Día 15: carta a Nassim Nicholas Taleb y Yaneer Bar-Jam

Miércoles, 25 de marzo de 2020

Estimados Sr. Nassim Nicholas Taleb y Sr. Yaneer Bar-Jam:

Hoy los diputados de mi país están reunidos en el Congreso para aprobar de nuevo una prórroga del estado de alarma por otros 15 días. Me dirijo a ustedes con motivo del artículo publicado hoy en The Guardian con el título “The UK’s coronavirus policy may sound scientific. It isn’t” que en castellano sería “La política de Reino Unido respecto al coronavirus puede sonar científica. No lo es”.

Les hablo como una simple ciudadana sin estudios en medicina ni en epidemiología que quiere comprender en qué se basan las decisiones que ha tomado el gobierno de España y cuáles son las evidencias que respaldan el confinamiento de la totalidad de la población en casa (salvo servicios esenciales) respecto a otras medidas más específicas como podría ser la recomendación del confinamiento de las personas en los grupos de riesgo, los enfermos contagiado y las personas con las que tuvieron contacto.

Hasta ahora me ha costado mucho encontrar información clara y sencilla, para que personas como yo lo podamos entender. Entiendo que el objetivo es ralentizar los contagios para que no colapse el sistema sanitario y sus limitadas plazas hospitalarias, UCIs y que no enferme el personal médico que se está dejando la piel por nosotros.

Sin embargo, por más que busco no entiendo por qué se han tomado medidas tan radicales y que atacan derechos tan fundamentales de las personas y sus necesidades más básicas, muchas de ellas también relacionadas con la salud misma como puede ser caminar, hacer deporte, o recibir la luz solar. Especialmente delicado es este tema en niños y personas mayores, con patologías psiquiátricas o alguna discapacidad.

Lo que más me ha llamado la atención de su artíuclo es que primero deslegitiman la tésis de la “inmunidad de grupo” que sostiene el asesor científico de Boris Johnson, para después afirmar al final que como, según ustedes, no tiene la base científica suficiente, solo nos queda recurrir al confinamiento:

La política obvia que queda ahora es un confinamiento, con pruebas hiperactivas y rastreo de contactos: siga la evidencia de China y Corea del Sur en lugar de miles de códigos informáticos propensos a errores.

¿Y por qué debería ser obvio algo que tampoco se demuestra? ¿Y si ninguna de las dos visiones tuviera evidencia porque no hay experiencia anterior con la que poder compararnos? Ustedes no especifican qué tipo de confinamiento es el “obvio” para luchar contra la amenaza que se multiplica, el coronavirus COVID-19. ¿Hay pruebas de que un confinamiento selectivo tenga peores resultados que uno generalizado?

El informe del Imperial College del 16 de marzo que los medios citan como el que ha hecho cambiar de postura al gobierno de Boris Johnson afirma*, después de múltiples gráficos en su conclusión algo bastante desconcertante:

Nuestro análisis informa sobre la evaluación tanto de la naturaleza de las medidas requeridas para suprimir COVID-19 como de la duración probable de que estas medidas deban implementarse. (…) Sin embargo, enfatizamos que no es del todo seguro que la supresión tenga éxito a largo plazo; No se ha intentado previamente una intervención de salud pública con efectos tan perjudiciales para la sociedad durante un período de tiempo tan largo. Cómo responderán las poblaciones y las sociedades sigue sin estar claro.

Y, sin embargo, nada de esto señalan ustedes en su artículo. Al menos el Imperial College es sincero y humilde en este asunto y no asume que todo sea tan “obvio”.

En su artículo, al atacar la tesis de la “inmunidad de grupo” son muy exigentes, lo que es importante y necesario, y preguntan:

¿Qué pasa si estos supuestos son erróneos? ¿Han sido probados? La respuesta es a menudo un “no”. Para trabajos académicos, eso está bien. Las teorías defectuosas pueden provocar discusión. La gestión de riesgos, como la sabiduría, requiere robustez en los modelos.
Pero si basamos nuestros planes de respuesta ante una pandemia en modelos académicos defectuosos, la gente muere. Y lo harán.

Sin embargo, esto mismo no se lo piden a las demás tésis, como la seguida por China. Entiendo porque la experiencia de China no es ya una tésis, es una “experiencia real” que ha sucedido, ya ha ocurrido y se puede aprender de ella. Pero que haya funcionado no demuestra que quizás hubiese conseguido el mismo número de muertos, para bien y para mal, si se hubiese optado por medidas menos agresivas y traumáticas. Entiendo que no quisieron tomar ese riesgo y fueron maximalistas. Pero, ¿es eso ético? También ante una infección en un brazo se puede optar por la amputación, lo que puede solucionar el problema pero a la vez has perdido el brazo, lo que conlleva otra serie de percances bastante serios. Se diría, la opción de amputar ha funcionado, es una experiencia exitosa, ya no hay infección. ¿Realmente es así cómo funciona la gestión de riesgos a nivel político?

Creo que en este asunto se mezclan dos temas. Por un lado está la cuestión sanitaria, la mitigación o la supresión del virus, pero por otro lado está el tema del colapso sanitario, que no deja de ser una cuestión administrativa y política de asignación de recursos. Para paliar o prevenir un colapso también hay que recurrir a ampliar el número de camas, hacer hospitales de campaña, reclutar personal sanitario extra de donde se pueda, etcétera.

Por supuesto, la mejor gestión de riesgos es la que previene, no la que actúa a la desesperada después de dejar pasar el tiempo discutiendo sobre el sexo de los ángeles y organizando macromanifestaciones como las del 8 de marzo en Madrid. Si el gobierno organiza y permite este tipo de evento, da el mensaje a la sociedad de que no pasa nada y que las personas mayores de 50 años estaban seguras caminando por la ciudad, ya fuera en misa o haciendo la compra o haciendo vida social. El deber de un político es contar la verdad, por cruda que sea, para que podamos tomar decisiones libres e informadas.

Y, por último, pero no menos importante habría que destacar el abandono al que se ha sometido a la población de más riesgo en las residencias de ancianos, lo que demuestra que todo esto tiene una gran parte de pantomima y de guerra psicológica contra la población. Se cerraron colegios, se nos confinó en casa a familias sanas, pero no se cerraron las residencias ni se cerrarán. No se asumirá que el mejor cuidado que se puede dar a los ancianos es en sus propios domicilios o en el de sus familiares y que, si no se hace, es porque la sociedad está tan deshumanizada que no lo considera prioritario. Los ancianos son los olvidados de los olvidados y no importan a nadie. Por eso, menos gráficos chulos y menos hipocresía. Detrás de los números hay mucha ideología y bajo aparente neutralidad ideológica, los hechos hablan por sí mismos. Algo tan sencillo como cerrar residencias y proteger a los ancianos del COVID-19 aunque solamente fuera una medida temporal no entraba en los planes ni entrará, ni de los políticos y, me duele decirlo, ni de muchas familias.

Pero, entonces, ¿de qué va esta película realmente?

Otra variable en el estudio de riesgos/beneficios de estas medidas que a mí me parece especialmente preocupante es el tema de la alimentación. Como todavía estamos a tiempo habría que pensar bien cómo vamos a hacer para que no se pare la agricultura, ya que en España los trabajadores que cultivan y recolectan frutas y verdudas son en una gran mayoría inmigrantes que quizás esta temporada no quieran o no puedan venir a trabajar por miedo a la alarma por el COVID-19. ¿Estamos dispuestos los españoles a ir a trabajar al campo a recoger las fresas, los tomates y las aceitunas? Porque si no se planta y no se recoge, la comida no llega por arte de magia a los supermercados. ¿Y si no hay forma de garantizar el riesgo 0 de contagio? Estaremos dispuestos los jóvenes y sanos a arriesgarnos por los que sí tienen un mayor riesgo? Tenemos decisiones difíciles por delante que solamente con madurez y valentía van a poder llevarse a cabo.

El trabajador temporero que este año no va a recoger la fruta está tomando sus propias decisiones y lleva a cabo su propia “gestión de riesgos”. La señora que hace una compra masiva en el supermercado también está tomando decisiones ante una eventual falta de suministro. Como ven, Señores Taleb y Bar-Jam, la cuestión es compleja y no puede ser abordada únicamente desde el prisma de la disciplina matemática o médico-sanitaria. Sé que es imposible tomar en cuenta todas las variables porque la realidad es compleja pero si nos centramos solamente en el detalle podemos estar evitando ver la fotografía completa y, con la mejor de las intenciones, hacer más mal que bien a medio y largo plazo.

Reciban un cordial saludo desde Madrid y cuidense mucho.

Tania

*Esto habría que matizarlo porque creo que ha habido mucha desinformación al respecto. Según creí entender en una entrevista a Patrick Vallance ellos no se oponían a un confinamiento total o cuarentenas generalizadas pero decían que tienen sus propios riesgos y que había que valorar cuándo tomar la decisión de hacerlos, ni demasiado pronto ni demasiado tarde. Así que yo no veo una incoherencia en lo que ha ido haciendo Reino Unido, han ido dando pasos de menor a mayor según tenían planeado. Es decir, no creo que haya falta de planificación o espontaneidad. Otra cosa es que la parte administrativa de aumentar camas hospitalarias y demás medidas en esa dirección sí parezca que han llegado tarde. El tiempo lo dirá.

 

Relacionado:

-Oriol Mitjà: https://es.yahoo.com/noticias/coronavirus-oriol-mitja-experto-catalan-independentismo-quien-es-controvertido-criticas-080022775.html

https://navarra.elespanol.com/articulo/sociedad/coronavirus-uci-navarra-covid-19-ancianos/20200326001828317280.html

https://navarra.elespanol.com/articulo/sociedad/uci-gobierno-navarra-salud-acepta-pacientes-mayores-79-anos-coronavirus/20200325175026317212.html

– Entrevista al médico Juan Gervás del 24 de marzo de 2020: https://podcast.radioalmaina.org/?powerpress_pinw=530731-podcast

– Entrevista a Adolfo García-Sastre del 10 de marzo de 2020: https://www.elnortedecastilla.es/burgos/virologo-burgales-estudia-20200306205314-nt.html#vca=modulos&vso=elnortedecastilla&vmc=noticias-rel-cmp&vli=salamanca

– Madrid prohíbe enviar al hospital a ancianos sin movilidad o deficiencia cognitiva: https://www.elplural.com/sociedad/madrid-prohibe-enviar-hospital-ancianos-movilidad-deficiencia-cognitiva_236322102

– El polémico documento de Madrid: los ancianos con discapacidad y síntomas no se derivarán al hospital: https://www.elespanol.com/espana/madrid/20200325/polemico-documento-madrid-ancianos-discapacidad-no-derivaran/477453553_0.html

– Comunicado CERMI: Sin embargo, creemos que muchos mensajes que se están difundiendo están trasluciendo, seguramente de manera incierta, discrecionalidad, si no arbitrariedad, a la hora de seleccionar a las personas en función de su edad en los centros sanitarios. Por otra parte, los mensajes que se lanzan sobre la inevitable muerte de las personas mayores afectadas, está causando miedo y desprotección de los derechos humanos de las personas mayores. Consideramos discriminatorio e inhumano, que se tengan en cuenta criterios de edad para priorizar la atención sanitaria de los pacientes, en lugar de considerar criterios clínicos y otras circunstancias vitales de las personas, con independencia de la edad. https://www.cermi.es/es/actualidad/noticias/alertan-de-la-situaci%C3%B3n-de-%C2%ABdiscriminaci%C3%B3n-y-abandono%C2%BB-que-sufren-muchas

– El enemigo son los otros: https://twitter.com/Strambotic/status/1243101548999258113

Día 6: ¿Es peor el remedio que la enfermedad?

(IMPORTANTE: ESTE POST NO ESTÁ ACTUALIZADO RESPECTO A LA SITUACIÓN ACTUAL)

Lunes, 16 de marzo de 2020

Este virus es un virus, ya no sé si biopolítico, pero desde luego psicopolítico. Nadie lo ve, nadie conoce apenas a contagiados, aunque algunos tenemos a conocidos de conocidos con un resfriado diagnosticado como “coronavirus”. Sin embargo se pronostican contagios masivos y colapso de la sanidad pública. Pero a la vez no parece que nadie esté preparando un hospital de campaña para esos hipotéticos futuros enfermos. O ampliando UCIS, comprando respiradores y material médico. O fabricándolos, si es que se supone que van a ser necesarios, claro. ¿Por qué no hay datos diarios del nivel de saturación de los hospitales? Es todo un gran acto de fe en el estado el que se nos pide. Fe en la OMS, imitación de lo que han hecho otros países más autoritarios que el nuestro, etcétera… Y a quien se sale del guion, por lo menos de forma inicial, se le invita a que vuelva al redil a través de la presión de las redes sociales, los medios internacionales. Es decir, es la propia población la que pide y exije las medidas más radicales, como su propio confinamiento.

Los políticos en España parecen como perdidos, igual de confusos que la gente común y, además, muchos están con fiebre o tos por el dichoso “resfriado” del coronavirus. Dando bandazos y mirando qué hacen los demás países. Los supermercados sin papel higiénico. La gente confusa y triste por la calle con sus carritos de la compra. Por la tarde los vecinos se ponen a aplaudir en los balcones y me recuerda demasiado a los gestos extraños de masas que hacíamos en el 15-m como agitar las llaves al aire (con todo el respeto a los sanitarios y demás trabajadores que se están dejando la piel en esta crisis política y social).

Realmente es como para volverse tarumba. Una ya no sabe si todo es una gran paranoia o un mal sueño. Si es fruto de la ineptitud o de la decadencia de Occidente. Lo que sí parece perfilarse claramente es que todas las recomendaciones y directrices que se nos inculca a la población van en la línea del triunfo de lo telemático, de lo virtual frente a lo real. Lo real es demasiado humano, sucio, peligroso, imposible de controlar. Lo digital es previsible, numérico, controlable. Por eso, las compras hay que hacerlas mejor con tarjeta, no con efectivo (llevan años intentando cargárselo), las conversaciones mejor por videoconferencia, la enseñanza a través de internet, lo que no puedes comprar en las tiendas físicas cerradas lo puedes comprar a lo mejor online… Lo digital es aséptico, limpio. Sin embargo, el oro sube y sube porque es dinero mucho más difícil de manipular que el dinero fiduciario.

Hoy ya no tengo nada más que decir. Tan solo un recuerdo por todas esas víctimas olvidadas de la gripe común de las que nunca nos acordamos de forma global. Seguramente sus familiares directos sí pero como grupo eran invisibles y no se hacían contadores para ellos.¿Por qué no tuvieron nunca esa deferencia? El tabaco causa 52.000 muertes anuales en España. Sin embargo, en este estado de alarma los estancos permanecen abiertos porque en ellos se venden productos de primera necesidad. Son las paradojas de toda esta mala película de serie B que estamos viviendo. Los accidentes de coche también son altísimos. Sin embargo, nadie proponer prohibir el automovil. Se decreta el derecho al suicidio asistido o eutanasia pero, a la vez, se les dice a los viejos de la plaza del pueblo que se encierren en sus casas. ¿Y si prefieren vivir sus últimos días en libertad y no enclaustrados? ¿Y si prefieren asumir el riesgo? Eso hoy no se puede ni decir, demasiado incorrecto para los tiempos que corren. Hoy España es una gran cárcel. Y necesitamos libertad con urgencia, necesitamos reconectar con la realidad material y actuar desde valores espirituales profundos.

Buenas noches.