Artículo de Kimberly Shuld: “Cómo la Fundación Ford creó los Estudios sobre la Mujer”

Me he permitido la libertad de traducir (con un poco de ayuda de un traductor automático) este interesante artículo de Kimberly Shuld “Ford Foundation and Women’s Studies publicado en abril de 2004 en la revista “The Schwarz Report” y publicado originalmente el 20 de febrero de 2003 en Frontpagemagazine.com (el enlace original no lo he encontrado). También es la autora del libro “The Guide to Feminist Organizations”.

Sobre la autora, que pertenece o perteneció en algún momento al Independent Woman’s Forum (un foro descrito por la Wikipedia como “conservador”) he encontrado también un artículo del Foro Legal de la Universidad de Chicago: https://chicagounbound.uchicago.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1274&context=uclf

A pesar de que me he puesto en contacto por correo electrónico con la IWF para solicitar permiso de Kimberly Shuld para traducir el artículo no he obtenido ninguna respuesta.

Este texto viene bien leerlo hoy, ya que la ingeniería social a base de donaciones de grandes fundaciones del capitalismo monopolista sigue en boga. Lo hacen para enfrentarnos entre nosotros y avanzar en la agenda de la domesticación humana. Al leerlo recordaremos estudios como el del “impacto de género” en el soterramiento de la M-30 o similares. El dinero de las subvenciones es capaz de crear nuevas realidades y nuevos campos de estudio sesgados y poco objetivos.

Aquí va el artículo:

Cómo la Fundación Ford creó los Estudios sobre la Mujer

El apoyo financiero de la Fundación Ford a grupos y causas liberales ha sido bien documentando en esta página y otras, como la del Centro de Investigación Capital. Un análisis de 1994 de Althea K. Nagai, Robert Lerner y Stanley Rothman señaló que durante 1986 y 1987, la Fundación Ford otorgó 262 becas a proyectos de la izquierda, resultando en un ratio final de 28 dólares a 1 dólar entre proyectos liberales y conservadores.

La profesora de estudios de mujeres y autora feminista Susan M. Hartmann reconoce a la Fundación Ford como una fuerza fundamental en la creación del movimiento feminista. De hecho, el apoyo de Ford a los estudios de mujeres y a las causas feministas fue tan extenso que no puede ser resumido en un artículo de esta longitud. El asunto da para un libro entero. Es seguro afirmar que sin la Fundación Ford, el feminismo no hubiera tenido éxito en obtener un punto de apoyo tan fuerte en la academia, y por extensión, en la política.

La Fundación Ford no se inclina simplemente hacia la izquierda y derrama dinero a sus seguidores. La fundación ha participado activamente desde principios de la década de 1960 en la creación de áreas completamente nuevas para la investigación y el activismo político. Cuando se le pregunta cómo mide el éxito, la presidenta de Ford Susan Berresford, responde que hay tres medidas que usa: “La primera es cuando la fundación ayuda a las personas a construir todo un campo de conocimiento: demografía en el pasado, estudios de mujeres más recientemente”.

Hoy, hay más de 800 programas de estudios para mujeres que imparten miles de cursos en colegios y universidades de EE. UU. Cientos de escuelas ofrecen una licenciatura en estudios de mujeres. Cerca de treinta ahora ofrecen una maestría y un puñado ha creado un programa de doctorado. El primer programa se estableció en la Universidad Estatal de San Diego para el año escolar 1969-70 y en 1970 se ofrecían aproximadamente 100 cursos de estudios para mujeres en las escuelas de todo el país. En 1971, se impartían más de 600 cursos y en 1978 había 301 programas completos en funcionamiento. Ese número se duplicó con creces hasta los 621 programas en 1990.

En 1971, un grupo de feministas se acercó al presidente de Ford, McGeorge Bundy, con una solicitud para involucrarse en el movimiento feminista de la manera en que lo hizo en el movimiento de los Derechos Civiles, esencialmente, creándolo de la nada. El resultado de esas primeras discusiones fue un proyecto de mujeres en toda regla para financiar el pequeño número de organizaciones de defensa de las mujeres existentes, y también para crear un campo completamente nuevo dentro de la academia conocido como “los estudios de mujeres”. En 1972, Ford anunció el primer programa nacional de becas de un millón de dólares para la “investigación de tesis doctorales y docentes sobre el papel de la mujer en la sociedad y los estudios de la mujer ampliamente interpretados”. Un artículo de 1996 de Heather MacDonald informó que los programas de estudios de mujeres habían recibido 36 millones de dólares entre 1972 y 1992 de Ford y otras fundaciones.

En la década de 1980, bajo la dirección del presidente Franklin Thomas, el enfoque de género se colocó en todas las subvenciones de Ford y los oficiales del programa recibieron instrucciones de examinar todas y cada una de las propuestas para su componente de género. Esto movió la financiación de estudios de mujeres y otras empresas feministas de una categoría de subvención específica para mujeres a todas las categorías de financiación. Para 1985, Ford había establecido el Foro del Programa de Mujeres, un consorcio de donantes y empleados de Ford encargados de controlar las decisiones de financiación que se toman en todo el mundo en nombre de los asuntos de las mujeres.

La creación de la Iniciativa de Diversidad del Campus en 1990 llevó a Ford en la dirección del cambio curricular. Las subvenciones otorgadas en esta categoría están dirigidas a programas y departamentos académicos que se dedican a temas específicos de un solo sexo, y otros grupos identificados como víctimas. Por supuesto, el sexo específico realmente se refiere a estudios de mujeres: ningún ejecutivo de Ford consideraría nunca que los estudiantes varones blancos necesitan algo más que entrenamiento en sensibilidad.

Una consecuencia de este esfuerzo fue el Área de Estudios de la Mujer y el Proyecto de Integración Curricular de Estudios Internacionales (WSAIS), coordinado a través del Centro Nacional de Investigación sobre la Mujer (NCRW), que ha sido elogiado por las feministas como un estímulo para el crecimiento de los estudios de las mujeres desde las clases sobre mujeres hasta analizar todos los problemas a través del prisma de género. El NCRW describió el proyecto WSAIS como una búsqueda de infundir las preocupaciones de género en estudios internacionales y de área, e internacionalizar el currículo de los estudios de mujeres. Ford fue fundamental en sacar los estudios de las mujeres de la periferia y hacerlos inevitables, tanto para el profesorado como para los estudiantes. La promoción de la ideología feminista hecha posible por Ford en todo, desde cuestiones de privacidad hasta ridículas acusaciones de acoso sexual, rezuma en toda la universidad.

Ford busca activamente transformar el plan de estudios para imponer la ideología feminista en todas las áreas de estudio, incluidas las ciencias puras. El artículo de 1996 de Heather MacDonald sobre Ford describe el profundo impacto que Ford ha tenido en lo que ella llama la “guetización académica”. Ford no solo creó estudios afroamericanos (primero conocidos como estudios negros) y estudios de mujeres, sino que encabezó un movimiento seguido por todas las Fundaciones llamado de “transformación curricular”. Este movimiento busca inyectar conciencia racial, de género y sexual en cada departamento académico y disciplina. Dio lugar a cursos que, por ejemplo, estudiaron la misoginia en la Novena Sinfonía de Beethoven o las formas femeninas de analizar el metabolismo celular. El concepto es que cada disciplina, cada función administrativa y cada pedagogía fue diseñada por un patriarcado opresivo y debe ser reformada.

Es complicado rastrear la financiación de los estudios de mujeres porque los cheques se aportan a la universidad, no al programa individual. La Fundación es un importante donante de la Asociación Nacional de Estudios de la Mujer, ubicada en la Universidad de Maryland. Esta es una organización de membresía para directores de programas de estudios de mujeres, docentes, estudiantes e investigadores individuales. Alberga una conferencia anual de Estudios de la Mujer y una red de correo electrónico con dinero de Ford.

En 2001, Ford otorgó a la Universidad de Maryland una subvención de 50,000 dólares para organizar una conferencia sobre el desarrollo de programas de doctorado en estudios de mujeres. Aunque la subvención está incluida en la lista de la universidad, está claro que la conferencia fue desarrollada y organizada por la asociación de estudios de mujeres.

La Universidad de Rutgers es una receptora frecuente de dinero para estudios de mujeres de Ford. En los últimos años, ha recibido 300,000 dólares para apoyar el liderazgo de las mujeres en materia de derechos humanos en la globalización; 100,000 dólares para estudiar la discriminación racial y de género en las principales publicaciones comerciales; una donación de 500.000 dólares para el Instituto de Liderazgo de la Mujer de la universidad; 100,000 dólares para estudiantes de Rutgers involucrados en la Conferencia de las Naciones Unidas de Beijing sobre mujeres; 320,000 dólares para el Rutgers Center for the American Woman and Politics; y 346,000 dólares para el Instituto de Liderazgo de la Mujer para examinar el papel de la facultad al iniciar y apoyar programas que avancen en la diversidad en las políticas y prácticas de la educación superior.

Smith College recibió $ 259,100 en 2003 por la conservación de archivos de las obras recopiladas de Gloria Steinem y por un proyecto de historia oral sobre feminismo y desarrollo de colecciones relacionadas. Smith también recibió $ 210,000 para Meridians, una revista interdisciplinaria de becas y escritos creativos de mujeres de color y del tercer mundo.

Otros estudios favoritos de mujeres de la Ford en 2003 fueron los de la Universidad de Arizona, la Universidad de Michigan, la Universidad de Wisconsin en Madison, la Universidad de Minnesota, Wellesley, Radcliffe (que tiene tres centros de estudios para mujeres) y Harvard. Más recientemente, la Fundación Ford ha sido fundamental para establecer programas de estudios de mujeres en universidades históricamente negras con las universidades Spelman y Edgar Mevers a la cabeza. La combinación de los estudios de mujeres con otros estudios étnicos es un intento de consolidar su control sobre el ángulo de la diversidad. En 1995, Ford otorgó a la Universidad de Maryland $ 250,000 para un seminario de tres años sobre “Los significados y representaciones de las mujeres negras y el trabajo”, que fue codirigido por la directora del programa de estudios de la mujer y el director del programa de estudios afroamericano.

Ford a menudo amplía su visión a través de dotaciones de varios años. Al crear un nuevo programa para una universidad y luego financiarlo durante los primeros tres a cinco años, Ford puede proporcionar “orientación” en el desarrollo del currículo y la capacitación del profesorado. Por ejemplo, el programa de estudios de mujeres de Harvard fue creado esencialmente por Ford. Para expandir la influencia de ese programa en otras áreas de la universidad, en 1998 Ford estableció una donación de $ 500,000 para tres años destinada a apoyar los estudios de mujeres sobre religión en la Escuela de la Divinidad de Harvard.

Ford creó el vehículo para que los estudios de mujeres crecieran en otras partes de la academia por su generosidad hacia los centros de investigación de mujeres. Los centros de investigación de mujeres son más completos que los programas de estudios de mujeres. “Los centros de investigación de mujeres son esenciales porque son interdisciplinarios”, dijo Susan B. Carter, profesora asociada de economía en Smith College, en Northampton, Massachusetts. “No podemos entender los cambios para las mujeres en la economía y el lugar de trabajo sin comprender también la crianza de los hijos, los patrones familiares, los cambios psicológicos y las fuerzas históricas”.

En 1972, Myra Strober se convirtió en la primera mujer contratada como profesora asistente en la Escuela de Graduados de Negocios de la Universidad de Stanford, y ella y un grupo de colegas solicitaron y obtuvieron una subvención de $ 25,000 de la Fundación Ford para estudiar el establecimiento de un centro de investigación para mujeres. Fue seguido por una subvención de $ 100,000 para una startup de cinco años; Stanford igualó los fondos, y en 1974 el Instituto de Investigación sobre Mujeres y Género se convirtió en el primer grupo de expertos patrocinado por la universidad para mujeres estadounidenses. Como Strober contó en un artículo reciente, la Fundación Ford “no solo nos dio dinero, sino que me dijo cómo, como profesor asistente con poder cero, podía ir al rector y convencerlo de que la universidad tenía que comprometerse permanentemente con esto, uno de los primeros centros de investigación sobre mujeres “.

Para 1981, había 29 centros de investigación sobre mujeres en los Estados Unidos; hoy hay más de 60 centros universitarios. Ford también ha apoyado centros independientes de investigación para mujeres que pueden servir para coordinar la investigación y el activismo político de los centros universitarios. Ford dotó a la Fundación Ms. con $ 4.5 millones en 1993 para proyectos de investigación de mujeres. En 1999, la Fundación Nacional de Becas Woodrow Wilson recibió una donación de $ 250,000 por cuatro años para apoyar los programas de estudios de mujeres. Woodrow apoya la investigación de miembros de la facultad que promuevan su visión liberal en los campus universitarios.

El Centro Internacional de Investigación sobre la Mujer recibió una donación de $ 1 millón en 1997 para un programa de cinco años para lanzar estudios de mujeres en otros países. La Fundación ha invertido millones para establecer estudios de mujeres en China, Israel y varios países de América del Sur, ampliando así el alcance del feminismo liberal y consolidando su abrazo de la muerte en las conferencias de la ONU que abordan cuestiones de mujeres, niños, salud y población. Gracias a la Fundación Ford, ya hay 400 organizaciones de mujeres y 55 programas de estudios de mujeres solo en Brasil.

¿Por qué preocuparse?

Los estudios de mujeres y sus defensores son un peligro claro y presente para la libertad académica y la erudición legítima. En un artículo de 1992 para The New Republic, la autora Christina Hoff Sommers relató lo que realmente sucede cuando la Asociación Nacional de Estudios de Mujeres se reúne. Ella escribió: “Ouchings” y las terapias de grupo son más la norma que la excepción en el feminismo académico. El año pasado, en una reunión de Directoras de programas de Estudios de la Mujer, todas se unieron para formar un “círculo de curación”. También asumieron la postura de los árboles que experimentan arraigo y tranquilidad. Los testimonios de las víctimas y los rituales de curación de la Nueva Era rutinariamente desplazan la lectura de artículos académicos en las conferencias de la NWSA. De aproximadamente 100 talleres y presentaciones en las reuniones de Austin, conté no más de dieciséis que podrían llamarse generosamente académicas “.

Además del comportamiento que la mayoría de los estadounidenses probablemente caracterizaría como simplemente descabellado, Sommers señaló la verdadera razón por la que todos deberíamos estar preocupados por el increíble crecimiento de los estudios de mujeres en el campus: “Estas mujeres dirigen el área de mayor crecimiento en la academia, y tienen una fuerte influencia en algunas áreas clave, especialmente en departamentos de inglés (especialmente cursos de escritura de primer año), departamentos de francés, departamentos de historia, escuelas de derecho y escuelas de teología. Están desproporcionadamente representadas en el decanato de la oficina de estudiantes, en la administración de residencias, en la oficina de hostigamiento y en varios centros de asesoramiento. Participan silenciosamente en cientos de proyectos bien financiados para transformar un plan de estudios que consideran inaceptablemente ‘androcéntrico’. Su autoridad moral proviene de la creencia generalizada de que representan a las ‘mujeres’. De hecho, su versión del feminismo no llega a ser representativa.”

Los cursos de estudios para mujeres están diseñados para obligar a los estudiantes a asumir sus nuevas revelaciones y ponerlas al servicio de la política.

Elizabeth Fox-Genovese, fundadora del programa de estudios de mujeres de la Universidad Emory a mediados de la década de 1980, se vio obligada a retirarse a principios de la década de 1990 porque se negó a permitir que el programa se utilizara con fines políticos. ¿Cuál fue su “pecado”? Se negó a enviar una carta al Comité Judicial del Senado en 1991 colocando el programa Emory en la lista de oposición a la nominación de Clarence Thomas a la Corte Suprema. Ella dijo: “No tomo posiciones políticas para el programa”.

Cuando renunció, Fox-Genovese expresó su preocupación por la dirección de los programas de estudios de mujeres. Hablando de la lucha interna en los estudios de mujeres, explicó que “la batalla contra los conservadores fue mucho más fácil de ganar… Pero la batalla contra los radicales es mucho más difícil, es generalizada. La tendencia en los estudios de mujeres es hacia la politización. No es necesario, pero es natural. Es el camino de menor resistencia, y está bastante extendido en todo el país, porque es fácil suponer que los estudios de mujeres son realmente estudios feministas, que su objetivo principal es ideológico, no intelectual”.

Como para demostrar que las preocupaciones de Fox-Genovese cayeron en oídos sordos, Vivian Ng, presidenta de la Asociación Nacional de Estudios de la Mujer, declaró a una audiencia de 1993: “Hago trabajo político, tanto dentro del aula como fuera de ella”. Ng dijo que es previsible que pueda haber resistencia estudiantil, pero “estoy haciendo trabajo político… Mis alumnos vinieron y los convertí”.

La ex profesora de estudios de mujeres Daphne Patai subrayó la evidencia convincente de que la batalla para retomar nuestras universidades debe ser librada y ganada. Ella escribió en su libro Heterophobia: “Mis propias observaciones de estudiantes en clases de estudios de mujeres me han llevado a creer que años de exposición a tácticas de miedo promovidas por las feministas han logrado imbuir a muchas mujeres jóvenes en un sentimiento premonitorio de vivir bajo la amenaza constante de hombres depredadores.”

La Fundación Ford ha desvirtuado no solo a la academia, sino también las vidas de las mujeres jóvenes atrapadas por las profesoras feministas. Debido a sus vastos recursos, no podemos contar con la Fundación Ford para reformarse a sí misma en respuesta a los cambios en la opinión pública estadounidense o los cambios en las direcciones políticas. La atención debe centrarse en Ford para que todos los contribuyentes que apoyan a las universidades públicas y los padres que pagan la matrícula puedan tomar decisiones informadas sobre la cultura a la que quieren que sus estudiantes sean sometidos. El capitalismo que construyó la fortuna de Ford, y que ahora es tan despreciado por la fundación, debería usarse para alejarlo de nuestras escuelas.

Schuld es la autora de la Guía de las Organizaciones Feministas publicada por el Centro de Investigación Capital.

El capitalismo financia a su propia disidencia controlada

«Todo lo que la Fundación Ford hace se podría considerar como mecanismos para hacer el mundo seguro para el capitalismo corporativo». McGeorge Bundy, Presidente de la Fundación Ford (1966-1979) en una entrevista con Leonard y Mark Silk

Cómo sabrán los lectores de este blog, desde hace un tiempo estoy muy interesada en seguir la pista del dinero de ciertas críticas al “neoliberalismo”. También investigo cuáles son las grandes líneas de inversión de las fundaciones filantrópicas capitalistas, como la Fundación Ford, Rockefeller u otras. A la derecha le gusta llamarlo “marxismo cultural” pero la realidad es que de marxismo parece que tiene poco y sí tiene mucho de disidencia controlada izquierdista.

En esta línea, me ha parecido muy curioso encontrar este artículo de un medio nicaragüense, El Nuevo Diario, escrito por Andrés Fidanza en 2008 y titulado “¿La Teología de la Liberación al servicio del Poder Financiero internacional?” que reproduzco a continuación:

Hace pocos meses visitó la República Argentina el teólogo brasileño Leonardo Boff, uno de los pilares de la Teología de la Liberación, para ofrecer, entre otras cosas, una charla gratuita y abierta al público en el Centro Cultural Borges, ubicado en Viamonte 525, en la Ciudad de Buenos Aires.

En dicha conferencia, Boff no sólo ratificó su conocida postura a favor de una alternativa a la agenda neoliberal, sino también su reiterada crítica a la Iglesia Católica como parte del poder (¿capitalista?).

(…)

En síntesis: además de teólogo de la liberación y ecólogo, crítico de la estructura oficial de la Iglesia Católica y crítico del neoliberalismo, don Leonardo Boff se confesó kirchnerista. Pero… ¿quién financió y pagó esa visita? Según se promocionó oportunamente y confirman algunas publicaciones periodísticas, la presentación de Boff en Argentina fue organizada por la Fundación AVINA[3]. Conocer en detalle a este organismo multinacional no-gubernamental permitirá llegar a una extraña conclusión: la rancia plutocracia imperialista angloamericana promociona a un intelectual “de izquierda” y católico “rebelde”, ya que detrás de la mencionada Fundación, encubierta por una serie de organizaciones y organismos “caritativos” y “filantrópicos”, se encuentra la corporación Rockefeller, como alma mater de las actividades de la Fundación Avina. La pregunta es por qué los Rockefeller y el poder que ellos representan promueven a quien aparentemente está en sus antípodas.

(…)

Pero Avina no es una institución que trabaja sola o aislada en América Latina y en el resto del mundo, sino que está asociada a la Fundación Rockefeller, específicamente a un emprendimiento global de ésta última, organizado en Bellagio (Lago de Como, Italia) desde abril de 2003, junto a la Fundación San Pablo, de Turín. Este emprendimiento global fue denominado Bellagio Forum for the Sustainable Development (BFSD)/Foro de Bellagio para el Desarrollo Sustentable. La finalidad de esta mega-organización es de promover y alcanzar la sustentabilidad global, coordinando y asociando las actividades individuales a través del ensamble en proyectos comunes[5]. En este sentido, la Fundación Avina se desenvuelve en el marco de la estrategia “filantrópica y caritativa” de la dinastía Rockefeller[6].

No hay que olvidar que la dinastía Rockefeller es la cara visible del minúsculo pero poderosísimo poder económico transnacional que paulatinamente se ha ido adueñando de los recursos naturales y de las riquezas que produce el mundo en su conjunto, básicamente a través de los organismos arriba mencionados. Si con la mano derecha los Rockefeller y el
poder plutocrático que representan concentran en sus manos gran parte de la riqueza mundial, con la otra mano –a través de Fundaciones y organizaciones “filantrópicas”- fomentan y financian iniciativas que sirven para controlar y dirigir la reacción que despierta en los pueblos y naciones saqueados el despojo y el consiguiente empobrecido masivo
producido.

En líneas generales, el Nuevo Orden Mundial instaurado por este poder transnacional ha promovido y ayudado a instaurar un sistema económico, social y político que le ha posibilitado el acaparamiento de gran parte de la riqueza mundial. Las fundaciones “filantrópicas” le permiten “poner paños fríos” a la reacción que suscita el mencionado acaparamiento y
empobrecimiento mundial, financiando organizaciones sociales apolíticas que se ocupan de paliar o remediar económica o socialmente los “males” neo-liberalismo, pero sin cuestionar en concreto al poder real que lo ha instituido. De la misma manera, se ocupa de financiar y divulgar la actividad de intelectuales, muchas veces inclusive con perfil de “progresistas” o “revolucionarios”, que elaboran teorías y propuestas que en el fondo no cuestionan el poder de esta oligarquía depredadora mundial, y hasta lo encubren o disimulan, formulando acciones éticas insulsas, extrañas a las raíces políticas, históricas y culturales de los pueblos a los que pretenden “adoctrinar” con estos “nuevos pensamientos”. Si se leyeran con atención las propuestas, estrategias, valores y misiones de todas estas organizaciones y fundaciones, se podría ver con claridad que por lo general proponen cursos de acción que hacen hincapié en la acción inmediata, pero totalmente alejados de marcos y criterios políticos; que proponen esquemas de interpretación y de acción aplicables universalmente, sin tener en cuenta las particularidades nacionales, como un modelo ajeno a la idiosincrasia y personalidad de los pueblos no europeos o no sajones; que estos modelos son en realidad impostaciones del American Way of Life, eticista y apolítico.

En consecuencia, a través de la Fundación Avina, la Fundación Rockefeller ha financiado la presentación en la Argentina de Leonardo Boff, gran “crítico” del neoliberalismo contemporáneo. La pregunta surge sola: ¿por qué los padres y creadores del neo-liberalismo planetario financian y apoyan a quien los critica? ¿Será que las definiciones políticas de éste son funcionales a la estrategia de dominación planetaria de esta plutocracia financiera internacional?

Es decir, las preguntas de este periodista son las mismas que comencé a plantearme yo hace tiempo. Y como la cosa va de religiosos me gustaría añadir otra cuestión que me parece muy relevante: varias asociaciones religiosas que organizaron el Sínodo de la Amazonía recibieron y aceptaron dinero de la Fundación Ford, que como sabéis está vinculada tanto a la creación de trigo y arroz transgénico junto a la Fundación Rockefeller, como al Congreso por la Libertad Cultural de la CIA durante la Guerra Fría (ver libro de Stonor Saunders). Pero, además, lo que es más chocante, es una fundación que subvenciona a colectivos feministas, LGTB, a asociaciones que defienden el aborto y los anticonceptivos, lo que entra en contradicción con la doctrina cristiana católica sobre la vida, el matrimonio y la familia.

El periodista brasileño que sacó a la luz la financiación de la Fundación Ford fue Bernardo Küster y en detalle se resume así, según este artículo de Infovaticana:

Desde 2010 el CIMI ha recibido de la Fundación Ford 739.269 dólares, mientras que el Consejo Indígena de Roraima -sección local del CIMI- ha recibido, de 2006 a 2018, 1.164.906 dólares. Las otras dos organizaciones financiadas por la Fundación Ford son la Coordinación para la Organización de los Pueblos Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA, 4.097.535 dólares entre 2007 y 2018) y la Coordinación de las Organizaciones Indígenas de la Amazonia Brasileña (COIAB, 1.623.443 dólares entre 2010 y 2018).

El periodista Edward Pentin planteó directamente la cuestión sobre estas evidentes contradicciones en una rueda de prensa y el Arzobispo Roque Paloschi salió, como se suele decir, por peteneras:

La Fundación Ford le da a todos los palos. También lleva años financiando todo tipo de ongs “alternativas” de “izquierdas” a través del Foro Social, como señala este artículo de Michel Chossudovsky publicado en Rebelion con un elocuente título: “Globalistas y élites controlan los movimientos populares”

El Foro Social Mundial y el Foro Económico Mundial, las ONG y movimientos de oposición a la globalización están controlados por las mismas fuerzas ante las cuales protestan.

(…)

Los programas de muchas organizaciones no gubernamentales y movimientos populares dependen en gran medida tanto de fondos públicos como privados, incluyendo las fundaciones Ford, Rockefeller, McCarthy, entre otras. El movimiento anti-globalización se opone a Wall Street y a los gigantes del petróleo controlados por Rockefeller y otros.

Sin embargo, las fundaciones y organizaciones benéficas de Rockefeller y otros, generosamente fundan redes progresivas anti-capitalistas, así como los ecologistas (frente a las grandes petroleras) con el fin último de supervisar y formar sus diversas actividades. Los mecanismos de «fabricación de disidencia» requieren un entorno de manipulación, un proceso de presión y la sutil cooptación de los individuos dentro de las organizaciones progresistas, incluyendo coaliciones anti-guerra, ambientalistas y el movimiento anti-globalización. Considerando que los medios de comunicación «fabrican consentimiento», la compleja red de organizaciones no gubernamentales (incluidos segmentos de medios alternativos) son utilizados por las élites corporativas para moldear y manipular el movimiento de protesta.

(…)

Desde el principio, en 2001, el FSM fue apoyado por el financiamiento de la Fundación Ford, que se sabe que tiene vínculos con la CIA que se remontan a la década de 1950: «La CIA utiliza fundaciones filantrópicas como el conducto más efectivo para canalizar grandes sumas de dinero a proyectos de la Agencia sin alertar a los destinatarios sobre su origen. » (James Petras, la Fundación Ford y la CIA, Global Research, 18 de septiembre de 2002)

El mismo procedimiento de cumbres financiadas por donantes que caracterizó a las cumbres de la década de 1990 (Cumbre Popular) se incorporó en el Foro Social Mundial (FSM): «…Otros financistas del FSM (o ‘socios’, como se les conoce en la terminología FSM) incluyó la Fundación Ford, – baste decir aquí que ha trabajado siempre en la más estrecha colaboración con los EE.UU. y la Agencia Central de Inteligencia para avanzar los intereses estratégicos de EE.UU., la Fundación Heinrich Boll, que está controlada por el partido alemán Los Verdes, socio en el presente [2003], el gobierno alemán y un partidario de las guerras en Yugoslavia y Afganistán (su líder, Joschka Fischer, es el [ex] ministro de Relaciones Exteriores de Alemania), y los principales organismos de financiamiento como Oxfam (Reino Unido), Novib (Países Bajos), ActionAid (Reino Unido), y así sucesivamente. Sorprendentemente, un miembro del Consejo Internacional del FSM, reporta que «fondos considerables» recibidos de estos organismos «hasta ahora no despertaron ningún debate significativo [en los cuerpos FSM] sobre las posibles relaciones de dependencia que pueden generar.» Sin embargo, admite que con el fin de obtener fondos de la Fundación Ford, los organizadores tuvieron que convencer a la base de que el Partido de los Trabajadores no estaba involucrado en el proceso.»

(…)

«Otro mundo es posible», pero no puede ser alcanzado de manera significativa en el marco del presente acuerdo. Una reorganización del Foro Social Mundial, de su estructura organizativa, sus mecanismos de financiación y el liderazgo es necesaria. No puede haber ningún movimiento de masas que tenga sentido cuando la disidencia es generosamente financiada por los mismos intereses corporativos que tienen como objetivo limitar y eliminar el movimiento de protesta. En palabras de McGeorge Bundy, presidente de la Fundación Ford (1966-1979), «Todo lo que la Fundación Ford hace se podría considerar como mecanismos para hacer el mundo seguro para el capitalismo corporativo».

Traducido por Luis R. Miranda

Relacionado:

Los hermanos Espinosa de los Monteros y el feminismo

Si pudiera entrevistar a Iván Espinosa de los Monteros y a Beltrán Espinosa de los Monteros alguna vez les plantearía un par de preguntas. La primera sería: ¿Qué piensan ustedes de la visión del feminismo que tiene su hermano? Si el primero es portavoz del partido político de Vox en el Congreso de los Diputados el segundo ha ejercido cargos directivos en Inditex desde el 2006 (director de Zara en Canadá y Polonia) y después tres años como director financiero de Stradivarius desde 2016. Si el primero tiene una visión en teoría muy crítica con el feminismo el segundo ha ocupado un puesto de importancia en una empresa como Stradivarius que promociona el feminismo en sus camisetas. Habría que recordar también que el padre de ambos ha sido consejero de Inditex desde la década de los noventa hasta 2018.

Camisetas de Stradivarius

Según Ivan Espinosa de los Monteros el “feminismo progre” tiene su origen en la caída del Muro de Berlín. Afirma en este video (la negrita es mía):

(…) Cae el muro de manera inesperada, permiten a la gente que pase de un lado a otro y hay mucha gente que corre pero todos corren hacia el mismo lado, todo el mundo corre hacia el Berlín occidental libre (…). Cuando cae el muro se observa que han sido décadas de engaño, décadas en las que nos contaban que el comunismo era un sistema maravilloso, que había igualdad, que todo el mundo era feliz. Era una Cuba pero en Europa. (…) La Europa Oriental era mucho más contaminante, era mucho más pobre, la esperanza de vida era más baja, la pobreza muy bien distribuida, la riqueza no existía, todo ese tipo de cosas. Cuando cae el Muro de Berlín la izquierda se queda sin argumentos. Son años muy duros en los que EEUU e Inglaterra, son los años post Reagan y de Thatcher y son años en los que el mundo de la libertad se impone con fuerza sobre la izquierda.

Entonces la izquierda tiene que buscar nuevos mecanismos para hacer esto que siempre han hecho que es buscar la confrontación de dos clases. Ya no hay trabajadores oprimidos y capitalistas opresores porque uno de los grandes hitos de la libertad es la expansión de la clase media, hay una explosión de la clase media que es de la que se ha nutrido Europa, EEUU, Canadá, Occidente. Ante la claridad de que la clase media se ha expandido y ha triunfado y en el otro lado ha fracasado se tienen que inventar nuevas categorías de confrontación.  Entonces es mujeres contra hombres, heteros contra gays, alimentar la lucha de clases pero cambiando, y victimizando uno de los dos lados y subvencionándolo fuertemente. Han hecho esto con el medio ambiente, con los LGTB, con el feminismo (…). https://twitter.com/vox_es/status/1155212014173728768

Yo creo, en base a lo que he leído, que esta información no es exacta y la interpretación de Iván Espinosa de los Monteros es errónea. Me queda por dilucidar si está simplemente desinformado y repite lugares comunes de los medios de derechas o si simplemente está manipulando de una forma consciente. Según su argumentario: ¿Sería Stradivarius una marca de ropa “de izquierdas” que quiere volver al Berlín comunista? Parece que no, ¿no? ¿Quién se inventa nuevas categorías de confrontación? ¿La izquierda o los que financian a la izquierda como disidencia controlada?

No es la izquierda la que cambia la lucha de clases por la lucha de sexos o de razas o de orientaciones sexuales. Son las grandes fundaciones filantrópicas del capitalismo de oligopolio y líderes políticos como Kennedy y McGeorge Bundy los que apuestan por financiar los estudios de mujeres, la discriminación positiva, las cuotas y demás. Y así hasta el día de hoy con sus correspondientes derivas en la ONU y demás ongs subvencionadas por el Estado y diferentes organizaciones bancarias. El Estado monta y subvenciona chiringuitos, eso es cierto, pero previamente crea leyes que lo justifican y esas leyes siguen directrices o “recomendaciones” europeas o internacionales. Estas, a su vez, copian las líneas de acción de esas grandes fundaciones y esas leyes de cuotas de los años setenta en EEUU. Y después vienen las camisetas de Zara y Stradivarius y la moda. O viene alguien como Rita Maestre a hablarnos del impacto de género de la M-30.

Así que no es precisamente la izquierda en abstracto la que busca “nuevos mecanismos” sino que lo hacen los que financian directamente a los izquierdistas o financian a los intelectuales que les influyen y leen en sus másters de “igualdad de género”. Son los que ponen el dinero los que redirigen los campos de estudios hacia lo que debe ser fomentado y subvencionado. Judith Butler no sé si es izquierdista o no (una de las creadoras del feminismo de “género” o queer) pero sí sé que ha recibido mucho dinero de grandes fundaciones capitalistas porque esta información no es secreta, es pública.

Entonces, señor Iván Espinosa de los Monteros, esta sería la segunda pregunta que les formularía en esa hipotética entrevista: ¿Por qué hay un sector abrumadoramente amplio del gran capital que apoya las causas que usted denomina “izquierdistas” o “progres”? E incluso una tercera: ¿Por qué los directivos de Inditex aprueban que se hagan camisetas feministas? Porque es obvio que se gana dinero pero también es obvio que se hace propaganda de estas causas a la vez.

Pero demos un paso más. Hay un libro titulado “L’argent de l’influence. Les fondations américaines et leurs réseaux européens”, coordinado por Ludovic Tournés:

En este libro, en la página 181 del capítulo escrito por Nicolas Guilhot, precisamente se explica cómo George Soros y su Open Society tienen su origen en una especie de “privatización” de la Fondation pour une Entraide Intellectuelle Européenne (que era una de las organizaciones que pertenecía al Congreso de la Libertad Cultural financiado por la CIA y la Fundación Ford). Lo de “privatización” lo pongo entrecomillado ya que estos asuntos sí que son secretos y nunca llegaremos a la verdad del asunto.

La importancia de la caída del muro de Berlín es clave pero en un sentido diferente al que expresa el dirigente de Vox en la entrevista, ya que la Open Society se dedica a facilitar esa transición del comunismo a la “democracia” en ese momento. En la página 183 afirma (la negrita es mía):

La FEIE, ha salido de la guerra fría cultural de los años 50 por otro camino, seguramente porque Jelenski tenía una visión más matizada de la “nueva izquierda” europea. Tuvo el mérito de identificar el potencial antiautoritario de los nuevos movimientos sociales y de reconocer sus reivindicaciones de autonomía. Supo ver en su afirmación de la libertad individual la posibilidad de una renovación del liberalismo de los años 50 alrededor de nociones de sociedad civil y derechos del hombre. La “larga marcha a través las instituciones” y la trayectoria política posterior de la generación de 1968 en Europa del Este como del Oeste iban a probar lo correctas que eran sus intuiciones; su madurez política y cultural, esta generación ha acompañado la transición del antiguo bloque soviético hacia la economía de mercado en los años 90. Si la FEIE ha sabido acompañar esta transición, es porque su estrategia, más sutil que la del Congreso por la Libertad Cultural, les ha permitido sobrevivir a la crisis ideológica de los años sesenta y mantener los vínculos con los intelectuales de Europa del Este en un momento de recrudecimiento de la guerra fría en los años ochenta. Así como la tendencia neoconservadora salida del Congreso se refugiaba detrás de la administración Reagan, la FEIE desarrollaba sus contactos con los círculos liberales del movimiento de los derechos del hombre en los Estados Unidos (Fundación Ford, Aryeh Neier y Human Rights Watch, sin olvidar Soros) y contribuía a la emergencia de nuevas élites políticas y culturales en Europa del Este al darles legitimidad y los contactos internacionales que les han permitido involucrarse de manera rápida y a la vez decisiva en la era postcomunista.

Relacionado:

  • La socialista Carmen Calvo vestida de feminismo de Mango y Zara: https://smoda.elpais.com/moda/actualidad/carmen-calvo-traje-zara-camiseta-mango-victoria-psoe/
  • La esquizofrenia de las grandes fundaciones del capitalismo oligopólico se ve muy bien en esta charla muy interesante de la católica Gabriele Kuby sobre su libro “La revolución sexual global” en la Fundación Rafael del Pino. Estoy deseando leer este libro pero mientras reflexiono sobre la hipotética postura sobre el feminismo y el género que pueden tener estas personas de derechas, católicas pero que a la vez están en puestos muy altos en la administración de empresas. Por ejemplo, ¿Qué opina del feminismo actual la cuñada de Iván Espinosa de los Monteros (Ana Cebrián del Pino) que forma parte del gobierno de la Fundación Rafael del Pino, creada por su abuelo, el creador de Ferrovial y a la vez está vinculada a esas camisetas feministas a través de su marido que está en Inditex?

Isabel Serra y la reprogramación mental de los niños

Dos noticias, dos momentos. Isabel Serra (Podemos) propone una asignatura de feminismo en los colegios para “educar en valores de igualdad” y combatir la violencia machista:

Isabel Serra (Podemos) le dice a Rocío Monaterio sobre el minuto 30.37 en el pleno de investidura de Díaz Ayuso (14 de agosto de 2019): “Señora Monasterio, la educación pública y sus contenidos decididos bajo criterios académicos y públicos por parte de la comunidad educativa tiene entre otras funciones evitar que unos padres integristas le enseñen a sus hijos lo mismo que por cierto le quieren enseñar ustedes a sus hijos y que eso sea lo único que escuchen sus niños. Tiene como objetivo proteger a los niños de padres como usted, Señora Monasterio.

La Constitución dice a este respecto en su artículo 27.3: “Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

Lo de “educar” ya sabemos que es un eufemismo. Lo que Podemos quiere es reprogramar* a nuestros hijos en una ideología que, a día de hoy, se nutre de contenidos totalmente irracionales, pseudocientíficos y sesgados, como por ejemplo las ideas de Judith Butler de su libro “El género en disputa” que algún día me gustaría comentar por aquí. Porque, ¿cuál sería el curriculum de esa asignatura, señoras de Podemos? ¿Las afirmaciones y los prejuicios de Simone de Beauvoir contra la maternidad? ¿Las autoras que a ustedes les gustan y que otras personas cuestionamos o cuyas ideas no compartimos para nada? No, señoras podemitas, el colegio puede secuestrar a nuestros niños por mandato legal “obligatorio” pero no pueden hacer lo que les dé la gana con ellos.

Es escalofriante que una mujer sin hijos* (VER ACTUALIZACIÓN) le diga a otra que sí los tiene que la educación del Estado quiere proteger a sus hijos de su propia madre. Esto, además de inconstitucional, es de una bajeza moral terrible. Luego nos vendrán a hablar de machismo y patriarcado, cuando pretenden que los dogmas del Estado estén por encima de las propias madres, esas mujeres que dicen defender. También después nos llenaremos la boca hablando de “los cuidados”. ¿Y no hay nadie que repruebe a una persona que está diciendo algo que va en contra de lo que dice la Constitución? Nada. Silencio absoluto.

Yo me pregunto realmente qué se le pasa por la cabeza a estas personas tan progresistas sin hijos que tienen una especie de obsesión por los hijos de los demás, hijos que ellas mismas no quieren tener pero que en cambio les gustaría poder controlar en sus delirios más totalitarios para “salvarles” de sus malísimos padres. No sé qué opinaría el psicoanálisis (que tanto gusta a muchas autoras feministas, por cierto, como Butler) de todo esto pero me parece realmente llamativo. De lo que sí puedo dar fé es que ya hay mucha gente exiliada de la izquierda o de esos movimientos antisistema extraparlamentarios (entre las que me incluyo) que matricula a sus hijos en la asignatura de religión para huir, muchas veces sin éxito a nuestro pesar, de todas esas ideas felices de la postmodernidad. ¿Es que esto no hace reflexionar a nadie? Además, se sea ateo o creyente, la religión católica es parte de nuestra historia y es necesario conocerla para entender nuestra cultura, nuestros valores e incluso la historia del arte occidental, como pueden ser los cuadros colgados en el Museo del Prado, los motivos de las pinturas de una catedral, los de un monasterio, los bajorrelieves de una iglesia románica, etcétera.

Bueno, en cualquier caso, cada vez que abren la boca saben que lo que están haciendo es que surjan miles de votantes más para Vox porque ante semejante barbaridad hasta muchos izquierdistas se asustan. Lo sorprendente es que la izquierda sea incapaz de realizar cualquier autocrítica sobre su aceptación de chaladuras posmodernas y subvenciones. Por supuesto, el error o estrategia de Vox, es igualmente erróneo (aunque funcional a nivel electoralista). Estos disparates hoy no nos llegan desde el estalinismo ni del marxismo, como quieren ellos señalar. Son delirios totalitarios que vienen desde una deriva de la Guerra Fría cultural, la de financiar desde el Estado y la gran empresa monopolística a la izquierda no estalinista (socialdemócratas, trotskistas…)

Es cierto que la bolchevique Lilina Zinoviev dijo aquello tan espantoso en 1918 de “debemos convertir a los niños en una generación de comunistas. Los niños, como blanda cera, son muy maleables y es necesario modelarlos como buenos comunistas. Debemos rescatar a los niños de la dañina influencia de la familia. Debemos nacionalizarlos. Desde los primeros días de su corta vida, deben encontrarse bajo la benéfica influencia de la escuela comunista. Obligar a las madres a entregar su niño al Estado Soviético: esa es nuestra tarea”.

Pero el feminismo de Isabel Serra viene más bien de todos esos estudios de género financiados en los setenta por la Fundación Ford, dirigida en esos momentos por Mc George Bundy, miembro del Partido Republicano (sí, has leído bien) de los Estados Unidos que había sido también Consejero de Seguridad Nacional para Kennedy (Partido Demócrata). Bundy fue también pionero en defender desde el estado la discriminación positiva por motivos raciales, las cuotas y todas las políticas de identidad. De aquellos polvos estos lodos. En aquellas subvenciones están los planteamientos teóricos de las actuales leyes de violencia de género españolas. Si el estalinismo quiso apropiarse de la familia ahora es el gran capital fusionado con el estado el que quiere destruirla. Nada de esto dice Vox, todavía, aunque espero que algún día comiencen a investigar y decir la verdad de este espinoso asunto. Aunque lo dudo… Es mucho más cómodo atribuir todos estos disparates al “marxismo cultural” que bucear en la ciénaga de la ingeniería social de las grandes fundaciones capitalistas y lo que puede haber detrás. ¿O es que acaso Gloria Steinem, modelo de mujer feminista y colaboradora de la CIA, era “marxista”? ¿Es que acaso el “todos y todas” y los dobletes de género los inventaron unos lingüistas marxistas? Pues no. Son disparates que tienen su semilla en revistas como New York o Ms. y que después evolucionan desde organismos internacionales como la UNESCO o las recomendaciones del Consejo de Europa.

El papelón del PP también es tremendo, no sólo ha financiado todo tipo de chiringuitos feministas y LGTB, apoyó de facto la Ley de Violencia de Género y demás, sino que también dio su visto bueno a todo tipo de “talleres queer” para jóvenes de Secundaria en el Centro de Arte Dos de Mayo, CA2M, por ejemplo. Vamos a ver todo estos talleres para propagar un poquito más la confusión entre la juventud con unos enlaces:

  • El director general de Promoción Cultural, Jaime de los Santos, y el director de Fundación Banco Santander, Borja Baselga, se han reunido con motivo de la renovación del convenio de colaboración para el desarrollo de los programas de educación y actividades para jóvenes del CA2M Centro de Arte Dos de Mayo, de la Comunidad de Madrid. (…) Bye bye normal. Taller queer https://www.noticiasparamunicipios.com/noticias-ocio-cultura/mostoles-la-fundacion-banco-santander-y-el-ca2m-renuevan-su-proyecto-educativo-para-jovenes/
  • VOLVERNOS LOCAS. TALLER QUEER:    Cuando sentimos mucho interés o entusiasmo por algo decimos que estamos locas por hacerlo. Este «volvernos locas» es también un lugar raro donde dejamos de ser las de siempre y hacer lo que nunca hacemos.Para volvernos locas necesitamos muy poco: un cuerpo, unas ganas, imaginar cómo, qué, cuándo, un poco de escucharnos también. Salir a la calle juntas y correr, correr como locas. Volvernos locas en el insti, en la clase, en el museo. Locas de alegría, de gusto, de ganas de pasarlo bien. Volvernos locas para no acabar viviendo en la chifladura.Taller de dos sesiones en el que, mediante la acción y la performance, pensaremos desde lo queer formas de ser/estar más allá de categorías binarias y de una definición estanca de identidad.2º ciclo de secundaria y bachillerato. http://ca2m.org/es/secundaria-y-bachillerato/hablar-con-otra-voz-taller-queer

  • CAMBIARSE EL NOMBRE. TALLER QUEER (2017-2018)º ciclo de Secundaria y Bachillerato
    Horario: la primera sesión, de dos horas de duración, a concretar con el centro educativo. La segunda sesión de 11:00 a 13:30 en el CA2MNúmero de alumnxs: máximo 30¿Si me cambio el nombre, cambio yo?, ¿si me pongo tacones cambia mi cuerpo?, ¿si poso como un chico para una foto soy otra?, ¿puede un conjunto de gestos ser el signo de identidad de un grupo?, ¿cuándo fue la última vez que alguien te hizo sentir rara?En este taller de dos sesiones cuestionaremos, desde una perspectiva feminista y queer, la noción de normalidad, estableciendo un recorrido por conceptos como el de belleza, identidad, deseo, corporalidad, capacitismo, raza, clase, etc. Para ello, experimentaremos con la acción y el trabajo con el cuerpo y revisitaremos los planteamientos surgidos desde el arte en torno a estos temas, centrándonos especialmente en obras de artistas presentes en las exposiciones actuales del museo. De esta manera y desde un posicionamiento crítico y creativo, iniciaremos un proceso de creación de la imagen que nos permita escapar de los imperativos del género y la sexualidad que pueblan nuestro imaginario. http://ca2m.org/es/educacion-historico/item/2646-cambiarse-el-nombre-taller-queer

  • LA ÚLTIMA LETRA ES Q. TALLER QUEER PARA PROFESORADO
    DURANTE EL CURSO ESCOLARr, s, t, u, v, w, x, y, z, a, b, c, d, e, f, g, h, i, j, k, l, m, n, ñ, o, p, q.Vamos a ponernos en una posición inesperada. Es posible que acabemos enseñando algo que no sabemos hacer y alguien silbe muy fuerte por primera vez. Puede que esto desencadene una extrañeza y pensemos por un momento en formas de enseñanza ajenas a la academia y al arte, o que nos volvamos locas al tratar de separar todo esto de las normas. O tal vez no. Vamos a ponernos en una posición inesperada y a ver si alteramos algo, ¿sí?La última letra es Q es un taller para profesorxs en el que acercarnos a las pedagogías queer y sus derivas.Profesorado de infantil, primaria, secundaria, ciclos formativos, universidad y educación no reglada. http://ca2m.org/es/formacion-del-profesorado/ultima-letra-es-q
  • PROYECTO Q
    lugar-archivo-listado para rebuscar, meterte… salirse de lo… muchas dudas también…El deseo de seguir profundizando en el ámbito de lo queer después de nuestras experiencias en el taller queer con adolescentes y con profesorxs y la necesidad de compartirlo nos ha llevado a crear un espacio cambiante donde seguir investigando, pensando y perdiéndonos juntas.
    Proyecto Q no quiere ser un mapeo de lo queer sino un recorrido que propone no llegar a ningún lado, La huida de la trampa de las categorías cerradas, una acción del seguir, de ese no avanzar sino perderse, de girar un poco para volver y seguir de nuevo.
    Des-organizado por áreas de probabilidades Proyecto q acoge enlaces y materiales diversos, mestizos, no estables en el tiempo, cambiables, raros, compartibles, elegidos, bastardos…
    Proyecto Q: https://proyectoq.tumblr.com

http://ca2m.org/es/formacion-del-profesorado/proyecto-q

Ojo a este último enlace en el que ponen el logo de “Pacto de Estado contra la violencia de Género”. Es decir, la difusión de la pseudoteoría queer forma parte de ese pacto. Y luego sorprenderá que Vox gane votos al decir algunas verdades como puños… Efectivamente, en lugar de ayudar a las mujeres maltratadas el dinero va a parar a tallercitos absurdos para profesores de nuestros hijos. Por cierto, ¿qué pinta todo esto en un museo de arte? Buenísima pregunta.

Pero volvamos de nuevo a Isabel Serra con esta entrevista en la que dice: “Es cierto que la alianza de neconservadores y ultras ha identificado a las mujeres y sus derechos como su principal enemigo. No es solo la extrema derecha, sino también la derecha, y eso tiene que ver con que el feminismo está marcando el camino de los avances y el progreso y combatiendo con fuerza el neoliberalismo.”

No, Sra. Serra. El feminismo no combate el neoliberalismo. El feminismo pide y acepta el dinero del neoliberalismo y no hay más que teclear el nombre de muchas “empresas de género” para ver sus subvenciones de la Obra Social de La Caixa, la Fundación Banco Santander, la Fundación Ford, la Open Society de George Soros o incluso la European Cultural Foundation (creada por el fundador del Club Bilderberg).

– Programa educativo desarrollado con el mecenazgo de Fundación Banco Santander: https://www.museoreinasofia.es/actividades/somateca-2013-vivir-resistir-condicion-neoliberal

– Caring IN the city, proyecto premiado por la fundación holandesa European Cultural Foundation: https://www.pandoramirabilia.net/project/caring-in-the-city/

-Annie Sprinkle y Beth Stephens. Asumiendo la postura ecosexual. Patrocina: Fundación Banco Santander: https://www.museoreinasofia.es/actividades/annie-sprinkle-beth-stephens

– Hablamos por nuestra diferencia. LGTBIQ. Programa educativo desarrollado con el patrocinio de la Fundación Santander: “Con motivo de la semana LGTBIQ+, el Área de Educación del Museo convoca una jornada de encuentro para agentes de la comunidad escolar implicados en iniciativas relacionadas con la diversi-dad afectivo-sexual y de género en los centros escola-res (primaria y secundaria)”: https://www.museoreinasofia.es/sites/default/files/actividades/programas/programa-lgtbiq.pdf

– Women’s Link Worlwide (donantes): https://www.womenslinkworldwide.org/womens-link/donantes

Bueno, parece que el marxismo está por todas partes si vemos estas subvenciones, ¿no? El marxismo luchando contra el neoliberalismo. Todo muy épico.

En fin. Que nada es lo que parece en la época que nos ha tocado vivir y nadie es quien dice ser. En cualquier caso, dejad a nuestros hijos en paz y no les metáis ideas raras en la cabeza. No os inventéis la historia ni la realidad a vuestro gusto y dejad que la gente pueda investigar y llegar a sus propias conclusiones sobre las cosas. Lo que yo le pediría a la escuela es que enseñara a pensar y a no admitir dogmas feministas como los de una nueva religión. Por ahora, al menos, no logran engañar a todo el mundo a pesar de toda la maquinaria brutal de propaganda de la que disponen por ley.

Bibliografía:

– Artículo histórico y pionero en defensa de la discriminación positiva por motivos raciales escrito por McGeorge Bundy y publicado en The Atlantic en 1977: “The Issue Before the Court:Who Gets Ahead in America?”

Su impacto fue enorme, sobre todo en el Juez de la Corte Suprema Harry Blackmum que se basó en él para ser el quinto voto en favor del uso de criterios raciales, casi le citó de forma literal sobre lo que Bundy argumentaba: “Precisamente porque no es racialmente neutral ser negro en América, un estandar racialmente neutro no llevará a la igualdad de oportunidades. Para superar el racismo, necesitamos tener en cuenta la raza”. ¿Nos suena de algo en relación a los argumentos esgrimidos para justificar la Ley de Violencia de Género?

-Una entrevista con McGeorge Bundy, publicada en Black Enterprise (1975).

– Artículo de Karen Ferguson sobre la estrategia de la filantropía liberal: https://jacobinmag.com/2018/11/black-lives-matter-ford-foundation-black-power-mcgeorge-bundy

 

*ACTUALIZACIÓN 7-12-2019: Me acabo de enterar que precisamente ahora ya no es el caso de Isabel Serra y desde aquí le doy toda mi enhorabuena. Espero que esta experiencia vital tan importante le sirva para ampliar su nivel de empatía y cumplir en materia de libertades educativas y morales en lo referente a las familias que no piensan como ella. Sin embargo siguen siendo muchos los casos de “ingenieros sociales” sin hijos que pretenden hacer su revolución cultural con los hijos de los demás a través de asignaturas escolares obligatorias o talleres sobre los que no se informa convenientemente a los padres. Lo triste es que también hay muchos progrenitores que también están dispuestos a experimentar estas pseudoteorías sin base en sus propios hijos. Y no hay que irse muy lejos, el mismo uso de los dobletes de género del tipo “todos y todas” que hacen los miembros de Podemos es un experimento en tiempo real con nuestros hijos. Los efectos de crear el caos en el lenguaje pueden tener efectos a la hora de razonar porque lenguaje y cerebro están unidos.