Día 6: ¿Es peor el remedio que la enfermedad?

(IMPORTANTE: ESTE POST NO ESTÁ ACTUALIZADO RESPECTO A LA SITUACIÓN ACTUAL)

Lunes, 16 de marzo de 2020

Este virus es un virus, ya no sé si biopolítico, pero desde luego psicopolítico. Nadie lo ve, nadie conoce apenas a contagiados, aunque algunos tenemos a conocidos de conocidos con un resfriado diagnosticado como “coronavirus”. Sin embargo se pronostican contagios masivos y colapso de la sanidad pública. Pero a la vez no parece que nadie esté preparando un hospital de campaña para esos hipotéticos futuros enfermos. O ampliando UCIS, comprando respiradores y material médico. O fabricándolos, si es que se supone que van a ser necesarios, claro. ¿Por qué no hay datos diarios del nivel de saturación de los hospitales? Es todo un gran acto de fe en el estado el que se nos pide. Fe en la OMS, imitación de lo que han hecho otros países más autoritarios que el nuestro, etcétera… Y a quien se sale del guion, por lo menos de forma inicial, se le invita a que vuelva al redil a través de la presión de las redes sociales, los medios internacionales. Es decir, es la propia población la que pide y exije las medidas más radicales, como su propio confinamiento.

Los políticos en España parecen como perdidos, igual de confusos que la gente común y, además, muchos están con fiebre o tos por el dichoso “resfriado” del coronavirus. Dando bandazos y mirando qué hacen los demás países. Los supermercados sin papel higiénico. La gente confusa y triste por la calle con sus carritos de la compra. Por la tarde los vecinos se ponen a aplaudir en los balcones y me recuerda demasiado a los gestos extraños de masas que hacíamos en el 15-m como agitar las llaves al aire (con todo el respeto a los sanitarios y demás trabajadores que se están dejando la piel en esta crisis política y social).

Realmente es como para volverse tarumba. Una ya no sabe si todo es una gran paranoia o un mal sueño. Si es fruto de la ineptitud o de la decadencia de Occidente. Lo que sí parece perfilarse claramente es que todas las recomendaciones y directrices que se nos inculca a la población van en la línea del triunfo de lo telemático, de lo virtual frente a lo real. Lo real es demasiado humano, sucio, peligroso, imposible de controlar. Lo digital es previsible, numérico, controlable. Por eso, las compras hay que hacerlas mejor con tarjeta, no con efectivo (llevan años intentando cargárselo), las conversaciones mejor por videoconferencia, la enseñanza a través de internet, lo que no puedes comprar en las tiendas físicas cerradas lo puedes comprar a lo mejor online… Lo digital es aséptico, limpio. Sin embargo, el oro sube y sube porque es dinero mucho más difícil de manipular que el dinero fiduciario.

Hoy ya no tengo nada más que decir. Tan solo un recuerdo por todas esas víctimas olvidadas de la gripe común de las que nunca nos acordamos de forma global. Seguramente sus familiares directos sí pero como grupo eran invisibles y no se hacían contadores para ellos.¿Por qué no tuvieron nunca esa deferencia? El tabaco causa 52.000 muertes anuales en España. Sin embargo, en este estado de alarma los estancos permanecen abiertos porque en ellos se venden productos de primera necesidad. Son las paradojas de toda esta mala película de serie B que estamos viviendo. Los accidentes de coche también son altísimos. Sin embargo, nadie proponer prohibir el automovil. Se decreta el derecho al suicidio asistido o eutanasia pero, a la vez, se les dice a los viejos de la plaza del pueblo que se encierren en sus casas. ¿Y si prefieren vivir sus últimos días en libertad y no enclaustrados? ¿Y si prefieren asumir el riesgo? Eso hoy no se puede ni decir, demasiado incorrecto para los tiempos que corren. Hoy España es una gran cárcel. Y necesitamos libertad con urgencia, necesitamos reconectar con la realidad material y actuar desde valores espirituales profundos.

Buenas noches.

 

 

 

 

Día 3: confusión y preguntas

(IMPORTANTE: ESTE POST NO ESTÁ ACTUALIZADO RESPECTO A LA SITUACIÓN ACTUAL)

(Fe de erratas: había un error en las cifras que ya he corregido. 16/03/2020)

Viernes, 13 de marzo de 2020

Hoy estoy agotada así que no voy a poder escribir mucho. Hoy hemos estado en casa (yo intentando teletrabajar con tres niños) y al final de la tarde he llamado al teléfono oficial de información sobre la COVID-19 (900 102 112 ) y después le he dado a la opción 1 (información) para preguntar dos cuestiones:

1. Ya sé que se han precintado los parques infantiles pero, ¿podemos ir con los niños a algún rincón apartado de parques como la Casa de Campo o la Dehesa de la Villa?

2. No se recomienda realizar viajes pero, ¿se puede ir a la casa del pueblo si está dentro de la Comunidad de Madrid, de puerta a puerta?

A la primera pregunta la persona que me ha atendido se ha quedado media callada y dubitativa. Al final me ha dicho que ella entendía que sí porque lo peligroso de los parques era la aglomeración de niños y que toquen superficies. Me ha dicho que sobre la declaración de Pedro Sánchez tenían la misma información que yo. Efectivamente, me ha dado la impresión de que tampoco a las personas que están en el teléfono les han dado unas directrices claras sobre lo que se puede o no hacer. Efectivamente, nos hemos ido a un rincón de la Dehesa de la Villa con el coche.

A la segunda pregunta me ha dicho que si es dentro de la Comunidad de Madrid ningún problema pero que hay mucha gente irresponsable que se han ido fuera, hacia otras comunidades autónomas y que eso, no se recomienda, claro.

Todo lo que está pasando me parece una locura. Hace una semana estaba en un restaurante comiendo con amigos, había convocada una macromanifestación feminista en Madrid y un mitin político en Vista Alegre y hoy nos dicen que se va a decretar el Estado de Alarma.

Supongo que sigo en fase de negación pero le doy vueltas y vueltas a las cifras de la gripe común y no comprendo por qué con la gripe no se había creado nunca esta alarma y lo dábamos por supuesto:

Los profesionales del CIBER de Epidemiología y Salud Pública (Ciberesp) y del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) han estimado en el resumen de la temporada de gripe 2017-2018 que cerca de 800.000 personas padecieron la enfermedad. De ellas, 52.000 tuvieron que ser ingresadas y cerca de 15.000 fallecieron”. (…)

Se calcula que el número de afectados fue de 752.000 personas. En 52.000 de los casos fue necesaria hospitalización, 14.000 de estos tuvieron complicaciones graves y 3.000 requirieron ingreso en la UCI.

La temporada de gripe son varios meses, de noviembre a abril (6 meses). Así que:

52.000/6 = 8.666,7 ingresos hospitalarios al mes de media

14.000/6 = 2.333,3 hospitalizaciones graves al mes de media

3.000/6 = 500 ingresos en la UCI (obviamente habrá picos en los meses más fríos). Por día serían 17 ingresos de media al día.

15.000/6 = 2500 muertos al mes de media (obviamente habrá picos en los meses más fríos). Por día serían 83,3 muertes al día de media, hay que tener en cuenta el pico máximo.

A 13 de marzo de 2020 tenemos 133 muertes confirmadas por coronavirus. El primer fallecido lo hizo el 13 de febrero así que son 133 muertes en este primer mes de epidemia.

No quiero extender ningún bulo con esto y si hay algún error en estas cifras ruego que alguien me lo explique y lo corregiré. Solamente estoy tratando de entender qué está pasando y por qué mi país va a entrar en Estado de Alarma.

También me ha llamado la atención este fragmento de entrevista a Adolfo García Sastre (la negrita es mía):

-Entonces, ¿merece la pena trabajar en su contención?

No creo que su contención completa sea posible, pero las medidas de contención sirven para ralentizar la expansión del virus. Esto es más importante de lo que parece: no es lo mismo que en España infecte a cinco millones de personas en dos semanas que en un plazo de tres meses. Si las infecciones ocurren en dos semanas se colapsarían los hospitales y la atención sanitaria. En el otro caso es más agotador pero los servicios no se llegan a colapsar.

-¿Hay buenas noticias en relación con la epidemia?

Es difícil predecir, pero creo que va a ser como un año duro de gripe. Habrá muchos más muertos de lo habitual, pero tampoco es un motivo para estar completamente alarmado. La mayor parte de los fallecimientos van a ocurrir en personas mayores, al igual que ocurre con la gripe, y ellas serán las que tengan que poner más medidas para evitar el contagio. No creo que haya muchas defunciones en niños o adultos jóvenes y esto es una buena noticia.

Es decir, sobre las medidas, no habla de Estado de Alerta, cuarentenas a toda la población a modo de arresto domiciliario o de aplicar medidas a la población en general sino que las personas de más riesgo son a las que hay que dirigirse (medidas específicas). Recomiendo escuchar su entrevista en el podcast de Alex Fidalgo.

Me voy a dormir sin saber si hay alguien al mando de toda esta locura. Me da más miedo el alarmismo y el pánico por el caos y la improvisación política que el propio virus. El virus puede matar, pero no haber hecho una evaluación de beneficios/riesgos sociales de lo que supone el miedo en la población lo vamos a pagar muy caro y, de rebote, va a afectar de lleno a los presupuestos de sanidad de los próximos años. Sobre los costes psicológicos y la desconfianza que existe entre las personas ni hablamos.

Relacionado:

Día 2: ¿La profecía autocumplida?

(IMPORTANTE: ESTE POST NO ESTÁ ACTUALIZADO RESPECTO A LA SITUACIÓN ACTUAL)

Jueves, 12 de marzo de 2020

Leo en Twitter a Víctor González de Vox hablando de una app maravillosa que usan en Corea del Sur para registrar los contagios por COVID-19. Esta app puede suponer una vulneración de la protección de datos de las personas y de algunos derechos constitucionales, pero parece que se nos quiere convencer de que estamos en un momento en el que debemos sacrificar nuestra libertad como así se ha hecho en otros países. Si viviera en Corea me costaría bastante pensar que debo entregar mi confianza total en el Estado y el Big Data (sabiendo que existe la posibilidad de que la información acabe en manos de políticos ineptos o que la puedan usar con maldad). El Big Data se nos presenta como la varita mágica que tiene la solución a todos los problemas. Mala suerte para las personas que no tienen smartphone, quizás el Estado les obligue a tener uno y se lo regalará, no lo sé.

Observo también cómo la mayor parte de la gente en las redes sociales está deseando que se cierre Madrid y se tomen medidas contundentes porque China lo ha hecho todo muy bien y deberíamos imitarla. En Vox prefieren hablar de Corea del Sur.

La realidad es que mientras estaban discutiendo en el Congreso si sacaban la nueva ley de libertades sexuales se podría haber estado debatiendo sobre las medidas a tomar para prevenir una epidemia sin dañar el tejido productivo del país. ¿Por qué no tener un plan de acción para reconvertir gimnasios y centros de congresos en centros de atención al COVID-19 que no saturaran el sistema nacional de salud? ¿A día de hoy hay alguien pensando en esto? ¿Estaban muy preocupados discutiendo sobre el sexo de los ángeles?

En el ámbito más cotidiano he ido a hacer la compra y en el Plaza de Día no quedaba leche. En el Alcampo sí. ¿Tampoco se podía preveer que la gente iba a almacenar comida? No somos locos ni apocalípticos. Es de lógica almacenar comida si puede suceder lo que ha sucedido en Italia. Seguramente no nos falte comida pero puede que haya muchas menos tiendas abiertas y cueste encontrar algunos productos. Es ser previsor, exactamente lo contrario de lo que han sido las administraciones. Por tanto, en lugar de reirnos del ama de casa que va con un carro lleno de productos, entre ellos, papel higiénico, a lo mejor tendríamos que aprender de las personas que planifican y tienen visión de futuro, como hacen los ejércitos y los “think tank”, ellos sí trabajan por escenarios.

Todavía tengo fases de tristeza, desánimo, enfado, dudas, preguntas. En algunos momentos del día pienso que lo mismo este es efectivamente un virus normal y corriente, como los que nos atacan en el cole de vez en cuando y que a veces son bastante potentes y que hacen caer a toda una clase, uno a uno, junto con sus respectivas familias. Creo recordar que en enero hubo un brote de virus entre los niños y algunas madres (yo incluida). ¿Sería coronavirus y todavía no lo sabíamos? Pero en otros momentos del día o cuando hablo con otras personas pienso que a lo mejor es un virus más peligroso de lo que pienso. Si es así, ¿por qué no se tomaron medidas desde el primer aviso? Y si no es tan grave, ¿por qué se baraja el estado de sitio? Es decir, no puede ser que se pida tranquilidad a la población y a la vez veas que se toman medidas descoordinadas, extrañas, sin previsión sobre qué hacer con los niños. Les llevas al parque y al día siguiente te dicen que van a cerrar los parques. ¿No lo podían haber dicho y hecho todo a la vez?

Yo hoy iba a ir a mi clase de baile y ha sido mi pareja la que me ha dicho que mejor no fuera. No entiendo las medias tintas. O hacemos vida normal o hacemos una cuarentena total. No puedo comprender la incoherencia de mandar a los chavales a casa y después que no se nos den más indicaciones. Leo y releo la documentación oficial del día que anunciaron la suspensión de las clases y no veo nada de esto. En cualquier caso ahora veo que mi escuela de danza ya había colgado hoy un comunicado en sus redes sociales advirtiendo del cierre, es decir, me habría encontrado la puerta cerrada.

Por el día, no pongo las noticias delante de los niños. Me preocupa mucho que puedan sentir miedo por la situación así que todo el día se lo han pasado jugando o leyendo. Hoy he comprado 1.000 folios y un parchís. Sin embargo, no sé si en algún momento se agobiarán por la situación de no poder salir de casa. También me dan pena los niños que ahora tienen cumpleaños y no van a poder celebrarlo con todos los amigos. Sé que puede sonar muy frívolo cuando hay personas que lo están pasando tan mal en las UCIs o personas que han perdido a sus familiares y lo siento muchísimo.

Al final del día, cuando los niños se duermen tengo tiempo para hablar con amigos y familiares y me ponen al día, unos más asustados y otros más tranquilos. Me dicen que se quedan en casa y yo, aunque todavía no comprendo bien los riesgos/beneficios de aplicar medidas a toda la población en lugar de aislar al sector de riesgo solamente y aumentar plazas hospitalarias y UCIS supongo que me tengo que tragar mi orgullo y mi rebeldía por la presión social.

No me da buena espina la aparente falta de previsión política y la toma de medidas por fases para terminar acabando en el mismo sitio que Italia. Me pregunto qué ocurrirá con la recogida de basuras de los barrios, especialmente en el mío que es uno de los más sucios de Madrid… Y con otras cosas más que no me atrevo ni a escribir.

También le doy muchas vueltas a lo largo del día a si la saturación hospitalaria y de UCIs por coronavirus no es una profecía autocumplida. ¿Lo es?

Leo en  El Mundo:

“Las autoridades locales han advertido que ya no quedan cámaras mortuorias disponibles en los hospitales de la zona y los tanatorios de las dos ciudades son insuficientes. Los féretros están siendo trasladados a varios cementerios e iglesias, donde se acumulan en espera de poder ser incinerados. En la pequeña población de Zogno, el párroco ha decidido tocar las campanas fúnebres una sola vez por cada fallecido, para evitar tener que estar haciéndolo en continuación, cuenta ‘Il Corriere della Sera’. Los funerales están prohibidos en todo el país.”

Buenas noches y espero que mejoren los afectados. Muchos ánimos. Los necesitamos para ganar esta partida de parchís.

Relacionado:

El plan de Madrid contra el coronavirus: quedarse en casa, hoteles medicalizados y cerrar discotecas y parques infantiles.