Experiencias enseñando a usar el w.c. a un niño de 23 meses

Hace dos días que mi hijo cumplió dos años. ¡Dos años! ¿Cómo es posible haber vivido tanto juntos en tan poco tiempo? ¡Y lo que nos queda!

Lo más reseñable de este último mes ha sido que la última semana antes de su cumpleaños casi sin darnos cuenta no hubo ni charquitos ni pantalones mojados ni nada de nada. ¡Días secos por fin! Es verdad que las semanas anteriores a lo mejor teníamos algún escape o dos pero poco a poco se fueron reduciendo. No hemos usado pañales durante el día, solamente calzoncillos. Eso sí, con ropa de cambio preparada si salíamos, pero no ha hecho falta usarla ningún día. Esto sí ha sido un cambio.

Yo no hecho nada especial ni nada diferente al mes anterior, creo que simplemente él ha ido ganando control y es capaz de esperar a que le ponga. Eso sí, poquísimas veces nos lo ha pedido él y las veces que lo ha hecho ha sido para avisarnos de que en ese momento, en unos segundos, iba a hacer pis. Total, que no nos daba tiempo a llegar al w.c. porque de camino se lo hacía encima, pero se nota que cada vez tiene más conciencia. Las cacas, como siempre, las ha hecho en el baño sin problema. El orinal, como desde hace meses, no lo quiere usar, siempre prefiere el reductor.

Este mes casi habíamos hecho el destete nocturno total cuando de repente se puso malito y volví a darle cuando me pedía para que tuviera una buena dosis de defensas y amor para combatir esa otitis. Y, cuando se curó (tomó los primeros antibióticos de su vida…) al poco tiempo pilló otro catarro y otra vez la clásica secuencia de nariz taponada-mocos-no poder respirar… y otra vez a mamar por la noche. Ahora ya está mejor y ha vuelto a dormir algunas noches del tirón en su habitación y otras con un despertar en el que se viene a nuestra cama. A diferencia con otros tiempos le basta con sentir nuestro calorcito para volverse a dormir plácidamente. ¡Y tan contentos los tres!

Por las noches ha habido una gran sorpresa. Durante unos 5 días, coincidiendo con algunos de los “días secos” se despertó por la mañana con el pañal seco. ¡Lo nunca visto! Incluso alguna noche nos pidió agua y aún así se despertó seco. Sin embargo, después, volvió a mojar el pañal de la noche. En la próxima crónica contaré como ha evolucionado el tema.

Los días que se queda en casa de los abuelos le ponen pañal y casi siempre los moja porque han intentado ponerle en el reductor pero con ellos no quiere. No sé muy bien cuál será la razón pero llegará un momento en el que él mismo se lo pedirá.

Por ahora, somos nosotros los que le llevamos guiándonos por un tiempo intuitivo o por sus señales inequívocas y propias de que quiere hacer pis: se pone inquieto o más revoltoso, si está jugando tan tranquilo se pone de pie y se apoya en alguna pared… A veces (muy pocas) le preguntamos si quiere hacer pis, pero cuando realmente estamos seguros sin preguntar le llevamos y de camino le decimos que vamos al reductor o, si estamos en el parque, “a hacer pis donde viven las hormiguitas” (es un árbol que hay detrás de unos setos).

Por la mañana siempre le doy unos libros o no nos entretenemos con unos botes de crema vacíos. También le dejo solo y le digo que me avise cuando haya terminado o quiera bajarse. Todavía es muy pequeño para bajarse él solo así que me pega un grito, si estoy en la otra habitación, y voy. Le limpio el culete en el grifo del bidé o del lavabo, le seco y a jugar. En casa de la abuela cuando está en el reductor siempre jugamos con unas muñecas de plástico que tienen allí, una es de Blancanieves y otra es de Bella. Cuando realmente no tiene ganas también nos lo deja claro y confiamos en él.

¡Ah! Este mes no ha hecho el más mínimo intento, en contraste con el mes anterior, de subirse o bajarse la ropa por propia iniciativa. Y ya me despido. ¡El próximo mes nueva crónica!

Experiencias enseñando a usar el orinal a un niño de 18 meses.

Museo de Burdeos – Mujer dando el pecho, siglo II-III dC (época romana). A través del facebook de Maternalias (http://maternalias.blogspot.com.es/).

Como veis, he cambiado el nombre a las crónicas de Higiene Natural del Bebé. Mi hijo ya tiene 18 meses y considero que hace tiempo que hemos entrado en otra etapa. Ahora hay que seguir recordándole que hay que ir al baño pero nuestra comunicación es más verbal y los niños a esta edad lo entienden todo. Es decir, ya no sólo es gestionar el tema de las evacuaciones sin pañales y cambiarle de ropa si se moja, si no he estado atenta a sus señales corporales. Ahora le estoy enseñando activamente lo que se espera de él sin premios, sin castigos, sin enfados, de forma clara y consistente, empática y con cariño.

Este mes ha sido la caña. Como por arte de magia la resistencia del mes pasado se fue y ha dado paso al cachondeo. Ahora Félix nos avisa cada vez más, incluso con los pises, pero también a veces avisa en falso, hace “ah,ah,ah, puaj, puaj” y después se ríe. O te lo dice cuando acaba de hacer pis y sabes que es una broma, pero él insiste en que le lleves y después no hace nada y se parte de risa. Como cualquier madre orgullosa no puedo dejar de pensar que es increible y me fascina verle crecer. ¡El humor creo que es de las cosas más relacionadas con la inteligencia que conozco!

Ahora también dice “¡oh, oh!” sorprendido cuando se hace pis en los pantalones. Y es que es lo que yo le decía el mes pasado cuando veía el charquito en el suelo. No sé, quería expresar de alguna forma que aquel no era el lugar apropiado pero sin sonar a reproche. Simplemente le decía: “oh, oh,(tono de sorpresa) has hecho pis en el suelo. El pis se hace en el orinal” o  “Cuando quieras hacer pis dime “mamá, puaj, puaj” o “cuando estés con la abula tienes que pedirla el pis cuando tengas ganas. Dile “abu, puaj, puaj””.

Es sorprendente pero aunque pasen días desde que le dices algo, él lo guarda en el “disco duro” y aparece en el momento más inesperado. Creo en él, confío en sus grandes capacidades y sé que los niños pueden hacer mucho más de lo que hoy en día se cree (o nos han hecho creer).

Le hablo como si me pudiera entender y de hecho sé que me entiende, solamente que el cuerpo a veces no le responde. Es igual como cuando aprendemos a hablar. Entendemos más de lo que sabemos decir, pero en nuestro cerebro está grabado. Es la boca y la lengua la que todavía no nos responde.

No pasa nada y no hay prisa, hablaremos cuando seamos capaces. Sin embargo, hablar es un acto social y se aprende hablando, practicando, escuchando, imitando. Ningún ser humano puede hablar si es criado en un bosque como un “niño salvaje”. De la misma forma no podemos esperar que un bebé aprenda a hablar “cuando esté preparado” si nunca hablamos con él y practicamos. Somos seres sociales.

Un momento bastante cómico del mes ocurrió el otro día. Quedé con una amiga que me está cosiendo un traje de danza oriental y fuimos a una conocida tienda de ropa a comprar un sujetador que luego ella forraría con telas y adornos. Sabía que mi hijo tenía que hacer pis y además iba en calzoncillos así que ni corta ni perezosa pillé una botella pequeña de agua mineral vacía que teníamos en el carrito y le dije “puedes hacer pis aquí”. ¡Y eso hizo! Creo que ni mi amiga ni la dependienta se enteraron, de lo rápidos que fuimos, jejeje.

Ahora salimos mucho y vamos en metro en autobús a recorrer la ciudad, a hacer fotos, ver exposiciones… Por supuesto, a él le gusta más el viaje que el destino así que si vamos en carrito, le pongo una tela impermeable en el asiento, por si las moscas. Y si vamos caminando y con portabebé de apoyo (para cuando se cansa) no le pongo nada. Nunca se ha hecho pis en el portabebé.

Este mes estoy entusiasmada. Nos entendemos, nos reímos, aprendemos juntos, no es el centro de mi vida sino que está en el centro de la vida, en el meollo. Allá donde voy le llevo, menos cuando quiero un espacio para mi, como cuando voy a clases de baile, por ejemplo…

Hoy he hablado con una abuela joven en el parque y me ha contado que ella empezó a poner a sus hijas en una especie de trona-orinal cuando empezaron a poder sentarse, es decir, con menos de un año. Usaba pañales de tela así que si hacían caca allí mientras comían o después, era un pañal menos a lavar. Si no lo hacían, pues no había perdido nada. Me ha contado que su nieta ha dejado el pañal con dos años y que ella ha sido parte fundamental del proceso, ya que la cuida desde por la mañana hasta que la vienen a recoger sus padres por la tarde. Yo le he dicho que pienso que se ha perdido ese conocimiento, esa confianza en que es posible, pero que esa pérdida no ha sido por azar. Hay intereses económicos muy fuertes en prolongar la etapa del pañal hasta límites insospechados… Ella estaba de acuerdo.

Como he dicho antes, ya no creo que estemos practicando HNB, hemos entrado en la fase de realmente aprender a usar el orinal de forma consciente y voluntaria, con cada vez mayor participación activa del bebé y yo apoyando en retirada…

Todo en la crianza es un arte y como tal, no tiene medidas exactas. Es una mezcla de intuición, saberes prácticos, saberes aprendidos, de expertos, de abuelas, de otras madres, todo pasado por el mortero de la reflexión y el colador,  para diferenciar lo que sirve de lo que no. Yo ahora camino a tientas, enfrentándome como madre primeriza y solitaria a todas estas experiencias nuevas, pensando que quizás algo de lo que yo aprendo pueda servir a otras personas. Sobre todo, he aprendido a dudar de lo establecido, pero de todo, venga de donde venga, tanto como si viene de la llamada crianza con apego, como si viene del pediatra del centro de salud, de un familiar sabelotodo o un anuncio de pañales. Hay que labrarse el propio camino, desde lo más profundo de la ética, del amor y de la propia experiencia.

Os hago un resumen por puntos de lo que ha sido este mes:

– Ahora avisa frecuentemente cuando tiene ganas de hacer caca con “ah,ah,ah, puaj, puaj”. Normalmente le entran las ganas en mitad o al final de las comidas. A veces es por la mañana, a veces por la noche y algún día no hace nada.

– Ha comenzado a avisar también algunos pises por día (cada día más) con las mismas palabras “puaj, puaj”. Los que no avisa los intuyo y preveo y soy yo la que se lo propone si sé que lleva mucho tiempo sin hacer o acaba de beber un montón de líquidos.

– Está empezando a decir “caca” pero todavía no lo pide así.

– Hay días de muchos “escapes” y pantalones mojados pero normalemente si empezamos bien desde por la mañana entramos en sincronía y todo va sobre ruedas.

– No usar premios ni castigos no significa que no le explique con claridad dónde se hace el pis y dónde no. Le digo “se hace en el orinal” o le digo lo de “oh, oh” como “¡glups!, no se hace en el pantalón, se hace en el orinal.” Cuando le digo esto, le enseño el orinal o le siento un momento allí por si le queda algo y para que aprenda que es ahí. Creo que esta es una diferencia fundamental con la HNB en los primeros meses.

– Los días en los que yo trabajo y se queda con el papá y la abuela, le ponen pañal de usar y tirar y solamente le ponen si él lo pide activamente. Yo soy más de llevarle sin pañal con un par de recambios de ropa en el bolso porque creo que es más cómodo para él, yo veo inmediatamente si se moja y, además, es la mejor forma de aprender: sintiendo el cuerpo.

– A veces avisa justo cuando se está haciendo pis o justo después al sentirse mojado. Aunque no llegamos al orinal me parece muy buena señal que tenga esa conciencia corporal y me lo tomo así, como algo positivo.

– Como he comentado, a veces hace “puaj, puaj” y es una broma. Le pongo al orinal y no hace nada, se sienta, juega o me pide un libro y al rato se levanta y se va.

– Por las mañanas nada más despertarse hace pis en el pañal porque no me da tiempo a ponerle.

– Usamos calzoncillos por el día y ropa de recambio. Cuando se queda con los abuelos pañales de usar y tirar.

– La “huelga del orinal” o el rechazo del mes pasado se fueron para no volver. Además de ofrecer menos, ponerle a hacer pis de pie o en otros recipentes y lugares, creo que otra de las cosas que más ayudó a superarlo fue ir a hacer pis juntos diciendo “mamá aquí (w.c.) y tú ahí (orinal)”. Le pareció divertido y después siempre me lo repetía él. ¡Parece ser que quería compañía!

– Por las noches alternamos de tela y de usar y tirar y, me da hasta miedo decirlo… ¡Lleva 5 días durmiendo del tirón de 22h-7h, pide teta y después hasta las 9h! Ojalá dure y contarlo aquí no me dé mal fario… 😛 No sé si habrá tenido que ver pero antes de estas noches del tirón le expliqué durante varios días lo de que las tetas por la noche se van a dormir y que él tenía que intentar dormir también hasta por la mañana. No sé si me habrá hecho caso o ha sido casualidad pero el caso es que ha funcionado. ¡Que dure!

– Antes de esas noches descubrí que es posible ponerle a hacer pis completamente dormido y reducir los despertares por pañal mojado o ganas de hacer pis. Nunca lo había probado y nos fue bien. Hace meses cuando le poníamos por la noche siempre era cuando se despertaba y a veces quería pero al crecer lloraba y se quejaba y dejamos de hacerlo. Quizás si hubiese probado a ponerle dormido hubiese sido mejor, ¡pero yo también estaba durmiendo!

Libros sobre “Bebés sin pañales” #2: Ingrid Bauer

Acabo de terminar el libro de Ingrid Bauer en su traducción francesa, “Sans couches, c’est la liberté” (“Sin pañales, es la libertad”) y me gustaría contaros las reflexiones que me ha evocado.

El enfoque de la autora es bastante diferente al de Laurie Boucke o Christine Gross-Loh. Es un enfoque claramente dentro del paradigma de una crianza cercana (pone mucho enfásis en el disfrute y la importancia del piel con piel con los hijos recién nacidos), comunicativa y respetuosa.

He de reconocer que sus primeras páginas me provocaron algo de rechazo. Pensé que estaba idealizando su forma de criar y que podría parecer que tener un niño sin pañales es posible sin mojar ni una vez un pantalón o el suelo. Quizás fuera un prejuicio pero me daba la sensación de que quería mostrar al mundo que había alcanzado algún tipo de nirvana de la maternidad que le permitía entender a su bebé a la perfeción y en todo momento.

Pero menos mal que no dejé de leer, porque según iban avanzando páginas pude ver que sí, que era humana como el resto de los mortales, que utilizó pañales los primeros meses (aunque de forma no convencional) y que también mojó otras cosas que no fueran pañales. Bien, podíamos empezar a entendernos. Digo esto porque muchas veces, las mamás que praticamos la higiene natural del bebé nos “flipamos” y en un día de sincronización total escribimos algo que al día siguiente se derrumba. Hablo por mi misma y por otras experiencias que he encontrado en la red, en las que se dicen frases como “no volvió a mojar un pañal” después de un par de días, o cuenta los pocos pañales mojados que tiene cada día.

Por eso, me gusta que la autora ponga el énfasis en la comunicación y no en alcanzar la perfección, el control o la competitividad (aunque sea con una misma). Yo aún iría más allá. En las culturas en las que se practica algo parecido a la HNB no creo que el énfasis sea puesto ni siquiera en la comunicación o empatía con los bebés, sino por un mero sentido práctico de la vida. Es un poco como lo que ocurre con el porteo en las sociedades tradicionales. Allí no se portea porque hayan leído un libro con los beneficios de llevar cerca al bebé, o porque hayan oído hablar de vínculos y apegos. Simplemente, es lo que se hace.

Después de leer el libro me afianzo más en la convicción de que a la hora de promover la HNB hay que dejar claro que “sin pañales” no quiere decir saber anticipar cada una de las veces que tu hijo quiere hacer pis (los bebés suelen señalar de forma más clara cuando quieren hacer caca). Es decir, mojarás pañales si los usas (incluso quizás uses más en algunos momentos que otras familias porque le cambiarás en cuanto haya orinado), mojarás pijamas o pantaloncitos y tendrás algún que otro charquito en el salón (que limpiarás con un trapo de forma rápida y sencilla, por otra parte).

En las culturas en las que no se usan pañales o se usan muy poco, tienen otra relación con las evacuaciones de los bebés, no son tabú, no dan tanto asco o rechazo como aquí y se vive con estas cosas de forma mucho más relajada. No intentan “pillar” todo aunque evidentemente tienen una conexión mucho más estrecha con sus bebés y, como consecuencia, saben leer mejor sus señales. Pero, si se hacen pis encima, no se le da ninguna importancia. Por eso, ¡liberemos nuestras mentes! Es difícil dentro de nuestra cultura de la pulcritud y la comparación con otras madres, pero hay que intentarlo. Creo que ayuda pensar que esto lo hacemos por contaminar menos el medio ambiente y atender la necesidad de nuestro hijo en el momento presente.

Como dice una bonita metáfora del libro: “La Higiene Natural del Bebé es una manera de ocuparse HOY de las evacuaciones del bebé, cuando la necesidad se hace sentir, no es una preparación al uso futuro del orinal. Aprender a ir al baño es una consecuencia inevitable. Pero no es para nada el objetivo final de la Higiene Natural del Bebé, tal y como el destete no es el objetivo final de la lactancia materna”.

La parte más práctica comienza en la página 147 y es ahí donde explica en qué consiste la Higiene Natural del Bebé y cómo practicarla. En mi opinión sería por dónde habría que comenzar pero si ella lo ha hecho así, será porque considera que tenía que explicar algo importante antes. Las cuatro pautas básicas son:

–       Conocer los horarios y patrones de evacuación del bebé.

–       Aprender a leer las señales y lenguaje corporal del bebé. Mientras se consigue, las familias se pueden guiar por los horarios y anticiparse.

–       Intuición, que llega cuando se ha llegado a conocer bien al bebé en este aspecto. Es saber cuándo necesita evacuar y ponerle a hacerlo.

–       Sugerir al bebé con la postura, una onomatopeya, una palabra o un signo (inventado o de lengua de sordos).

Me llama mucho la atención la diferencias al aproximarse al tema entre los libros de Ingrid Bauer y Laurie Boucke. Mientras el libro de Laurie Boucke, que también me encanta y que comentaré en otra ocasión, habla de “infant potty training”, es decir, entrenamiento u aprendizaje para ir al baño, Ingrid Bauer habla de higiene natural.

Creo que se trata sólo de un matiz, porque es cierto que Boucke también tiene un enfoque respetuoso frente al niño, pero de un matiz importante, al fin y al cabo. De hecho, en relación al conductismo de esta práctica (sobre todo por el intento de asociar la evacuación a un sonido), en el libro de Laurie Boucke se recogen experiencias de padres y pediatras que hablan de forma clara y sin pudor de “condicionamiento” o de Pavlov (pg. 112, 119, 183, 234 de “Infant Potty Training”) y, en mi humilde opinión, de forma un tanto equivocada. Sin embargo, Bauer habla de “sugerir al bebé” con una forma de comunicación que él pueda entender, como si fuera una sugerencia o una pregunta. Por supuesto, ninguna de las dos aproximaciones promueven ningún tipo de coerción o presión pero de nuevo, el matiz es importante y me siento mucho más identificada con Bauer que con Boucke en este punto.

Muy bueno es el capítulo en el que explica la fisiología de la evacuación, cómo los bebés señalan cuando tienen ganas de hacer pis y caca y pueden relajar (no aguantar) antes de llegar al punto de no retorno.

Otro tema interesante del libro es la conexión que evoca entre la lactancia materna, la respuesta inmediata al llanto del bebé, dormir cerca del niño, el porteo o el contacto físico cercano y la Higiene Natural del Bebé. Según ella, forman parte de un todo y creo que tiene razón. En mi experiencia, una cosa te lleva a la otra de forma lógica, social e intuitiva. Si das de mamar a demanda, duermes al lado de tu bebé. Si no quieres que llore, le darás el pecho si sabes que tiene hambre o para calmarle por la noche. Si porteas, sabrás de forma mucho más sencilla cuando tiene ganas de hacer pis (se arqueará o querrá salir del fular). El porteo, a su vez, facilitará que el niño se duerma sin llorar. Después de darle el pecho sabrás que tiene ganas de hacer caca y le pondrás a hacerlo en el lugar que elijas… Es una gran madeja de relaciones tejidas con amor.

En definitiva, un libro apasionante sobre la forma de criar de una madre apasionante, una mujer especialista en comunicación no violenta. Después de leerlo, y de llevar meses practicando Comunicación de la Evacuación con mi hijo, siento que algunos de mis planteamientos se han renovado y he encontrado nuevas formas de conectarme con él. Por ejemplo, tengo ganas de volver a llevarle mucho más en brazos para notar sus necesidades mejor. También voy a intentar ser más empática conmigo misma, ya que en los últimos tiempos he caído varias veces en las mismas idealizaciones y ansias de “perfección” que tanto critico.

Ahora mi hijo tiene nueve meses (empezamos con siete semanas) y es cuando más lo estamos disfrutando, no porque cada vez sea más fácil entendernos, que también, sino porque he aprendido poco a poco a hacerlo sencillo.

Los bebés saben decir “No”.

En este tercer video he querido mostrar cómo los bebés expresan sin palabras que no quieren hacer pis. Ese “No” puede significar “No, no tengo ganas” pero también “No, aquí no”.

En la Comunicación de la Evacuación (Elimination Communication) los padres, madres o cuidadores llegamos a conocer tanto al bebé que sabemos cuándo necesita hacer pis o caca. A este punto se llega poco a poco, a base de observación, periodos sin pañales y empatía. Se trata de leer las señales del bebé, al igual que cuando sabemos que tiene sueño, hambre, frío, calor, quiere brazos… También, cuando esas señales no son claras, sobre todo los primeros meses, nos guiamos por sus ritmos y horarios. Y, por último, llegamos a hacer las cosas por intuición, como en otros aspectos de la crianza.

Como veis, no se trata de un proceso unidireccional en el que el adulto fuerza al bebé a hacer algo que no quiere. El bebé nos comunica y nosotros nos comunicamos con el bebé. Sin embargo, he observado que en algunos debates sobre este tema, hay quien afirma, por desconocimiento total de la experiencia, que se trata de algún tipo de “adiestramiento”. Me recuerda bastante a lo que suelen decirnos sobre coger “demasiado” en brazos a los bebés, aquello de “lo vas a malacostumbrar”. Siempre solemos decir “ya viene acostumbrado de nacimiento”, y es que, con la C.E. es igual, los seres humanos venimos “acostumbrados” a tener conciencia corporal de nuestras necesidades fisiológicas. Más allá de lo peyorativo del término “adiestramiento” voy a explicar por qué no lo es:

– No hay coerción, ni presión, ni premios ni castigos. A pesar de que en algunas familias o culturas sí se felicita al bebé cuando hace pis, la forma en la que nosotros lo practicamos y la que hemos aprendido no incluye ningún tipo de reforzamiento conductual.

– El bebé tiene un papel activo: nos señala lo que necesita y siempre decide si quiere o no evacuar. Si tiene ganas y le apetece, hará pis o caca, y si no, no hara nada o se quejará para que le quitemos. Nuestro papel es ofrecerle la posibilidad de hacerlo fuera del pañal, sin tener que sentarse encima de sus propias heces, teniendo en cuenta su poca movilidad y que no puede comunicarse con palabras.

– El adulto también tiene un papel activo y señala al bebé que puede hacerlo cuando le pone en determinada posición o al emitir determinados sonidos u onomatopeyas. La postura es similar a la de cuclillas, utilizada por los niños al aire libre y en las sociedades tradicionales donde no existen tazas del water. Es una postura en la que cogemos al bebé por las piernecitas y le apoyamos contra nuestro cuerpo. Es ergonómica, está hecha para evacuar y facilita la relajación de los esfínteres. ¿Acaso no deberíamos utilizarla todos en lugar de sentarnos? Este video me hace plantearme los supuestos “beneficios” del w.c. y el orinal:

– Los sonidos “psss”, “pshhhh”, “pipi” son una forma de lenguaje preverbal basado en onomatopeyas, ese idioma primitivo en el que poder comunicanos con bebés.  De ningún modo son una orden. ¡No podrían serlo! De hecho, con nuestro hijo casi no los hemos usado y siempre ha hecho pis al ponerle en la postura. Algunas familias prefieren utilizar signos de lengua de sordos o directamente lenguaje verbal y preguntar “¿Quieres hacer pis?”, como en nuestro caso.  Se supone que el niño, al crecer, podrá señalar utilizando los sonidos o signos que ha aprendido, facilitando las cosas.

Por tanto, no, los bebés no son perros, ni nosotros somos Pavlov, ni el sonido “psssss” es un metrónomo o una campana. He de decir que no solamente los detractores hablan de conductismo, sino que en el propio libro de Laurie Boucke (Infant Potty Training) se habla en algunas páginas de las bondades conductistas de la “Elimination Communication”. La verdad es que no estoy de acuerdo, creo que es necesario investigar más, pero mi intuición me dice que tiene más de instintivo y comunicativo que de conductista.

Cuando sabemos que el bebé tiene sueño porque se rasca los ojos, le cogemos en brazos y le cantamos el mantra “ea, ea, ea, ea” para invitarle a dormir. ¿Es persuasión? ¿Diríamos que es un método conductista de inducción del sueño mediante sonidos y contacto? Mmm… Creo que no lo diríamos así… Sin embargo, métodos crueles en los que se deja llorar hasta que se duermen por agotamiento sí son catalogados como “conductistas”, porque se considera que es un castigo dejarles solos cuando necesitan que les durmamos o dormirse con nosotros.

Otro símil, quizás más apropiado, se podría encontrar en la postura de expulsar los gases. ¿No ponemos a los bebés después de mamar de determinada forma para que “eche el aire”? Es curioso, pero la postura que utilizamos al ponerle a hacer pis/caca facilita también la expulsión de los gases y no es raro que lo haga todo a la vez. ¿Es la postura la que “condiciona” al niño? ¿No será más bien que es la postura fisiológica ideal para orinar, defecar y eructar?

Parece que hagamos lo que hagamos con los niños vendrán acostumbrados a algo de nacimiento y a otras cosas les acostumbraremos (¿condicionaremos?) nosotros en el día a día. En el caso de los pañales, ya sean desechables o de tela, creo que es mejor no acostumbrarles a ellos, por su piel, por su libertad de movimientos y por el medio ambiente.

Pañales de tela para comunicarnos con nuestros bebés (2ª parte)

Se puede practicar “comunicación de la evacuación” (C.E.) con pañales de usar y tirar, de hecho, nosotros empezamos así hasta que a los dos meses empezamos a introducir los de tela, poco a poco. Yo tenía la intención desde el embarazo de utilizar pañales lavables por motivos medioambientales pero no logramos independizarnos de los desechables hasta un mes más tarde, ya que no teníamos suficientes para el día completo. Primero empezamos por el día con los pañales Estrella de Tucuxí con cobertor y después nos animamos a utilizar los pañales Manta Todo en Uno para las noches.

¿Por qué es mejor utilizar pañales de tela si practicas C.E.? Porque el bebé nota que cuando se hace pis, se moja. Ya sé que se supone, según nos han hecho creer las marcas comerciales de desechables, que el bebé debe sentirse seco aunque se mee 10 veces en el mismo pañal, pero es que de esa forma el bebé pierde la conciencia corporal. Es importante que tenga esas dos sensaciones, hacer pis o caca y mojarse, y las sienta como una relación de causa-efecto. Por supuesto, en cuanto sepamos que el pañal está mojado hay que cambiarlo inmediatamente, ya no sólo para que no se irrite, sino para que no se acostumbre y crea que eso es lo normal.