Día 25: las estadísticas

Sábado, 4 de abril de 2020

Ayer no escribí nada porque no me encontraba bien así que lo hago ahora. Definitivamente leer noticias sienta mal porque no puedes hacer nada y te sientes impotente. Sí leí sin embargo el informe de “Vigilancia de los excesos de mortalidad por todas las causas” del Centro Nacional de Epidemiología (ISCIII) a 02 de abril de 2020:

https://www.isciii.es/QueHacemos/Servicios/VigilanciaSaludPublicaRENAVE/EnfermedadesTransmisibles/MoMo/Documents/informesMoMo2020/MoMo_Situacion%20a%202%20de%20abril_CNE.pdf

El dato importante a nivel nacional es que hay 7.826 muertes que se salen de lo normal o estimado para el mismo periodo. En Madrid ha habido 2.232 muertes no esperadas para las fechas de marzo señaladas. Lo que viene a decir, en mi opinión personal, es que al menos 2.232 personas han fallecido muy probablemente por el COVID-19 y hoy estarían todavía con vida si se hubieran tomado medidas de protección con antelación, sobre todo para la población de riesgo.
Por edades, ha habido 77 muertes de madrileños menores de 65 años que no se esperaban. 310 defunciones “en exceso” entre 65-74 años y 1.930 muertes “en exceso” de mayores de 74 años.
A nivel nacional: 256 menores de 65 años que hoy estarían vivos, 1060 personas fallecidas entre 65-74 años que hoy estarían vivas y 6.498 fallecidos de más de 74 años que nadie se esperaba.
La cifra de fallecidos oficial por Covid-19 es de 3.603 en el mes de marzo así que no coincide con el exceso de mortalidad de 2.232. Me pregunto si al estar todos en casa confinados ha habido menos accidentes de coche, de deportes, laborales, durante el tiempo de ocio y en realidad por otras causas ha muerto menos gente pero se ha visto compensado por las del virus.
Las cifras no mienten y, efectivamente, este virus no era una simple “gripe” o, si acaso, se ha sumado su mortalidad a las otras causas habituales para estos meses.
Descansen en paz y les deseo una pronta recuperación a los enfermos, en especial al único caso que me ha tocado de cerca, mi vecina del barrio X que esta noche duerme una noche más en el hospital de La Paz. Muchos ánimos para los familiares.

Relacionado:

Open Letter from Prof Sucharit Bhakdi to Chancellor Merkel: https://off-guardian.org/2020/03/31/open-letter-from-prof-sucharit-bhakdi-to-chancellor-merkel/

– Manifiesto contra el confinamiento: https://contraelconfinamientodelapoblacion.wordpress.com/

 

ACTUALIZACIÓN A 7 DE ABRIL DE 2020

Imagen tomada del documento: https://www.isciii.es/QueHacemos/Servicios/VigilanciaSaludPublicaRENAVE/EnfermedadesTransmisibles/MoMo/Documents/informesMoMo2020/MoMo_Situacion%20a%202%20de%20abril_CNE.pdf

Me ha llamado muchísimo la atención este gráfico del documento elaborado por el Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo). Entre el 15 y 18 de enero de 2020 hubo un pico de 300 muertos en Andalucía, cuando lo estimado era aproximadamente 230 defunciones diarias ese día. Parece que enero fue mucho más mortífero que marzo, que sí es cierto que tuvo más defunciones de lo esperable pero que no llegaron a lo que debió de ser enero en esa comunidad autónoma. Si en enero no hubo colapso sanitario, ¿por qué tendría que haber más colapso en marzo? Enero estuvo todo el mes por encima de lo estimado, con picos de 275 y 300 muertos diarios.

En el resto de comunidades no se ve tan exagerado pero Aragón también tuvo un enero complicado. Asturias también. De hecho el enero de Asturias fue más o menos igual de mortífero que marzo, con un pico sobre el 27 de enero mayor que el de marzo. El COVID-19, parece por los gráficos, que ha sido imperceptible en Canarias y Baleares (que alguien que sepa más nos lo explique). Cantabria sí ha tenido un pico fuerte de COVID-19. Los picos de mortalidad de Castilla y León, Castilla la Mancha, Cataluña, Navarra, País Vasco, Valencia y Madrid son exagerados y se visualizan muy bien. En Extremadura hubo un pico sobre el 24 de enero muy similar al de marzo.

POR EL FIN DEL ESTADO DE ALARMA Y EL CONFINAMIENTO OBLIGATORIO

 

Relacionado:

– 19 de marzo: https://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-coronavirus-sevilla-hospitales-sevillanos-esperan-covid-19-calma-tensa-202003182130_noticia.html

– 27 de marzo. Descanse en paz, Rafael Estévez de CNT Sevilla. Yo en esta noticia y sin más información veo indicios de negligencia en la atención a este joven, más entendiendo que en Andalucía no ha habido la saturación sanitaria de Madrid: https://www.eldiario.es/andalucia/sevilla/Rafael-Estevez-victima-COVID-Sevilla_0_1010349083.html

Día 22: las matemáticas

Miércoles, 1 de abril de 2020

Descansen en paz los fallecidos. Todo mi ánimo y respeto a los profesionales que siguen trabajando en cualquier sector. Me indigna que se esté dejando morir de forma tan inhumana a la gente, sin apoyo familiar. No entiendo cómo las personas que tienen un familiar en una residencia no salen corriendo a buscarle para cuidarle en casa durante la cuarentena y el estado de alarma impuesto. No entiendo tantas y tantas cosas que están pasando… Pero hay cosas que se ven más claras con números así que vamos a ver cómo está la cuestión con unos cuantas búsquedas en la web del Instituto Nacional de Estadística. Si hay algún lector del blog que haya perdido a un ser querido por culpa del COVID-19 quizás prefiera no leer este post en estos momentos.

El artículo del día para mí ha sido este del ABC: Más muertos al día por coronavirus en cinco comunidades autónomas que por el resto de causas juntas”

La media de muertes en España en un marzo cualquiera al día es de 1.189 personas. Y se muestra un gráfico en el que se ve el número de víctimas mortales del COVID-19 a nivel estatal (cuyo máximo por ahora ha sido ayer con 864)  y por comunidades autónomas. Se observa que, sobre todo en Madrid, Cataluña y Castilla la Mancha, los muertos por este virus superan la media para todos los tipos de causa de fallecimiento habitual.

Para contextualizar esta información, me he puesto a buscar en la web del INE los datos para hacerme una idea y poder comparar el número de fallecimientos de este marzo de 2020 con los de otros años. Y lo he hecho a través de los siguiente enlaces:

https://www.ine.es/jaxi/Tabla.htm?path=/t20/e301/provi/l0/&file=02005.px&L=0

https://ine.es/jaxiT3/Datos.htm?path=/t20/e301/provi//l0/&file=02003.px

https://www.ine.es/jaxiT3/Tabla.htm?t=6561&L=0

La cosa se complica para conseguir los datos de fallecimientos de enero, febrero y marzo de 2020 porque todavía es un período muy reciente, pero podemos tomar los del año pasado o del anterior para tomarlos de referencia y orientarnos:

  • Enero 2019: 4.979 (media día = 160,6)
  • Febrero 2019: 4.256 (media día = 152)
  • Marzo 2019: 4.125 (media día = 133)
  • Enero 2018: 4.958 (media día = 159,9)
  • Febrero 2018: 4.100 (media día = 146,4)
  • Marzo 2018: 4.311 (media día = 139)

Y si queremos compararlo con el mes en el que hubo más muertes en Madrid de la última década:

  • Enero 2015: 5.311 (media día = 171,3)

Tabla de fallecidos en Madrid por meses (elaboración propia). Datos: INE

En la Comunidad de Madrid ha habido en marzo 3.603 fallecidos por COVID-19. Teniendo en cuenta que el confinamiento oficial con el estado de alarma comenzó el domingo 15 de marzo no sabemos si hemos superado las cifras de muertos de otros meses, ni del año pasado ni del 2018, porque faltaría contabilizar a los fallecidos por otras causas. Me pregunto si, como no se están haciendo test generalizados, habrá gente que haya muerto de gripe normal y puede haber sido contabilizada como muerte por COVID-19 o no. También hay que tener en cuenta que al estar todos en casa se han reducido las muertes por accidentes de coche, in itinere al trabajo, accidentes mientras se hace deporte, durante el tiempo de ocio, etcétera. Creo que ahora mismo sería necesario conocer el dato total de fallecidos en marzo de 2020 en Madrid del INE pero supongo que tardará meses en aportarlo.

En este artículo del país, Raquel Blanco, responsable de marketing de la empresa funeraria pública y municipal de Madrid aporta unas cifras esclarecedoras. En la Comunidad de Madrid hay 21 crematorios que pueden hacer entre 7-8 crematorios al día. Esto supone unas 147 cremaciones diarias. En el día máximo de fallecidos tuvimos 345 muertos, lo que es más del doble:

Marzo es un mes que registra de media unas 70 defunciones al día en la capital, según la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef). Ahora, durante el coronavirus, la cifra se multiplica por dos y por tres. “Es como si el accidente de Barajas de 2008 con 152 muertos se produjese todos los días”, explica López.

Y en este otro artículo, Juan Rodríguez, consejero delegado de Albia afirma:

Rodríguez ha señalado que lamentablemente todos los día se vive “un ejemplo muy gráfico de la dureza de la realidad como la jornada como si un avión Boing 747 se estrellara y fallecieran todos sus ocupantes”. “Y así llevamos 8 días. Ningún país, ninguna ciudad está preparada para esto”, ha reconocido.

En otro orden de cosas me gustaría reseñar la manipulación informativa sobre el informe del Imperial College, tal como informa la web Infolibre:

De no haberse hecho, este lunes 30 de marzo, fecha de publicación del estudio titulado Estimando el número de afectados e impacto de medidas no farmacéuticas contra el COVID-19 en once países europeos, España ya tendría que haber lamentado la muerte de 16.000 personas. Ese día, en cambio, la cifra de fallecidos según Sanidad era de 7.340, 8.660 menos.

En ningún momento el Imperial College de Londres compara las medidas de mitigación que se podían haber realizado con las de supresión en España, mucho más agresivas. Es decir, no se compara qué habría pasado si se hubiesen tomado medidas selectivas de confinamiento mucho antes hacia grupos de riesgo, contagiados y enfermos o sus familias solamente y compararlo con el confinamiento generalizado de todo un país, sanos y enfermos por igual, que es lo que estamos sufriendo. Ellos comparan un modelo “con intervenciones” con otro “sin intervenciones” (no hacer nada), lo que me parece bastante engañoso, ya que los matices y los grises en esta cuestión son claves. Es decir, puede que se hayan matado moscas a cañonazos, con los consiguientes daños colaterales en salud pública y economía.

Para empezar, aunque aparece el 9 de marzo en España que se tomaron medidas de “distancia social” ese mismo día todavía estábamos muchas madres del cole en el parque con nuestros niños jugando, eso sí, hablando del coronavirus. Cuando sentí de lleno en mi vida cotidiana un gran cambio fue cuando cerraron los colegios el miércoles 11 de marzo. El 15 de marzo por la noche ya comenzó el estado de alarma y el confinamiento generalizado de toda la población salvo determinados servicios (supermercados, policía, médicos, distribución de alimentos…).

El informe del Imperial College dice (en inglés) en su página 11 dice que comparando las muertes que supone el modelo “sin intervenciones” y las muertes que pronostican su “modelo con intervenciones” se habrían evitado unas 16.000 muertes en España:

By comparing the deaths predicted under the model with no interventions to the deaths predicted in our intervention model, we calculated the total deaths averted up to the end of March. We find that, across 11 countries, since the beginning of the epidemic, 59,000 [21,000-120,000] deaths have been averted due to interventions. In Italy and Spain, where the epidemic is advanced, 38,000 [13,000-84,000] and 16,000 [5,400-35,000] deaths have been averted, respectively. Even in the UK, which is much earlier in its epidemic, we predict 370 [73-1,000] deaths have been averted.

Lo vuelvo a decir. Esto es engañoso. Lo que queremos es un informe que compare si se hubiese conseguido lo mismo con medidas menos radicales, agresivas, destructoras de la salud mental y física de los confinados y de la economía como las que se han llevado a cabo en España. La realidad es que no hay informes en este sentido y pienso que porque les da miedo que puedan dar como resultado que se podía haber conseguido lo mismo con muchísimo menos impacto y sufrimiento para todos. Especialmente, se podrían haber evitado muchas muertes de ancianos si se les hubiese puesto en un lugar seguro mucho antes y se nos hubiese dicho la verdad sobre este virus. Doy gracias que mis seres queridos de riesgo están sanos y salvos, aunque confinados y separados de mí. Podían haberlo estado mucho antes si se nos hubiese avisado. Sin embargo, ahora ya hemos pasado todos los 14 días de incubación del virus y seguimos encerrados en casa y sin poder vernos ni abrazarnos. Especialmente me preocupa la situación de esos ancianos que no tienen pareja y están viviendo este encierro completamente solos en un apartamento, con la única compañía de un chat por Skype de vez en cuando. Sin caminar, sin reirse, sin bailar, sin abrazar a sus nietos y bisnietos…

En fin, el Imperial College de Londres tendrá mucho prestigio pero para mí, este informe se lo puede meter donde le quepa. Me parece que llega a conclusiones que son de sentido común y de cajón. Obviamente si encierras a la gente en su casa, se reducirá en parte la tasa de contagio, pero a lo mejor puedes conseguir lo mismo si se quedan en su casa determinados colectivos clave (enfermos, de riesgo, contagiados…) y no imponérselo a todo el mundo por igual (sanos, enfermos, que viven en una aldea de 20 personas, en la capital…).

Es más, creo que una prueba de que los gobernantes están dando palos de ciego (esto si queremos pensar bien, claro) es que en Italia, ya se había alcanzado una meseta en el número de muertos cuando decidieron ser todavía más agresivos con las medidas de confinamiento. ¿Por qué? Si apenas estaban empezando a ver los resultados, ¿por qué daban un paso más? ¿No sería más bien una medida populista para agradar a la población y a la gente que pedía más y más en las redes sociales?

Llama la atención lo que dice en la página 6: “The close spacing of interventions in time made it statistically impossible to determine which had the greatest effect(Figure 1, Figure 4).” Es decir, que como las medidas se tomaron tan cerca unas de otras es imposible estadísticamente determinar cuál tuvo el mayor efecto…

Después, nos remiten a un anexo en la página 31 en la que hacen una especie de cronología de las medidas que se tomaron en España. En ningún momento veo yo, ni siquiera el 9 de marzo, que se les dijera a las personas mayores y de riesgo que se quedaran en sus casas y, si vivían en residencias, que sus familiares les sacaran inmediatamente de allí para prevenir contagios que podían ser fatales (obviamente, con test o cuarentenas preventivas en el domicilio).

En definitiva, me parece un informe más político que científico, que parece que quiere dorarle la píldora al gobierno de este país por alguna razón que todavía no alcanzo a entender. Ni siquiera intenta plantear preguntas científicas algo más incómodas como estudiar qué hubiese pasado si las medidas se hubiesen tomado una semana antes, por ejemplo. ¿Cuántas muertes se podrían haber evitado? Si se mira detenidamente la cronología de las intervenciones son realmente de vergüenza ajena, no se hizo lo que había que hacer antes y después se hizo demasiado sin ninguna explicación científica. ¿Por qué esas medidas? ¿Por qué en ese orden? ¿Saldremos alguna vez de este confinamiento?
Releo lo que acabo de escribir y me dan escalofríos. ¿Cómo puedo estar hablando de muertos de una forma tan fría? La estadística en determinados contextos es terrible y lo siento muchísimo. Detrás de cada número hay un ser humano, con una vida, una familia, una experiencia vital, un alma. Me duele mucho escribir todo esto pero creo que es necesario buscar la verdad y entender qué está pasando.
Relacionado:
La diplomacia española sugiere, además, que el recuento de fallecimientos que realiza España magnifica el problema respecto a otros países. “España es particularmente transparente en la contabilización. Se consideran muertos por coronavirus todos aquellos que han dado positivo en el test, aunque finalmente hayan fallecido por otras patologías. En cambio, hay países que solo computan a los muertos directamente por el virus, no por otras complicaciones”, explican en Exteriores. https://elpais.com/espana/2020-03-27/las-criticas-de-holanda-a-espana-avivan-el-riesgo-a-una-nueva-crisis-de-reputacion.html

Día 21: estado policial

Martes, 31 de marzo de 2020

El Ministerio de Sanidad, de la mano de la Secretaría General de Administración Digital da un paso más hacia el estado policial desde el mayor de los buenismos (“mejorar la eficiencia operativa de los servicios sanitarios”) con esta nueva orden:

Orden SND/297/2020, de 27 de marzo, por la que se encomienda a la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, el desarrollo de diversas actuaciones para la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19

Habría que señalar que hasta el mismo título es erróneo, ya que la crisis sanitaria la ha ocasionado el gobierno al no haber hecho nada en materia de prevención. No se le puede achacar a un virus la falta de previsión de las personas que se suponía que estaban al mando del estado. No habría habido crisis sanitaria si hubiese habido un mínimo de preparación. Pero no pasa nada. Una vez que la crisis sanitaria ya está aquí, lo prioritario es poner en marcha una app para controlarnos mejor.

Se afirma en el texto: “La aplicación permitirá la geolocalización del usuario a los solos efectos de verificar que se encuentra en la comunidad autónoma en que declara estar”. Creo que estas cosas antes solamente se podían hacer con autorización judicial, pero parece que la AEPD se ha manifestado al respecto. Supongo que, en teoría, el cruce de datos con las operadoras telefónicas se haría de manera “agregada y anonimizada”, no con nombre y apellidos, lo que podría hacer que cumpliera con la legislación de protección de datos (RGPD). Aún así, ¿quién nos asegura que no se usará para poner multas a las personas sanas que salen “demasiado” a comprar o a pasear al perro?

En China, la famosa aplicación con los códigos QR (Suishenban) que te puede pedir el guarda de seguridad del supermercado es esta:

La elaboró Fintech Ant Financial y por eso lo llaman también “código de salud Alipay”, que pertenece a Alibaba, el mayor grupo de internet que, por cierto, tiene como uno de sus directivos a un ex ejecutivo de Goldman Sachs, J. Michael Evans y su Vicepresidente Joseph Tai es de nacionalidad canadiense y estudió en Yale (para que luego hablemos de supuestas guerras comerciales entre países y demás…). La empresa Tencent (WeChat) ha sacado otra app similar. Los niños chinos durante la cuarentena recibían los deberes de sus profesores a través de la app Ding Talk, que también pertenece al grupo Alibaba. Las cámaras de seguridad con reconocimiento facial que vigilan a quien se salta la cuarentena (aquí todavía tenemos a la analógica gestapo de los balcones) se basan en bacos de imágenes:

Todas estas empresas colaboran con el régimen de Pekín, que usa sus avances tecnológicos y enormes bases de datos para dotarse del mayor sistema de control del mundo. Desde los selfis que nos hacemos con el móvil hasta las fotos que subimos a las redes sociales, o las que nos toman en los controles de aeropuertos, nuestros rostros están almacenados en bancos de imágenes que pueden identificarnos rápidamente. En China, la base de datos «Sky Net» permite reconocer en segundos a un individuo entre sus 1.400 millones de habitantes, asegura el periódico «Global Times», portavoz del régimen. Por su parte, el sistema Dragonfly Eye System, desarrollado por Yitu, identifica al instante una cara entre 2.000 millones de personas con una exactitud del 95,5 por ciento.

Este virus viene con sorpresa. El estado nos ofrece seguridad a cambio de renunciar a nuestra libertad e intimidad. ¿Conseguirán hacer esto en Europa? Creo que sí, a través del miedo lo conseguirán, ya sea gradualmente o mediante shocks traumáticos. Será la propia población la que lo pida a gritos. Yo, por lo pronto, me estoy pensando hasta tirar mi viejo móvil (que no tiene ni internet) a la basura. ¿Nos obligarán por ley a tener un smartphone? ¿Sería inconstitucional que nos discriminaran en algún establecimiento o servicio por no tener móvil? No nacimos para ser ganado en manos de cualquier político, banquero o empresario monopolístico con ansias ilimitadas de poder. Fuimos creados libres y tenemos el deber de defender esa libertad.

Esta noche, mientras leíamos los cuentos de mitología griega antes de dormir, no dejaba de pensar en esos héroes que lograban enfrentarse a terribles monstruos con su inteligencia y astucia, con más maña que fuerza. ¿Lograremos ser como Perseo frente a Medusa? ¿Nos ayudarán los dioses?

Perseo vencedor de Medusa. Luca Giordano. Museo del Prado

Relacionado:

– ¿Es el coronavirus una excusa para implementar el Big Brother en China? http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/1830703/coronavirus-excusa-implementar-big-brother-china

– Reconocimiento facial: https://www.eleconomista.es/tecnologia/noticias/9057614/04/18/El-creador-del-Gran-hermano-chino-ya-vale-4500-millones-de-dolares-tras-una-inversion-de-Alibaba.html

– El diario sorosiano progre sale a defender las medidas del estado policial: https://www.eldiario.es/tecnologia/Confusion-manipulacion-coronavirus-Gobierno-confundirse_0_1011399288.html

– La app de Díaz Ayuso, “A partir de ahora tampoco será necesario conceder acceso al GPS del dispositivo móvil si el usuario no lo desea, no obstante el sistema requerirá “la dirección del domicilio proporcionada en el registro, con la finalidad de prestación de servicios sanitarios si fuera necesario”. La app especifica que no será usada con objetivo de supervisar si el usuario respeta la cuarentena y permanece en su domicilio. También se ha eliminado la necesidad de proporcionar el correo electrónico”: https://www.eldiario.es/tecnologia/Madrid-coronavirus-rectifica-condiciones-privacidad_0_1009299143.html

– “Cuando esta situación acabe, habrá en manos de varios actores una ingente cantidad de datos de salud, y geolocalización, entre otros, que podrán ser tratados y reutilizados con ánimo de lucro y discriminatorio”, expone Manuela Battaglini, abogada especialista en el uso ético de los datos personales y portavoz de la acción. https://www.eldiario.es/tecnologia/privacidad-Gobierno-iniciativas-tecnologicas-coronavirus_0_1007900137.html

https://www.lavanguardia.com/vida/20200331/48212175939/imperial-college-prevencion-espana-salvado-vidas-coronavirus.html

 

– Programa piloto 5G en Sevilla: https://www.saladeprensa.vodafone.es/c/notas-prensa/np_piloto5G_andalucia/

– 5G: https://www.red.es/redes/es/categor%C3%ADa/pilotos-5g

– Eulogio López: https://www.hispanidad.com/enormes-minucias/coronavirus-creando-policial-sociedad-chivatos-pero-parecer-no-suficiente_12017203_102.html

– “La Consejería de Salud ha dejado de facilitar la edad de los enfermos fallecidos por COVID 19 desde el pasado lunes, cuando se registró un repunte en el avance de la enfermedad en Andalucía. Alegan protección de datos de los pacientes para explicar esta falta de información”: https://www.eldiario.es/andalucia/sevilla/Rafael-Estevez-victima-COVID-Sevilla_0_1010349083.html

– Rusia, sistema QR: https://www.lavanguardia.com/internacional/20200401/48255259910/coronavirus-rusia-tecnologia-vigilancia-derechos-humanos-covid-19-cuarentena-control.html

– Salir de la cuarentena: Los habitantes de la ciudad la ciudad de Wuhan podrán comenzar a salir de la metrópoli siempre y cuando consigan obtener el denominado como código QR de Salud Verde. Se trata de un certificado a través del que se acredita que la persona en cuestión no ha mantenido ningún tipo de contacto con personas contagiadas o que sean sospechosos de posible contagio de coronavirus. https://www.consalud.es/pacientes/especial-coronavirus/8-abril-cuarentena-wuhan-epicentro-pandemia-coronavirus_76379_102.html

Día 16, 17 y 18: ansiedad y desconexión

Jueves, 26 de marzo

Viernes, 27 de marzo

Sábado, 28 de marzo

No he escrito estos días porque de leer demasiadas noticias, cuidar de mis hijos y acostarme de madrugada y levantarme muy temprano estaba entrando en un bucle que realmente me iba a llevar a enfermar. Hubo un día en el que sentí una opresión en el pecho brutal por la ansiedad e incluso llamé a mi centro de salud para ver si me podían recetar algo puntual. Supongo que ya lo sabréis pero los centros de salud en Madrid (al menos el mío) atienden de forma telefónica, no presencial, lo que está siendo también criticado ya que también eran un filtro para evitar colapsar las urgencias. ¿Cosas de la profecía autocumplida? Tardaron en cogerme el teléfono pero al final me devolvió la llamada mi doctora, me dio algunos consejos para manejar la ansiedad y me hizo una receta de un medicamento que por ahora no he recogido. He optado por intentar hacer una cura de sueño, algo de desconexión informativa y películas malas españolas, de esas comedias locas subvencionadas con alguna que otra vieja gloria que al final ni se estrenan en los cines de lo malas que son.

Una vez tratada la ansiedad en su momento agudo, para prevenir sí he intentado leer contenido de alta calidad, como los libros del Cardenal Sarah de los que hablé anteriormente. A mí me transmiten muchísima tranquilidad, serenidad y templanza, a pesar de no edulcorar en nada el momento histórico en el que se encuentra la sociedad occidental. Obviamente, están escritos antes de que apareciera esta epidemia, pero los problemas espirituales que señala creo que están muy relacionados con la forma de abordar esta cuestión: la mentira, el egoismo, confundir buenismo con virtud, el deseo de algunos de ser como dioses transhumanistas, la muerte de Dios, la pérdida del Padre, el maquiavelismo y la lucha de todos contra todos. En definitiva, la falta de amor. Y todo esto lo señala, no solo hacia el mundo ateo sino que su descripción más crítica se centra en los miembros de la propia Iglesia. En fin, un libro que hay que leer.

Yo ya me he acostumbrado, desde hace unos años, a leer y a escuchar todo lo que me decían los grandes medios que no había que leer ni escuchar. Es más, cuanto más grande es la campaña de boicot o censura hacia ciertas posturas, más curiosidad siento para leer sus libros y formarme mi propio criterio. Siempre me pregunto, qué estará diciendo tal o cual persona para que todos los medios de comunicación (controlados por los monopolios empresariales a nviel mundial) me digan que no debo leer o comprar un determinado libro. Esto, desde hace unos cuantos años, me ha hecho leer cosas que antes no se me hubiese ocurrido leer ni por asomo. Me dan igual las etiquetas, me dan igual los prejuicios, me dan igual los insultos, me dan igual las ideologías y los líos politiqueros entre la izquierda y la derecha.

Día 10: aprender a vivir encerrado

Viernes, 20 de marzo de 2020

Ayer no pude escribir pero sí estuve hablando por teléfono con diferentes personas. Durante el día, por los niños, no escucho la radio ni pongo videos sobre el “monotema”. El panorama en la calle sigue siendo desolador (no me quiero imaginar el de los hospitales…). Las miradas de la gente, las mascarillas, los guantes, la sensación de irrealidad y de negación. ¡Esto no puede estar pasando! Está sucediendo, además, un fenónomeno inquietante. Siento que se mira mal a las madres con niños (se juzga sin saber las circunstancias y horarios de cada familia) y, además, creo que esto puede crear en los niños algún tipo de trauma. No sabemos tampoco cómo evolucionará todo esto en lo que atañe a la parte biopolítica y psicopolítica de este virus, una dimensión que tampoco hay que subestimar.

Me ha parecido muy inquietante este párrafo de esta noticia sobre Lombardía y es que internet, las apps y los móviles están jugando un papel muy importante en el control de la población:

Según datos publicados este miércoles y conocidos a través de la localización de los teléfonos móviles, un 40 por ciento de la población de Lombardía (el motor económico de Italia) sigue desplazándose habitualmente, muchos por motivos de trabajo pero otros por movimientos “superfluos”, según el consejero de Sanidad de la región, Giulio Gallera.

Aunque la presión social que recibe el individuo no proviene de las leyes y las multas sino del miedo al vecino, lo que recuerda mucho a lo que se vivía en muchas dictaduras. Todas estas cosas aparentemente tan superfluas nos van a pasar factura a nivel social. Eso sí, siempre apelando al buenismo, al “por su bien”, “por responsabilidad”, etcétera, cuando no amenazando con medidas legislativas más duras que se justificarán, por supuesto, en los comportamientos de los irresponsables que se saltan las normas (y a los que tienen geolocalizados, aunque por ahora entiendo que con datos anonimizados). Ahora ya no hay individuos, ahora hay un grupo, un rebaño, un enjambre.

Una de mis preocupaciones cuando comenzó todo esto era el tema de las UCIs, porque creí entender que esa era la clave de la cuestión y por la que se nos pedían todos estos esfuerzos. Sin embargo, sigue sin cuadrarme toda esta falta de previsión y de caos desde las diferentes administraciones. No sé si el caos ha sido improvisado o ha sido un caos controlado. Me cuesta creer que sea posible tanta inutilidad junta y tengo la tentación de pensar que todo esto es un caso típico de “doctrina del shock”. No sé cuál de las dos opciones es peor. Creo que me gustaría pensar que es inutilidad porque eso me hace albergar algo más de esperanza en el género humano.

Pero lo preocupante ahora son los enfermos y los fallecidos. Ayer de repente cai en la cuenta de que se cerraron colegios y centros de día de mayores pero no las residencias. Esta pregunta no es baladí, creo que es el tema central del asunto, el meollo de la cuestión, ya que toca la fibra y es muy espinoso, un tabú en nuestra sociedad. Creo que la administración tenía que haber preguntado, en esta ocasión y en otros brotes epidémicos de años anteriores, a los familiares si querían llevarse a sus familiares a casa, informándoles de los riesgos de dejarles en las circunstancias actuales. ¿Se hizo? Pero a lo mejor decir esto es demasiado flojo y políticamente correcto porque quizás lo que habría que haber hecho es cerrar las residencias desde el minuto 1. ¿Qué pasa? Que lo mismo nos encontramos con el problema de la crisis de los cuidados en nuestra sociedad. ¿Quién cuidaría de esos ancianos? Las personas con las que he hablado este tema me dicen que, claro, cada uno tiene sus circunstancias, que no todo el mundo se puede hacer cargo de sus padres, que algunos casos están medicalizados y no se pueden atender en el hogar, etcétera. No lo sé, no soy yo nadie para juzgar los casos particulares de cada cual pero sí considero que si se van a dedicar tantos millones de endeudamiento para esta crisis, una buena parte tendría que haber ido dirigida a salvar la vida a nuestros mayores.

https://www.heraldo.es/noticias/aragon/2019/03/07/los-brotes-de-gripe-en-residencias-causan-la-muerte-de-siete-ancianos-desde-octubre-1301696.html

Es curioso, sin embargo, que el cierre de los colegios no fuera tan conflictivo al lado de este temón tan espinoso. Los niños se quedaron en un primer momento y en algunas familias con los abuelos (otra paradoja) y después con los padres que han dejado de trabajar presencialmente o que incluso han perdido el trabajo. Los niños están en casa y muchos abuelos y bisabuelos en las residencias.

Ya en un plano más personal, las residencias me parecen muy tristes. Sé que hay algunas que deben de estar muy bien, muy caras y muy preparadas, pero las normales y corrientes me parecen tristes, deprimentes y horribles. Pensar que yo misma podría acabar allí en unos años me da pavor. Creo que toda persona se visualiza a sí misma de vieja o bien viviendo en su casa o con sus familiares. Sin embargo, esto creo que cada vez es más raro. La gente no se puede hacer cargo de sus padres porque tienen sus propios trabajos, son como las guarderías de los ancianos.

La medida que tomó la Comunidad de Madrid fue la de restringir las visitas de los familiares, no cerrar la propia residencia y mandar a las personas internadas allí con sus familias a hacer la cuarentena (sanos o asintomáticos) y a los muy enfermos a la UCI de un hospital. Entiendo que cuando hay un brote en un geriátrico se les hará el test del COVID-10 para ver si dan positivo. Pero aislarles de sus familiares me parece totalmente inhumano.

Creo que todo esto es una gran incongruencia. Son la población de más riesgo, según las estadísticas y, por otro lado, son a los que menos se ha protegido realmente.

Llevo días intentando averiguar el nivel de saturación de los hospitales madrileños y hecho en falta más información clara y centralizada sobre este tema. En el teléfono de información no tienen cifras y muchas veces te dicen generalidades o que saben lo mismo que tú.

En este artículo dice que “bordean el colapso”: https://www.eldiario.es/sociedad/hospitales-Madrid-bordean-material-coronarivus_0_1007200253.html

En la Comunidad de Madrid, al comenzar este 18 de marzo había 491 pacientes en las UCI, según el último recuento oficial del Ministerio de Sanidad. Se había copado más de dos tercios de la capacidad ordinaria de los cuidados intensivos.

Desde luego las informaciones que nos llegan son muy preocupantes y se describen ambientes de trabajo muy estresantes para los profesionales sanitarios que no dan abasto y necesitan material. Es una profesión muy sacrificada y en momentos como estos es cuando se ve toda su entrega a los demás. Sin embargo, creo que los datos estadísticos necesitan ser contextualizados, necesitaríamos saber si este nivel de colapso nunca se había dado hasta ahora o en los picos de gripe de enero se dan situaciones similares.

Sigo pensando que no está justificado el encierro del 100% de la población de un país entero en sus casas pero como es la ley, me callo y la cumplo. Entiendo que si las urgencias están saturadas prefieren que no vaya gente que se rompa una muñeca jugando al futbol o haciendo cosas que no son estrictamente necesarias. Ahora bien, los accidentes domésticos ocurren y a la gente en casa también le puede dar un ictus o hay que operarla de apendicitis así que no sé qué va a ser de nosotros.

Yo, por lo pronto, leeré la parábola del hijo pródigo y rezaré un padre nuestro.

 

Relacionado:

11-m: https://www.periodistadigital.com/ciencia/salud/20200311/exclusiva-colapso-hospitales-madrid-coronavirus-salas-llenas-medicos-infectados-e-improvisacion-noticia-689404277803/

17-m: “A primera hora, 446 enfermos permanecían ingresados en las UCIS de la mayoría de los hospitales de Madrid”:  https://www.larazon.es/salud/20200317/dro334tf7ja7roxeqzh2tfnsqq.html 

17-enero: Artículo sobre la Gripe-A. “Villegas tachó de «alarmante» el hecho de que los primeros pacientes ingresados en UCI no perteneciesen a grupos considerados de riesgo. Por esta razón, no estaban vacunados. Así ocurrió con la primera fallecida, una joven de 30 años «sin patologías previas». Sin embargo, y pese que «es algo que alarma», el consejero recordó que «todo el mundo, en un momento determinado, puede tener una complicación por este virus».” https://www.laverdad.es/murcia/trece-pacientes-gripe-20190117011122-ntvo.html

– Sobre los triajes en las UCIs: https://www.noticiasdenavarra.com/actualidad/coronavirus/2020/03/20/sanidad-admite-presion-uci-obliga/1032276.html

– Brote de gripe en 2017 en residencias: https://www.heraldo.es/noticias/aragon/2019/03/07/los-brotes-de-gripe-en-residencias-causan-la-muerte-de-siete-ancianos-desde-octubre-1301696.html

– PLAN DE CONTINGENCIA PARA LOS SERVICIOS DE MEDICINA INTENSIVA FRENTE A LA PANDEMIA COVID-19: https://semicyuc.org/wp-content/uploads/2020/03/Plan-Contingencia-COVID-19.pdf

-Familiares piden sacar de las residencias de ancianos los casos sospechosos:

https://www.lavanguardia.com/vida/20200318/474248670916/familiares-piden-sacar-de-las-residencias-de-ancianos-los-casos-sospechosos.html

– El virus se ceba en las residencias: “Hay que sacar ya a los ancianos contagiados”, “En esta situación de saturación, los ancianos que son contagiados no son candidatos a hospital: no los van a intubar ni les conectarán a un respirador”, Para el presidente de la SEGG, la única manera “de frenar los contagios y dar una oportunidad al resto de ancianos es destinar centros específicos para estos ancianos contagiados. Estamos aún a tiempo: https://www.elconfidencial.com/espana/2020-03-19/residencias-ancianos-focos-sistema-muertos-coronavirus_2505848/

– Documento técnico “Recomendaciones a residencias de mayores y centros sociosanitarios para el COVID-19”: https://www.segg.es/media/descargas/Residencias-y-Centros-sociosanitarios.pdf

– Madrid cierra los centros de ocio para mayores para evitar nuevos contagios:

https://www.elconfidencial.com/tecnologia/ciencia/2020-03-06/medidas-amas-residencias-mayores-madrid-coronavirus_2485259/

– Recomendaciones de Reino Unido actualizadas a 20 de marzo: “You can also go for a walk or exercise outdoors if you stay more than 2 metres from others. https://www.gov.uk/government/publications/covid-19-guidance-on-social-distancing-and-for-vulnerable-people/guidance-on-social-distancing-for-everyone-in-the-uk-and-protecting-older-people-and-vulnerable-adults

María José Pintor Sánchez-Ocaña ¿Por qué los 6.500 muertos por gripe en España duelen menos que los fallecidos por coronavirus? https://diario16.com/por-que-los-6-500-muertos-por-gripe-en-espana-duelen-menos-que-los-fallecidos-por-coronavirus/

 

Día 5: encerrados en el laberinto

(IMPORTANTE: ESTE POST NO ESTÁ ACTUALIZADO RESPECTO A LA SITUACIÓN ACTUAL)

Domingo, 15 de marzo de 2020

Hay gente que piensa que la estrategia de China, Japón y Corea del Sur funciona por características culturales y políticas propias, ya que en esas sociedades tienen más un espíritu de “todos juntos trabajando en la misma dirección” y en el sur de Europa no tenemos esa capacidad de sacrificio por una persona que no conocemos. Esto lo ha dicho más o menos así alguien concreto que no voy a citar porque en realidad lo podría haber dicho cualquiera. Eso, que en ese tipo de argumentos se critica y se pinta como algo malo, se llama libertad, el espíritu indomable de algunos pueblos. La libertad individual y colectiva es algo muy importante para entender lo que somos como sociedad, de dónde venimos y a dónde vamos. Cuando se pierde ese amor por la libertad y se sustituye por un deseo de seguridad total a costa de todo entonces uno empieza a tener como modelo regímenes capitalistas-comunistas como el chino en el que la privacidad y los derechos del individuo no cuentan para el poder. El sacrificio por las demás personas es algo muy loable siempre que se haga en base a la verdad. A lo mejor cierta medida es muy sacrificada pero no termina de ayudar de verdad o no hace nada, ni bueno ni malo.

La cuestión principal es, apenas trazada en el telediario de esta noche más preocupado por la anécdota graciosa que por lo importante, ¿por qué no se construye un “hospital COVID-19” temporal en Madrid en IFEMA u en cualquier otro lugar si se considera que va a haber un colapso de la Sanidad? ¿O un hospital de campaña frente a los hospitales y existentes para derivar los casos graves que necesiten hospitalización y UCIs con respiradores? Me gustaría saber, por ejemplo, si en el caso de que un familiar mío enfermara gravemente por el coronavirus tendría una cama libre en el hospital más cercano o. ¿Eso está asegurado a día de hoy? ¿Cuál es el plan B si llega un momento en el que no lo está?

Por otro lado, el coronavirus tiene un punto extraño que lleva a los políticos a dar giros y bandazos cada semana: un día no pasa nada, hacemos vida normal, la gente va a la mani del 8-m y a la semana siguiente estamos en estado de alarma.  Yo sigo sin entender nada. Tengo la sensación de que a este gobierno todo esto les ha superado.

Hoy he salido a comprar y aunque el barrio estaba mucho más vacío había bastante movimiento. He visto a gente con caras preocupadas, como todos estos días, y tristes. Miradas que me costaba reconocer por causa de las mascarillas. No conozco a nadie infectado por coronavirus de forma directa, por ahora.

Cuando me meto en internet o cotilleo a ver cómo están los mentideros de Twitter veo que hay una tendencia constante a acusar a toda persona de no estar en casa, de ser un frívolo por hacer tal o cual cosa, un inconsciente, un irresponsable. En realidad, antes de lanzar esas acusaciones esas personas tendrían que demostrar que encerrar a todo un país en casa tiene alguna ventaja respecto a tomar medidas dirigidas exclusivamente a los grupos de riesgo, a infectados o a las personas que trataron a un infectado. China nunca podrá probarlo, ya que es posible que aislando a determinados sectores de la población se hubiese conseguido lo mismo. En cualquier caso, da igual. Es preocupante la admiración por los regímenes dictatoriales y el autoritarismo que esta crisis está despertando entre los españoles. Además, Vox, que perfectamente podría haber jugado la baza de Boris Johnson ha optado por ser más papista que el papa, exigiendo más y más medidas en lugar de plantearse los riesgos/beneficios probados de cada una de ellas. No hace falta elegir entre la economía y salvar vidas. Esa es una falsa dicotomía que algunos medios de comunicación están planteando manipulando incluso las palabras del primer ministro británico. Ver, por ejemplo, este titular: “Coronavirus: Reino Unido se diferencia del mundo, sacrifica a los más vulnerables y privilegia la economía”. Es que continuar la actividad económica salva vidas, porque se pueden contratar médicos y comprar material necesario. En Italia los lemas cambian del “quédate en casa” a “Italia no se para”. No sé si el giro va en esa dirección.

Hoy, además, he reflexionado sobre el hecho de la relación entre el alto número de muertes en Italia con el mayor número de ancianos y su mayor esperanza de vida. Es decir, que la alarma que nos causan las cifras y el miedo que nos infunden quizás habría que contextualizarlo con la demografía de Italia y de España. Es un virus que se ceba con la gente mayor y nosotros somos un país envejecido. Yo estoy tranquila porque mis seres queridos más mayores están sanos y encerrados en sus casas, pero a la vez no sé si psicológicamente podrán soportar la soledad que suponen estas medidas. Yo me veo con 80 años y buena salud relativa y a lo mejor me rebelaba contra el estado de alarma por no poder soportar más estar en casa sola, sobre todo si fuera viuda. Es fácil caer en la depresión y la ansiedad en estas circunstancias. Sobre todo porque a esas edades lo que quieres es poder ver jugar y abrazar a tus hijos, nietos y bisnietos.

Los niños encerrados en casa están como motos, tienen muchísima energía y me preocupa que la falta de ejercicio les perjudique. Mañana nos pondremos con unas rutinas de ejercicio. En cuanto a su educación por ahora estoy priorizando el juego libre que ocupa la mayor parte del tiempo. Ahora por fin la desescolarización y el “homeschooling” son legales en España gracias al Estado de Alarma así que podemos realizar nuestro propio curriculum educativo. En nuestro caso leemos cuentos de mitología griega para niños, ya que como la tendencia es a anular todo resquicio de la cultura clásica occidental pues creo que hay que reforzar por ahí y así de paso aprendo yo también. Está muy bien porque no tienen nada que ver con esos cuentos extraños de algunas editoriales infantiles de moda que no me gustan nada (en especial uno que a uno de mis hijos le encantaba, el de “Los tres bandidos”…). Los cuentos mitológicos tienen chicha, hay heroísmo, épica, energía, valores, drama… Vamos, básicamente, todo lo que le falta a los cuentos modernos. Es verdad que son crudos, hay violencia, monstruos bastante intimidantes, pero en general a los niños estas historias les dejan alucinados porque son personajes con mucha consistencia. Leyendo el de los trabajos de Hércules no podía dejar de preguntarme si a alguien se le había ocurrido ya hacer un videojuego del argumento porque su estructura se acopla perfectamente a un formato de pasar pantallas…

Hoy hemos leído el de la historia de Ícaro y Dédalo, que se conecta con otro cuento que leímos el otro día sobre Teseo y el minotauro. No deja de ser paradójico estar leyendo estas historias de personajes atrapados en laberintos cuando nosotros estamos encerrados en casa por mandato legal (sí, soy mala malísima por hablar en esos términos y voy a ir al infierno de la corrección y el buenismo). Nuestra casa se ha convertido en nuestro propio laberinto, dentro de otro laberinto que es nuestro país. Mientras les leía la parte en la que Ícaro y Dédalo se fabrican unas alas con las plumas que encuentran y consiguen volar, vi en los ojos de mis hijos una ilusión por ser capaces de salir de alguna forma de este encierro, quizás volando con su imaginación.

Tengo pensado también leer la Biblia para niños. En la Biblioteca Nacional encontré una versión en manga que me llamó mucho la atención y la compré para ellos hace meses. Leeremos esa versión y también la de verdad. Creo que no se puede hablar de cultura sin conocer la mitología griega y el Antiguo y Nuevo Testamento. No sé en qué momento la escuela pública obligatoria lo olvidó ni me importa pero ahora que tomé conciencia de dónde venimos puedo al menos en mi familia colaborar a sentar unos cimientos fuertes como una roca.

Mi pésame para esas familias que han perdido a sus abuelos, bisabuelos y familiares. No son números, son vidas llenas de valor.

Mi agradecimiento a todas las personas que están trabajando para salvar vidas y todas aquellas fuera de los hospitales que siguen al pie del cañón, haciendo que no caigamos en el caos.

Buenas noches.

Relacionado:

Día 3: confusión y preguntas

(IMPORTANTE: ESTE POST NO ESTÁ ACTUALIZADO RESPECTO A LA SITUACIÓN ACTUAL)

(Fe de erratas: había un error en las cifras que ya he corregido. 16/03/2020)

Viernes, 13 de marzo de 2020

Hoy estoy agotada así que no voy a poder escribir mucho. Hoy hemos estado en casa (yo intentando teletrabajar con tres niños) y al final de la tarde he llamado al teléfono oficial de información sobre la COVID-19 (900 102 112 ) y después le he dado a la opción 1 (información) para preguntar dos cuestiones:

1. Ya sé que se han precintado los parques infantiles pero, ¿podemos ir con los niños a algún rincón apartado de parques como la Casa de Campo o la Dehesa de la Villa?

2. No se recomienda realizar viajes pero, ¿se puede ir a la casa del pueblo si está dentro de la Comunidad de Madrid, de puerta a puerta?

A la primera pregunta la persona que me ha atendido se ha quedado media callada y dubitativa. Al final me ha dicho que ella entendía que sí porque lo peligroso de los parques era la aglomeración de niños y que toquen superficies. Me ha dicho que sobre la declaración de Pedro Sánchez tenían la misma información que yo. Efectivamente, me ha dado la impresión de que tampoco a las personas que están en el teléfono les han dado unas directrices claras sobre lo que se puede o no hacer. Efectivamente, nos hemos ido a un rincón de la Dehesa de la Villa con el coche.

A la segunda pregunta me ha dicho que si es dentro de la Comunidad de Madrid ningún problema pero que hay mucha gente irresponsable que se han ido fuera, hacia otras comunidades autónomas y que eso, no se recomienda, claro.

Todo lo que está pasando me parece una locura. Hace una semana estaba en un restaurante comiendo con amigos, había convocada una macromanifestación feminista en Madrid y un mitin político en Vista Alegre y hoy nos dicen que se va a decretar el Estado de Alarma.

Supongo que sigo en fase de negación pero le doy vueltas y vueltas a las cifras de la gripe común y no comprendo por qué con la gripe no se había creado nunca esta alarma y lo dábamos por supuesto:

Los profesionales del CIBER de Epidemiología y Salud Pública (Ciberesp) y del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) han estimado en el resumen de la temporada de gripe 2017-2018 que cerca de 800.000 personas padecieron la enfermedad. De ellas, 52.000 tuvieron que ser ingresadas y cerca de 15.000 fallecieron”. (…)

Se calcula que el número de afectados fue de 752.000 personas. En 52.000 de los casos fue necesaria hospitalización, 14.000 de estos tuvieron complicaciones graves y 3.000 requirieron ingreso en la UCI.

La temporada de gripe son varios meses, de noviembre a abril (6 meses). Así que:

52.000/6 = 8.666,7 ingresos hospitalarios al mes de media

14.000/6 = 2.333,3 hospitalizaciones graves al mes de media

3.000/6 = 500 ingresos en la UCI (obviamente habrá picos en los meses más fríos). Por día serían 17 ingresos de media al día.

15.000/6 = 2500 muertos al mes de media (obviamente habrá picos en los meses más fríos). Por día serían 83,3 muertes al día de media, hay que tener en cuenta el pico máximo.

A 13 de marzo de 2020 tenemos 133 muertes confirmadas por coronavirus. El primer fallecido lo hizo el 13 de febrero así que son 133 muertes en este primer mes de epidemia.

No quiero extender ningún bulo con esto y si hay algún error en estas cifras ruego que alguien me lo explique y lo corregiré. Solamente estoy tratando de entender qué está pasando y por qué mi país va a entrar en Estado de Alarma.

También me ha llamado la atención este fragmento de entrevista a Adolfo García Sastre (la negrita es mía):

-Entonces, ¿merece la pena trabajar en su contención?

No creo que su contención completa sea posible, pero las medidas de contención sirven para ralentizar la expansión del virus. Esto es más importante de lo que parece: no es lo mismo que en España infecte a cinco millones de personas en dos semanas que en un plazo de tres meses. Si las infecciones ocurren en dos semanas se colapsarían los hospitales y la atención sanitaria. En el otro caso es más agotador pero los servicios no se llegan a colapsar.

-¿Hay buenas noticias en relación con la epidemia?

Es difícil predecir, pero creo que va a ser como un año duro de gripe. Habrá muchos más muertos de lo habitual, pero tampoco es un motivo para estar completamente alarmado. La mayor parte de los fallecimientos van a ocurrir en personas mayores, al igual que ocurre con la gripe, y ellas serán las que tengan que poner más medidas para evitar el contagio. No creo que haya muchas defunciones en niños o adultos jóvenes y esto es una buena noticia.

Es decir, sobre las medidas, no habla de Estado de Alerta, cuarentenas a toda la población a modo de arresto domiciliario o de aplicar medidas a la población en general sino que las personas de más riesgo son a las que hay que dirigirse (medidas específicas). Recomiendo escuchar su entrevista en el podcast de Alex Fidalgo.

Me voy a dormir sin saber si hay alguien al mando de toda esta locura. Me da más miedo el alarmismo y el pánico por el caos y la improvisación política que el propio virus. El virus puede matar, pero no haber hecho una evaluación de beneficios/riesgos sociales de lo que supone el miedo en la población lo vamos a pagar muy caro y, de rebote, va a afectar de lleno a los presupuestos de sanidad de los próximos años. Sobre los costes psicológicos y la desconfianza que existe entre las personas ni hablamos.

Relacionado:

Día 2: ¿La profecía autocumplida?

(IMPORTANTE: ESTE POST NO ESTÁ ACTUALIZADO RESPECTO A LA SITUACIÓN ACTUAL)

Jueves, 12 de marzo de 2020

Leo en Twitter a Víctor González de Vox hablando de una app maravillosa que usan en Corea del Sur para registrar los contagios por COVID-19. Esta app puede suponer una vulneración de la protección de datos de las personas y de algunos derechos constitucionales, pero parece que se nos quiere convencer de que estamos en un momento en el que debemos sacrificar nuestra libertad como así se ha hecho en otros países. Si viviera en Corea me costaría bastante pensar que debo entregar mi confianza total en el Estado y el Big Data (sabiendo que existe la posibilidad de que la información acabe en manos de políticos ineptos o que la puedan usar con maldad). El Big Data se nos presenta como la varita mágica que tiene la solución a todos los problemas. Mala suerte para las personas que no tienen smartphone, quizás el Estado les obligue a tener uno y se lo regalará, no lo sé.

Observo también cómo la mayor parte de la gente en las redes sociales está deseando que se cierre Madrid y se tomen medidas contundentes porque China lo ha hecho todo muy bien y deberíamos imitarla. En Vox prefieren hablar de Corea del Sur.

La realidad es que mientras estaban discutiendo en el Congreso si sacaban la nueva ley de libertades sexuales se podría haber estado debatiendo sobre las medidas a tomar para prevenir una epidemia sin dañar el tejido productivo del país. ¿Por qué no tener un plan de acción para reconvertir gimnasios y centros de congresos en centros de atención al COVID-19 que no saturaran el sistema nacional de salud? ¿A día de hoy hay alguien pensando en esto? ¿Estaban muy preocupados discutiendo sobre el sexo de los ángeles?

En el ámbito más cotidiano he ido a hacer la compra y en el Plaza de Día no quedaba leche. En el Alcampo sí. ¿Tampoco se podía preveer que la gente iba a almacenar comida? No somos locos ni apocalípticos. Es de lógica almacenar comida si puede suceder lo que ha sucedido en Italia. Seguramente no nos falte comida pero puede que haya muchas menos tiendas abiertas y cueste encontrar algunos productos. Es ser previsor, exactamente lo contrario de lo que han sido las administraciones. Por tanto, en lugar de reirnos del ama de casa que va con un carro lleno de productos, entre ellos, papel higiénico, a lo mejor tendríamos que aprender de las personas que planifican y tienen visión de futuro, como hacen los ejércitos y los “think tank”, ellos sí trabajan por escenarios.

Todavía tengo fases de tristeza, desánimo, enfado, dudas, preguntas. En algunos momentos del día pienso que lo mismo este es efectivamente un virus normal y corriente, como los que nos atacan en el cole de vez en cuando y que a veces son bastante potentes y que hacen caer a toda una clase, uno a uno, junto con sus respectivas familias. Creo recordar que en enero hubo un brote de virus entre los niños y algunas madres (yo incluida). ¿Sería coronavirus y todavía no lo sabíamos? Pero en otros momentos del día o cuando hablo con otras personas pienso que a lo mejor es un virus más peligroso de lo que pienso. Si es así, ¿por qué no se tomaron medidas desde el primer aviso? Y si no es tan grave, ¿por qué se baraja el estado de sitio? Es decir, no puede ser que se pida tranquilidad a la población y a la vez veas que se toman medidas descoordinadas, extrañas, sin previsión sobre qué hacer con los niños. Les llevas al parque y al día siguiente te dicen que van a cerrar los parques. ¿No lo podían haber dicho y hecho todo a la vez?

Yo hoy iba a ir a mi clase de baile y ha sido mi pareja la que me ha dicho que mejor no fuera. No entiendo las medias tintas. O hacemos vida normal o hacemos una cuarentena total. No puedo comprender la incoherencia de mandar a los chavales a casa y después que no se nos den más indicaciones. Leo y releo la documentación oficial del día que anunciaron la suspensión de las clases y no veo nada de esto. En cualquier caso ahora veo que mi escuela de danza ya había colgado hoy un comunicado en sus redes sociales advirtiendo del cierre, es decir, me habría encontrado la puerta cerrada.

Por el día, no pongo las noticias delante de los niños. Me preocupa mucho que puedan sentir miedo por la situación así que todo el día se lo han pasado jugando o leyendo. Hoy he comprado 1.000 folios y un parchís. Sin embargo, no sé si en algún momento se agobiarán por la situación de no poder salir de casa. También me dan pena los niños que ahora tienen cumpleaños y no van a poder celebrarlo con todos los amigos. Sé que puede sonar muy frívolo cuando hay personas que lo están pasando tan mal en las UCIs o personas que han perdido a sus familiares y lo siento muchísimo.

Al final del día, cuando los niños se duermen tengo tiempo para hablar con amigos y familiares y me ponen al día, unos más asustados y otros más tranquilos. Me dicen que se quedan en casa y yo, aunque todavía no comprendo bien los riesgos/beneficios de aplicar medidas a toda la población en lugar de aislar al sector de riesgo solamente y aumentar plazas hospitalarias y UCIS supongo que me tengo que tragar mi orgullo y mi rebeldía por la presión social.

No me da buena espina la aparente falta de previsión política y la toma de medidas por fases para terminar acabando en el mismo sitio que Italia. Me pregunto qué ocurrirá con la recogida de basuras de los barrios, especialmente en el mío que es uno de los más sucios de Madrid… Y con otras cosas más que no me atrevo ni a escribir.

También le doy muchas vueltas a lo largo del día a si la saturación hospitalaria y de UCIs por coronavirus no es una profecía autocumplida. ¿Lo es?

Leo en  El Mundo:

“Las autoridades locales han advertido que ya no quedan cámaras mortuorias disponibles en los hospitales de la zona y los tanatorios de las dos ciudades son insuficientes. Los féretros están siendo trasladados a varios cementerios e iglesias, donde se acumulan en espera de poder ser incinerados. En la pequeña población de Zogno, el párroco ha decidido tocar las campanas fúnebres una sola vez por cada fallecido, para evitar tener que estar haciéndolo en continuación, cuenta ‘Il Corriere della Sera’. Los funerales están prohibidos en todo el país.”

Buenas noches y espero que mejoren los afectados. Muchos ánimos. Los necesitamos para ganar esta partida de parchís.

Relacionado:

El plan de Madrid contra el coronavirus: quedarse en casa, hoteles medicalizados y cerrar discotecas y parques infantiles.

 

Día 1 en Madrid sin colegios “como consecuencia de la situacion y evolución” del coronavirus (COVID-19)

(IMPORTANTE: ESTE POST NO ESTÁ ACTUALIZADO RESPECTO A LA SITUACIÓN ACTUAL)

Miércoles 11 de marzo de 2020

Bueno, ahora mismo soy solamente una persona más afectada de momento, no por el virus, pero sí por las medidas políticas de prevención que ha establecido la Comunidad de Madrid con la suspensión de la asistencia a los colegios, guarderías y demás centros formativos. Me he quedado hoy en casa con mis tres hijos y he mantenido contacto por correo electrónico con el trabajo (yo ya tenía varios días de teletrabajo por un proyecto interno de la universidad). Durante estos días he hecho mis compras con normalidad aunque esta noche sí he visto por primera vez estantes vacíos en papel higiénico y en la parte de las bandejas preparadas de carne. Doy por perdidos el dinero de dos semanas de comedores del cole, extraescolares y dos semanas de guardería privada pero  lo que más me preocupa es saber cómo lo van a llevar los niños, si se ampliará, si se cerrará Madrid, qué pasará con los abuelitos que viven solos como mi propia abuela. En fin… Lo importante es que la gente enferma hospitalizada, tanto de la gripe normal, por neumonía o por el COVID-19 se recupere bien y así se lo deseo.

Realmente han sido unos días muy difíciles, de dudas, preguntas, ansiedad, enfado… Básicamente de no comprender qué estaba pasando. Si para la mayor parte de la gente es como un simple resfriado o una simple “gripe”, ¿por qué se están tomando medidas tan coercitivas con las libertades? Luego alguien me explicó que era para no colapsar las UCIs y los hospitales y evitar un pico de afluencia. Me dijeron que se trataba de hacer que se repartieran los casos en el tiempo para que el sistema de salud pudiera asimilarlo, ya que era un virus muy contagioso.

Creo que este modelo teórico de El Periódico se basa en esa teoría sobre los brotes epidémicos:

Sin embargo, hay algo que sigue sin cuadrarme. Si de lo que se trata es de no colapsar los hospitales, ¿por qué hay personas con coronavirus y síntomas leves ingresados? Ver, por ejemplo, lo que cuenta el propio periodista deportivo Kike Mateu en su twitter:

Y otro pantallazo en el que habla de los síntomas leves que se van con paracetamol o nolotil:

Y ya el último pantallazo que es el que me parece más preocupante, ya que habla de una bacteria de hospital. Es decir, estar en un hospital también tiene riesgos yatrogénicos que todo el mundo conoce. Por eso, después de leer estos mensajes me quedo todavía más confusa. Si este paciente tenía síntomas leves, ¿por qué le ingresaron? ¿No es más peligroso el hospital, por si te contagias de alguna bacteria que ande por ahí? Dejo a los especialistas que nos lo expliquen mejor, porque entiendo que por unos twits no podemos conocer el caso clínico en profundidad.

Gracias a otro mensaje de respuesta de otra paciente, nos enteramos de que ella también está ingresada en Francia sin síntomas aparentes:

Y yo me pregunto, ¿así no se satura y colapsa la sanidad pública?

De un tuit voy navegando a otro tuit de otro paciente con COVID-19 ingresado, el periodista Juan Carlos Villena en el que afirma que se ha curado con antibióticos de una neumonía no común aparejada a un virus sin vacuna. También informa de que también están ingresados sus padres. Desde aquí les deseo una pronta recuperación a todas estas personas y que poco a poco podamos entender qué es lo que está pasando ya que reina una gran confusión entre la población:

Medidas y preguntas

Entonces ahora viene mi duda y mi pregunta. Este médico español en Milán dice que esta “gripe” puede venir toda de golpe a diferencia de la normal. ¿Es la enfermedad COVID-19 la que viene toda de golpe o somos nosotros (el sistema médico y político) los que una vez que la señalamos y empezamos a hacer diagnósticos la “descubrimos”. Es decir, ¿no podría esta gripe estar por aquí desde el minuto 1, una vez que alguien de Wuhan la hubiese traido a Europa y simplemente no la veíamos porque la confundíamos con la gripe normal y las neumonías e ingresos en UCI asociados?

Quiero recordar que en la campaña 2017-2018 los datos de la gripe fueron estos:

“Se calcula que el número de afectados fue de 752.000 personas. En 52.000 de los casos fue necesaria hospitalización, 14.000 de estos tuvieron complicaciones graves y 3.000 requirieron ingreso en la UCI”.
Los contagiados suben porque la epidemia se propaga, pero, ¿no podría ser también que antes no estábamos haciendo pruebas diagnósticas de COVID-19? Podría ser que los contagios de hecho estuvieran bajando pero como nosotros estamos haciendo más pruebas es imposible saberlo y, por tanto, siempre la cifra va a subir. Por favor, si hay un epidemiólogo leyendo que me corrija o me lo aclare. Lo planteo como duda porque no comprendo qué está pasando.
No cuadra lo de que para el 80% de la gente sea simplemente una “gripe” con las medidas que se están tomando. Si lo que nos cuenta este médico es real, que no lo pongo en duda, ¿por qué las medidas van solamente asociadas a recomendar el aislamiento a la población de riesgo en sus casas y no en ampliar las UCIs y crear hospitales de campaña desde ya mismo? Es decir, contratar a todos los médicos que se necesiten y crear hospitales aunque sea con tiendas de plástico.
Por otro lado, también me preocupa que se opte por paralizar el país en un cierre patronal y estatal sin precedentes. A pesar de que por ahora dicen que no van a cerrar Madrid yo no descarto que se haga en algún momento ya que se están copiando las medidas de China y de Italia (que también las ha copiado de China). Paralizar un país hace daño a la economía y eso también puede crear muertos, desabastecimiento de medicamentos, quitar fondos a la sanidad y reducir UCIs. Porque la sanidad pública la pagamos de forma obligatoria entre todos con nuestros impuestos. Si no se consume el Estado también recaudará menos dinero, todo ello en un ambiente de endeudamiento de la administración. Por eso, no comprendo bien por qué en lugar de seguir el camino chino no se ha optado por decirle al país que haga vida totalmente normal y que la atención vaya dirigida y focalizada a los grupos de más riesgo, su aislamiento y aumentar plazas hospitalarias y de UCIs.
Siento si estoy diciendo tonterías por no ser epidemióloga ni médico. Solamente planteo mis dudas (totalmente legítimas como ciudadana, por otra parte) ante la supresión de derechos que se nos viene encima de forma potencial:
– Derecho de libertad de circulación con las cuarentenas y posibles cierres de zonas.
– Derecho a la educación: el Estado no permite la escolarización en casa pero cuando es la administración la que de forma unilateral suprime las clases todo está bien.
– Derecho al trabajo.
– Derecho de libertad religiosa (en Italia han dejado de dar la misa).
Para suprimir estos derechos la cosa tiene que estar bien justificada, ya que si no lo podrían hacer el año que viene también con cualquier catarro y para eso necesitamos datos oficiales que corroboren la alarma. Y no vale que se señale la saturación de un sistema público que como políticos podrían haber previsto desde que surgió la noticia en China con un aumento de contratación de personal y aumento de las plazas de UCIs, si así se considerara necesario. El coste de comprar ventiladores, respiradores y el aumento de camas con caracter previo puede que sea menor que el de paralizar todo un país, con la consecuencia colateral de una crisis económica que reduzca aún más el presupuesto de sanidad.
Muchos se ríen de la gente que almacena comida o de que se agote el papel higiénico pero eso solamente indica una gran falta de confianza en la clase dirigente. Y creo que tenemos todo el derecho a no confiar en la clase dirigente cuando ante otro tipo de situaciones, como una simple nevada, se ha tenido a la gente paralizada en la carretera de la A-6 hace unos años. El alarmismo y la confusión lo han creado los propios políticos.
Desde luego este es todo un experimento sociológico global ya que la gente tiene que abandonar sus libertades por el “bien común” como un acto de fe y confianza en la autoridad, ya que no se ve el peligro real de forma intuitiva. Por otro lado, veo como en China, por lo que cuenta la gente que vive en las zonas afectadas por la cuarentena, todo parece que va enfocado al uso de la tecnología, aplicaciones específicas para detectar el nivel de peligro con colores (rojo, verde y amarillo) de la persona o de la zona afectada, cámaras de videovigilancia con reconocimiento facial que sirven para detectar al que se salta las normas, aplicaciones para que los niños estudien desde casa, recomendaciones de la OMS de que se use la tarjeta en lugar del pago en efectivo…
Yo no tengo un smartphone, tengo un móvil viejuno, así que de aplicarse estas medidas aquí, ¿cómo compraría en el supermercado?
Por lo demás, este virus parece llegado a poner un plástico en todas nuestras relaciones sociales, nos aisla, no nos deja besarnos y tocarnos. Y el ser humano necesita de todo eso para que fluya la oxitocina. Además, la alarma nos mantiene en un estado de enfrentamiento o huida, nos eleva los niveles de cortisol y nos crea ansiedad.
Yo tengo poca fe en los políticos de este país y en sus dotes organizativas pero confío en los médicos y en la gente de a pie. Espero que este virus no sea la excusa para implantar un estado policial y la aceptación de normas injustas, lo que nos crearía anticuerpos de por vida contra la libertad y la confianza en el prójimo.
DOCUMENTOS OFICIALES:
– ORDEN 338/2020, de 9 de marzo, de la Consejería de Sanidad, por la que seadoptan medidas preventivas y recomendaciones de salud pública en la Comunidad de Madrid como consecuencia de la situación y evolución del coronavirus (COVID-19): http://www.bocm.es/boletin/CM_Orden_BOCM/2020/03/10/BOCM-20200310-1.PDF
– Web oficial de la OMS sobre el coronavirus: https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019
– Documento técnico Manejo en urgencias depacientes con sospecha de COVID-19 Versión de 9 de marzo de febrero de 2020: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Manejo_urgencias_pacientes_con_COVID-19.pdf
– Manejo domiciliario de casos en investigación, probables o confirmadosde COVID-19 Versión del 9 de marzo de 2020: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Manejo_domiciliario_de_COVID-19.pdf
Youtubers que cuentan su día a día desde Italia:
– Diario de un Mir (dejó de informar desde Italia hace dos semanas): https://www.youtube.com/user/fateuser/videos
Youtubers que cuentan su día a día desde zonas afectadas en China:
Aspectos legales y constitucionales:

– España deberá decretar primero el estado de alarma para convocar una cuarentena nacional si el coronavirus se desboca como en Italia, según advierten dos abogados constitucionalistas: https://www.businessinsider.es/cuarentena-toda-espana-coronavirus-requisitos-legales-597605

– Estado de alarma: http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/lo4-1981.html#c2

Aspectos científicos:

Lactancia viejuna en Madrid

Cuando buscamos referencias históricas sobre lactancia o la crianza de los niños nos solemos encontrar con que los textos que nos han llegado son casi todos normativos o legales, donde se dice lo que era apropiado y lo que no, cómo se tenían que hacer las cosas e incluso qué castigos les esperaban a los que se saltaban las leyes establecidas por los poderosos o por la divinidad.

Por ejemplo, en el Código de Hammurabi (1800 a.C.), que hoy se puede visitar en el Louvre, se dicen cosas como esta:

“194.- Si uno dio su hijo a una nodriza y el hijo murió porque la nodriza amamantaba otro niño sin consentimiento del padre o de la madre, será llevada a los jueces, condenada y se le cortarán los senos.” ¡Toma ya!

Como ya saben los lectores de este blog, me encanta investigar sobre la historia de las nodrizas, ya que se puede aprender mucho sobre cómo era la lactancia y cómo eran las costumbres de crianza en cada momento histórico. Del libro de Carmen Sarasúa “Criados, nodrizas y amos. El servicio doméstico en la formación del mercado de trabajo madrileño, 1758-1868” he aprendido unas cuantas cosas que ahora os cuento a continuación:

Sobre conciliaciones imposibles:

– “Las inclusas no sólo son el lugar de trabajo de algunas nodrizas (normalmente, las que no consiguen emplearse con familias), sino el medio que permite a muchas otras emplearse. Los expósitos eran en su mayoría hijos de mujeres muy pobres que sólo abandonándolos pueden emplearse, muchas precisamente como sirvientas.” Pg. 142.

“La mayoría de las mujeres no encuentran trabajo sino en el servicio doméstico, que les impide mantener a sus hijos consigo.” Pg. 143.

Esto aporta mucho a las incógnitas que tenía cuando escribí mi visita a la Inclusa de Madrid en el “Más allá del parque #2”. Ahora entiendo que la Inclusa, creada y amadrinada por la Junta de Damas (mujeres aristocráticas) era más que una institución de caridad, era totalmente necesaria en la sociedad de la época para que las mujeres pudieran “liberarse” de la maternidad y servir a las clases pudientes. Hay también escritores citados en el libro que afirman directamente que muchas nodrizas se “amancebaban” y después de parir dejaban a sus propios hijos en la iglesia para entrar a trabajar en casas amamantando y cuidando a los hijos de otros.

La crianza del desapego:

En Francia, único país europeo que contó con un organismo específico para regular la contratación de nodrizas, el Bureau Géneral des Nourrices et Recommandaresses pour la Ville de Paris, fundado en 1769 y suprimido en 1876, sus registros han resultado una fuente muy valiosa para el estudio de la lactancia asalariada. Sussmann calcula que en París, a comienzos del siglo XIX, eran dados anualmente a nodrizas unos 10.000 niños, la mitad de los nacidos cada año en la ciudad, y que el Bureau tramitaba un 50% de estas colocaciones. 

Silvestro Lega (1826-1895). Visitando a la nodriza.

Los tipos de nodrizas:

En el período que estudia el libro hubo variaciones en el número de nodrizas en Madrid que fluctuaban entre las 184 y las 95, según el número de anuncios del Diario de Avisos de esta ciudad. Había tres tipos de nodrizas según la procedencia: cantábricas, las de localidades cercanas a Madrid y las que vivían en la misma ciudad. También había otra clasificación: las nodrizas que trabajaban en casa de los padres, las de la Inclusa (las peor pagadas) y las que se quedaban el niño en su casa. ¿Qué tipo de vinculación tenían esos bebés con sus padres biológicos en este último caso? ¿Cómo serían esas visitas de lo que para el bebé eran extraños? ¿Cómo vivirían la separación definitiva de sus madres de leche y la vuelta a la ciudad? La verdad es que pensarlo estremece…

No es extraño que en base a este tipo de situaciones la filósofa Elisabeth Badinter niegue la existencia del “instinto maternal” universal y biológico. Si existe, ¿cómo podían abandonar a sus bebés con extrañas durante años? A mi me gusta más hablar de ética de los cuidados pero no puedo negar que me cuesta admitir que no existiera un componente hormonal y químico en el vínculo de esas madres con sus hijos. ¿Sería la cultura, el tipo de parto o la separación madre-bebé la que anulaba ese instinto? ¿Nunca existió y lo que sentimos es una creación cultural?

Las nodrizas que criaban en su propia casa pasaron de estar en los pueblos cercanos a Madrid a vivir en los barrios obreros de la ciudad. Esto tuvo dos causas principales: la emigración forzosa y la críticas de los médicos ilustrados hacia la lactancia mercenaria.

“Por un lado, la crítica médica de las condiciones en las que se crían los niños en casa de las nodrizas lleva a las clases adineradas y, por imitación, a las clases medias, a preferir a la nodriza que cría en casa de los padres. Por otro, el deterioro de las condiciones de los labradores de los pueblos cercanos a Madrid hace que éstos dejen de ver la lactancia de niños de la ciudad como una actividad interesante para su economía. Criar niños de la ciudad había sido una actividad complementaria de las agrícolas o artesanales que realizaba la familia. Las crisis de subsistencia, la inflación y las guerras provocan, sobre todo a partir de la década de los noventa, la pauperización de los pequeños labradores, que dejan sus pueblos para buscar trabajos en Madrid, o entran directamente a formar parte de los mendigos que pululan por la Corte.” Pg. 151.

Las críticas de los médicos de la nobleza contrarios a la lactancia asalariada también dan muchas pistas sobre cómo criaban las gentes del pueblo llano. Por ejemplo, se les criticaba mucho que dormían con los peques en la cama. ¡Cómo han cambiado los tiempos! Ahora son los pediatras más famosos los que promueven el colecho.

“no hay Ama que en su casa no se ponga al niño en la cama, donde respira los hálitos y vapores de dos cuerpos mugrientos dentro de un lecho puerco, y en un quarto sucio, y mal ventilado”. Los acidentes que sufren los niños en este ambiente son múltiples: asfixia por proximidad al humo del hogar, mordeduras de animales que viven mezclados con la familia, especialmente cerdos. (…) Además, “las más de las Amas son gente pobre, y de baxa suerte, cuya miseria las reduce a un alimento escaso, grosero, indigesto, más vegetable que animal, y que solo su vida activa y laboriosa puede soportar y digerir”. Pg. 153, tomado de un libro de J. Bonells, el médico de la casa de Alba.

Choques de costumbres entre clases sociales. Hablan los “expertos”:

Aquí viene algo interesantísimo del libro y es la transición que provoca que la tarea de criar a los bebés aristócratas ya no se dejara en manos de las clases populares, como las nodrizas que a ojos de los médicos:

“criadas con entera libertad entre la plebe, sin instrucción, sin principios morales, sin decoro, sin urbanidad, no conocen más razón que los caprichos de su alvedrío; ni se gobiernan por otras reglas, que sus preocupaciones y apetitos; por lo cual no poniendo freno a sus pasiones, tan presto las arrebata la ira como las acoquina un terror pánico (…) la moderación obra rara vez en ellas; todo son violentos extremos, y su último cuidado es el daño que pueden causar a los niños que tienen en sus pechos.”

Aunque el texto está cargado de prejuicios contra el pueblo, no deja de ser significativo que se presente a las mujeres de las clases populares como “criadas con entera libertad” que no parecen oprimidas por nadie, ni por sus padres, ni por sus maridos. Eso sí, la contrapartida es presentarlas como animales salvajes sin raciocinio ni capacidad reflexiva. La realidad es que los médicos de las clases altas no podían soportar que los bebés que heredarían el poder estuvieran en contacto con la cultura campesina, sus cuentos y canciones. ¡Qué extraño encuentro de clases, tan difícil de imaginar con nuestros ojos urbanos del siglo XXI!

Sin embargo, a pesar del escándalo de los médicos, los padres y madres ricos pasaban bastante del tema, mandaban a sus hijos lejos y les visitaban poquísimo, a veces solamente iban para pagar a la nodriza el sueldo.

El libro de Carmen Sarasúa presenta datos importantes, como que los niños volvían a sus familias biológicas después de dos o tres años. Los médicos también criticaban que cómo tenían tanto trabajo, las mujeres del campo no podían dedicarse demasiado al bebé y que muchas veces el niño salía lesionado por intentar hacer las tareas con un brazo libre y con el otro sujetar al crío. ¿Y cómo es que no usaban portabebés? No lo sabemos… Lo que sí sale a relucir es que la mujer del pueblo no estaba centrada en los bebés y nada más sino que hacía sus tareas mientras les cuidaba. Los niños, tanto los aristócratas que llegaban como los biológicos, no eran el centro de la vida, estaban en la vida misma, lo que para los médicos ilustrados era algo digno de crítica.

En el texto de esta historiadora también se explica cómo las nodrizas que venían a casa de los padres provenían sobre todo de las regiones cantábricas. Todo empezó como una moda de las elites y la monarquía que después era seguida por las clases medias. En concreto, las más buscadas eran las pasiegas. Sus historias de llegada a Madrid no dejan de ser curiosas:

– “Emprenden con varonil resolución el camino de la Corte, bien solas y en clase de agregadas a la embajada de una galera o un carromato, o bien reunidas varias de ellas y en caravana. Lo primero que procuran es proveerse de un perrillo recién nacido, que durante la expedición y hasta hallar, como ellas dicen, “acomodo”, haga las veces de párvulo, y aplicándole al pecho le conserve y mantenga el jugo nutricio, objeto de especulación”, Teatro social del siglo XIX, tomo II, Madrid, 1846.

¡Amamantaban a un perrito! Parece increible, ¿verdad? También sorprende de nuevo la libertad con la que se movían las nodrizas, iban y venían, viajaban sin hombres…

Si nos sorprende la poca vinculación de las mujeres de clase alta con sus pequeños, el desapego de las nodrizas del pueblo tampoco era menor, ya que también dejaban a sus hijos a los pocos meses de nacidos para amamantar a otros niños en la ciudad. Se trataba de una emigración temporal para volver con ahorros al pueblo. Mientras, el propio hijo era amamantado por “una vecina por una miserable cantidad”. También se empleaban como nodrizas mujeres que habían perdido a su bebé.

Las amas de cría no solamente amamantaban, también limpiaban a los bebés, les dormían, les entretenían durante los dos o tres primeros años de vida:

– “Las nodrizas hacen su trabajo según un conocimiento tradicional que los médicos e higienistas critican duramente, considerándolo responsable de muertes, enfermedades y malformaciones (…). Pg. 165.

Una de las prácticas tradicionales, según la autora, era el “modo de embolver y faxar los niños todavía muy pequeños”:

“la opresión violenta de las embolturas es la causa más común de algunas fealdades como las corcobas, piernas torcidas y otros defectos que adquieren los niños. Para convencerles de esta verdad, no es menester poner los ojos sino en los hijos de los pobres, y particularmente de los Aldeanos, los que dexan libres a sus hijos en sus cunas, o gergoncitos, y crecen prodigiosamente robustos (…). La reforma que se pretende introducir en el modo de embolver a los niños se reduce no más a que se aprieten menos de lo que se acostumbra los pañales en que se les embuelve; a mudar, o variar la forma y el modo de asir la gorra; a sostituir cintas en vez de alfileres; y a desterrar absolutamente el uso de la faxa, tan incomoda para la Ama, como perjudicial y peligrosa para las pobres criaturas (…). No embolviendo a la criatura en tantos pañales, ni con tantas ligaduras, le será más fácil a la Ama removerla y mudarle ropa quando se haya soltado el vientre (puesto que) el embarazo y engorro que hallan las Amas en hacer y deshacer las faxas y embolturas es la causa motriz de su negligencia.” Diario de Avisos. 1759.

Después de leer esto, no se entiende muy bien lo que explica la historiadora, ya que no concuerda mucho con lo que dice el artículo que cita. Las nodrizas eran aldeanas y si los hijos de los pobres se criaban bien sin ser fajados de forma tan apretada, ¿por qué a los hijos de los ricos que criaban sí les fajaban? Si alguien lo entiende, que me lo explique…

Es muy curioso ver en este choque de costumbres que a los médicos criticones tampoco les gustaba que los niños pasaran demasiado tiempo en la cuna:

– “No podemos negar que la invención de la cuna, si se hace buen uso de ella, es útil (…)¿Pero qué uso hacen las nutrices de esta útil invención? (…) muchas de las veces que el niño llora, sin pararse, como hemos dicho, en examinar la causa de su llanto, echan luego mano a la cuna y empiezan a mecerle con la mayor violencia (…). Quando a fuerza de mecer no pueden las Amas acallar a los niños suelen valerse de otro medio muy propio de su grosería, y es asustarlos con amagos del coco, del duende y otras sandeces de esta calaña”.

También se criticaba que se les dejara al cuidado de otros niños, que no se satisfacieran sus necesidades de comida o limpieza,  o las formas en las que se les enseñaba a andar (con andadores y polleras). Esto me recuerda algo que vi en Senegal y es al parecer algo muy habitual en las zonas no industrializadas: las niñas criaban a los bebés o peques. Ni guarderías ni madres en casa hasta que el niño cumpla tres años, la crianza después de los primeros meses la llevan a cabo las niñas.

La duración de la lactancia:

Sobre la duración de la lactancia en los siglos XVIII y XIX en Madrid el conocimiento del mundillo de las nodrizas tienen mucho que aportar: Las familias con dinero mantenían a la nodriza cerca de dos años, “lo que coincidía con el período en que ésta podía amamantar”. Las familias menos pudientes o que querían destetar antes, mantenían a la nodriza durante 8 o 12 meses. 

La lactancia mercenaria tenía un componente especulativo. Por ejemplo, la nodriza de Isabel II, Francisca Ramón (21 años) dejó a su hija al cuidado de su vecina Josefa Rueda, que cobraba 180 reales mensuales. Su beneficio era la diferencia entre este sueldo y el que cobraban las nodrizas reales, unos 900 reales al mes cuando comenzaban a lactar y 450 reales al mes cuando estaban de respuesto.

foto_portada_4

Madre pasiega con su bebé en el cuevanu (cuévana) a modo de cuna portátil.

La moda de presumir de ama de cría:

Las nodrizas que vivían en la casa del niño tenían una función también de ostentación. Por ejemplo, en este texto hay referencias incluso al porteo en pleno Madrid, seguramente de nodrizas pasiegas:

“Son las seis. Encaminémonos hacia la Puerta del Sol, pero no sin antes detenernos en los jardines que hay en la entrada de la calle de Alcalá. Están repletos de niños que se divierten, de criadas, nodrizas con vestidos de franjas azules y rojas, que llevan a la espalda, en una canasta de mimbre, recubierta con un vistoso pañuelo, a un pequeñín acostado entre sus pañales”. Artículo: “Paseo por Madrid”, del libro “Viaje por España” de Luis Teste (1872).

3957516

“La infanta María de las Mercedes en brazos de su nodriza” (1881). El traje tenía una falda de paño con peto que se bajaba para amamantar. ¡Ropa de lactancia de la época!

De nuevo la conciliación y la lactancia:

Cuando no era posible la lactancia humana se recurría a la leche de cabra, burra o vaca, pero las condiciones higiénicas de su venta en las ciudades hacía que más que ayudar aumentaran la mortalidad.

Las madres trabajadoras eran las que más recurrían a ellas y es que el trabajo siempre ha sido causa fundamental de destete en las mujeres que no podían conciliar lactancia con vida asalariada:

“La hija del proletariado, desarrollada en un miserable ambiente, llega a ser madre y siempre ha de criar a sus hijos y transcurridos los cuatro o cinco meses en que necesariamente ha de declinar su poder lactativo, comienza a ayudarse con leche que adquiere en los puestos de la calle o en las lecherías”.  (1903. El Progreso Agrícola y Pecuario).

Lactancia y poder estatal

J. Bonnells acusa a las madres que no amamantan de aumentar las calamidades del Género Humano y, atención, de dar al Estado solo “vasallos inútiles”. Aquí está la razón última por la que amamantar, no era considerado un bien en sí por estos médicos ilustrados, sino que medio para lograr que el poder obtuviera vasallos con buena salud (para exprimirlos bien, supongo), lo que no era posible en igual grado si eran amamantados por amas de cría mercenarias.

Ojo a esta cita del ilustrado Bonnells. Este médico llegó al extremo de pedir castigos a las mujeres que no probaran un motivo aprobado por un médico, un juez y el marido para no amamantar. ¡Eso sí que es ser un talibán de la teta! A la autoridad siempre se le ha dado bien infantilizar a las mujeres, por otra parte…

“Esta es la edad en la que más que nunca necesitan los niños de toda la vigilancia, de toda la paciencia, y de toda la ternura de una madre. Y esta es cabalmente la edad en que la barbarie de las madres confía su crianza a una muger mercenaria sin reparar que mal desempeñará por un vil estipendio las obligaciones de las quales ellas mismas huyen por pesadas (…). Entregadas directamente muchas mugeres a los deleites y pasatiempos, miran toda sujeción y cuidado como una carga insoportable, y poniendo toda su felicidad en el contentamiento de sus gustos, paréceles tanto más pesado el yugo de la crianza de los hijos quanto menos llevadero le hace su desarreglada vida (…). La incomodidad que muchas temen más, y alegan menos, es la privación de sus divertimentos.”

La realidad es que la mortalidad infantil era mucho más alta entre los niños criados por nodriza en los arrabales y los amamantados por su propia madre, al menos basándonos en un estudio francés de 1868. Pero Bonnells olvida que la principal causa por la que las madres de las clases altas y medias abandonaban a sus hijos con nodrizas lejanas no eran los “pasatiempos” sino sus maridos, convencidos de que no se podían mantener relaciones sexuales durante la lactancia porque se estropeaba la leche. Y Elisabeth Badinter, ¿qué opina de todo esto?

El desapego de las nodrizas con sus propios hijos también es cuestionado por otros estudios, como este interesantísimo de la matrona Tamara Gómez Pérez sobre las madres y nodrizas pasiegas. Aquí podemos leer cosas como: “Muchas abuelas también fueron nodrizas y sabían lo que sus propias hijas añoraban y sufrían por el abandono temporal de sus hijos ante la falta de dinero e ingresos”. ¿Qué sabemos nosotros, desde nuestro mundo urbano del silgo XXI sobre los sentimientos de las mujeres, tanto ricas como pobres, respecto a estos temas? Hacen falta más investigaciones que recopilen sus voces en primera persona, no lo que opinaban otros sobre sus decisiones.

El uso de nodrizas en Europa desapareció tras la Primera Guerra Mundial. Mientras esta práctica caía en desuso, crecía el empleo de niñas-niñeras (7-15 años) para hacer todo lo que no fuera amamantar.

Si podéis no dudéis en echar un vistazo al libro de Carmen Sarasúa. Es un apasionante viaje al pasado que me ha hecho replantearme muchas cosas que hoy damos por supuestas en la crianza de los niños.

Bibliografía para profundizar o cotillear:

“Tres discursos para probar que están obligadas a criar sus hijos a sus pechos todas las madres, quando tienen buena salud” del médico Juan Gutiérrez De Godoy (1579-1656).

“Perjuicios que acarrean al genero humano y al Estado las madres, que rehusan criar a sus hijos, y medios para contener el abuso de ponerlos en Ama”: