“Historia de las mujeres en Galicia. Siglos XVI al XIX”

Encontré este libro en la biblioteca de mi trabajo y no me pude resistir a sacarlo. No he hecho una lectura completa, solamente he buscado los temas que a mí más me interesaban. De lo leído me gustaría comentar algunos aspectos:

– Embarazos, partos e hijos:

En este capítulo las autoras, Ofelia Rey Castelao y Serrana Rial García, hablan de la estacionalidad de las concepciones asociadas al trabajo agrícola de cada zona. Esto me ha parecido muy interesante y en relación con los estudios sobre el metabolismo energético del antropólogo Peter Ellison (mencionados en este post y este otro). En total, las gallegas tenían unos 4-5 hijos por matrimonio, muchas de ellas se casaban embarazadas. Esto significa que es en el siglo XX cuando sube la natalidad, ya que en el libro “Ritos de embarazo e parto en Galicia” se afirma que era muy normal encontrar mujeres con 12 hijos. Curiosamente, estos libros se contradicen en el tema de los anticonceptivos, ya que las autoras de “Historias de las mujeres en Galicia” dicen desconocer que se usara ningún tipo de anticonceptivo o abortivos tempranos:

“En torno a un 10% de los matrimonios no llegó a tener descendencia y la fecundidad de las gallegas puede considerarse moderada, en comparación con otros modelos; sin embargo, ambos datos no revelan la existencia de prácticas anticonceptivas, o al menos no se han encontrado menciones en la documentación. (…)

Había claro está un tercer factor, la duración de los intervalos entre partos, que en Galicia eran largos. Las causas tampoco se vinculan a prácticas contraceptivas sino a la emigración temporera, en especial la polianual – como señalaba Martínez de Padín – y a la esterilidad natural provocada por la lactancia; dado que esta se prolongaba durante bastante tiempo y se combinaba en la mayoría de las mujeres con un trabajo duro y una alimentación deficiente, el resultado era este tipo de esterilidad”.

Dicen las autoras, también, que la lactancia materna directa y prolongada era algo generalizado entre todos los estratos sociales, tanto campesinos como urbanos. Incluso las madres de las clases altas daban de mamar a sus hijos y el uso de nodrizas era algo poco habitual. Quizás por eso el intervalo entre nacimientos de los estratos medio altos era de de 22 meses, casi dos años, y en las zonas rurales era de entre 28 y 30 meses.

Sobre los partos, las autoras creo que se dejan llevar por sus propios prejuicios y proyecciones con frases como “es de suponer que el parto sería esperado con temor por las mujeres, sabiendo que lo máximo con que contarían sería la ayuda de una partera y el consuelo de la religión o la magia”, cuando sabemos por el libro de Antonio Pereira Poza que esto no era así e incluso en algún pueblo la parturienta se sumergía en agua caliente, mucho antes de que Michel Odent descubriera la capacidad de este medio para relajar y ayudar en la fase de dilatación.

También se habla del alto número de bebés que nacían fuera del matrimonio, una media del 10%, admitiendo que estaba socialmente aceptado y desestigmatizado. Los estigmas de las “madres solteras” son algo bastante posterior y de ciertos ámbitos sociales, como quizás las clases altas madrileñas en el siglo XIX. Esto también lo comenta Asunción Díez en su libro “La familia campesina del Occidente asturiano”.

– Buscarse la vida:

A las mujeres les correspondía la gestión de la casa y aprendían desde niñas por imitación. El trabajo era en común (cocinar, lavar o coser).  Había variedad en el número de personas que en cada casa ayudaban a las mujeres. Dice textualmente (pg. 99):

En el mundo rural, la extrema precariedad de medios materiales de la mayoría de  las familias campesinas redujo al mínimo su dedicación a las faenas domésticas. La mayoría de las casas era de muy pequeño tamaño y estaban construidas con materiales de baja calidad. Se trataba por lo general de viviendas en las que las zonas convivían con los animales, sin que hubiera divisiones ni zonas delimitadas, sino una amalgama en la que se mezclaban aperos, muebles, ajuar, menaje… de modo que sería impropio hablar de una feminización del ambiente; (…). En realidad, llaman más la atención las ausencias que las presencias: nunca aparecen cunas, no había armarios – muy elitistas – y las camas o los asientos con respaldo eran un bien escaso. En este ambiente de precariedad, que caracteriza a la inmensa mayoría del campesinado, la función doméstica de las mujeres se reducía a la elaboración de la comida, pues no parece que la limpieza las entretuviese demasiado tiempo y la mayoría se dedicaba más a las tareas agrícolas, a la atención del ganado y a mil actividades complementarias que veremos luego.

(…)

Es fácil imaginar la vida de las mujeres nobles o de las hidalgas ricas que vivían en los pazos, ya que el servicio doméstico las supliría en sus teóricas obligaciones y la comodidad que las rodeaba estaba a años luz de la precariedad de sus vecinas.

(…)

A mediados del siglo XVIII, en Santiago, por ejemplo, la vida tenía que ser bastante cómoda para las mujeres de rango noble, cuyas familias eran de pequeño tamaño – 3,8 componentes, pero tenían un amplio servicio doméstico – 3,4 criados-, o para las de la burguesía administrativa y mercantil, que para el mismo tamaño familiar disponían de 1,5 criados, cifras casi idénticas a las de Lugo y de otros núcleos urbanos, pero poco comparables con las referidas a las demás mujeres urbanas, que por lo general no tenían ese tipo de ayuda o la tenían en muy escasa medida.

Creo que esta parte del libro hace que se tambaleen algunos tópicos sobre el trabajo doméstico de las mujeres a lo largo de la historia ya que el rol de ama de casa típico de los años cincuenta del siglo XX es algo muy limitado en el espacio y el tiempo. Si convives con animales de labranza en la misma casa no creo que tus estándares de limpieza sean los mismos que los que tenemos ahora, por tanto, se dedicarían menos horas a esas tareas. Claramente, no eran amas de casa ni tenían que estar agobiadas por frotar y frotar los azulejos o los suelos de casas pequeñas y con pocos muebles. La ausencia de cunas demuestra que los bebés dormían con sus madres y eran amamantados por la noche (ahora lo llaman “colecho”). Pero lo más importante quizás es que el trabajo doméstico o la crianza no recaía en una única persona sino que era compartido entre varias. Creo que realizar una tarea que requiere esfuerzo en aislamiento o hacerlo acompañada marca la diferencia.

La convivencia con animales creo que merece un análisis aparte. Hoy en día se sabe que ese contacto está relacionado con la disminución del número de alergias. O más bien al contrario, la vida sin contacto con animales (y sus microbios) aumenta el riesgo de alergia y asma en los niños. Además, vivir con animales siendo niño te aporta un conocimiento de los ciclos de la vida natural que no tenemos los niños que hemos crecido en la ciudad. En el campo ves a los animales copular, parir, criar, cuidar, alimentar, nacer, morir…

article-2385475-1b2c4a99000005dc-259_634x458

Fotografía de Dina Goldstein inspirada en una hipotética continuación del cuento de  Blancanieves.

 Relacionado:

Momentos de lactancia del siglo III a.C.

alcoymuseo02

Una de las piezas más emblemáticas de la Serreta  es  la  conocida  terracota  comúnmente  conocida como el grupo de la Diosa Madre (Fig. 13). Aunque tradicionalmente  se  asocia  al  santuario,  se  encontró en la habitación que nos ocupa. Se trata de una plaqueta de arcilla rojiza modelada a mano de 18’2 cm de anchura y 16’7 de altura que muestra un grupo de personajes  en  tamaños  y  actitudes  diversas  y  que están realizados a partir de un modelado manual de la arcilla de forma esquemática. Preside la escena una gran figura femenina central incompleta, pues carece de la cabeza, y que acoge en su seno a dos niños pequeños a los que amamanta. Dentro del esquematismo de la representación es posible apreciar un gran manto o velo que cae de la cabeza y que acogería a las figuras lactantes, aunque es difícil distinguir los brazos del pliegue del vestido. Sin embargo, numerosos paralelos apoyan esta función del mostrarse y simultáneamente  acoger,  que  es  protección  bajo  el manto  divino.  Por  ejemplo,  el  mismo  motivo  y  esquema  de  representación,  la  acogida  bajo  el  manto a  dos  lactantes  aparece  en  la  escultura  de  la  diosa nutricia  de  Megara  Hyblaea  (Fig.  14) 36 .  Está sentada en un trono que constituye la parte trasera de la pieza. Esta figura central se acompaña de sendas parejas de mujeres e infantes de proporciones menores a las de la señora sentada, en sus laterales. Los rostros se realizan con un simple pellizco de arcilla en el que individualizan algunos rasgos, como los bucles del cabello que penden de ambos lados de la cabeza. La figura de la derecha acoge a la figura infantil con el brazo derecho posado sobre el hombro –un gesto familiar— mientras que con el izquierdo toca el regazo de la figura central o el mismo trono, como también aproxima su brazo a la figura sedente la figura infantil. Por su parte, las figuras de la izquierda tocan el diaulós  que dan sentido singular a una escena envuelta en el entorno de la música 37 . Entre estas figuras y el personaje central aparece una paloma. Una segunda paloma se situaría probablemente en el espacio simé- trico del trono, a la izquierda. La  pieza  tiene  una  base  plana  y  un  reverso  liso con un agujero central debido a las necesidades técnicas  de  fabricación.  Presenta,  por  tanto,  una  única cara decorada, para ser mostrada de frente 38  sobre una pequeña  peana  o  bien  en  una  hornacina.

Tomado de “LA HABITACIÓN SAGRADA DE LA CIUDAD IBÉRICA DE LA SERRETA” de Ignacio Grau, Ricardo Olmos y Alicia Perea: http://aespa.revistas.csic.es/index.php/aespa/article/viewFile/38/38

Los portabebés más antiguos y sencillos del mundo: las bandoleras

mother3

Una mujer, sujetando a un niño con su mano izquierda, coge un higo. De un relieve de la Dinastía 25 de la tumba de Montemhet en Luxor. Tomado de: http://www.touregypt.net/featurestories/mothers.htm#ixzz3k65RTVjb

“Es costumbre ver en pinturas y relieves de tumbas a niños desnudos colgados de las espaldas de las madres o de sus pechos, envueltos en cortas capas de lino que a modo de bandoleras los mantienen unidos al cuerpo materno, o a alguna parte de su anatomía como los brazos, hombros, o caderas. En ocasiones, el crío que empieza a dar los primeros pasos, va detrás de una mujer pugnando para que ella le acoja.

Cuando la madre está reposando de la lactancia, realizando las labores de la casa o trabajando a la intemperie, acostumbraba a desplazarse con la criatura con independencia y comodidad; un ejemplo se observa en un grupo de madre e hijo que está en Munich y que data de finales de la dinastía XVIII (ÄS 2955). En un óstrakon pintado (O.DM 2447) se ve a un lactante amamantado por una mujer que lo envuelve entre los pliegues de su vestido”.

(…)

“En la tumba de Neferhotep (TT49), se remarca el contraste étnico de las mujeres egipcias, por sus peinados lacios y su porte más esbelto y longilíneo. Los niños van amarrados al cuerpo femenino con lienzos en forma de bandolera que les servían a modo de cuna portátil; uno de ellos busca a su madre insistiendo en ser cogido en brazos. Las palmas de las mujeres vueltas hacia al rostro, muestran un gesto de sumisión y reconocimiento a la autoridad que ostentó en vida el dueño de la tumba”.

Tomado del libro “La lactancia en el Antiguo Egipto” de Manuel Juaneda-Magdalena

Más allá del parque – #7 – Casa Museo Lope de Vega

Un día que paseaba por el barrio de Huertas descubrí un museo quiquitito que hay en la Calle Cervantes, la Casa Museo Lope de Vega, donde vivió el famoso escritor sus últimos 25 años de vida, entre 1610 y 1635.

http://www.panoramio.com/photo/23261262

http://www.panoramio.com/photo/23261262

Si no vas con cita previa (hay que pedirla por e-mail) no podrás entrar más que al jardín, un espacio muy bonito reconstruido como más o menos lo tendría el autor, con su huerto, su gallinero y un pozo. Un verdadero oasis de tranquilidad en medio de la ciudad.

Folleto_Página_06

Imagen del folleto de la Casa Museo Lope de Vega

Así que pedí cita para mi abuela, para mi hijo y para mí y allí nos fuimos el martes de la semana pasada. La visita es corta, las guías simpáticas y a pesar de que llevaba a mi bebé en el Tonga me pasé toda la visita intentando que no se bajara a correr por las habitaciones. Al final desistí y le bajé, vigilando de cerca sus pasos… Fue un poco complicado también evitar que dejara de gritar el nombre de su bisabuela a voces mientras la guía intentaba explicar el contenido de cada estancia. Menos mal que la gente fue maja y comprensiva, ¡por una vez!

“Mi casilla, mi quietud, mi güertecillo y estudio”, así hablaba Félix Lope de Vega de su hogar:

800px-Casa_Museo_de_Lope_de_Vega._Estudio_(02)

Tomada de Wikimedia Commons.

El cuarto que más me llamó la atención fue la reconstrucción de la habitación donde se reunían las mujeres de la casa a charlar. Es de estilo morisco y por eso se sentaban en el suelo alrededor del brasero. Mirad lo que dice el texto del folleto:

“A continuación se encuentra el estrado, estancia característica del Siglo de Oro de origen oriental, en la que se toma asiento en la postura turca de piernas cruzadas o recostándose en alfombras, colchones y cojines. Desde el siglo XVI el estrado tiende a ser un espacio exclusivamente femenino, reservándose para la labor de aguja, la oración, la lectura o la tertulia.”

Fotografía perteneciente al folleto del museo.

Fotografía perteneciente al folleto del museo.

También me gustó mucho, a raíz de mi interés en cómo vivían los bebés de otras épocas, el Aposento de los hijos, donde tienen una cuna en la que se pueden ver varios amuletos atados o, como se llamaba entonces, un “cinturón de dijes”.

La cuna de la casa. Foto tomada del blog http://cronicadetorreon.blogspot.com.es

“Los amuletos solían ser llevados hasta los cuatro o cinco años y, normalmente, se colocaban en una fajita, que se ponía en la cintura, donde se cosían o prendían. En otros casos, pendían de una cadena de plata, cuando los amuletos eran vistosos y estaban engarzados en plata u otros metales, pero cuando eran nóminas sin ningún adorno u objetos sin ningún valor material, se escondían en bolsitas o cosidos en el interior de la ropa.” Texto de “La infancia en época de El Quijote – Museo Casa Natal de Cervantes”. Si os interesa este tema no podéis dejar de leer este breve texto. No tengo ni idea pero me da la sensación de que muchas veces los padres culpaban al mal de ojo porque quizás no conocían el origen de las enfermedades o la causa de la muerte de los niños.

Al leer este texto de la etnóloga María Pía Timón no he podido evitar acordarme de mi viaje a Senegal y de los amuletos que les ponían allí a los bebés (gris-gris) en los brazos o en la cintura para protegerles del mal de ojo o las enfermedades.

Foto tomada del folleto “La infancia en época de El Quijote – Museo Casa Natal de Cervantes”.

La guía nos explicó que Lope de Vega tuvo muchísimos hijos dentro y fuera del matrimonio, estuvo casado dos veces y tuvo muchísimas amantes. Una de sus hijas ilegítimas se hizo monja en el monasterio de las trinitarias que está cerca de la casa y él también se ordenó sacerdote, lo que no le impidió seguir con sus ligues.

Una de las cosas que se me quedó grabada de la visita fue lo doloroso que fue para él la muerte de su hijo Carlos Félix cuando este tenía 7 años, muerte que nunca superó. En uno de sus poemas está plasmada una parte, si es que las palabras pueden expresarlo, de su tristeza:

 Canción a la muerte de Carlos Félix

(…)

Y vos, dichoso niño, que en siete años

que tuvistes de vida, no tuvistes

con vuestro padre inobediencia alguna,

corred con vuestro ejemplo mis engaños,

serenad mis paternos ojos tristes,

pues ya sois sol donde pisáis la luna.

De la primera cuna

a la postrera cama

no distes sola un hora

de disgusto, y agora

parece que le dais, si así se llama

lo que es pena y dolor de parte nuestra,

pues no es la culpa, aunque es la causa vuestra.

(…)

Cuando tan santo os vi, cuando tan cuerdo,

conocí la vejez que os inclinaba

a los fríos umbrales de la muerte;

luego lloré lo que ahora gano y pierdo,

y luego dije: «Aquí la edad acaba,

porque nunca comienza desta suerte».

¿Quién vio rigor tan fuerte,

y de razón ajeno,

temer por bueno y santo

lo que se amaba tanto?

Mas no os temiera yo por santo y bueno,

si no pensara el fin que prometía

quien sin el curso natural vivía.

(…)

El resto del poema lo podéis leer aquí: http://www.lluisvives.com/servlet/SirveObras/aust/01338342099793278533802/p0000004.htm

Lope de Vega perdió a dos de sus amores en el parto (Isabel de Urbina y Juana de Guardo), lo que nos da una idea de que morir en ese contexto era una posibilidad cercana y real. También murieron otros hijos de Lope de Vega, como Antonia Clara y Lope Félix. Desde luego, tuvo una existencia marcada por los amoríos y la muerte.

¿Era normal en esa época tener una vida sentimental tan agitada con tantas amantes? ¡Tuvo doce hijos de tres mujeres distintas! Y no sólo lo digo porque fuera un hombre, es que sus amantes también eran en muchos casos mujeres casadas y tenían hijos con Lope de Vega mientras seguían en matrimonio con sus maridos. Mi mente del siglo XXI no puede entender muy bien la sociedad de esa época…

Bueno, así fue otro día “más allá del parque”.