Día 39: el estado de alarma no debe prorrogarse

Sábado, 18 de abril de 2020

El estado de alarma debe terminar, mejor hoy que mañana. Los niños deben poder salir. Los jóvenes, adultos y ancianos también si así lo consideran desde su libertad informada, aunque las recomendaciones sean que los mayores y los colectivos de riesgo se queden en casa por precaución.

Los colegios y guarderías deben volver a abrirse. El pánico debe terminar. Precauciones, las que se considere necesarias, pero hay que evitar la situación de corralito sanitario y pánico que ha matado a mucha gente, no sé si me atrevería a decir que más que el propio virus. Los protocolos inhumanos deben terminar. Nadie debe dar y obedecer órdenes injustas y que atenten contra los derechos y libertades. Hay que luchar por nuestros ancianos. Los centros de salud de los barrios deben abrir inmediatamente porque son el filtro para no acabar en urgencias en un hospital sumido en el caos.

Mi vecina del barrio, cuya hermana ha fallecido, me ha dicho entre lágrimas que a su hermana no la vio ningún médico de cabecera, que fueron al centro de salud cuando se empezó a encontrar mal pero estaban cerrados y nadie la atendió. Y así pasaron los días (no sé cuántos) hasta que se la llevó una ambulancia al hospital y de ahí no salió. Nunca sabremos qué hubiese pasado si la hubiese visto un médico antes de llegar a ese punto de no retorno, pero la situación de pánico que se ha vivido aquí puede que haya propiciado este tipo de situaciones. No hay derecho. Estamos y estaremos en duelo mucho tiempo por toda esa generación que se nos ha ido y nos ha dejado huérfanos.

No tiene lógica que el virus tenga una letalidad distinta en cada país europeo. Si las cifras son distintas son por la propia gestión de la crisis, por el número de test realizados, por la forma de contabilizar a los fallecidos (morir “por” o “con” coronavirus) y por el nivel de abandono a su suerte a los ancianos en las residencias.

Yo prefiero vivir de pie que morir arrodillada. Quiero mis libertades de vuelta y quien tenga miedo que se quede en casa, lo respeto enormemente. El espíritu del perfecto ciudadano no puede servir para robarnos la libertad a los demás. Se está llevando al país a la ruina y se están creando redes clientelares a golpe de “paguitas” para que nadie proteste por lo que ha pasado.

Hasta estoy pensando en contratar un seguro médico privado, ya que he perdido toda esperanza en la gestión pública (estatal) de lo sucedido y no quiero aparecer por un hospital público en los próximos meses hasta que el efecto pánico y sus protocolos hayan cambiado. ¿Era esto al final lo que se quería conseguir?

Por favor, que no se prorrogue este suicidio colectivo el próximo miércoles en el Congreso. El gobierno debe ver que la sociedad española se compone de personas lo suficientemente maduras como para tomar las riendas de su vida, que no necesitan que ningún político realice cierres patronales a la fuerza de sectores enteros como el de la hostelería y restauración.

No a la dictadura sanitaria y tecnocrática, ya sea de izquierdas o de derechas, que llamarán “nueva normalidad”.

Relacionado:

Rosa Parks, la mujer negra que desafió a la América blanca

https://www.vozpopuli.com/espana/coronavirus-confinamiento-manifiesto-calaza_0_1343266109.html

– Frente al “pensamiento único” globalista e imperialista que se quiere imponer: And even though Dr Häggström admits he is “worried” about the statistical trend in Sweden, he insists the country’s unique approach is offering others an opportunity to learn. “Regardless of whether it’s good for Sweden or not, it can be good for the world that different countries are employing different strategies which gives us the opportunity to compare,” Dr Häggström added. “If everybody does the same thing, then there’s less to learn, but, yes, I am worried​.” https://www.independent.co.uk/news/world/europe/sweden-coronavirus-deaths-lockdown-social-distancing-denmark-finland-norway-a9470771.html

– Suecia: https://www.thelocal.se/20200228/coronavirus-the-everyday-precautions-to-take-if-youre-in-sweden

– Dinamarca vuelve a abrir guarderías y colegios pero, ojo, a las recomendaciones desde el punto de vista psicológico para los niños: https://www.thelocal.com/20200418/life-after-lockdown-in-denmark-causes-concern

– The arrival of the coronavirus pandemic in Denmark has not affected the number of monthly deaths in the county in any statistically significant way, according to the country’s national statistics bureau. https://www.thelocal.dk/20200417/death-rate-in-denmark-unchanged-by-coronavirus-danish-statistics

Three toys per child and a teddy bear ban: New rules for Denmark’s kindergartens

– ”Coronavirus: Lethality in Italy, between appearance and reality” (italiano): https://www.ispionline.it/it/pubblicazione/coronavirus-la-letalita-italia-tra-apparenza-e-realta-25563

Coronavirus OPINION: Are Swedes naive or the only adults in the room?

Día 22: las matemáticas

Miércoles, 1 de abril de 2020

Descansen en paz los fallecidos. Todo mi ánimo y respeto a los profesionales que siguen trabajando en cualquier sector. Me indigna que se esté dejando morir de forma tan inhumana a la gente, sin apoyo familiar. No entiendo cómo las personas que tienen un familiar en una residencia no salen corriendo a buscarle para cuidarle en casa durante la cuarentena y el estado de alarma impuesto. No entiendo tantas y tantas cosas que están pasando… Pero hay cosas que se ven más claras con números así que vamos a ver cómo está la cuestión con unos cuantas búsquedas en la web del Instituto Nacional de Estadística. Si hay algún lector del blog que haya perdido a un ser querido por culpa del COVID-19 quizás prefiera no leer este post en estos momentos.

El artículo del día para mí ha sido este del ABC: Más muertos al día por coronavirus en cinco comunidades autónomas que por el resto de causas juntas”

La media de muertes en España en un marzo cualquiera al día es de 1.189 personas. Y se muestra un gráfico en el que se ve el número de víctimas mortales del COVID-19 a nivel estatal (cuyo máximo por ahora ha sido ayer con 864)  y por comunidades autónomas. Se observa que, sobre todo en Madrid, Cataluña y Castilla la Mancha, los muertos por este virus superan la media para todos los tipos de causa de fallecimiento habitual.

Para contextualizar esta información, me he puesto a buscar en la web del INE los datos para hacerme una idea y poder comparar el número de fallecimientos de este marzo de 2020 con los de otros años. Y lo he hecho a través de los siguiente enlaces:

https://www.ine.es/jaxi/Tabla.htm?path=/t20/e301/provi/l0/&file=02005.px&L=0

https://ine.es/jaxiT3/Datos.htm?path=/t20/e301/provi//l0/&file=02003.px

https://www.ine.es/jaxiT3/Tabla.htm?t=6561&L=0

La cosa se complica para conseguir los datos de fallecimientos de enero, febrero y marzo de 2020 porque todavía es un período muy reciente, pero podemos tomar los del año pasado o del anterior para tomarlos de referencia y orientarnos:

  • Enero 2019: 4.979 (media día = 160,6)
  • Febrero 2019: 4.256 (media día = 152)
  • Marzo 2019: 4.125 (media día = 133)
  • Enero 2018: 4.958 (media día = 159,9)
  • Febrero 2018: 4.100 (media día = 146,4)
  • Marzo 2018: 4.311 (media día = 139)

Y si queremos compararlo con el mes en el que hubo más muertes en Madrid de la última década:

  • Enero 2015: 5.311 (media día = 171,3)

Tabla de fallecidos en Madrid por meses (elaboración propia). Datos: INE

En la Comunidad de Madrid ha habido en marzo 3.603 fallecidos por COVID-19. Teniendo en cuenta que el confinamiento oficial con el estado de alarma comenzó el domingo 15 de marzo no sabemos si hemos superado las cifras de muertos de otros meses, ni del año pasado ni del 2018, porque faltaría contabilizar a los fallecidos por otras causas. Me pregunto si, como no se están haciendo test generalizados, habrá gente que haya muerto de gripe normal y puede haber sido contabilizada como muerte por COVID-19 o no. También hay que tener en cuenta que al estar todos en casa se han reducido las muertes por accidentes de coche, in itinere al trabajo, accidentes mientras se hace deporte, durante el tiempo de ocio, etcétera. Creo que ahora mismo sería necesario conocer el dato total de fallecidos en marzo de 2020 en Madrid del INE pero supongo que tardará meses en aportarlo.

En este artículo del país, Raquel Blanco, responsable de marketing de la empresa funeraria pública y municipal de Madrid aporta unas cifras esclarecedoras. En la Comunidad de Madrid hay 21 crematorios que pueden hacer entre 7-8 crematorios al día. Esto supone unas 147 cremaciones diarias. En el día máximo de fallecidos tuvimos 345 muertos, lo que es más del doble:

Marzo es un mes que registra de media unas 70 defunciones al día en la capital, según la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef). Ahora, durante el coronavirus, la cifra se multiplica por dos y por tres. “Es como si el accidente de Barajas de 2008 con 152 muertos se produjese todos los días”, explica López.

Y en este otro artículo, Juan Rodríguez, consejero delegado de Albia afirma:

Rodríguez ha señalado que lamentablemente todos los día se vive “un ejemplo muy gráfico de la dureza de la realidad como la jornada como si un avión Boing 747 se estrellara y fallecieran todos sus ocupantes”. “Y así llevamos 8 días. Ningún país, ninguna ciudad está preparada para esto”, ha reconocido.

En otro orden de cosas me gustaría reseñar la manipulación informativa sobre el informe del Imperial College, tal como informa la web Infolibre:

De no haberse hecho, este lunes 30 de marzo, fecha de publicación del estudio titulado Estimando el número de afectados e impacto de medidas no farmacéuticas contra el COVID-19 en once países europeos, España ya tendría que haber lamentado la muerte de 16.000 personas. Ese día, en cambio, la cifra de fallecidos según Sanidad era de 7.340, 8.660 menos.

En ningún momento el Imperial College de Londres compara las medidas de mitigación que se podían haber realizado con las de supresión en España, mucho más agresivas. Es decir, no se compara qué habría pasado si se hubiesen tomado medidas selectivas de confinamiento mucho antes hacia grupos de riesgo, contagiados y enfermos o sus familias solamente y compararlo con el confinamiento generalizado de todo un país, sanos y enfermos por igual, que es lo que estamos sufriendo. Ellos comparan un modelo “con intervenciones” con otro “sin intervenciones” (no hacer nada), lo que me parece bastante engañoso, ya que los matices y los grises en esta cuestión son claves. Es decir, puede que se hayan matado moscas a cañonazos, con los consiguientes daños colaterales en salud pública y economía.

Para empezar, aunque aparece el 9 de marzo en España que se tomaron medidas de “distancia social” ese mismo día todavía estábamos muchas madres del cole en el parque con nuestros niños jugando, eso sí, hablando del coronavirus. Cuando sentí de lleno en mi vida cotidiana un gran cambio fue cuando cerraron los colegios el miércoles 11 de marzo. El 15 de marzo por la noche ya comenzó el estado de alarma y el confinamiento generalizado de toda la población salvo determinados servicios (supermercados, policía, médicos, distribución de alimentos…).

El informe del Imperial College dice (en inglés) en su página 11 que comparando las muertes que supone el modelo “sin intervenciones” y las muertes que pronostican su “modelo con intervenciones” se habrían evitado unas 16.000 muertes en España:

By comparing the deaths predicted under the model with no interventions to the deaths predicted in our intervention model, we calculated the total deaths averted up to the end of March. We find that, across 11 countries, since the beginning of the epidemic, 59,000 [21,000-120,000] deaths have been averted due to interventions. In Italy and Spain, where the epidemic is advanced, 38,000 [13,000-84,000] and 16,000 [5,400-35,000] deaths have been averted, respectively. Even in the UK, which is much earlier in its epidemic, we predict 370 [73-1,000] deaths have been averted.

Lo vuelvo a decir. Esto es engañoso. Lo que queremos es un informe que compare si se hubiese conseguido lo mismo con medidas menos radicales, agresivas, destructoras de la salud mental y física de los confinados y de la economía como las que se han llevado a cabo en España. La realidad es que no hay informes en este sentido y pienso que es porque les da miedo que puedan dar como resultado que se podía haber conseguido lo mismo con muchísimo menos impacto y sufrimiento para todos. Especialmente, se podrían haber evitado muchas muertes de ancianos si se les hubiese puesto en un lugar seguro mucho antes y se nos hubiese dicho la verdad sobre este virus. Doy gracias que mis seres queridos de riesgo están sanos y salvos, aunque confinados y separados de mí. Podían haberlo estado mucho antes si se nos hubiese avisado. Sin embargo, ahora ya hemos pasado todos los 14 días de incubación del virus y seguimos encerrados en casa y sin poder vernos ni abrazarnos. Especialmente me preocupa la situación de esos ancianos que no tienen pareja y están viviendo este encierro completamente solos en un apartamento, con la única compañía de un chat por Skype de vez en cuando. Sin caminar, sin reirse, sin bailar, sin abrazar a sus nietos y bisnietos…

En fin, el Imperial College de Londres tendrá mucho prestigio pero para mí, este informe se lo puede meter donde le quepa. Me parece que llega a conclusiones que son de sentido común y de cajón. Obviamente si encierras a la gente en su casa, se reducirá en parte la tasa de contagio, pero a lo mejor puedes conseguir lo mismo si se quedan en su casa determinados colectivos clave (enfermos, de riesgo, contagiados…) y no imponérselo a todo el mundo por igual (sanos, enfermos, que viven en una aldea de 20 personas, en la capital…).

Es más, creo que una prueba de que los gobernantes están dando palos de ciego (esto si queremos pensar bien, claro) es que en Italia, ya se había alcanzado una meseta en el número de muertos cuando decidieron ser todavía más agresivos con las medidas de confinamiento. ¿Por qué? Si apenas estaban empezando a ver los resultados, ¿por qué daban un paso más? ¿No sería más bien una medida populista para agradar a la población y a la gente que pedía más y más en las redes sociales?

Llama la atención lo que dice en la página 6: “The close spacing of interventions in time made it statistically impossible to determine which had the greatest effect(Figure 1, Figure 4).” Es decir, que como las medidas se tomaron tan cerca unas de otras es imposible estadísticamente determinar cuál tuvo el mayor efecto…

Después, nos remiten a un anexo en la página 31 en la que hacen una especie de cronología de las medidas que se tomaron en España. En ningún momento veo yo, ni siquiera el 9 de marzo, que se les dijera a las personas mayores y de riesgo que se quedaran en sus casas y, si vivían en residencias, que sus familiares les sacaran inmediatamente de allí para prevenir contagios que podían ser fatales (obviamente, con test o cuarentenas preventivas en el domicilio).

En definitiva, me parece un informe más político que científico, que parece que quiere dorarle la píldora al gobierno de este país por alguna razón que todavía no alcanzo a entender. Ni siquiera intenta plantear preguntas científicas algo más incómodas como estudiar qué hubiese pasado si las medidas se hubiesen tomado una semana antes, por ejemplo. ¿Cuántas muertes se podrían haber evitado? Si se mira detenidamente la cronología de las intervenciones son realmente de vergüenza ajena, no se hizo lo que había que hacer antes y después se hizo demasiado sin ninguna explicación científica. ¿Por qué esas medidas? ¿Por qué en ese orden? ¿Saldremos alguna vez de este confinamiento?
Releo lo que acabo de escribir y me dan escalofríos. ¿Cómo puedo estar hablando de muertos de una forma tan fría? La estadística en determinados contextos es terrible y lo siento muchísimo. Detrás de cada número hay un ser humano, con una vida, una familia, una experiencia vital, un alma. Me duele mucho escribir todo esto pero creo que es necesario buscar la verdad y entender qué está pasando.
Relacionado:
La diplomacia española sugiere, además, que el recuento de fallecimientos que realiza España magnifica el problema respecto a otros países. “España es particularmente transparente en la contabilización. Se consideran muertos por coronavirus todos aquellos que han dado positivo en el test, aunque finalmente hayan fallecido por otras patologías. En cambio, hay países que solo computan a los muertos directamente por el virus, no por otras complicaciones”, explican en Exteriores. https://elpais.com/espana/2020-03-27/las-criticas-de-holanda-a-espana-avivan-el-riesgo-a-una-nueva-crisis-de-reputacion.html

Día 5: encerrados en el laberinto

(IMPORTANTE: ESTE POST NO ESTÁ ACTUALIZADO RESPECTO A LA SITUACIÓN ACTUAL)

Domingo, 15 de marzo de 2020

Hay gente que piensa que la estrategia de China, Japón y Corea del Sur funciona por características culturales y políticas propias, ya que en esas sociedades tienen más un espíritu de “todos juntos trabajando en la misma dirección” y en el sur de Europa no tenemos esa capacidad de sacrificio por una persona que no conocemos. Esto lo ha dicho más o menos así alguien concreto que no voy a citar porque en realidad lo podría haber dicho cualquiera. Eso, que en ese tipo de argumentos se critica y se pinta como algo malo, se llama libertad, el espíritu indomable de algunos pueblos. La libertad individual y colectiva es algo muy importante para entender lo que somos como sociedad, de dónde venimos y a dónde vamos. Cuando se pierde ese amor por la libertad y se sustituye por un deseo de seguridad total a costa de todo entonces uno empieza a tener como modelo regímenes capitalistas-comunistas como el chino en el que la privacidad y los derechos del individuo no cuentan para el poder. El sacrificio por las demás personas es algo muy loable siempre que se haga en base a la verdad. A lo mejor cierta medida es muy sacrificada pero no termina de ayudar de verdad o no hace nada, ni bueno ni malo.

La cuestión principal es, apenas trazada en el telediario de esta noche más preocupado por la anécdota graciosa que por lo importante, ¿por qué no se construye un “hospital COVID-19” temporal en Madrid en IFEMA u en cualquier otro lugar si se considera que va a haber un colapso de la Sanidad? ¿O un hospital de campaña frente a los hospitales y existentes para derivar los casos graves que necesiten hospitalización y UCIs con respiradores? Me gustaría saber, por ejemplo, si en el caso de que un familiar mío enfermara gravemente por el coronavirus tendría una cama libre en el hospital más cercano o. ¿Eso está asegurado a día de hoy? ¿Cuál es el plan B si llega un momento en el que no lo está?

Por otro lado, el coronavirus tiene un punto extraño que lleva a los políticos a dar giros y bandazos cada semana: un día no pasa nada, hacemos vida normal, la gente va a la mani del 8-m y a la semana siguiente estamos en estado de alarma.  Yo sigo sin entender nada. Tengo la sensación de que a este gobierno todo esto les ha superado.

Hoy he salido a comprar y aunque el barrio estaba mucho más vacío había bastante movimiento. He visto a gente con caras preocupadas, como todos estos días, y tristes. Miradas que me costaba reconocer por causa de las mascarillas. No conozco a nadie infectado por coronavirus de forma directa, por ahora.

Cuando me meto en internet o cotilleo a ver cómo están los mentideros de Twitter veo que hay una tendencia constante a acusar a toda persona de no estar en casa, de ser un frívolo por hacer tal o cual cosa, un inconsciente, un irresponsable. En realidad, antes de lanzar esas acusaciones esas personas tendrían que demostrar que encerrar a todo un país en casa tiene alguna ventaja respecto a tomar medidas dirigidas exclusivamente a los grupos de riesgo, a infectados o a las personas que trataron a un infectado. China nunca podrá probarlo, ya que es posible que aislando a determinados sectores de la población se hubiese conseguido lo mismo. En cualquier caso, da igual. Es preocupante la admiración por los regímenes dictatoriales y el autoritarismo que esta crisis está despertando entre los españoles. Además, Vox, que perfectamente podría haber jugado la baza de Boris Johnson ha optado por ser más papista que el papa, exigiendo más y más medidas en lugar de plantearse los riesgos/beneficios probados de cada una de ellas. No hace falta elegir entre la economía y salvar vidas. Esa es una falsa dicotomía que algunos medios de comunicación están planteando manipulando incluso las palabras del primer ministro británico. Ver, por ejemplo, este titular: “Coronavirus: Reino Unido se diferencia del mundo, sacrifica a los más vulnerables y privilegia la economía”. Es que continuar la actividad económica salva vidas, porque se pueden contratar médicos y comprar material necesario. En Italia los lemas cambian del “quédate en casa” a “Italia no se para”. No sé si el giro va en esa dirección.

Hoy, además, he reflexionado sobre el hecho de la relación entre el alto número de muertes en Italia con el mayor número de ancianos y su mayor esperanza de vida. Es decir, que la alarma que nos causan las cifras y el miedo que nos infunden quizás habría que contextualizarlo con la demografía de Italia y de España. Es un virus que se ceba con la gente mayor y nosotros somos un país envejecido. Yo estoy tranquila porque mis seres queridos más mayores están sanos y encerrados en sus casas, pero a la vez no sé si psicológicamente podrán soportar la soledad que suponen estas medidas. Yo me veo con 80 años y buena salud relativa y a lo mejor me rebelaba contra el estado de alarma por no poder soportar más estar en casa sola, sobre todo si fuera viuda. Es fácil caer en la depresión y la ansiedad en estas circunstancias. Sobre todo porque a esas edades lo que quieres es poder ver jugar y abrazar a tus hijos, nietos y bisnietos.

Los niños encerrados en casa están como motos, tienen muchísima energía y me preocupa que la falta de ejercicio les perjudique. Mañana nos pondremos con unas rutinas de ejercicio. En cuanto a su educación por ahora estoy priorizando el juego libre que ocupa la mayor parte del tiempo. Ahora por fin la desescolarización y el “homeschooling” son legales en España gracias al Estado de Alarma así que podemos realizar nuestro propio curriculum educativo. En nuestro caso leemos cuentos de mitología griega para niños, ya que como la tendencia es a anular todo resquicio de la cultura clásica occidental pues creo que hay que reforzar por ahí y así de paso aprendo yo también. Está muy bien porque no tienen nada que ver con esos cuentos extraños de algunas editoriales infantiles de moda que no me gustan nada (en especial uno que a uno de mis hijos le encantaba, el de “Los tres bandidos”…). Los cuentos mitológicos tienen chicha, hay heroísmo, épica, energía, valores, drama… Vamos, básicamente, todo lo que le falta a los cuentos modernos. Es verdad que son crudos, hay violencia, monstruos bastante intimidantes, pero en general a los niños estas historias les dejan alucinados porque son personajes con mucha consistencia. Leyendo el de los trabajos de Hércules no podía dejar de preguntarme si a alguien se le había ocurrido ya hacer un videojuego del argumento porque su estructura se acopla perfectamente a un formato de pasar pantallas…

Hoy hemos leído el de la historia de Ícaro y Dédalo, que se conecta con otro cuento que leímos el otro día sobre Teseo y el minotauro. No deja de ser paradójico estar leyendo estas historias de personajes atrapados en laberintos cuando nosotros estamos encerrados en casa por mandato legal (sí, soy mala malísima por hablar en esos términos y voy a ir al infierno de la corrección y el buenismo). Nuestra casa se ha convertido en nuestro propio laberinto, dentro de otro laberinto que es nuestro país. Mientras les leía la parte en la que Ícaro y Dédalo se fabrican unas alas con las plumas que encuentran y consiguen volar, vi en los ojos de mis hijos una ilusión por ser capaces de salir de alguna forma de este encierro, quizás volando con su imaginación.

Tengo pensado también leer la Biblia para niños. En la Biblioteca Nacional encontré una versión en manga que me llamó mucho la atención y la compré para ellos hace meses. Leeremos esa versión y también la de verdad. Creo que no se puede hablar de cultura sin conocer la mitología griega y el Antiguo y Nuevo Testamento. No sé en qué momento la escuela pública obligatoria lo olvidó ni me importa pero ahora que tomé conciencia de dónde venimos puedo al menos en mi familia colaborar a sentar unos cimientos fuertes como una roca.

Mi pésame para esas familias que han perdido a sus abuelos, bisabuelos y familiares. No son números, son vidas llenas de valor.

Mi agradecimiento a todas las personas que están trabajando para salvar vidas y todas aquellas fuera de los hospitales que siguen al pie del cañón, haciendo que no caigamos en el caos.

Buenas noches.

Relacionado: