financiación y tratar de manipular las conciencias, el mensaje por sí mismo debería valer. Sin embargo, la ocultación lo que demuestra es que sí se trataba de manipular a la población mediante el despotismo cultural ilustrado.

La European Cultural Foundation se financia, según su web, por la lotería (“BankGiro Loterij and the Lotto”) y por el Fondo del Príncipe Bernardo (más info pg.4 de este documento). Pero, ahora que sabemos la relación de Denis de Rougement, su fundador, con la CIA, cobra especial relevancia la entrevista de la directora actual, Katherine Watson para El País:

“Pregunta. ¿Cuál es la misión de la Fundación Europea para la Cultura?

Respuesta. La fundación tiene más de 60 años, se creó tras la guerra. Los impulsores creían que Europa era algo más que una alianza económica o de comercio, que necesitaba cultura para revivir, renovarse, curar las heridas del conflicto y avanzar hacia un nuevo futuro. Desde entonces, la cultura ha sido un factor de construcción, un espacio abierto en el que nos entendemos los unos con los otros. Por supuesto, la situación ha cambiado en seis décadas y hemos centrado nuestros esfuerzos en diferentes sentidos y hemos ampliado la idea de Europa para incluir a países vecinos en nuestros programas, sobre todo del sur del Mediterráneo. Muchas de las buenas ideas que participan en este IdeaCamp vienen del norte de África. Incluso nos llegan algunos de contextos muy difíciles, como Siria”.

El premio que otorga la ECF, el Princesa Margarita, y que recayó en Medialab-Prado en su edición del año 2016, dice ser apoyado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y el de Educación, Cultura y Ciencia de los Países Bajos. Podemos ver esta entrevista grabada en el Idea Camp 2017, organizado por el ECF en Madrid, donde se entrevista a Marcos García, director de la entidad premiada.

El entrevistador del director de Medialab Prado es Juan Freire, que en su propia página web afirma: “Desde 2013 soy asesor en diferentes proyectos de la European Cultural Foundation y desde 2015 formo parte del Venture Board de Ashoka España“. No voy a extenderme en hablar de Ashoka porque el investigador Paco Puche lleva años haciéndolo y publicando artículos sobre su vinculación con el amianto, los transgénicos y el gran capital (“Ashoka financiada por la criminal industria del amianto”). Tan sólo mencionaré que los directivos de Ashoka en España provienen de cargos directivos en el banco J.P Morgan (Carl F. Muñana) o General Electric (María Zapata). Marcos García es también miembro del Venture Board de Ashoka y aquí podemos verle siendo entrevistado por Antonella Broglia (ex Consejera Delegada de la agencia de publicidad Saatchi and Saatchi España) “licenciataria” de TedxMadrid, Senior Ambassador para Europa del programa TEDx y “embajadora de España en Ashoka“. Antonella fue la moderadora y presentadora del Idea Camp de la European Cultural Foundation celebrado en Madrid.

Dice Marcos Garcia sobre el minuto 00.42: “(…) Yo conocí la Fundación en el año 2012 gracias al colectivo Zemos que nos presentó a Mayte que trabaja allí en la fundación y ya desde ese momento pudimos ver que había muchísimos proyectos, muchísimas ideas que tenían relación con el proyecto, lo que propone Medialab Prado. Estaban pensando en nuevos formatos de convocatoria, trabajar en el ámbito del procomún, entender la cultura como un campo para la experimentación, para el encuentro entre personas diferentes, entender cuáles son las implicaciones políticas de todo eso (…).

Según un artículo del periódico argentino La Nación, a pesar de fomentar la “apertura”, la “inclusión” y la “participación” las finanzas de la monarquía se dejan a todo tipo de especulaciones: “La familia real, que incluye a la soberana y sus hijos, poseería también una importante cantidad de acciones en la petrolera anglo-holandesa Royal Dutch Shell. En la actualidad, nadie es capaz de afirmar cuál es el paquete accionario de la casa real holandesa, pero los expertos siempre la definen como la “principal accionista””. Y es que, como dice este otro artículo de Perfil: “Aunque no existe confirmación oficial sobre las inversiones de la casa Orange-Nassau, porque la monarquía no tiene obligación de hacer pública dicha información, estudios de expertos afirman que incluyen compañías de la talla de Philips, Exxon, el banco ABN-Amro, la aerolínea de bandera KLM y Royal Dutch Shell”.

La monarquía holandesa no tiene ningún problema en pertenecer a Goldman Sachs (el hijo mediano de Beatriz de los Países Bajos, el fallecido Johan Friso, fue desde 1998 hasta 2003 Vicepresidente de la rama internacional de este banco en Londres) y, a la vez, en la rama “cultural” o de ingeniería social poner de Directora del ECF a Laurentien, a la mujer de Constantijn (el hijo menor), vinculado a la industria militar y de inteligencia de EEUU. Tampoco podemos olvidar a Mabel de Orange, cuñada de Laurentien y viuda de Friso, que trabajó durante años para la ONG intervencionista del multimillonario George Soros (el Instituto Open Society de Bruselas y Londres). Esto no es nada contradictorio, ya que los intereses económicos de grupos capitalistas como Goldman Sachs deben ir necesariamente de la mano del lavado de cerebro que supone toda la “diversidad cultural”, “apertura” (“Open”) y “participación” que propone la ECF y la Open Society. Y todo esto con el telón de fondo de que el Rey de Holanda, el hermano mayor, es un firme defensor de la OTAN.

Por ejemplo, es bien sabido que Goldman Sachs propone en su informe Womenomics que las mujeres deben trabajar fuera de casa para así crear nuevos nichos de negocio empresariales en todo lo que ellas ya no hacen, a la vez que se fomenta la importación de enfermeras o mujeres cuidadoras de Filipinas o Indonesia (en el informe se habla del caso de Japón). Bien, pues la ECF fomenta desde la “diversidad” y las “sociedades abiertas” que aceptemos esta explotación laboral, que muchas veces raya la esclavitud y el robo de mano de obra cualificada (no en vano en Womenomics se habla de importar enfermeras geriátricas, a ser posible) a países pobres en nombre de la “apertura” y la “solidaridad”. Por supuesto, cualquier posible crítica a la explotación de la emigración debe ser dirigida hacia posturas de extrema derecha o xenofobia (también controladas por los poderes globalistas, ya que el verdadero poder consiste en controlar la polaridad). Es decir, jamás debe escucharse una voz anticapitalista, de izquierdas o anarcosindicalista criticando el robo de cerebros y cuerpos, de energía vital y, sobre todo, de cuidados desde unos países a otros. Una excepción a la regla es quizás Silvia Federici, aunque de poco sirve, ya que la misma ¿izquierda? que la endiosa y la invita a dar charlas se convierte en disidencia controlada una vez que, en sus actos y prácticas, acepta subvenciones y sigue el juego en el ámbito cultural del gran capital, que es el que nos tiene a todos eternamente móviles, precarios, líquidos y desenraizados.

Tampoco parece haber ninguna contradicción entre que Constantijn trabaje en la RAND y escriba artículos sobre la “identificación RFID” y su aplicación en la “salud”o el futuro de la economía de internet o e-gobierno y que su mujer dirija una institución que premia a centros culturales que idolatran internet y la informática como Medialab-Prado, cuyo director, repito, también está vinculado al gran capital vía Ashoka.

Mi opinión personal es que, hoy en día, este tipo de organizaciones procapitalistas y pro-OTAN, que idolatran la tecnología como fin en sí mismo, que venden falsas ideas de participación, transparencia y apertura dentro un gran vacío intelectual y emocional, que adoptan incluso formas que imitan a las de las sectas (esto último como tendencia tomada del management y el marketing empresarial), más que anticomunistas deberían ser denominadas como entidades de narcotización social, como una especie de morfina ideológica que lleva a la inacción en la lucha real contra todo lo que nos lleva al abismo como especie. Hoy realmente la lucha no es entre el capitalismo y el anticapitalismo. La lucha hoy es entre el instinto de vida y el instinto de muerte, entre la posibilidad de vivir y la autodestrucción. Así que, por un lado, estas organizaciones “filantrópicas” llevan a no hacer nada útil para la realización de un cambio social positivo, de reconexión con lo humano, con lo natural, con lo sencillo y que no cuesta dinero, y apoyan todo lo que sea artificio tecnológico mercantilizado, en un camino claro hacia el transhumanismo, que en realidad es la fase del capitalismo más destructiva, la del capitalismo total o integral en el que absolutamente todo proceso y vínculo será de compra-venta.

Lo peor de todo es que los países del “eje del mal” o “antiimperialistas” no pueden evitar caer en la misma deriva destructiva con el tiempo, ya sea por imitación, porque les conquisten o invadan, o porque para defenderse terminen militarizando totalmente su existencia (lo que en el fondo también es perder) o porque tengan ideas felices de “nacionalizar” o “estatalizar” lo que ahora hacen las poderosas multinacionales (ver, por ejemplo, la fusión en el campo de los transgénicos entre Syngenta, una empresa privada, y la China National Chemical Corp, una empresa estatal). Cuando alguien me habla de China como un país “antiimperialista” me dan ganas de reir. ¿Dónde se produce el iphone de Apple? ¿Cuál es la fábrica del mundo hoy en día de todas las empresas occidentales?

Estamos ante un círculo vicioso de difícil solución. Y, a lo mejor es ponerme demasiado mística, pero quizás, el mensaje del famoso personaje mítico judeopalestino llamado Jesucristo al dejarse matar y torturar por el Imperio Romano como condenado a muerte fue ese: no querer ser como el Imperio ni hacer lo mismo que él, porque si para luchar contra el mal político y económico es necesario crear otro infierno en la tierra (autoritario, fascista, nazi, estalinista, militarizado, tecnoidólatra, obsesionado con el biocontrol de sus ciudadanos, fanático religioso…), a lo mejor es que no hay salida digna y ética posible. Y ya sabemos lo que ocurrió, ya no en el mundo de la leyenda y la ficción religiosa, sino en el campo histórico: que el Imperio Romano se convirtió en la Iglesia Católica, y sus emperadores en Papas. Pero, claro, el dilema del disidente es que tampoco es ético dejar avanzar al mal y sus mentiras sin cortapisas y sin frenos, como actualmente. A lo mejor estamos ante lo que en teoría de juegos quizás llamen una situación “perder-perder”… Al menos todavía nos queda cierta verdad y cierta consciencia individual para conservarnos. Eso tardarán un poquito más en quitárnoslo.

Tomado de http://17festival.zemos98.org/Stopping-the-world-for-three-days Curiosas paradojas: Se habla de acceso al agua y aire limpio, cuando el Rey de Holanda es miembro honorario de la Comisión Mundial del Agua y la monarquía holandesa es accionista de Royal Dutch Shell, responsable de desastres naturales en Nigeria y de la contaminación del Delta del Río Niger.

No creo que las personas que están detrás de estos proyectos sean plenamente conscientes de las instituciones y empresas que conforman el “Board” del ECF y por qué. Si lo fueran, se preguntarían por qué los mismos que están desmantelando el “Estado del Bienestar” que tanto idolatran o los mismos que fomentan con leyes la especulación inmobiliaria, las subidas de los alquileres, los mismos que nos impiden ser madres y padres con sus lavados de cerebro ideológicos o la infertilidad provocada por sus tóxicos industriales, los mismos que fomentan el cultivo de transgénicos en África o dañan los ecosistemas con sus petroleras son los que después nos aportan una limosna para que desarrollemos nuestra creatividad al servicio de la ingeniería social o, directamente, la narcotización y la distracción social, llevando a callejones sin salida a la gente que se dice de izquierdas. Es obvio también que una empresa transnacional es mucho más poderosa cuando tiene que negociar con un estado pequeño o, mejor aún, una ciudad-estado que cuando tiene que negociar o comprar al político de turno de un estado más grande. Es decir, por ejemplo, una gran empresa de transgénicos podrá hacer presión para legalizar el cultivo de transgénicos y vender sus pesticidas asociados con mucha más facilidad cuando la negociación se establece con una región “federal” que con un estado más grande. Además, será mucho más difícil orquestar una oposición organizada a esta implantación. ¿Es por eso que observamos el apoyo desde el poder del “municipalismo” controlado?

Es importante establecer estas conexiones porque, si no, ¿de qué sirve quejarse en Twitter si después vas a fusionarte ideológicamente con las élites económicas y políticas? Algunos proyectos subvencionados por la European Cultural Foundation (y recordemos por enésima vez, con conexiones Bilderberg-Rockefeller y lo más granado del gran capital mundial), según su propia página web, son:

La periodista Leila Nachawati, perteneciente a la red Global Voices y Open Democracy, también participó en el encuentro cultural “Bilderberg-Rockefeller” del Idea Camp (para ver quién financia estas organizaciones periodísticas podéis hacer click en los enlaces anteriores: Open Society, Ford Foundation, Omydiar Network…):

De esta forma, podemos ver esperpénticos encuentros en los que gente, supuestamente de ¿izquierdas? como políticos de Ahora Madrid (ver video), se entrevistan con la directora de la European Cultural Foundation (recordemos, fundación vinculada en su Board a organizaciones Rockefeller, a reuniones Bilderberg a través del Príncipe Bernardo, a la CIA a través de Dennis de Rougement, a Goldmand Sachs y la Rand, a través de la monarquía holandesa por extensión…) y no le dicen cuatro cosas sobre los desmanes que el capitalismo, dirigido por las élites mundiales que se reúnen en Bilderberg y otros muchísimos foros u organizaciones, como Ashoka-Avina, están provocando en el mundo actual, muchas veces de la mano de su brazo militar de la OTAN. Y de nuevo cobra especial relevancia la entrevista de la directora del ECF para El País cuando dice aquello de “Las ideas que tienen los ciudadanos para forjar un futuro mejor juntos son muy necesarias ahora que estamos expuestos al discurso del miedo, de la desintegración y la división“. No deja de ser irónico que la estrategia del caos que está promoviendo el poder, es decir, las grandes empresas y personajes detrás de las guerras, detrás de la comercialización total de la existencia (desde el ligar a través de apps a los vientres de alquiler o la compra-venta de óvulos/semen), de la biopolítica del control a través de los móviles o internet, detrás del control de lo que comemos, lo que nos contamina el cuerpo y el alma, no deja de ser irónico que ellos mismos, vía sus fundaciones “culturales” y sus subvenciones nos hablen del “discurso del miedo, la desintegración y la división” que ellos mismos promueven de facto.

Son las élites del capitalismo y los estados imperialistas los que provocan las guerras, los que provocan los refugiados, los que provocan las crisis ecológicas y los shocks económicos y culturales que invitan o fuerzan a la gente a emigrar, los que defienden los discursos del sueño americano/europeo, los que bajo discursos de empoderamiento nos quieren esclavos y controlados. Esto es pura y dura ingeniería social. No hay lugar para que las personas realicen su vida con espontaneidad, ya que todo debe ser planificado mediante una estrategia de caos controlado. La gente común tenemos que ser dinamizados, dirigidos por burócratas culturales, que nos expliquen cómo tenemos que pensar, sentir y divertirnos, ¡y además de forma participativa porque ahora toca vender la desmantelación de los servicios estatales y sustituirlos por empresas de dinamización social que “autogestionen” las ruinas y los escombros! Ya lo decía el agente de la CIA Donald Jameson en la cita inicial de este post… Y es que, después de domesticar, hibridar, transgenizar y patentar semillas y animales, lo siguiente es hacer lo mismo con las personas, la ganadería humana, ya que es la conclusión lógica de la dinámica interna establecida por la fusión entre el capitalismo y el Estado en el mundo actual.

Curiosamente, el lema en esta ocasión del Idea Camp era “Moving communities”, comunidades que se mueven. Como siempre, se centran en los efectos para no analizar las causas de por qué la gente se está moviendo o por qué deberían moverse, lo que supone siempre un desarraigo en la psique de las personas y una separación de los vínculos más importantes (familia, vecindad, amistad, sociedad). Y es que si no se provoca la guerra, no habría después refugiados que huyen de ella, pero esta parte no les interesa tanto analizarla…

Dice Susana Noguero de Platoniq, donde se permite incluso la broma de mal gusto de hablar del “individualismo neoliberal” o de “resistencia radical” cuando el evento está siendo promovido por lo más granado del neoliberalismo (Bilderberg, Rockefeller, la monarquía holandesa accionista de Royal Dutch Shell…) y de radical (ir a la raíz o causa de las cuestiones) no tiene absolutamente nada:

“Las guerras y atrocidades, la crisis migratoria y de desplazamiento, la oleada creciente de poderes reaccionarios, conservadores y extremistas en todo el mundo y la culminación en un miedo y una ira fuera de lugar a escala mundial son algunos de los mayores desafíos que enfrentamos actualmente.

Como agentes culturales y sociales del cambio, creemos en el poder de las iniciativas locales, la colaboración transnacional y la solidaridad para contrarrestar algunos de estos abrumadores acontecimientos.

El Idea Camp 2017 se inspira en tres enfoques del tema de Moving Communities: explorar la esperanza y posibilidades positivas radicales para un futuro a través de las fronteras; creando diálogo e intercambio a través de iniciativas e instituciones de base; y puenteando los potenciales de la esfera digital con conocimiento y experiencias abiertos.

El concepto de “cruces seguros” es el núcleo de la identidad visual y el contenido de este Idea Camp. En estos tiempos desafiantes, estamos deseosos de cultivar la comunidad del Idea Camp como un esfuerzo colectivo para alejarnos de los muros hacia los puentes, para crear solidaridad contra el individualismo neoliberal, nutrir las iniciativas sociales y culturales como resistencia radical a las prácticas antidemocráticas y opresivas.

La autogestión y negarse a recibir subvenciones aporta libertad auténtica en el campo de las ideas porque quien paga y organiza, manda**. Por favor, espero que las personas y colectivos que aceptan ser apoyados por estas organizaciones reflexionen y se abran al verdadero debate, que no es decirse muy “abierto” o “participativo” sino aportar argumentos de peso, que no son ni secretos ni conspirativos, son ya del todo accesibles para la gente que quiera conectar la información aislada, demostrando que la transparencia no es nada sino existen mentes libres capaces de pensar de forma crítica. Por eso ahora nos hablan de transparencia… ¡Es que saben que el deterioro y destrucción del individuo actual es tal que ya no hace falta ni esconder la información! No pasa nada por haber sido un tonto útil, muchos lo hemos sido***, lo peor es ser consciente del mal con el que se está colaborando y seguir haciéndolo. ¡Y encima creer que se está participando en algo positivo para la sociedad y un mundo mejor! El debate espinoso sobre las subvenciones, tanto de fundaciones privadas como estatales o europeas, a la intelectualidad de izquierdas tiene que ponerse ya sobre la mesa. Pero más allá de la financiación, que puede ser mayor o menor, lo grave es la coincidencia en intereses y contenidos de la ¿izquierda? con el gran capital. ¿O es que acaso tendríamos que empezar a usar ya términos como “izquierda Bilderberg”, “izquierda capitalista”, “izquierda pro Unión Europea” o “izquierda otanista” para referirnos a los activistas e intelectuales que colaboran con el poder globalista en la difusión de sus ideas y propaganda?

——————————————————————————————-

*Sobre el concepto de federalismo de Denis de Rougement, “el padre de la Europa de las regiones” y similares: Se trata de un federalismo que lo que busca es crear regiones o estados pequeños, no para ganar en autonomía sino para, paradojicamente, que ganen las élites globalizadoras en poder central. En realidad es el “divide et impera” de toda la vida que se está aplicando en todas las facetas de lo humano, desde la propia identidad del individuo a lo político.

**Evidentemente todos tenemos que comer y nos vendemos en menor o mayor grado durante nuestras horas laborales, pero una cosa es vender tu energía vital a cambio de un sueldo (en el que fuera de tu horario laboral puedes ser crítico con tus pagadores) y otra es vender tu alma al completo y fusionarte con tu contratador. Ver mi post “Tu trabajo es una mierda”.

***Sí, yo también caí en la manipulación del 15-m, y sí, he sido tonta útil muchas veces.

Bibliografía relacionada:

 

Tema relacionado:

Y tú, ¿has sido alguna vez parte de la disidencia controlada?

Que la fortuna de uno de los hombres más millonarios del mundo se dedique parcialmente a becas para el activismo social o proyectos independientes es una evidente paradoja, aunque sea habitual en fundaciones de grandes empresas o de filantropía personal.  Juan Luis Sánchez, Cofundador y subdirector de eldiario.es y miembro del Consejo Asesor Europeo de la Open Society de George Soros. Por cierto, aunque ese periódico tenga un blog que se llama “Interferencias”, tengo que aclarar que yo creé el mío en blogspot en el año 2009 y no tenemos, afortunadamente, nada que ver.

Hoy dejo en el blog un post muy interesante y que puede servir para reflexionar sobre lo acaecido en los últimos años. Está escrito por “Andrei Kononov” y se llama:

INFILTRADOS 2.0: EL VERDADERO ORIGEN DEL 15-M Y EL COMPLOT DE PODEMOS

También son recomendables todos los posts del blog referentes al 15-m, los “papeles de Soros”, la Open Society, Open Government (gobiernos “abiertos”), Medialab-Prado, los ayuntamientos del “cambio” y la participación ciudadana a través de internet…

Confundir deseos con realidades hace que caigamos en todas las trampas que suenan bien y nos convirtamos en la famosa “disidencia controlada”. Yo tropiezo una y otra vez en la misma piedra por esa misma razón y supongo que no he sido la única. Pienso que el 15-m fue en gran parte planeado y en una pequeña parte espontáneo, caótico y azaroso. Yo sí pensé que, a pesar del carácter socialdemócrata, reformista y prosistémico de muchas de las propuestas que se podían escuchar en las asambleas de Sol y cercanías, el mero hecho de sentarnos a hablar y debatir por las plazas ya era positivo en sí mismo. Lo que no veía es que, en gran medida, estábamos formando parte de un gran experimento de ingeniería social en el que las redes sociales y las nuevas tecnologías, los nodos y la cibernética, iban a tener un papel fundamental. Y sí, me vuelvo a caer del guindo: he sido parte de la disidencia controlada, una tonta útil más. Y, lo que es peor aún… Si lo he sido en el pasado, ¿en qué más cosas me estaré equivocando en el presente?

Yo fui de esas personas que creí de verdad que en Túnez las protestas de la población eran legítimas y no estaban siendo manipuladas por entidades externas o imperialistas. Después llegaron más “primaveras árabes” y las apoyé. Denuncié todas las injusticias y falta de libertades de todos los lugares donde fuera necesario. Hasta que después vi que había otras versiones que no cuadraban con lo que nos estaban contando, que las cosas no estaban tan claras, que había financiación externa, armas, extremistas religiosos de por medio, sobre todo en la invasión de Libia. También me olió muy mal un video muy bien grabado que quería hacernos creer que lo que estaba sucediendo en el Euromaidan era algo parecido a lo del 15-m en Sol. Con Siria ya no piqué, aún así le di a “me gusta” en facebook a no sé qué grupo de “luchadores” por la libertad en aquel país hasta que cantaba demasiado que era un grupo creado posiblemente por servicios secretos occidentales a modo de propaganda y guerra cultural.

En fin… Errare humanum est, aunque nos sintamos ridículos y mal después al reconocer nuestros fallos y debilidades, cargadas de buenas intenciones y carentes de una visión global y estratégica. Por eso, no escribo esto con el dedo señalando hacia fuera, sino también reconociendo que cualquier persona puede picar. En otros casos, directamente no es inconsciencia sino ambición de poder, dinero, un puesto de trabajo molón o una subvención jugosa. Cuando pedimos una subvención (y yo las he pedido) tenemos que adaptarnos a lo que se espera de nosotros para recibirla, de esta forma nos controlan. Otras veces vender nuestras capacidades intelectuales al diablo forma parte de la supervivencia laboral. Yo misma tengo que poner imágenes a videos basados en guiones que defienden los transgénicos durante el horario laboral. Pero, claro, la mayor parte de los trabajos son una mierda y lo único que podemos pedir es no vender el alma y denunciar la alienación del trabajo asalariado, un tiempo y un lugar en el que no somos libres.

Pensar de qué forma podemos denunciar los abusos de políticos y tiranos sin que esa crítica sea aprovechada por otro nuevo político y tirano igual o peor sigue siendo uno de los puntos clave de reflexión.

Un bando geopolítico saca los trapos sucios del otro bando*, pero quizás en la Guerra ¿Fría? 2.0. los únicos bandos que existen son el pueblo (o los pueblos del mundo) y los dirigentes, los expertos,  los tecnócratas, los utópicos, los ilustrados, los que se creen con la potestad de pastorearnos a su voluntad. O vete tú a saber, yo solo sé que no se nada.

Ten cuidado con lo que sueñas, puede que se convierta en realidad. Y tu sueño de “transparencia”, “horizontalidad”, “democracia directa” sea solamente una nueva cara que esconda una dictadura todavía más refinada y psicopolítica. ¿Cómo denunciar la injusticia sin ser utilizado por el poder y sin caer en dar apoyo a otra injusticia o dobles morales respecto a otros países? En definidas cuentas, ¿cómo no ser parte de la “disidencia controlada”?

“Hay que crear un partido”, se escuchaba una y otra vez en las asambleas del 15-m. Y el partido se creó y fue una copia de la campaña de Obama en EEUU, hasta en el nombre. Tecnología, redes sociales, internet, todo ello formará parte del gran teatro de la participación, en el que sentirás que estás decidiendo algo aunque no estés decidiendo nada. Podemos es el partido del sistema, es el partido de la OTAN aunque podría ser también el partido de otro bloque geopolítico en otro momento porque, en realidad, es el partido del poder actual, que es líquido, flexible y muta. Es el partido que encumbra el voto electrónico manipulable cual votación de Operación Triunfo, es el partido que aúna toda la filosofía de George Soros y la Fundación Ford. Es decir, la izquierda actual no es anticapitalista, es el culmen del capitalismo, el Estado y el (neo)liberalismo, su refinamiento más perfecto. Es más, todos los partidos del Congreso son simplemente diferentes facciones de un mismo régimen, ya que votes a quien votes, el sistema permanece.

Como parte de la inteligencia popular (sea lo que quiera decir eso a la luz del tenebroso concepto de “inteligencia colectiva” del que habla el artículo de Andrei Kononov) voy a aportar mi pequeño granito de arena a este lamentable espectáculo. Es sobre una noticia de 2012 en la que aparece una megasubvención de la Fundación Santander al Museo Reina Sofía de Madrid para programas “pedagógicos” (véase: adoctrinamiento). ¿Y a quién vemos en algunos de los proyectos pagados por el gran capital? A gente muy “subversiva” como Beatriz Preciado y al Observatorio Metropolitano de Madrid, al que pertenece o pertenecían varias personas vinculadas al Ayuntamiento de Manuela Carmena, como Pablo Carmona,  miembro de Ahora Madrid y Ganemos, y actual concejal del distrito de los barrios de Salamanca y Moratalaz. Esta noticia, hay que relacionarla con esta otra de 2013, año en el que entran 8 vocales de grandes empresas IBEX en el patronato del Museo Reina Sofía:

banco_santander_observatorio

Es decir, el Banco Santander financia seminarios de “pensamiento crítico” y sobre “el cuerpo”, entendido desde la denominada “teoría” queer. Esta “teoría” defiende que las categorías “hombre” y “mujer” son ficticias y las mete dentro del mismo saco que las de “heterosexualidad” u “homosexualidad”, categorías que sí tienen una base artificial/cultural y que nacieron desde el ámbito de la medicina, la biopolítica de las elites, la psiquiatría, los códigos penales y demás… Está bien saber que unas charlas sobre resistencia al “neoliberalismo” organizadas por Preciado están financiadas por este selecto grupo de personas de la subversiva y anticapitalista Fundación Banco Santander, con mucha transparencia y poco pudor. A mí se me caería la cara de vergüenza.

Ojo a la participación de Raquel/Lucas Platero, que iba en el equipo y candidatura de Pablo Carmona (Observatorio Metropolitano de Madrid) en Madrid en Movimiento.

neoliberal

neolibera2l

La subvención en cuestión es de 1.750.000 euros durante los próximos cinco años, es decir, que en teoría acabaría 2017 y todavía estaría vigente. Por supuesto, se trata de una suma a repartir entre muchos proyectos diferentes, no solamente los citados, pero no deja de ser paradójico que desde posturas “críticas” con el capitalismo neoliberal se acepte dinero de una de las entidades financieras capitalistas más importantes de este país. Dice la Fundación Banco Santander que, por supuesto, esta ayuda es “absolutamente desinteresada”. Claro. Y nosotros les creemos, claro. Es obvio que a una entidad bancaria como aquella le interesa tener controlada a la pseudodisidencia y la pseudosubversión, mucho mejor cuando esta está totalmente alineada en sus contenidos con el capitalismo, sobre todo a través de su adoración a la tecnología “participativa”, el culto a lo artificial/cultural que supuestamente nos “libera” de la biología y da pie a todo lo “trans”génico y deconstructivo (el biohackeo), a la medicalización de los cuerpos y su castración a través de los productos hormonales que nos vende la industria farmaceútica (testosterona, la píldora anticonceptiva con estrógenos y progesterona), la reivindicación de la reproducción artificial como algo subversivo y liberador (libre mercado de gametos, consumismo reproductivo, medicalización de procesos fisiológicos, eugenesia, catálogos humanos, cosificación, explotación y prostitución reproductiva…). Son más neoliberales que los neoliberales oficiales, vaya.

En el caso concreto del Observatorio Metropolitano (en facebook vemos que tiene su sede en la librería Traficantes de Sueños) los títulos de los proyectos financiados por el Santander (banco al que tildan de “tiburón financiero” en el artículo “Madrid, ciudad global”) son, por ejemplo, Prospecciones para un pasaje De la crisis a la democracia, impartido en el año 2014. En el curso de 2015 ya no aparece el logo del Santander, no sabemos si porque dejaron de financiar o porque se prefirió que no apareciera. Es el año también en el que varios miembros del Observatorio Metropolitano pasan a trabajar en las instituciones políticas madrileñas.

neolibera2

Miembros del Observatorio Metropolitano son, si seguimos algunos nombres del libro “Madrid: ¿la suma de todos? Globalización, territorio, desigualdad”:

Habría que hacer un inciso para leer lo que decía Jesús Montero (Podemos), técnico de la Universidad Complutense vinculado a Universia (Banco Santander), en este artículo: “Sin Podemos no hay Ahora Madrid, habría habido Ganemos. Ahora Madrid existe porque existe Podemos”, afirma Montero. “Podemos es la parte que impulsa, y por tanto la que debe decidir qué impulso se le va a dar”, asegura. “Vamos a construir nuestro modelo para organizar Ahora Madrid y luego hablaremos con ellos. Pero dentro de cuatro años queremos presentarnos como Ahora Madrid y no Podemos. Nuestra concepción del municipalismo se fundamenta en candidaturas ciudadanas, no en partidos”, zanja.

La Fundación Banco Santander también financió a la Fundación de los Comunes, vinculada al Observatorio Metropolitano y a Traficantes, en 2015 subvencionando un puesto de trabajo.

Es curioso que la reflexión que establecen en esta petición de crowdfounding vía goteo/planoniq (organización financiada por la Comisión Europea y European Cultural Foundation de la que también habla Kononov) ponga de manifiesto que son conscientes del papel de la Fundación Banco Santander dentro de la universidad: “en España es un banco como el Santander, a través de su fundación, es el que escribe las directrices para una buena universidad”. ¿No deberíamos pensar, entonces, y por equivalencia, que un banco como el Santander podría estar escribiendo las directrices del Observatorio Metropolitano o de la Fundación de los Comunes?

 

Dentro de la Fundación de los Comunes nos encontramos, al menos en el año 2012, a una organización mencionada por Andrei Kononov, “X.net”.

Y aquí volvemos a otro de los artículos de Andrei Kononov. Varios miembros del Observatorio Metropolitano han acudido a Zemos98, “un encuentro anual sobre educación expandida, comunicación en beta y audiovisual integrado que se celebra en Sevilla”.  En un artículo de eldiario.es sobre Zemos98 hablan un poco más del tema de las subvenciones y de por qué ya no habrá más ediciones. Todo muy contracultural, progre, de izquierdas, alternativo y moderno, pero cuando vamos a ver sus patrocinadores nos volvemos a encontrar al viejo conocido capitalista George Soros con su Open Society y a la European Cultural Foundation, presidida por una princesa holandesa, Lorenza de los Países Bajos. Esta princesa es consejera del Puerto de Rotterdam, el mayor puerto europeo, y está emparentada directamente con los mayores inversores de la petrolera Royal Dutch Shell. Su marido, el príncipe Constantin, trabajaba hasta hace poco para la RAND Corporation (think tank de las fuerzas armadas de EEUU) y la Comisión Europea. No en vano, la ECF es una institución vinculada a las elites “Bilderberg” (foro que no es en absoluto “transparente” ni “participativo”). La ECF agradece en su web (abajo del todo) el patronazgo del Fondo Cultural del Príncipe Bernardo.

Mención aparte merece el tema del apoyo de la ECF al tema de los “comunes” (en España a través de Platoniq-Goteo). La realeza más casposa y el gran capital promocionando “modelos alternativos de democracia a un nivel europeo”.

En Hola podemos enterarnos más sobre los intereses empresariales e ideológicos de Constantino y Lorenza de Holanda (Laurentien).

“Desde el pasado marzo el príncipe Constantino no trabaja ya en la Comisión Europea, si bien sigue manteniendo algunas tareas de asesoramiento en el terreno de legislación sobre Internet. En Holanda, además de su agenda oficial como miembro de la Casa Real, el Príncipe es parte importante de la iniciativa StartupDelta, que pretende mejorar el clima empresarial holandés y facilitar la puesta en marcha de nuevos negocios. Por su parte la princesa Laurentien es consejera del Puerto de Rótterdam y directora de la fundación Missing Chapter. También, desde hace años, en su condición de Presidenta de Honor de la fundación holandesa Leer y Escribir y como embajadora especial de la Unesco, se dedica a llamar la atención sobre el analfabetismo tanto en Holanda como en el resto del mundo.”

holanda

Aquí la princesa Lorenza (European Cultural Foundation) y el príncipe Constantino promocionando un poco “los comunes”, el empoderamiento y la participación ciudadana… Todo ello con financiación del Fondo Cultural del Príncipe Bernardo, creado en 1942 para comprar material de guerra para el gobierno británico y holandés.

9a8cfdc8133c9333255d8c9054644748

El “ecologista” príncipe Bernard, creador de la “ong” WWF y del  “transparente” y “participativo” Club Bilderberg, cazando en África.

images

La monarquía holandesa sigue siendo la mayor inversora de la petrolera Royal Dutch Shell.

La monarquía holandesa está vinculada a la Open Society de George Soros también a través de Mabel de Orange Nassau (cuñada de la presidenta del European Cultural Fund), que trabajó en Bruselas en esa institución y también en Londres hasta el 2008.

Ojo, la web de la European Cultural Foundation tiene más información jugosa que proporcionarnos. Hay un nombre español por ahí abajo, un tal Juan Freire (fundador de Teamlabs) que es “biólogo, emprendedor y profesor”. Juan Freire está en el “venture board” de Ashoka España, una ONG utilizada por el capitalismo para cooptar movimientos sociales, según este artículo colaborativo titulado “Multinacionales y movimientos sociales: resistir al “lobby oculto”” (Por cierto, uno de los autores del texto, Jorge Riechmann, está en la lista de Podemos, una pena que solamente sea capaz de ver la paja en el ojo ajeno):

A por los movimientos sociales de Resistencia

Dos fundaciones muy activas en este capítulo nos sirven para ilustrar cómo opera el gran capital en este apartado de su plan B. Se trata de las llamadas AVINA y Ashoka, que tienen su espacio de operaciones preferente en España y Latinoamérica. No son las únicas.

Estas dos entidades, aparecidas en 1994 y 1981 respectivamente, están íntimamente relacionadas entre sí. En 1993, Stephan Schmidheiny, fundador de AVINA, y Bill Drayton, fundador de Ashoka, percibieron que tenían visiones muy afines sobre cómo contribuir a un cambio profundo en el mundo y, a través de los años, AVINA y Ashoka han identificado y promovido múltiples formas de colaboración local y global. También Ashoka es financiada por AVINA: por ejemplo, hasta 2007 le ha pagado a más de 400 emprendedores sociales. Según Drayton, “Ashoka no tiene un co emprendedor o aliado más cercano o duradero que AVINA para apoyar el vuelo de las más poderosas y nuevas ideas y sus promotores”.

Ambas fundaciones están inequívocamente vinculadas al gran capital. En el caso de AVINA, el fundador único ya citado es el magnate del amianto, una de las mayores fortunas del mundo, amasadas con el negocio del mineral asesino a costa de la salud y de la vida de cientos de miles de personas en todo el planeta. El pasado 13 de febrero, Schmidheiny fue condenado a 16 de años de cárcel por un tribunal de Turín por los delitos de “desastre ambiental doloso permanente” y “por omisión de medidas de seguridad “en el trabajo, provocados por una fábrica de amianto de su propiedad instalada en el pueblo de Casale Monferrato, a causa de la cual ya han muerto más de dos mil personas y han enfermado cerca de mil.

Además, Schmidheiny ha sido directivo de Nestlé, de la Unión de Bancos Suizos, y de ABS Brown, entre otras multinacionales. Del mismo modo, el actual presidente de AVINA procede de la multinacional química DuPont. En el caso de Ashoka, la fundación en España está presidida por un ex directivo de la banca JP Morgan (10), la empresa más poderosa del mundo según la lista Forbes, y otros fundadores han estado vinculados a la consultora McKinsey&Co. o a General Electric.

Estas fundaciones del gran capital entran en los movimientos sociales y ONGs con una filosofía definida y que no engaña a nadie. Se trata de considerar “a los mercados como los canales legítimos para el cambio social”. (11) Por eso AVINA se define como “una fundación que se asocia con líderes de la sociedad civil y del empresariado de América Latina en sus iniciativas por el desarrollo sostenible”. (12) En el caso de Ashoka, el objetivo es más claro si cabe. Según declara María Zapata, su directora en España: “para las empresas, el mercado potencial que ofrece la población que está viviendo con menos de dos dólares al día, la base de la pirámide, es de 4 billones de dólares (…).Los emprendedores sociales trabajan con esas poblaciones y su labor es acercar a las multinacionales hasta ellas, mientras salvaguardan los intereses de éstas”. (13)

Para eso financian y se alían a líderes de los movimientos sociales, incluso a los anticapitalistas, para que legitimen desde dentro el sistema empresarial realmente existente, y para moldear los límites de esa disidencia. En efecto, AVINA cuenta entre sus socios destacados al argentino Gustavo Grobocopatel (14) considerado el empresario número uno y referente indiscutido a nivel mundial en el terreno de la soja transgénica. Cultiva más de 280.000 hectáreas.

Ya sabemos que el cultivo de la soja “es el monocultivo de la década, el cultivo que más tierras deforesta, que más bosques tala, que más asesinatos y esclavitud produce, que más fumigaciones provoca, y finalmente que más pobreza genera”, según el Informe del Worldwatch Institute de 2011. (15)

Claro, que en Latinoamérica, lugar privilegiado de sus actuaciones, ya se han percatado de la naturaleza de estas fundaciones. En la pasada reunión de Cancún sobre cambio climático (diciembre de 2010), el Grupo de Reflexión Rural argentino (GRR) ha detectado la infiltración de AVINA en los distintos movimientos alternativos que han acudido a la contracumbre y denuncian que: “Las grandes corporaciones y las fundaciones que las acompañan, han estado trabajando sigilosamente para escurrirse entre los espacios alternativos. La fundación AVINA, del millonario suizo Stephan Schmidheiny, de larga y siniestra trayectoria en nuestra América Mestiza, por comprar voluntades detrás de proyectos supuestamente beneficiosos para nuestros pueblos y comunidades, ofreció una dádiva económica para la organización de Klimaforum 10. (…) Fundaciones como AVINA y Ashoka son el enemigo de la Tierra Madre y de las poblaciones oprimidas”. (16)

Como no podía ser de otra forma Juan Freire también está vinculado a Zemos98 con la celebración de un congreso sobre “educación expandida”. De nuevo vuelvo a los textos de Andrei Kononov y al profético evento precursor del 15-m del Medialab-Prado (minuto 5.28) en el que aparece esta misma persona:

Juan Freire también ha participado en multitud de eventos de Medialab-Prado (Andrei Kononov también habla de ello):

Ciudad y procomún es un nuevo grupo que se inicia dentro del Laboratorio del Procomún de Medialab-Prado en 2012 coordinado por Juan Freire y César García Sáez. Este grupo es abierto y aspira a integrar a numerosas personas y grupos que trabajan activamente en temas como el espacio público y la participación ciudadana y que deseen generar un espacio de encuentro para desarrollar proyectos y pensar alrededor de la confluencia de ciudad, tecnología y gobernanza.

Así que vemos al profesor Juan Freire vinculado al gran capital mediante Ashoka, a la monarquía holandesa dueña de Royal Dutch Shell en el European Cultural Foundation, y a la disidencia controlada izquierdista y pseudoparticipativa del multimillonario George Soros (Open Foundation) a través de Zemos98 y Medialab Prado (esta última institución se financia con fondos del Ayuntamiento pero muchos de sus colaboradores sí reciben financiación de entidades ya mencionadas). Ashoka defiende el uso de transgénicos. ¿Cuál es la postura de Medialab-Prado en referencia a este asunto? ¿Defenderían los campos masivos de soja transgénica como “procomún”? Ashoka se ha aliado con la fundación de Bill y Melinda Gates. ¿Pero no eran tan defensores del software “libre”?

Como bien explica este artículo de Isidro Bustamante cuando esta gente habla de “procomún” se refieren a privatización de los bienes comunales y cuando hablan de “transparencia” están viajando a algún paraíso fiscal a guardar su dinero. El mismo George Soros tiene en Nueva York la sede de su empresa Soros Fund Management pero, sin embargo, su Quantum Fund está establecido en Curazao y las Islas Caimán.

Ashoka cuenta en su estructura con un órgano denominado “Academia Global”, que es el encargado de representar y asesorar a los Emprendedores Sociales. Este órgano está formado por una serie de economistas neoliberales y por otros miembros, entre quienes se puede destacar a Hernando de Soto, quien fue el asesor personal de Fujimori en su etapa presidencial del Perú, y que a su vez asesoró al presidente peruano Alan García en los conflictos con los indígenas del Amazonas, recomendándole la privatización de los bienes comunales de dichas comunidades. También puede destacarse al banquero adalid de los microcréditos en el mundo, Muhammad Yunus, de Grameen Bank (India). O Peter Eigen, el fundador de la ONG Transparencia Internacional, cuyo fin es luchar contra la corrupción, pero cuyo mencionado fundador administra un paraíso fiscal en las Islas Vírgenes. Por cierto, el director en España de Transparencia Internacional es Antonio Garrigues Walker, quien, a su vez, presidió el Jurado que concedió el Premio Príncipe de Asturias 2011 al fundador de Ashoka.

 

TECNOPOLÍTICA, TECNOUTOPÍA

Si nos fijamos, la constante de todos estos vínculos cibernéticos y nodos es la adoración por las llamadas nuevas tecnologías, internet y redes sociales. Ellas nos salvarán, supuestamente, nos traerán la “participación” ciudadana, la “transparencia”, la democracia 2.0., el voto electrónico y demás. Hablemos claro: internet y los teléfonos móviles son una herramienta del ejército, el capitalismo y el Estado para exprimir y dominar el mundo y sus gentes. El medio es el mensaje. No es neutral. Es control y dominación 2.0. Es desmovilización. Sirve para controlar a la gente hasta un punto antes insospechado, hacer listas de disidentes, controlar quién se está rebelando contra qué, distraer, confundir… Pedir transparencia a los políticos mientras se ocultan los tejemanejes de Soros y el imperio EEUU a escondidas mediante la infiltración de los movimientos con personajes de sus ONGs no es de recibo. Pedir transparencia cuando las élites se reunen en eventos ultrasecretos como los “Bilderberg” es de traca. El poder necesita del secreto y de la mentira para ejercerse.

La filtración de “los papeles de Soros”, al revelar información interna, o los artículos de Andrei Kononov al conectar las piezas que parecían inconexas y aisladas a simple vista, al menos han aportado otro punto de vista y han desvelado la manipulación. Porque es cierto que la información estaba ahí, era accesible, abierta y transparente, pero hacía falta conectar los nodos para ver que existe una estrategia coordinada y esa estrategia es jerárquica y parte de unos puntos muy concretos de financiación. En resumen, podríamos decir que se basa en:

  • La confluencia del capitalismo con la izquierda moderna. La derecha, por supuesto, también está controlada.
  • Neolengua. Donde dicen “participación” es pseudoparticipación. Participas en lo que nosotros te dejamos que participes, minucias y tonterías mientras lo gordo e importante sigue decidiéndose en lugares muy concretos donde tú no vas a estar. Elijes de un menú previamente fijado pero, además, se te engaña creando la ilusión de que estás decidiendo tú. ¡Como a niños!
  • El concepto promovido desde las élites financiadoras de disidencia controlada poco tiene que ver con la autogestión real y la democracia directa. Es más, de eso se trata, de enredarte en una mentira patrocinada para que la autogestión real sea imposible.

Lo único que puedo echar en cara a los autores de los artículos que me han hecho reflexionar tanto es que hagan lo mismo que denuncian. Es decir, al criticar o sacar los trapos sucios de la OTAN y la CIA favorecen al supuesto otro “bando” geopolítico, que sería la Rusia de Putin. De alguna forma, podríamos decir que los autores del informe son también “disidencia controlada”, ya que jamás criticarían nada de Al Assad, o Putin.

Pero mi visión es todavía más pesimista. No hay lucha de bandos. No hay buenos y malos. Como en todas las guerras del pasado y como en todas las estrategias, una vez que descubres que el arma de tu contrincante funciona quieres imitarle. O, mejor dicho, para defenderte de una estrategia concreta, te ves obligado o tentado a usarla también y ponerte al nivel del oponente. ¿O es que alguien realmente cree que Rusia o China no están haciendo lo mismo que Snowden denunció de EEUU, por ejemplo? Cuando alguien descubre una nueva arma o estrategia de biocontrol, el resto de los “jugadores” también ansían tenerla. Pasó con la bomba atómica o la carrera espacial. Todos querían llegar a la Luna, todos quieren tener una bomba atómica y todos quieren controlar a su población ya sea con videovigilancia, internet, los móviles, voto o dinero electrónico… De hecho, las calles de La Habana, en la Cuba de los Castro, están llenas de cámaras de seguridad y ese país ha colaborado en un programa de control biométrico de los ciudadanos argentinos, por ejemplo. No hay bandos.

Quienes se benefician realmente de la lucha misma, de la guerra misma son otros. Por ejemplo, los que ganan gane quien gane, los que compran todos los números de la lotería, los que fabrican las armas que todos los pseudobandos usarán, los que tienen el tiempo y el dinero para planificar todos los escenarios posibles a corto y largo plazo.

Este artículo no tiene conclusión, ni positiva ni negativa. Es un asunto complejísimo del que ni siquera tengo claro que habría que debatir en internet. ¿Para qué? ¿Para seguir colaborando con el Big Data del que habla el filósofo Byung-Chul Han? He perdido cierta ingenuidad y no voy a regalar mi tiempo a causas perdidas en pos de la “transparencia” y la “inteligencia colectiva”.

Internet y la virtualidad son una trampa en todas sus vertientes, ya sea dinero electrónico, voto electrónico o un blog. Datos y bio/psicocontrol. Tecnocracia. Guerras por el coltán en el Congo y lineas de ensamblaje en China. Quien defienda estas tecnologías, incluso disfrazándose de organización contracultural o subversiva, no está más que apuntalando el sistema que dice criticar. No nos autoengañemos.

Quedémonos con lo único que es importante: las relaciones humanas auténticas. Aquellas de carne y hueso, aquellas que no se teclean ni se ven a través de la pantalla de un ordenador. Y el amor que ni se compra ni se vende. Aquí y ahora.

 

*MATIZACIÓN A 3/12/2017: He de decir que no considero que la persona o el colectivo que está detrás de estas informaciones (que en realidad se basan exclusivamente en artículos periodísticos, páginas web oficiales de diferentes organismos e información abierta y contrastable para cualquiera) sea de un bando “prorruso”. No tengo la menor idea y, además, lo importante en el caso que nos ocupa no es el “quién” sino el “qué”, porque la verdad es la que es, la diga Agamenón o su porquero.

Enlaces complementarios:

Relacionado:

George Soros y sus inversiones ideológicas

El poder es retorcido. ¿Intentamos comprenderlo? Algunos apuntes para empezar.

Fragmentos de “La CIA y la guerra fría cultural” de Frances Stonor Saunders

Estrategias de dominación: desconectar, fragmentar y manipular