Día 5: encerrados en el laberinto

(IMPORTANTE: ESTE POST NO ESTÁ ACTUALIZADO RESPECTO A LA SITUACIÓN ACTUAL)

Domingo, 15 de marzo de 2020

Hay gente que piensa que la estrategia de China, Japón y Corea del Sur funciona por características culturales y políticas propias, ya que en esas sociedades tienen más un espíritu de “todos juntos trabajando en la misma dirección” y en el sur de Europa no tenemos esa capacidad de sacrificio por una persona que no conocemos. Esto lo ha dicho más o menos así alguien concreto que no voy a citar porque en realidad lo podría haber dicho cualquiera. Eso, que en ese tipo de argumentos se critica y se pinta como algo malo, se llama libertad, el espíritu indomable de algunos pueblos. La libertad individual y colectiva es algo muy importante para entender lo que somos como sociedad, de dónde venimos y a dónde vamos. Cuando se pierde ese amor por la libertad y se sustituye por un deseo de seguridad total a costa de todo entonces uno empieza a tener como modelo regímenes capitalistas-comunistas como el chino en el que la privacidad y los derechos del individuo no cuentan para el poder. El sacrificio por las demás personas es algo muy loable siempre que se haga en base a la verdad. A lo mejor cierta medida es muy sacrificada pero no termina de ayudar de verdad o no hace nada, ni bueno ni malo.

La cuestión principal es, apenas trazada en el telediario de esta noche más preocupado por la anécdota graciosa que por lo importante, ¿por qué no se construye un “hospital COVID-19” temporal en Madrid en IFEMA u en cualquier otro lugar si se considera que va a haber un colapso de la Sanidad? ¿O un hospital de campaña frente a los hospitales y existentes para derivar los casos graves que necesiten hospitalización y UCIs con respiradores? Me gustaría saber, por ejemplo, si en el caso de que un familiar mío enfermara gravemente por el coronavirus tendría una cama libre en el hospital más cercano o. ¿Eso está asegurado a día de hoy? ¿Cuál es el plan B si llega un momento en el que no lo está?

Por otro lado, el coronavirus tiene un punto extraño que lleva a los políticos a dar giros y bandazos cada semana: un día no pasa nada, hacemos vida normal, la gente va a la mani del 8-m y a la semana siguiente estamos en estado de alarma.  Yo sigo sin entender nada. Tengo la sensación de que a este gobierno todo esto les ha superado.

Hoy he salido a comprar y aunque el barrio estaba mucho más vacío había bastante movimiento. He visto a gente con caras preocupadas, como todos estos días, y tristes. Miradas que me costaba reconocer por causa de las mascarillas. No conozco a nadie infectado por coronavirus de forma directa, por ahora.

Cuando me meto en internet o cotilleo a ver cómo están los mentideros de Twitter veo que hay una tendencia constante a acusar a toda persona de no estar en casa, de ser un frívolo por hacer tal o cual cosa, un inconsciente, un irresponsable. En realidad, antes de lanzar esas acusaciones esas personas tendrían que demostrar que encerrar a todo un país en casa tiene alguna ventaja respecto a tomar medidas dirigidas exclusivamente a los grupos de riesgo, a infectados o a las personas que trataron a un infectado. China nunca podrá probarlo, ya que es posible que aislando a determinados sectores de la población se hubiese conseguido lo mismo. En cualquier caso, da igual. Es preocupante la admiración por los regímenes dictatoriales y el autoritarismo que esta crisis está despertando entre los españoles. Además, Vox, que perfectamente podría haber jugado la baza de Boris Johnson ha optado por ser más papista que el papa, exigiendo más y más medidas en lugar de plantearse los riesgos/beneficios probados de cada una de ellas. No hace falta elegir entre la economía y salvar vidas. Esa es una falsa dicotomía que algunos medios de comunicación están planteando manipulando incluso las palabras del primer ministro británico. Ver, por ejemplo, este titular: “Coronavirus: Reino Unido se diferencia del mundo, sacrifica a los más vulnerables y privilegia la economía”. Es que continuar la actividad económica salva vidas, porque se pueden contratar médicos y comprar material necesario. En Italia los lemas cambian del “quédate en casa” a “Italia no se para”. No sé si el giro va en esa dirección.

Hoy, además, he reflexionado sobre el hecho de la relación entre el alto número de muertes en Italia con el mayor número de ancianos y su mayor esperanza de vida. Es decir, que la alarma que nos causan las cifras y el miedo que nos infunden quizás habría que contextualizarlo con la demografía de Italia y de España. Es un virus que se ceba con la gente mayor y nosotros somos un país envejecido. Yo estoy tranquila porque mis seres queridos más mayores están sanos y encerrados en sus casas, pero a la vez no sé si psicológicamente podrán soportar la soledad que suponen estas medidas. Yo me veo con 80 años y buena salud relativa y a lo mejor me rebelaba contra el estado de alarma por no poder soportar más estar en casa sola, sobre todo si fuera viuda. Es fácil caer en la depresión y la ansiedad en estas circunstancias. Sobre todo porque a esas edades lo que quieres es poder ver jugar y abrazar a tus hijos, nietos y bisnietos.

Los niños encerrados en casa están como motos, tienen muchísima energía y me preocupa que la falta de ejercicio les perjudique. Mañana nos pondremos con unas rutinas de ejercicio. En cuanto a su educación por ahora estoy priorizando el juego libre que ocupa la mayor parte del tiempo. Ahora por fin la desescolarización y el “homeschooling” son legales en España gracias al Estado de Alarma así que podemos realizar nuestro propio curriculum educativo. En nuestro caso leemos cuentos de mitología griega para niños, ya que como la tendencia es a anular todo resquicio de la cultura clásica occidental pues creo que hay que reforzar por ahí y así de paso aprendo yo también. Está muy bien porque no tienen nada que ver con esos cuentos extraños de algunas editoriales infantiles de moda que no me gustan nada (en especial uno que a uno de mis hijos le encantaba, el de “Los tres bandidos”…). Los cuentos mitológicos tienen chicha, hay heroísmo, épica, energía, valores, drama… Vamos, básicamente, todo lo que le falta a los cuentos modernos. Es verdad que son crudos, hay violencia, monstruos bastante intimidantes, pero en general a los niños estas historias les dejan alucinados porque son personajes con mucha consistencia. Leyendo el de los trabajos de Hércules no podía dejar de preguntarme si a alguien se le había ocurrido ya hacer un videojuego del argumento porque su estructura se acopla perfectamente a un formato de pasar pantallas…

Hoy hemos leído el de la historia de Ícaro y Dédalo, que se conecta con otro cuento que leímos el otro día sobre Teseo y el minotauro. No deja de ser paradójico estar leyendo estas historias de personajes atrapados en laberintos cuando nosotros estamos encerrados en casa por mandato legal (sí, soy mala malísima por hablar en esos términos y voy a ir al infierno de la corrección y el buenismo). Nuestra casa se ha convertido en nuestro propio laberinto, dentro de otro laberinto que es nuestro país. Mientras les leía la parte en la que Ícaro y Dédalo se fabrican unas alas con las plumas que encuentran y consiguen volar, vi en los ojos de mis hijos una ilusión por ser capaces de salir de alguna forma de este encierro, quizás volando con su imaginación.

Tengo pensado también leer la Biblia para niños. En la Biblioteca Nacional encontré una versión en manga que me llamó mucho la atención y la compré para ellos hace meses. Leeremos esa versión y también la de verdad. Creo que no se puede hablar de cultura sin conocer la mitología griega y el Antiguo y Nuevo Testamento. No sé en qué momento la escuela pública obligatoria lo olvidó ni me importa pero ahora que tomé conciencia de dónde venimos puedo al menos en mi familia colaborar a sentar unos cimientos fuertes como una roca.

Mi pésame para esas familias que han perdido a sus abuelos, bisabuelos y familiares. No son números, son vidas llenas de valor.

Mi agradecimiento a todas las personas que están trabajando para salvar vidas y todas aquellas fuera de los hospitales que siguen al pie del cañón, haciendo que no caigamos en el caos.

Buenas noches.

Relacionado:

Día 3: confusión y preguntas

(IMPORTANTE: ESTE POST NO ESTÁ ACTUALIZADO RESPECTO A LA SITUACIÓN ACTUAL)

(Fe de erratas: había un error en las cifras que ya he corregido. 16/03/2020)

Viernes, 13 de marzo de 2020

Hoy estoy agotada así que no voy a poder escribir mucho. Hoy hemos estado en casa (yo intentando teletrabajar con tres niños) y al final de la tarde he llamado al teléfono oficial de información sobre la COVID-19 (900 102 112 ) y después le he dado a la opción 1 (información) para preguntar dos cuestiones:

1. Ya sé que se han precintado los parques infantiles pero, ¿podemos ir con los niños a algún rincón apartado de parques como la Casa de Campo o la Dehesa de la Villa?

2. No se recomienda realizar viajes pero, ¿se puede ir a la casa del pueblo si está dentro de la Comunidad de Madrid, de puerta a puerta?

A la primera pregunta la persona que me ha atendido se ha quedado media callada y dubitativa. Al final me ha dicho que ella entendía que sí porque lo peligroso de los parques era la aglomeración de niños y que toquen superficies. Me ha dicho que sobre la declaración de Pedro Sánchez tenían la misma información que yo. Efectivamente, me ha dado la impresión de que tampoco a las personas que están en el teléfono les han dado unas directrices claras sobre lo que se puede o no hacer. Efectivamente, nos hemos ido a un rincón de la Dehesa de la Villa con el coche.

A la segunda pregunta me ha dicho que si es dentro de la Comunidad de Madrid ningún problema pero que hay mucha gente irresponsable que se han ido fuera, hacia otras comunidades autónomas y que eso, no se recomienda, claro.

Todo lo que está pasando me parece una locura. Hace una semana estaba en un restaurante comiendo con amigos, había convocada una macromanifestación feminista en Madrid y un mitin político en Vista Alegre y hoy nos dicen que se va a decretar el Estado de Alarma.

Supongo que sigo en fase de negación pero le doy vueltas y vueltas a las cifras de la gripe común y no comprendo por qué con la gripe no se había creado nunca esta alarma y lo dábamos por supuesto:

Los profesionales del CIBER de Epidemiología y Salud Pública (Ciberesp) y del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) han estimado en el resumen de la temporada de gripe 2017-2018 que cerca de 800.000 personas padecieron la enfermedad. De ellas, 52.000 tuvieron que ser ingresadas y cerca de 15.000 fallecieron”. (…)

Se calcula que el número de afectados fue de 752.000 personas. En 52.000 de los casos fue necesaria hospitalización, 14.000 de estos tuvieron complicaciones graves y 3.000 requirieron ingreso en la UCI.

La temporada de gripe son varios meses, de noviembre a abril (6 meses). Así que:

52.000/6 = 8.666,7 ingresos hospitalarios al mes de media

14.000/6 = 2.333,3 hospitalizaciones graves al mes de media

3.000/6 = 500 ingresos en la UCI (obviamente habrá picos en los meses más fríos). Por día serían 17 ingresos de media al día.

15.000/6 = 2500 muertos al mes de media (obviamente habrá picos en los meses más fríos). Por día serían 83,3 muertes al día de media, hay que tener en cuenta el pico máximo.

A 13 de marzo de 2020 tenemos 133 muertes confirmadas por coronavirus. El primer fallecido lo hizo el 13 de febrero así que son 133 muertes en este primer mes de epidemia.

No quiero extender ningún bulo con esto y si hay algún error en estas cifras ruego que alguien me lo explique y lo corregiré. Solamente estoy tratando de entender qué está pasando y por qué mi país va a entrar en Estado de Alarma.

También me ha llamado la atención este fragmento de entrevista a Adolfo García Sastre (la negrita es mía):

-Entonces, ¿merece la pena trabajar en su contención?

No creo que su contención completa sea posible, pero las medidas de contención sirven para ralentizar la expansión del virus. Esto es más importante de lo que parece: no es lo mismo que en España infecte a cinco millones de personas en dos semanas que en un plazo de tres meses. Si las infecciones ocurren en dos semanas se colapsarían los hospitales y la atención sanitaria. En el otro caso es más agotador pero los servicios no se llegan a colapsar.

-¿Hay buenas noticias en relación con la epidemia?

Es difícil predecir, pero creo que va a ser como un año duro de gripe. Habrá muchos más muertos de lo habitual, pero tampoco es un motivo para estar completamente alarmado. La mayor parte de los fallecimientos van a ocurrir en personas mayores, al igual que ocurre con la gripe, y ellas serán las que tengan que poner más medidas para evitar el contagio. No creo que haya muchas defunciones en niños o adultos jóvenes y esto es una buena noticia.

Es decir, sobre las medidas, no habla de Estado de Alerta, cuarentenas a toda la población a modo de arresto domiciliario o de aplicar medidas a la población en general sino que las personas de más riesgo son a las que hay que dirigirse (medidas específicas). Recomiendo escuchar su entrevista en el podcast de Alex Fidalgo.

Me voy a dormir sin saber si hay alguien al mando de toda esta locura. Me da más miedo el alarmismo y el pánico por el caos y la improvisación política que el propio virus. El virus puede matar, pero no haber hecho una evaluación de beneficios/riesgos sociales de lo que supone el miedo en la población lo vamos a pagar muy caro y, de rebote, va a afectar de lleno a los presupuestos de sanidad de los próximos años. Sobre los costes psicológicos y la desconfianza que existe entre las personas ni hablamos.

Relacionado:

Tecnocalipsis

Estos son unos cuantos documentales interesantes para acercarnos al maravilloso mundo de la religión transhumanista que tan de moda está, ahora que hasta Iñaki Gabilondo hace series sobre el tema en el canal de televisión, no podía ser de otra forma, que tiene nombre de empresa de telefonía móvil.

Lo natural es gratis, lo artificial cuesta dinero, recursos, explotación laboral, energía vital. La Naturaleza ya viene dada, en lo artificial está el negocio.  Por eso, es lógico que el capitalismo y las sociedades de consumo deriven en el transhumanismo. Por supuesto, esto que estoy diciendo es una gran simplificación, pero por ahí van los tiros… El sexo entre amantes no cuesta dinero, sin embargo en la prostitución sí se paga. La leche materna es gratis, la leche de fórmula es de pago y hay que fabricarla y procesarla. Una conversación en la calle con un amigo es gratis, por teléfono hay que pagar. Aceptar tu cuerpo como es siempre será más barato que hacerte decenas de operaciones de cirujía estética o consumir hormonas. Y así hasta el infinito en una dinámica de circulos viciosos que se retroalimentan unos a otros.

En otro orden de cosas y como nota curiosa, Michel Bauwens, el cocreador de este documental, está colaborando con Enric Durán en la implementación de una cooperativa mundial llamada FairCoop. Como explica Bauwens en esta entrevista:

P. Usted suele hablar a la Cooperativa Integral Catalana (CIC) como un ejemplo de la economía que viene ¿Cómo empezó su relación con Enric Duran?
R. Enric Duran contactó con la Fundación P2P tras leer el plan de transición hacia una economía basada en el procomún. Nos dijo que la mitad de lo que hablábamos ya lo estaban haciendo en Cataluña con el CIC. Y que lo que quería hacer era la otra mitad…
P. ¿Qué le parece su idea de poner en marcha FairCoop, la primera cooperativa terrestre?
R. FairCoop es un gran salto en escala. Una cooperativa global, pero con raíces en lo local, con una criptomoneda social propia (el FairCoin) y con su sistema de crédito mutuo. Es una idea muy ambiciosa, sin duda, y un ejemplo de por donde tiene que ir en el futuro el cooperativismo abierto. La Alianza Solidaria en Quito es otro modelo de cooperativa,creando espacios físicos (en este caso viviendas y parques) por el bien común. Las cooperativas de salud y asistencia social en Quebec son otro gran ejemplo.

Michel Bauwens no se puede decir que sea “antisistema” porque, para empezar, su fundación (la P2p Foundation), recibe dinero y apoyo de la Unión Europea a través del proyecto de investigación P2p Value. Es decir, si le apoya la U.E. es que lo que está promoviendo concuerda a la perfección con lo que pretende promocionar el capitalismo y los estados. No es algo que tampoco oculten.

El proyecto europeo universitario P2p Value,  en el que participa también la Universidad Complutense, la de Surrey, la de Milán, está financiado dentro del marco de las TIC (tecnologías de la información y comunicación), como se afirma en este enlace:

“El objetivo de la investigación en TIC bajo el séptimo programa marco europeo es mejorar la competitividad de la industria europea, así como lograr que Europa dé forma a los futuros desarrollos de estas tecnologías para que las demandas de la sociedad y la economía se cumplan”.

En concreto, la financiación queda aclarada aquí:

La fundación p2p ha recibido 317.660 euros de este proyecto europeo. El nombre que aparece es el de James Burke, cofundador de la P2p Foundation, al que podemos ver en este video colgado en Vimeo.

Dentro de la web del proyecto P2p Value hay un directorio en el que, si vamos al mapa de Madrid, podemos encontrar los datos del Patio Maravillas, La Piluka o la casa okupa La Morada. ¿Por qué un proyecto europeo estaría interesado en estos proyectos, en teoría, “alternativos” o “antisistema”? Si leemos los objetivos del proyecto, están ahí “mapeados” porque son comunidades CBPP (Commons-Based Peer Production) o, en castellano, Producción entre Iguales Basada en el Bien Común, una expresión acuñada por el investigador Yochai Benkler, codirector del Berkman Center for Internet & Society de la Universidad de Harvard. Este centro es apoyado por la Open Society de Soros, Microsoft, Google, Facebook y la Fundación Ford.

El Bien Común. ¿Qué significado pueden tener esas palabras en el mundo actual? Miedo me dan aquellos que se creen que saben lo que es “el Bien Común” en un mundo globalizado. Lo que es el Bien para unos puede ser una pesadilla para los demás, sobre todo cuando se trata de un Bien subvencionado por grandes empresas y basado en el despotismo ilustrado que maneja grandes sumas de dinero extraídas de forma involuntaria del trabajo de la gente Común. Ya nadie parece plantearse por qué los impuestos son siempre obligatorios…

Por otro lado, en la web de commons transition podemos leer:

“It’s been a while now since some people in the CIC took the initiative to start collaborating with the P2P Foundation after certifying our common goals. Indeed, the Permanent Assembly of July 27 approved supporting this line of strategic partnership between CIC and P2P Foundation”.

Michel Bauwens, the P2P foundation’s co-founder, expressed his intention to find funding for this project through several independent european foundations, especially The Charles Léopold Mayer Foundation for the Progress of Humankind, who have collaborated with them on other occasions.”

En este texto en inglés lo que se dice es que la colaboración entre la Fundación P2p y la CIC fue aprobada en una asamblea permanente del 27 de julio y, después, Bauwens afirma que buscará financiación para el proyecto en “The Charles Léopold Mayer Foundation for the Progress of Humankind” que según él es “independiente” y, según otras webs, es una fundación amiga de la Open Society del multimillonario capitalista George Soros (más información en esta web en francés “Soros Connection”, en parte 1 y parte 2).

Enric Durán quizás piense que el dinero virtual que están tratando de implementar es una alternativa al Big Data y al dinero virtual que el propio capitalismo está fomentando en la actualidad (no es raro el día que aparezca en los medios alguna alabanza al uso de tarjetas de crédito en lugar del efectivo). Hay quien afirma que esta eliminación del dinero en metálico se debe a los tipos negativos de la Reserva Federal y el Banco Central Europeo y otros que, opinión que comparto, lo consideran la posibilidad de un corralito mundial, ya que, el dinero virtual será propiedad de los bancos y no existirá la posibilidad de tener efectivo anónimo, la única competencia o alternativa al sistema bancario y al dataísmo que existe hoy.

Yo no creo que la alternativa que presenta Enric Durán sea una alternativa real desde el momento en el que estás colaborando con alguien que recibe dinero de la Unión Europea y la propia Unión Europea está en transición hacia modelos de autoritarismo y control nuevos más “participativos” y “democráticos”, sobre todo ahora que no quiere (ni puede) seguir financiando el llamado “estado del bienestar”. Efectivamente, es el Estado mismo el que está planteando su propia demolición controlada hacia “otra cosa”, un engendro tecnocrático pseudoparticipativo que, visto lo visto, seguramente se base en un poder ejercido desde ciudades-Estado (o quizás “reinos de Taifas”…) bajo la cohartada del “municipalismo” en lugar de un poder centralizado y basado en el Estado-nación como el que hemos conocido hasta ahora. Como siempre he dicho, el poder es líquido y fomenta lo que mejor le convenga en cada momento histórico para perpetuarse en su dominación. A veces fomenta dos cosas contradictorias a la vez, ya que es la mejor forma de aumentar las probabilidades de su perpetuación. Si falla una, vencerá la otra.

Además, ante la centralización del Big Data lo que Enric Durán parece proponer, si lo he entendido bien, sería como una especie de Small Data descentralizado, pero en el que seguiría habiendo un manejo de la información y de la tecnología exhaustivo y asimétrico, mucho más que con el dinero anónimo en efectivo, que es mucho más difícil de controlar. Es decir, a pesar del férreo control de su emisión desde el poder de los bancos centrales una vez que está en circulación queda un pequeño reducto que escapa a cualquier controlador y eso molesta, claro, porque se trata de controlarlo absolutamente todo. ¿Por qué debería confiar en ceder mis datos a su cooperativa en lugar de a una empresa como Google o un banco comercial? Lo virtual, ya sea “sistémico” o “alternativo”, virtual y manipulable se queda. Además, sigue promoviendo el uso de las TIC que, como sabemos, están dominadas por las multinacionales y nos están convirtiendo en seres humanos alienados y solitarios, cyborgs que solamente saben relacionarse con otras personas a través de catálogos humanos o fichas a modo de “perfil” (por no hablar del doloroso proceso de su fabricación).

La única alternativa real al dinero es el fin del mismo, no el uso de dinero virtual. Nuestros abuelos, nuestras ancestras, en los pueblos, no tenían cuenta en el banco (sí, que no te engañen con lo de “las mujeres no podían abrir una cuenta”. ¡No tenía cuenta nadie! Solamente los burgueses y aristócratas de las ciudades…) y gran parte de sus intercambios eran por trueque o por apoyo mutuo. ¿Es posible volver a un mundo sin uso de dinero? Parece complicado una vez que nos encontramos enfangados en este tipo de sociedad. Ya sólo queda la familia y la amistad cercana como reducto minúsculo y deteriorado en el que la gente se hace favores sin intercambiar moneda o se presta dinero sin interés. Quizás la solución es que ya no hay solución. Eso sí, que no nos presenten falsas alternativas tecnocráticas para más de lo mismo.

Me quedo con la idea de Byung-Chul Han del idiota y del hereje. En los tiempos que corren lo mejor es ser cuanto más idiota mejor (¿acaso no te miran con media sonrisa y te llaman anticuada cuando dices que no tienes internet en el móvil?). Hay que dar la espalda a lo inteligente, a lo “abierto”, a lo “smart”, a esas ciudades tan listas, esos votos electrónicos tan participativos y ese dinero virtual tan maravilloso, esas monedas locales tan alternativas, esos mercados sociales tan justos, esos libros tan copyleft, ese internet y esas aplicaciones para el móvil que solucionarán todos nuestros problemas, esa gente que sabe tanto y tiene tanta fé en que la tecnología pondrá fin al sentido trágico de su existencia y le llevará a una especie de arcadia feliz…